_Otros

Esos locos ingleses

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 15-06-2018

etiquetas:

Seguramente no existan los irresponsables. La gente no desea cometer un error que signifique tener a sus respectivas madres con la zapatilla en la mano, culpándoles de todo lo malo, incluso del hundimiento del Titanic. A pesar de todas las críticas, chistes y mofas que pueden acabar llevándose, los ingleses vuelan a Rusia con la perenne etiqueta de perdedores detrás de su camiseta-seguramente colocada por el canalla de clase- que ni ven ni pueden alcanzar con su brazo. No son irresponsables. Puede que solo vean las consecuencias cuando todo su mundo, aquel que habían construido pieza a pieza, con mimo, les explote en la cara.

Southgate, viendo la convocatoria, ha escogido un grupo de jugadores unidireccionales, marcados por un patrón común. Muchos de ellos son fuertes y rápidos pero carecen del temple necesario que la Copa del Mundo, tarde o temprano, va a acabar demandando en las rondas finales. Es cierto que Inglaterra no puede presumir de poseer muchos tipos que agarren del cuello a los partidos para domarlos con el cuero pero las ausencias de Wilshere y Lallana muestran lo que quiere Southgate: que pasen muchas cosas imprudentes e, incluso, insensatas. Las reflexiones, si eso, para otro día.

Lo ejemplifica la decisión de que Kyle Walker, según los últimos amistosos, vaya a ser uno de los tres centrales del 3-1-4-2 de los pross. El objetivo es intentar llevar el cuero lo más rápido posible al área contraria con futbolistas que han llegado a ser extremos y delanteros, actuando como interiores por delante de Dier o Henderson. Por ello, atrás estarán las piernas del lateral del Manchester City listo para detener las contras adversarias. Saben el ritmo vertiginoso que pueden llegar a alcanzar sus partidos.

Inglaterra ha llegado a Rusia con un traje de primera. Sin embargo en cuanto empiece a sonar la música tirarán la americana al suelo, seguramente con chupitos en las manos, para bailar con la camisa entreabierta, con la timidez en su país. Siendo uno de los conjuntos más bisoños del campeonato Inglaterra es una plantilla desprovista de experiencia y con esa responsabilidad que puede acabar con ellos muy pronto en el Mundial. De hecho, lo más normal es que acaben en un rincón de la pista, un poco bebidos, llorando por un nuevo fracaso. Sin embargo, nadie puede dudar que han venido a jugar sin complejo alguno. Ay, esos locos ingleses. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Seguramente no existan los irresponsables. La gente no desea cometer un error que signifique tener a sus respectivas madres con la zapatilla en la mano, culpándoles de todo lo malo, incluso del hundimiento del Titanic. A pesar de todas las críticas, chistes y mofas que pueden acabar llevándose, los ingleses vuelan a Rusia con la perenne etiqueta de perdedores detrás de su camiseta-seguramente colocada por el canalla de clase- que ni ven ni pueden alcanzar con su brazo. No son irresponsables. Puede que solo vean las consecuencias cuando todo su mundo, aquel que habían construido pieza a pieza, con mimo, les explote en la cara.

Southgate, viendo la convocatoria, ha escogido un grupo de jugadores unidireccionales, marcados por un patrón común. Muchos de ellos son fuertes y rápidos pero carecen del temple necesario que la Copa del Mundo, tarde o temprano, va a acabar demandando en las rondas finales. Es cierto que Inglaterra no puede presumir de poseer muchos tipos que agarren del cuello a los partidos para domarlos con el cuero pero las ausencias de Wilshere y Lallana muestran lo que quiere Southgate: que pasen muchas cosas imprudentes e, incluso, insensatas. Las reflexiones, si eso, para otro día.

Lo ejemplifica la decisión de que Kyle Walker, según los últimos amistosos, vaya a ser uno de los tres centrales del 3-1-4-2 de los pross. El objetivo es intentar llevar el cuero lo más rápido posible al área contraria con futbolistas que han llegado a ser extremos y delanteros, actuando como interiores por delante de Dier o Henderson. Por ello, atrás estarán las piernas del lateral del Manchester City listo para detener las contras adversarias. Saben el ritmo vertiginoso que pueden llegar a alcanzar sus partidos.

Inglaterra ha llegado a Rusia con un traje de primera. Sin embargo en cuanto empiece a sonar la música tirarán la americana al suelo, seguramente con chupitos en las manos, para bailar con la camisa entreabierta, con la timidez en su país. Siendo uno de los conjuntos más bisoños del campeonato Inglaterra es una plantilla desprovista de experiencia y con esa responsabilidad que puede acabar con ellos muy pronto en el Mundial. De hecho, lo más normal es que acaben en un rincón de la pista, un poco bebidos, llorando por un nuevo fracaso. Sin embargo, nadie puede dudar que han venido a jugar sin complejo alguno. Ay, esos locos ingleses. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021