_FC Barcelona

Eres el siguiente, Ronald

Xavi Vallés @xavivalles14 21-11-2019

Ha sacado la cabeza de forma muy tímida entre las noticias de los últimos meses, aunque quizás no tanto como merece su inicio de temporada. Quizás porque el ruido de todo lo que rodea al filial, más allá de algunos highlights de Riqui Puig en forma de vídeo de minuto y medio, no acaba de llegar al graderío del Camp Nou. Todo lo positivo que el equipo de Francesc Xavier Garcia Pimienta está llevando a cabo parece quedarse dentro de las cuatro paredes del Estadi Johan Cruyff, y para poder hablar en propiedad no queda otra que ver sus partidos o esperar que alguna noticia sobre el futuro de algún jugador se haga un hueco entre las páginas más destacadas de la actualidad azulgrana.

Y claro, el parón de selecciones ayuda a ello. Semanas donde rumores, especulaciones y entrevistas que dejan algún que otro titular (ay, Kluivert…) aparecen para deleite del lector que desea que llegue el próximo partido de su equipo. Una de esas noticias incidía en la posibilidad de que Ronald Araujo, central uruguayo del FC Barcelona B, podría pasar por delante del cuarto central de la primera plantilla, Jean-Clair Todibo, en una hipotética rotación de aquí hasta final de temporada. Y un servidor, que tiene por costumbre incorporar todos los partidos del filial a su agenda del fin de semana opina que no es para nada, y pese a las buenas sensaciones que Todibo nos ha dejado cada vez que ha jugado, una idea descabellada.

Ronald Federico Araujo da Silva, de 20 años y con un imponente 1’91 metros de altura, llegó al FC Barcelona en agosto de 2018, previo pago de 1,7 millones de euros -cantidad que puede ir hasta los cinco si sumamos un conjunto de variables que espero que se cumplan-. Con un contrato hasta 2023 y una cláusula de 100 millones -ampliable a 200 en caso de subir al primer equipo-, el uruguayo ya es uno de los capitanes del equipo, un cargo que también ostenta en la selección sub-20 de su país. Un dato que le otorga un liderazgo que, sin ningún tipo de duda, se gana en el terreno de juego durante cada partido.

Porque lo de Araujo desde mediados de la temporada pasada es un tema que hay que tener muy, muy en cuenta. Tras un inicio de andadura en el club que él mismo calificó como nada fácil -especialmente a nivel técnico por el trabajo que tuvo que hacer para mejorar en la salida y la circulación del balón-, el joven jugador ha evidenciado un crecimiento técnico destacable, hasta el punto de convertirse en garantía a la hora de iniciar la jugada con la fluidez que requiere un juego como el que practica y debe practicar el FC Barcelona B. Ronald Araujo ya no es solamente un perfil corrector, marcador y rematador. Araujo ya es iniciador, ya es precursor de lo que debe llegar después en cuanto a propuesta ofensiva del centro del campo.

Este imprescindible registro es el que, en poco más de un año trabajando con el gran staff técnico que comanda Garcia Pimienta, el central ha conseguido añadir al conjunto de características que ya llevaba incorporadas de serie: una impresionante intensidad física que le convierte en imbatible en el cuerpo a cuerpo, ya que no recuerdo haberle visto perder un duelo en toda la temporada; intuición en la anticipación, ya que no suele dejar recibir al atacante con comodidad; velocidad en la corrección, ya que muestra facilidad para girar y corregir hacia atrás con resultado positivo; y un espectacular juego aéreo que, además de hacerle ganar prácticamente todas las disputas en defensa, le convierte en un activo de valor incalculable en las jugadas de ataque. Y no solamente en jugadas a balón parado o de estrategia, porque ha sido habitual ver a Ronald Araujo como referencia ofensiva en los últimos minutos de partido (al estilo Gerard Piqué) a lo largo de este año y cuando más lo ha necesitado el equipo. Lo mejor del caso es que algunas de estas ‘aventuras’ han acabado con el central siendo decisivo y, de un modo u otro, dando puntos in extremis al equipo.

En líneas generales, su participación de esta temporada en Segunda B es extraordinaria. En una categoría conocida por la dureza que supone para un equipo de 20’6 años de media de edad enfrentarse a según qué equipos y visitar según qué estadios, es alucinante cómo hemos llegado a normalizar la superioridad que el central muestra en cada partido. Ya no nos sorprende que sea efectivo en cada tackle, que cada cuerpo a cuerpo caiga a su favor, que llegue antes que su oponente a cada balón dividido al espacio. Nos pasa por alto su excelente participación cada fin de semana porque ya lo damos por normal, por habitual. Eres un descarado, Ronald. Lo tuyo es hasta insultante.

Tengo la ligera sospecha de que el loading process de la formación futbolística de Ronald Araujo está muy cerca del 100%, si es que no ha llegado ya al complete. Tiene la contundencia, la capacidad de colocación y anticipación, la velocidad, la concentración y el trato del balón necesario para empezar su camino en el fútbol de élite. La Segunda B se le está quedando pequeña y no hay duda de que pronto tocará tomar una decisión con él.

El primer indicio que se le tiene en cuenta fue su atípico debut con el primer equipo, algo que también dice mucho de su carácter y su manera de afrontar las cosas. No es agradable que te expulsen en tu primer partido, ya que es lo último que esperas en un día tan señalado, único, inolvidable. Nadie le va a quitar el momento de amargura que seguramente tuvo en el vestuario, en caliente y minutos después de abandonar el campo. Pero lo que es un hecho es que Ronald ha querido apartar esto de su cabeza en todo momento y centrarse en lo positivo. En redes sociales y en entrevistas valora su debut centrándose en la experiencia positiva que supuso, sin prestar atención ni nombrar en ningún momento la expulsión. Se centra en lo positivo, relativiza lo negativo. Y todo con una sonrisa en la cara que no puede disimular. Sabe que el camino que está siguiendo es el correcto y una anécdota no le va a alejar de ello. Que siga sonriendo. Que siga mostrando lo que le ha hecho llegar hasta aquí. Que siga demostrando que está listo para todo. ¿Dónde? Yo lo tengo claro: en el primer equipo a partir de junio de 2020. Calienta que sales, Ronald. Eres el siguiente.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Ha sacado la cabeza de forma muy tímida entre las noticias de los últimos meses, aunque quizás no tanto como merece su inicio de temporada. Quizás porque el ruido de todo lo que rodea al filial, más allá de algunos highlights de Riqui Puig en forma de vídeo de minuto y medio, no acaba de llegar al graderío del Camp Nou. Todo lo positivo que el equipo de Francesc Xavier Garcia Pimienta está llevando a cabo parece quedarse dentro de las cuatro paredes del Estadi Johan Cruyff, y para poder hablar en propiedad no queda otra que ver sus partidos o esperar que alguna noticia sobre el futuro de algún jugador se haga un hueco entre las páginas más destacadas de la actualidad azulgrana.

Y claro, el parón de selecciones ayuda a ello. Semanas donde rumores, especulaciones y entrevistas que dejan algún que otro titular (ay, Kluivert…) aparecen para deleite del lector que desea que llegue el próximo partido de su equipo. Una de esas noticias incidía en la posibilidad de que Ronald Araujo, central uruguayo del FC Barcelona B, podría pasar por delante del cuarto central de la primera plantilla, Jean-Clair Todibo, en una hipotética rotación de aquí hasta final de temporada. Y un servidor, que tiene por costumbre incorporar todos los partidos del filial a su agenda del fin de semana opina que no es para nada, y pese a las buenas sensaciones que Todibo nos ha dejado cada vez que ha jugado, una idea descabellada.

Ronald Federico Araujo da Silva, de 20 años y con un imponente 1’91 metros de altura, llegó al FC Barcelona en agosto de 2018, previo pago de 1,7 millones de euros -cantidad que puede ir hasta los cinco si sumamos un conjunto de variables que espero que se cumplan-. Con un contrato hasta 2023 y una cláusula de 100 millones -ampliable a 200 en caso de subir al primer equipo-, el uruguayo ya es uno de los capitanes del equipo, un cargo que también ostenta en la selección sub-20 de su país. Un dato que le otorga un liderazgo que, sin ningún tipo de duda, se gana en el terreno de juego durante cada partido.

Porque lo de Araujo desde mediados de la temporada pasada es un tema que hay que tener muy, muy en cuenta. Tras un inicio de andadura en el club que él mismo calificó como nada fácil -especialmente a nivel técnico por el trabajo que tuvo que hacer para mejorar en la salida y la circulación del balón-, el joven jugador ha evidenciado un crecimiento técnico destacable, hasta el punto de convertirse en garantía a la hora de iniciar la jugada con la fluidez que requiere un juego como el que practica y debe practicar el FC Barcelona B. Ronald Araujo ya no es solamente un perfil corrector, marcador y rematador. Araujo ya es iniciador, ya es precursor de lo que debe llegar después en cuanto a propuesta ofensiva del centro del campo.

Este imprescindible registro es el que, en poco más de un año trabajando con el gran staff técnico que comanda Garcia Pimienta, el central ha conseguido añadir al conjunto de características que ya llevaba incorporadas de serie: una impresionante intensidad física que le convierte en imbatible en el cuerpo a cuerpo, ya que no recuerdo haberle visto perder un duelo en toda la temporada; intuición en la anticipación, ya que no suele dejar recibir al atacante con comodidad; velocidad en la corrección, ya que muestra facilidad para girar y corregir hacia atrás con resultado positivo; y un espectacular juego aéreo que, además de hacerle ganar prácticamente todas las disputas en defensa, le convierte en un activo de valor incalculable en las jugadas de ataque. Y no solamente en jugadas a balón parado o de estrategia, porque ha sido habitual ver a Ronald Araujo como referencia ofensiva en los últimos minutos de partido (al estilo Gerard Piqué) a lo largo de este año y cuando más lo ha necesitado el equipo. Lo mejor del caso es que algunas de estas ‘aventuras’ han acabado con el central siendo decisivo y, de un modo u otro, dando puntos in extremis al equipo.

En líneas generales, su participación de esta temporada en Segunda B es extraordinaria. En una categoría conocida por la dureza que supone para un equipo de 20’6 años de media de edad enfrentarse a según qué equipos y visitar según qué estadios, es alucinante cómo hemos llegado a normalizar la superioridad que el central muestra en cada partido. Ya no nos sorprende que sea efectivo en cada tackle, que cada cuerpo a cuerpo caiga a su favor, que llegue antes que su oponente a cada balón dividido al espacio. Nos pasa por alto su excelente participación cada fin de semana porque ya lo damos por normal, por habitual. Eres un descarado, Ronald. Lo tuyo es hasta insultante.

Tengo la ligera sospecha de que el loading process de la formación futbolística de Ronald Araujo está muy cerca del 100%, si es que no ha llegado ya al complete. Tiene la contundencia, la capacidad de colocación y anticipación, la velocidad, la concentración y el trato del balón necesario para empezar su camino en el fútbol de élite. La Segunda B se le está quedando pequeña y no hay duda de que pronto tocará tomar una decisión con él.

El primer indicio que se le tiene en cuenta fue su atípico debut con el primer equipo, algo que también dice mucho de su carácter y su manera de afrontar las cosas. No es agradable que te expulsen en tu primer partido, ya que es lo último que esperas en un día tan señalado, único, inolvidable. Nadie le va a quitar el momento de amargura que seguramente tuvo en el vestuario, en caliente y minutos después de abandonar el campo. Pero lo que es un hecho es que Ronald ha querido apartar esto de su cabeza en todo momento y centrarse en lo positivo. En redes sociales y en entrevistas valora su debut centrándose en la experiencia positiva que supuso, sin prestar atención ni nombrar en ningún momento la expulsión. Se centra en lo positivo, relativiza lo negativo. Y todo con una sonrisa en la cara que no puede disimular. Sabe que el camino que está siguiendo es el correcto y una anécdota no le va a alejar de ello. Que siga sonriendo. Que siga mostrando lo que le ha hecho llegar hasta aquí. Que siga demostrando que está listo para todo. ¿Dónde? Yo lo tengo claro: en el primer equipo a partir de junio de 2020. Calienta que sales, Ronald. Eres el siguiente.

_FC Barcelona

Eres el siguiente, Ronald

Xavi Vallés @xavivalles14
21-11-2019

_FC Barcelona

El Barça es un clickbait

Xavi Vallés @xavivalles14
14-11-2019