_Femenino

España quiere hacer historia

Patricia Muñoz @patrims 22-11-2018

etiquetas:

La selección española Sub 17 de fútbol femenino ha presentado su candidatura. Este año, el Mundial no se escapa. Con esta determinación y atendiendo a los resultados obtenidos en la fase clasificatoria, nuestro combinado nacional confirma su buen estado de forma y sus ganas de, por fin, alzarse con el título mundialista. El acceso a cuartos de final tras finalizar la fase de grupos como primeras de grupo convierte a las españolas en firmes candidatas a obtener su primer Mundial en categoría Sub 17.

Es más, la consecución de dicho título marcaría un antes y un después en la historia del fútbol femenino español. Alzarse con el título de campeonas del mundo en este Mundial de Uruguay (en categoría Sub 17) supondría lograr una hazaña sin precedentes ya que España nunca ha ganado un título del mundo en la categoría de fútbol femenino. Así pues, la historia espera y las jugadoras lo desean.

Desean resarcirse de las ediciones anteriores. Desean reinar en el fútbol mundial. Desean vencer sus miedos, sus demonios y, cómo no, a sus bestias negras. La peor de todas, Japón. La selección nipona, también entre las favoritas al título en este meeting mundialista con sede en Uruguay, ya arrebató el sueño mundialista a las españolas en 2014. Un subcampeonato que se suma a los dos terceros puestos logrados en 2010 y 2016. Curioso es también el dato de la selección española Sub 20, quien se tuvo que conformar el pasado verano con el subcampeonato del mundo tras ser derrotada en la final por la temida Japón (3-1).

Así pues, las pupilas de Toña Is llegan a este Mundial con sed de revancha y hambre de títulos. Su fase de grupos refleja a la perfección el trabajo y las ganas con las que estas mujeres (sí, aunque tengan sólo 17 años) afrontan un campeonato de esta categoría. Dos victorias y un empate, mostrando un gran juego, que les han permitido alcanzar los cuartos de final como máxima autoridad, como primeras de grupo. Victorias contundentes ante Corea del Sur (4-0) y la siempre correosa Canadá (5-0) y un trabajado empate ante la complicada Colombia (1-1). 

Si bien es cierto, convertirse en primeras de grupo se configura ahora como un arma de doble filo puesto que Japón (en caso de ganar su encuentro de cuartos de final ante Nueva Zelanda) se vería las caras con España en semifinales. De haber sido segundas, las españolas habrían evitado verse las caras con su bestia negra hasta la final. Sin embargo, este año todo puede cambiar. España pisa el césped con fuerza y con seguridad y, sin duda, su planteamiento estratégico y su hambre de gol asustan a sus rivales.

Culpa, en gran medida, de este último factor, el hambre de gol, la tienen Claudia Pina y Eva Navarro. Ambas tendrán un papel fundamental de cara a batir la portería de cualquier rival que tengan delante. Navarro, que ya comienza a destacar en el Levante, selló el primer tanto de la selección en este Mundial. Asimismo, hemos de recordar que fue clave en la victoria de España (ante Alemania) en la final del último Europeo, anotando dos tantos para enmarcar. Por su parte, Pina firmó un doblete ante Corea que, sin duda, reafirmó su juego y sus ganas de seguir anotando. 

De esta manera, España lo tiene claro. Quiere su primer Mundial de fútbol en categoría femenina. Quiere seguir soñando, evolucionando y añadiendo títulos y reconocimientos a su, cada vez más, extenso curriculum. El Mundial de Uruguay puede ser, por tanto, el torneo clave para lograrlo. Ellas están preparadas. Ellas tienen mucho que ofrecer. Ellas saben lo que quieren: hacer historia en un Mundial.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La selección española Sub 17 de fútbol femenino ha presentado su candidatura. Este año, el Mundial no se escapa. Con esta determinación y atendiendo a los resultados obtenidos en la fase clasificatoria, nuestro combinado nacional confirma su buen estado de forma y sus ganas de, por fin, alzarse con el título mundialista. El acceso a cuartos de final tras finalizar la fase de grupos como primeras de grupo convierte a las españolas en firmes candidatas a obtener su primer Mundial en categoría Sub 17.

Es más, la consecución de dicho título marcaría un antes y un después en la historia del fútbol femenino español. Alzarse con el título de campeonas del mundo en este Mundial de Uruguay (en categoría Sub 17) supondría lograr una hazaña sin precedentes ya que España nunca ha ganado un título del mundo en la categoría de fútbol femenino. Así pues, la historia espera y las jugadoras lo desean.

Desean resarcirse de las ediciones anteriores. Desean reinar en el fútbol mundial. Desean vencer sus miedos, sus demonios y, cómo no, a sus bestias negras. La peor de todas, Japón. La selección nipona, también entre las favoritas al título en este meeting mundialista con sede en Uruguay, ya arrebató el sueño mundialista a las españolas en 2014. Un subcampeonato que se suma a los dos terceros puestos logrados en 2010 y 2016. Curioso es también el dato de la selección española Sub 20, quien se tuvo que conformar el pasado verano con el subcampeonato del mundo tras ser derrotada en la final por la temida Japón (3-1).

Así pues, las pupilas de Toña Is llegan a este Mundial con sed de revancha y hambre de títulos. Su fase de grupos refleja a la perfección el trabajo y las ganas con las que estas mujeres (sí, aunque tengan sólo 17 años) afrontan un campeonato de esta categoría. Dos victorias y un empate, mostrando un gran juego, que les han permitido alcanzar los cuartos de final como máxima autoridad, como primeras de grupo. Victorias contundentes ante Corea del Sur (4-0) y la siempre correosa Canadá (5-0) y un trabajado empate ante la complicada Colombia (1-1). 

Si bien es cierto, convertirse en primeras de grupo se configura ahora como un arma de doble filo puesto que Japón (en caso de ganar su encuentro de cuartos de final ante Nueva Zelanda) se vería las caras con España en semifinales. De haber sido segundas, las españolas habrían evitado verse las caras con su bestia negra hasta la final. Sin embargo, este año todo puede cambiar. España pisa el césped con fuerza y con seguridad y, sin duda, su planteamiento estratégico y su hambre de gol asustan a sus rivales.

Culpa, en gran medida, de este último factor, el hambre de gol, la tienen Claudia Pina y Eva Navarro. Ambas tendrán un papel fundamental de cara a batir la portería de cualquier rival que tengan delante. Navarro, que ya comienza a destacar en el Levante, selló el primer tanto de la selección en este Mundial. Asimismo, hemos de recordar que fue clave en la victoria de España (ante Alemania) en la final del último Europeo, anotando dos tantos para enmarcar. Por su parte, Pina firmó un doblete ante Corea que, sin duda, reafirmó su juego y sus ganas de seguir anotando. 

De esta manera, España lo tiene claro. Quiere su primer Mundial de fútbol en categoría femenina. Quiere seguir soñando, evolucionando y añadiendo títulos y reconocimientos a su, cada vez más, extenso curriculum. El Mundial de Uruguay puede ser, por tanto, el torneo clave para lograrlo. Ellas están preparadas. Ellas tienen mucho que ofrecer. Ellas saben lo que quieren: hacer historia en un Mundial.

etiquetas:

_Femenino

Eva Moral, una vida maravillosa

David Orenes @david_lrl
10-09-2021

_Femenino

Ons Jabeur ya tiene el primero

Alejandro Pérez @aperezgom
23-06-2021