_Tenis

España y la Davis

Alejandro Pérez @aperezgom 28-11-2019

etiquetas:

Copa Davis

Seis títulos en cuatro escenarios. Seis Ensaladeras al cielo en clave española en 108 ediciones de la competición. El Palau Sant Jordi de Barcelona en 2000, el Estadio de la Cartuja de Sevilla en 2004, el Estadio Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata en 2008, el Palau Sant Jordi de Barcelona en 2009, el Estadio de la Cartuja de Sevilla en 2011 y la Caja Mágica de Madrid en 2019. Son el dónde y el cuándo de los éxitos de España en la Copa Davis.

Hasta la 89ª edición de la Copa Davis, España apenas había pisado dos veces la final. En 1965 y 1967, en Australia y en hierba. Ambas con Manolo Santana a la cabeza del equipo. Juan Gisbert y José Luis Arilla le acompañaron en la primera aventura y Manuel Orantes en la segunda. Y ambas acabaron 4-1 para los aussies. Los títulos 20ª y 22º del país oceánico.

Al siglo XX le quedaba menos de un mes y España vivió en el Palau Sant Jordi de Barcelona su primera final de Copa Davis como local. El equipo encadenaba cuatro años en el Grupo Mundial y unas semifinales (1998). Tres series en España y cuatro fuera.

Albert Costa, Juan Carlos Ferrero, Alex Corretja, Juan Balcells y Paco Clavet formaron aquel equipo en la final. España en tierra y en casa tenía ventaja, pero el contexto de la competición le daba favoritismo a Australia. Hewitt remontó a Costa, Rafter se retiró cuando Ferrero dominaba, Balcells y Corretja ataron los dobles y Ferrero fue el héroe ante el número 7 ATP Hewitt.

Fue la primera y la más importante. Santana fue pionero llevando a España a la final y el equipo de 2000 demostró que se podía ganar. Ya éramos campeones de Copa Davis.

En 2003 el equipo volvió a la final. La cuarta. Todo el año en casa, pero la final en Australia y en hierba. Una superficie de verano, no a finales de temporada. Ferrero y Corretja se mantenían del equipo de 2000. Entraron Moyá y Feliciano. Australia devolvió el 3-1 de 2000.

Apenas 12 meses después, España repetía final. Ante EEUU en la Cartuja. En Sevilla España y el mundo descubrieron a Rafael Nadal. Con 18 años, sustituyó a Ferrero en una decisión de los capitanes que a la postre se convirtió en clave. Moyá consiguió dos puntos, pero la irrupción de Nadal marcó la final. Ese año había ganado su primer ATP en Sopot, en junio de 2005 ganaría en Roland Garros.

De dos finales seguidas a tres años jugando dos play-off de permanencia en el Grupo Mundial. Así llegamos a 2008. Nueva final, la sexta. La cuarta a domicilio. Nunca se había ganado una final fuera de casa. La tres anteriores, en Australia. Ahora, Argentina.

Visitar Argentina y hacerlo sin un Rafal Nadal que ya era el líder indiscutible del equipo. Lo que pasó en Mar del Plata ya es historia, el Mardelplatazo. Contra todo y sin tu mejor tenista, el equipo supo reaccionar (y junto a una situación lejos de ser ideal en el seno local) y ganar contra todo pronóstico.

En 2009, segunda ocasión en que España jugaba dos finales seguidas. Ahora sí, entró en el club de campeones en años consecutivos. Es quizás la que se recuerda menos. La menos difícil, Cuatro series en casa y 5-0 en la final ante la República Checa en el Sant Jordi.

En 2011, tercera final en cuatro años. Argentina rindió visita tres años después de Mar del Plata. Ni mucho menos tuvo la intensidad de 2008. Nadal y Ferrer en los individuales aseguraron la quinta Ensaladera. Argentina sólo puro arañar los dobles.

En 2012 la novena final. Cuarta en cinco años para confirmar un dominio absoluto en el siglo XIX. Ante la República Checa en Praga. Sin Nadal en el equipo, todo se decidió en el quinto partido. Ferrer ganó dos puntos, pero Stepanek se convirtió en héroe al vencer en el quinto a Almagro.

De 2013 a 2016 España vivió en el barro tras cinco años de gloria. Pasó de la final de la Davis a bajar al Grupo Europa/África I, a jugar por no descender al Grupo Europa/África II y ascender de nuevo al Grupo Mundial en 2017. Cuatro temporadas sin tener la opción de ganar la competición.

El año pasado España regresó a las semifinales seis ediciones después. No jugó la final, pero le sirvió para clasificarse directamente a la nueva Fase Final de 2019. Y el cambio radical de formato en 2019 le ha venido como anillo al dedo. Cinco victorias consecutivas, 11 de 14 partidos ganados y el sexto título en casa, en la Caja Mágica de Madrid. La Davis de Roberto Bautista, de Rafael Nadal, de Feliciano López, de Marcel Granollers y de Pablo Carreño. Y al frente de todo, Sergi Bruguera.

Un título y una final hasta final del siglo XX. Cuatro títulos y dos finales en los últimos 19 años. Ningún equipo ha ganado más de dos títulos en este siglo. La Davis, España y el siglo XIX, un triángulo perfecto.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Seis títulos en cuatro escenarios. Seis Ensaladeras al cielo en clave española en 108 ediciones de la competición. El Palau Sant Jordi de Barcelona en 2000, el Estadio de la Cartuja de Sevilla en 2004, el Estadio Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata en 2008, el Palau Sant Jordi de Barcelona en 2009, el Estadio de la Cartuja de Sevilla en 2011 y la Caja Mágica de Madrid en 2019. Son el dónde y el cuándo de los éxitos de España en la Copa Davis.

Hasta la 89ª edición de la Copa Davis, España apenas había pisado dos veces la final. En 1965 y 1967, en Australia y en hierba. Ambas con Manolo Santana a la cabeza del equipo. Juan Gisbert y José Luis Arilla le acompañaron en la primera aventura y Manuel Orantes en la segunda. Y ambas acabaron 4-1 para los aussies. Los títulos 20ª y 22º del país oceánico.

Al siglo XX le quedaba menos de un mes y España vivió en el Palau Sant Jordi de Barcelona su primera final de Copa Davis como local. El equipo encadenaba cuatro años en el Grupo Mundial y unas semifinales (1998). Tres series en España y cuatro fuera.

Albert Costa, Juan Carlos Ferrero, Alex Corretja, Juan Balcells y Paco Clavet formaron aquel equipo en la final. España en tierra y en casa tenía ventaja, pero el contexto de la competición le daba favoritismo a Australia. Hewitt remontó a Costa, Rafter se retiró cuando Ferrero dominaba, Balcells y Corretja ataron los dobles y Ferrero fue el héroe ante el número 7 ATP Hewitt.

Fue la primera y la más importante. Santana fue pionero llevando a España a la final y el equipo de 2000 demostró que se podía ganar. Ya éramos campeones de Copa Davis.

En 2003 el equipo volvió a la final. La cuarta. Todo el año en casa, pero la final en Australia y en hierba. Una superficie de verano, no a finales de temporada. Ferrero y Corretja se mantenían del equipo de 2000. Entraron Moyá y Feliciano. Australia devolvió el 3-1 de 2000.

Apenas 12 meses después, España repetía final. Ante EEUU en la Cartuja. En Sevilla España y el mundo descubrieron a Rafael Nadal. Con 18 años, sustituyó a Ferrero en una decisión de los capitanes que a la postre se convirtió en clave. Moyá consiguió dos puntos, pero la irrupción de Nadal marcó la final. Ese año había ganado su primer ATP en Sopot, en junio de 2005 ganaría en Roland Garros.

De dos finales seguidas a tres años jugando dos play-off de permanencia en el Grupo Mundial. Así llegamos a 2008. Nueva final, la sexta. La cuarta a domicilio. Nunca se había ganado una final fuera de casa. La tres anteriores, en Australia. Ahora, Argentina.

Visitar Argentina y hacerlo sin un Rafal Nadal que ya era el líder indiscutible del equipo. Lo que pasó en Mar del Plata ya es historia, el Mardelplatazo. Contra todo y sin tu mejor tenista, el equipo supo reaccionar (y junto a una situación lejos de ser ideal en el seno local) y ganar contra todo pronóstico.

En 2009, segunda ocasión en que España jugaba dos finales seguidas. Ahora sí, entró en el club de campeones en años consecutivos. Es quizás la que se recuerda menos. La menos difícil, Cuatro series en casa y 5-0 en la final ante la República Checa en el Sant Jordi.

En 2011, tercera final en cuatro años. Argentina rindió visita tres años después de Mar del Plata. Ni mucho menos tuvo la intensidad de 2008. Nadal y Ferrer en los individuales aseguraron la quinta Ensaladera. Argentina sólo puro arañar los dobles.

En 2012 la novena final. Cuarta en cinco años para confirmar un dominio absoluto en el siglo XIX. Ante la República Checa en Praga. Sin Nadal en el equipo, todo se decidió en el quinto partido. Ferrer ganó dos puntos, pero Stepanek se convirtió en héroe al vencer en el quinto a Almagro.

De 2013 a 2016 España vivió en el barro tras cinco años de gloria. Pasó de la final de la Davis a bajar al Grupo Europa/África I, a jugar por no descender al Grupo Europa/África II y ascender de nuevo al Grupo Mundial en 2017. Cuatro temporadas sin tener la opción de ganar la competición.

El año pasado España regresó a las semifinales seis ediciones después. No jugó la final, pero le sirvió para clasificarse directamente a la nueva Fase Final de 2019. Y el cambio radical de formato en 2019 le ha venido como anillo al dedo. Cinco victorias consecutivas, 11 de 14 partidos ganados y el sexto título en casa, en la Caja Mágica de Madrid. La Davis de Roberto Bautista, de Rafael Nadal, de Feliciano López, de Marcel Granollers y de Pablo Carreño. Y al frente de todo, Sergi Bruguera.

Un título y una final hasta final del siglo XX. Cuatro títulos y dos finales en los últimos 19 años. Ningún equipo ha ganado más de dos títulos en este siglo. La Davis, España y el siglo XIX, un triángulo perfecto.

etiquetas:

Copa Davis

_Destacado

La mejor versión de Nadal en 2019

Alejandro Pérez @aperezgom
05-12-2019