_Polideportivo

Entrevista – Los kilómetros de Juan Dual

Cristina Caparrós @criscaparros 13-03-2019

etiquetas:

Los kilómetros de Juan son infinitos.
En cada una de sus pisadas, registra un legado incalculable. Sus ganas de
seguir sumando recorrido son inagotables y, cada vez que tenemos la oportunidad
de que nos cuente algo más sobre sus aventuras, nos contagia con esa vitalidad
tan particular que le define.

Si se lanzó a la vida con un
mensaje tan claro para emprender, en 2015, un viaje en bicicleta de 10.000
kilómetros – de Nicaragua a Ushuaia -, era para hacerlo sin fecha de caducidad.
Sin estómago, colon, recto ni vesícula, hasta Ushuaia, la ciudad más austral
del mundo. Un lugar llamado “el fin del mundo”, donde, precisamente, todo
empieza para él.

Desde entonces, Juan ha
sumado más retos, carreras y otras pruebas deportivas. Patagonia, las grandes
montañas en Bolivia o las cumbres más importantes de los Alpes. Todo ello,
basado en un mensaje contra el cáncer, que abraza la vida y la naturaleza y que
demuestra, una y otra vez, la superación y la capacidad del ser humano frente a
la adversidad.

Esta vez, nos presenta
Cleaning for life. Un proyecto que abarca 930km y la labor de concienciar sobre
la conservación del medio ambiente.

¿Cómo nace el proyecto
Merrell Cleaning for life?

El proyecto de #MerrellCleaningForLife nace de un
profundo respeto y amor por la naturaleza, por nuestros espacios en ella y por
llevar un mensaje de prevención y promoción del cuidado por la misma. ¿Cómo
puede ser que haya tanto auge de la gente saliendo a espacios naturales,
corriendo, escalando y demás pero que esas mismas personas que salen, cada vez
más en masa, no se den cuenta de la cantidad de residuos que dejan detrás suyo?

Ello, sumado al apoyo y ganas de marcas tan vinculadas
con una naturaleza cuidada y respetada como son Merrell, Saxx, Mountain
Hardwear o grupos de gente tan molona como Camp Base, pues metimos en una
batidora una serie de propuestas para concienciar a las personas a través de
actividades deportivas un tanto alocadas a veces, como hacer un tramo del Río
Ebro en kayak u otras actividades de recogida de basura en la que cualquiera de
vosotros puede participar en cualquier momento.

¿Qué conciencia se tiene
sobre los efectos directos e indirectos ante el vertido de residuos?
¿Consideras que existen carencias informativas?

Poco a poco. Muy poco a poco, me temo, la gente va
ganando conciencia sobre el impacto de sus actividades en el mundo. No ya solo
en la naturaleza, que es lo que más trato de cuidar, sino en las calles de
nuestras ciudades, las playas urbanas, etc.

Es una mezcla entre desidia informativa, porque no
llama la atención ni vende portadas, me temo. Sinceramente siento que hay un
vacío, hablando con mucha gente, al respecto. Mucho desconocimiento en los
lugares de origen de mucha gente a quienes muestro cómo se lo pueden encontrar
y la sorpresa que les sobreviene al mostrar la suciedad que hay por todas
partes y que forma ya, por desgracia, parte del paisaje de nuestra mirada
diaria.

¿Qué ha supuesto para ti
este proyecto?

Un impacto duro y muy directo.  El iniciar y
tomar la responsabilidad, apoyado, además, por primera vez de manera directa e
importante, por marcas tan grandes y por gente tan increíble. Ha sido todo un
desafío. Pero, ¿qué mayor desafío tenemos en nuestro día a día que el de
abrazar las dificultades y transformarlas en herramientas de crecimiento?

Amo con cada una de las células de mi cuerpo la
naturaleza que ha sido casa, ha sido y es motor de mi día a día, y ha sido
aprendizaje. Corriendo por la montaña todas las carreras que disfruto o
teniendo las experiencias que tengo en plena naturaleza, me he encontrado
restos de basura humana en los lugares más imposibles de pensar que iban a
estar ahí y no obstante, ahí los tenías, destruyendo el hábitat.

El siguiente paso, creo, natural, de mi día a día con
la naturaleza que tanto amo y de la que recojo restos en todas y cada una de
mis salidas, era el de crear el proyecto de #MerrellCleaningForLife e ir a por
todas, de manera seria, en la promoción y potenciación del cuidado de la
naturaleza. Duele mucho, muchísimo, ver tanta basura en lugares tan increíbles,
pero más me dolería en el alma saber que está ahí y no poner todo lo que pueda
estar de mi mano, para que los que estén por llegar en las generaciones
venideras puedan disfrutar de lo que yo me encontré. O lo más parecido posible.

A día de hoy, diariamente, no me planteo correr una
carrera de montaña o realizar una actividad que implique naturaleza y regresar
vacío. Siempre, siempre, siempre, regreso con restos. Tanto en carrera, como en
el día a día. Y lo muestro en RRSS, para hacer eco de algo que roza lo
escandaloso, me temo.

¿Qué significa para ti cada
vez que te reencuentras con el nomadismo y duermes en la intemperie?

Vida. Vuelta a lo más básico que hay dentro de todos y
cada uno. Sentir y aprender de todos y cada uno de esos instintos que nos han
traído desde hace miles de años al día de hoy. Hemos evolucionado, en cientos
de aspectos, pero hemos dejado atrás nuestra naturaleza animal. Nos
sorprendemos con un amanecer o con una luna llena. Cuando vemos el cielo lleno
de estrellas o alguien te habla de amor con pasión, de muerte, de cualquier
cosa que sea básica. Simple. Directa.

Para mí, cada vez que voy conectando con esa parte
escondida y a veces olvidada por muchos, renaturalizo. Logro darle un sentido a
una vida que lo tiene todo. Un techo donde dormir, un plato que llevarse a la
boca y un abrazo de alguien amado. Por mucho que lo adornemos con decenas de
objetos y sensaciones de todo tipo, esto no es más que una manera de
escondernos de una realidad que no nos gusta tal y como ha sido construida.
Pasar frío, miedo, sentir dolor, son parte del juego, así que más vale aprender
a disfrutar de él.

Hablemos del Kayak, ¿qué
esfuerzos suponen todos estos kilómetros para una persona con tus condiciones
físicas?

Pues hablando pronto, mal y en plata, una putada. Se
tira mucho de musculatura abdominal que tengo, literalmente, destrozada con
tanto paso por quirófano, para remar peleando a ratos con corrientes, con el
viento y avanzando con el peso de los kilómetros y la carga desplazada sobre el
propio kayak. Físicamente, puedo decir que tengo la suerte de estar muy
preparado para temperaturas extremas y situaciones complejas como accidentes y
vuelcos, entre enfermería y todas las travesuras que he ido haciendo a lo largo
de los años en las que aprendes mucho qué hacer y qué no. Los límites.

No es un movimiento habitual que hagas en tu día a
día, como pueda ser el correr por la montaña o pedalear. El kayak es algo
completamente diferente y estático, en parte.

Si a ello le sumamos que me encanta explorar y hablo
hasta con las piedras, cuando estás en medio del río y no puedes interactuar
con mucha gente, por no decir nadie, se hace duro mentalmente y tienes que
aprender a focalizar y centrarte. Lo cual ha sido duro pero maravilloso, porque
aprendes a tener disciplina contigo mismo. Recordar por qué estás en el río y
por qué es tan importante cada una de las paladas que das con el remo o cada
botella que sacas de una orilla. 

¿Podrías decirnos qué ha
sido lo más difícil de este viaje?

Entrar en contacto directo con la miseria y la dejadez
humana. Así de sencillo. En lugares tan importantes como son las fuentes de
agua que nos dan de beber, riegan nuestros cultivos, etc. Hablamos de lavadoras
en lechos fluviales, bombonas de butano, coches, mobiliario urbano, aparte de
las sabidas latas y decenas de toneladas de plásticos de hace décadas perdidas
en las orillas.

Ni el frío, ni los dolores, la soledad, nada de eso es
comparable al impacto, como un mazo directo al abdomen, de todo lo que somos
capaces de alterar, para mal, en una naturaleza que nos lo da todo y que no
respetamos prácticamente nada.

En total, ¿cuántos días y Kg
resumen esta aventura
?

10 días de trasiegos por las riberas, paladas con un
kayak que pesaba en vacío 30kgs y que llevaba una carga, entre equipo de
acampada, ropa y alimentos de otros 30kgs aproximadamente.

A ello, sumarle el peso que no cargué en el kayak pero
que sí suma, al extraer aproximadamente 100kgs de restos plásticos de las
orillas en sesiones realmente cortas de búsqueda de “tesoros de mierda”,
entre salidas solo o con mis amigos de @NuestrasEscapadasEnFurgo que quisieron
sumar su energía dejando atrás su disfrute de fin de semana para implicarse
personalmente en una recogida de basura que en el alma pesa mucho más que
cualquier cantidad de peso de kayak o esfuerzo, porque ves, de primera mano, lo
que somos capaces, en una de nuestras peores versiones, de hacerle al planeta.

Imaginad, si en tan poco tiempo saqué 100kgs de
plásticos, ¿qué podríamos llegar a limpiar entre todos si en cada salida a la
naturaleza lleváramos una bolsa y recogiéramos los residuos?

¿Hiciste alguna preparación
física para llevar a cabo el proyecto?

Realmente no hice preparación específica para este
tipo de actividad. Tengo la suerte de poder estar constantemente arriba y abajo
en la montaña o en la naturaleza, lo que me lleva a poder contar con una buena
forma física. Puedo correr una maratón de montaña, a día de hoy, de manera
bastante decente, en cualquier momento del año.

Entre entrenamientos corriendo, o últimamente
trabajando en el Refugio de La Feixa, que está a más de 2100 metros de altura,
donde haces tareas de leñador, arrastras trineos para aprovisionar la despensa
o llenar los depósitos de agua del refugio y demás, pues va sumando poco a
poco, potencia muscular. Es como un Centro de Alto Rendimiento en el que,
además, atiendes a los excursionistas.

¿Qué es todo lo que necesita
Juan Dual para hacer este recorrido?

En realidad, lo único que se necesitan son las ganas.
Tanto para realizar este recorrido, como para cualquier cosa del día a día, son
ganas. Luego, es necesario un buen equipo detrás con el que poder llevarlo a
cabo. Tanto comunicativo, como para ser equipado materialmente y sumergirme en
una aventura tan seria como es el cuidado, de manera directa, de la naturaleza.

Cuento con un equipazo formado por Merrell, Camp Base
y la distribuidora de Saxx Underwear y Mountain Hardwear llamada Somos
Deportistas. A ellos, se les suman Olympus Spain o Más Que Plus, que apuestan
desde hace tiempo por proyectos como los que voy proponiéndoles y las aventuras
que están por llegar, que mientras se escriben estas líneas, están siendo
cocinadas o ya son una realidad por venir.

Son un equipo humano increíble, sin los que compartir
aventuras con todos vosotros sería realmente complicado, y es algo que jamás
podré agradecer completamente, toda su apuesta. Además, siempre que hay una
oportunidad, se suman ellos mismos a participar de las aventuras.

Entre todos dan alas, literalmente, y rienda suelta a
las cosas más increíbles que puedo llegar a idear. Desde la Patagonia hasta el
Río Ebro.

Siempre firmas tus
publicaciones junto al hashtag #NoLoPienses. ¿Juan Dual piensa? ¿Piensa al
tomar las decisiones de aceptar nuevos retos?
 

Juan Dual piensa. Lo hace de manera rápida y teniendo
en cuenta las experiencias previas que tiene en su haber. Poco a poco, se va
convirtiendo en un aprendizaje que permite hacer que las cosas sean fáciles de
idear y llevar a cabo. Lecturas de mapas, situaciones que puedan plantearse
como porteos de un kayak, fuera del agua para evitar presas, tipos de calzado
para una carrera o preparación de una mochila para una actividad específica.

Luego está la parte real en la que te enfrentas a los
elementos y en la que todo lo que estaba ideado, pasa a un segundo plano. Te
enfrentas a ti mismo, a momentos y a una realidad que se encarga de desafiarte
constantemente y te hace crecer. Pasas miedo y aprendes de ellos al exponerte
de manera controlada, siempre que se pueda. Te emocionas con lo que tienes
alrededor y ello te lleva a querer un poco más, cada vez, al plantear un nuevo
reto, una nueva propuesta.

Cada vez que nos ponemos a pensar mucho las cosas,
empiezan a aparecer los miedos, los qué dirán, las posibles excusas para
no llevar a cabo aquello que queremos realizar y a la larga, puede ser que nos
hayamos perdido realizar una de las cosas que sean más increíbles y potentes de
nuestras vidas. Qué responsabilidad, ¿no?

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Los kilómetros de Juan son infinitos.
En cada una de sus pisadas, registra un legado incalculable. Sus ganas de
seguir sumando recorrido son inagotables y, cada vez que tenemos la oportunidad
de que nos cuente algo más sobre sus aventuras, nos contagia con esa vitalidad
tan particular que le define.

Si se lanzó a la vida con un
mensaje tan claro para emprender, en 2015, un viaje en bicicleta de 10.000
kilómetros – de Nicaragua a Ushuaia -, era para hacerlo sin fecha de caducidad.
Sin estómago, colon, recto ni vesícula, hasta Ushuaia, la ciudad más austral
del mundo. Un lugar llamado “el fin del mundo”, donde, precisamente, todo
empieza para él.

Desde entonces, Juan ha
sumado más retos, carreras y otras pruebas deportivas. Patagonia, las grandes
montañas en Bolivia o las cumbres más importantes de los Alpes. Todo ello,
basado en un mensaje contra el cáncer, que abraza la vida y la naturaleza y que
demuestra, una y otra vez, la superación y la capacidad del ser humano frente a
la adversidad.

Esta vez, nos presenta
Cleaning for life. Un proyecto que abarca 930km y la labor de concienciar sobre
la conservación del medio ambiente.

¿Cómo nace el proyecto
Merrell Cleaning for life?

El proyecto de #MerrellCleaningForLife nace de un
profundo respeto y amor por la naturaleza, por nuestros espacios en ella y por
llevar un mensaje de prevención y promoción del cuidado por la misma. ¿Cómo
puede ser que haya tanto auge de la gente saliendo a espacios naturales,
corriendo, escalando y demás pero que esas mismas personas que salen, cada vez
más en masa, no se den cuenta de la cantidad de residuos que dejan detrás suyo?

Ello, sumado al apoyo y ganas de marcas tan vinculadas
con una naturaleza cuidada y respetada como son Merrell, Saxx, Mountain
Hardwear o grupos de gente tan molona como Camp Base, pues metimos en una
batidora una serie de propuestas para concienciar a las personas a través de
actividades deportivas un tanto alocadas a veces, como hacer un tramo del Río
Ebro en kayak u otras actividades de recogida de basura en la que cualquiera de
vosotros puede participar en cualquier momento.

¿Qué conciencia se tiene
sobre los efectos directos e indirectos ante el vertido de residuos?
¿Consideras que existen carencias informativas?

Poco a poco. Muy poco a poco, me temo, la gente va
ganando conciencia sobre el impacto de sus actividades en el mundo. No ya solo
en la naturaleza, que es lo que más trato de cuidar, sino en las calles de
nuestras ciudades, las playas urbanas, etc.

Es una mezcla entre desidia informativa, porque no
llama la atención ni vende portadas, me temo. Sinceramente siento que hay un
vacío, hablando con mucha gente, al respecto. Mucho desconocimiento en los
lugares de origen de mucha gente a quienes muestro cómo se lo pueden encontrar
y la sorpresa que les sobreviene al mostrar la suciedad que hay por todas
partes y que forma ya, por desgracia, parte del paisaje de nuestra mirada
diaria.

¿Qué ha supuesto para ti
este proyecto?

Un impacto duro y muy directo.  El iniciar y
tomar la responsabilidad, apoyado, además, por primera vez de manera directa e
importante, por marcas tan grandes y por gente tan increíble. Ha sido todo un
desafío. Pero, ¿qué mayor desafío tenemos en nuestro día a día que el de
abrazar las dificultades y transformarlas en herramientas de crecimiento?

Amo con cada una de las células de mi cuerpo la
naturaleza que ha sido casa, ha sido y es motor de mi día a día, y ha sido
aprendizaje. Corriendo por la montaña todas las carreras que disfruto o
teniendo las experiencias que tengo en plena naturaleza, me he encontrado
restos de basura humana en los lugares más imposibles de pensar que iban a
estar ahí y no obstante, ahí los tenías, destruyendo el hábitat.

El siguiente paso, creo, natural, de mi día a día con
la naturaleza que tanto amo y de la que recojo restos en todas y cada una de
mis salidas, era el de crear el proyecto de #MerrellCleaningForLife e ir a por
todas, de manera seria, en la promoción y potenciación del cuidado de la
naturaleza. Duele mucho, muchísimo, ver tanta basura en lugares tan increíbles,
pero más me dolería en el alma saber que está ahí y no poner todo lo que pueda
estar de mi mano, para que los que estén por llegar en las generaciones
venideras puedan disfrutar de lo que yo me encontré. O lo más parecido posible.

A día de hoy, diariamente, no me planteo correr una
carrera de montaña o realizar una actividad que implique naturaleza y regresar
vacío. Siempre, siempre, siempre, regreso con restos. Tanto en carrera, como en
el día a día. Y lo muestro en RRSS, para hacer eco de algo que roza lo
escandaloso, me temo.

¿Qué significa para ti cada
vez que te reencuentras con el nomadismo y duermes en la intemperie?

Vida. Vuelta a lo más básico que hay dentro de todos y
cada uno. Sentir y aprender de todos y cada uno de esos instintos que nos han
traído desde hace miles de años al día de hoy. Hemos evolucionado, en cientos
de aspectos, pero hemos dejado atrás nuestra naturaleza animal. Nos
sorprendemos con un amanecer o con una luna llena. Cuando vemos el cielo lleno
de estrellas o alguien te habla de amor con pasión, de muerte, de cualquier
cosa que sea básica. Simple. Directa.

Para mí, cada vez que voy conectando con esa parte
escondida y a veces olvidada por muchos, renaturalizo. Logro darle un sentido a
una vida que lo tiene todo. Un techo donde dormir, un plato que llevarse a la
boca y un abrazo de alguien amado. Por mucho que lo adornemos con decenas de
objetos y sensaciones de todo tipo, esto no es más que una manera de
escondernos de una realidad que no nos gusta tal y como ha sido construida.
Pasar frío, miedo, sentir dolor, son parte del juego, así que más vale aprender
a disfrutar de él.

Hablemos del Kayak, ¿qué
esfuerzos suponen todos estos kilómetros para una persona con tus condiciones
físicas?

Pues hablando pronto, mal y en plata, una putada. Se
tira mucho de musculatura abdominal que tengo, literalmente, destrozada con
tanto paso por quirófano, para remar peleando a ratos con corrientes, con el
viento y avanzando con el peso de los kilómetros y la carga desplazada sobre el
propio kayak. Físicamente, puedo decir que tengo la suerte de estar muy
preparado para temperaturas extremas y situaciones complejas como accidentes y
vuelcos, entre enfermería y todas las travesuras que he ido haciendo a lo largo
de los años en las que aprendes mucho qué hacer y qué no. Los límites.

No es un movimiento habitual que hagas en tu día a
día, como pueda ser el correr por la montaña o pedalear. El kayak es algo
completamente diferente y estático, en parte.

Si a ello le sumamos que me encanta explorar y hablo
hasta con las piedras, cuando estás en medio del río y no puedes interactuar
con mucha gente, por no decir nadie, se hace duro mentalmente y tienes que
aprender a focalizar y centrarte. Lo cual ha sido duro pero maravilloso, porque
aprendes a tener disciplina contigo mismo. Recordar por qué estás en el río y
por qué es tan importante cada una de las paladas que das con el remo o cada
botella que sacas de una orilla. 

¿Podrías decirnos qué ha
sido lo más difícil de este viaje?

Entrar en contacto directo con la miseria y la dejadez
humana. Así de sencillo. En lugares tan importantes como son las fuentes de
agua que nos dan de beber, riegan nuestros cultivos, etc. Hablamos de lavadoras
en lechos fluviales, bombonas de butano, coches, mobiliario urbano, aparte de
las sabidas latas y decenas de toneladas de plásticos de hace décadas perdidas
en las orillas.

Ni el frío, ni los dolores, la soledad, nada de eso es
comparable al impacto, como un mazo directo al abdomen, de todo lo que somos
capaces de alterar, para mal, en una naturaleza que nos lo da todo y que no
respetamos prácticamente nada.

En total, ¿cuántos días y Kg
resumen esta aventura
?

10 días de trasiegos por las riberas, paladas con un
kayak que pesaba en vacío 30kgs y que llevaba una carga, entre equipo de
acampada, ropa y alimentos de otros 30kgs aproximadamente.

A ello, sumarle el peso que no cargué en el kayak pero
que sí suma, al extraer aproximadamente 100kgs de restos plásticos de las
orillas en sesiones realmente cortas de búsqueda de “tesoros de mierda”,
entre salidas solo o con mis amigos de @NuestrasEscapadasEnFurgo que quisieron
sumar su energía dejando atrás su disfrute de fin de semana para implicarse
personalmente en una recogida de basura que en el alma pesa mucho más que
cualquier cantidad de peso de kayak o esfuerzo, porque ves, de primera mano, lo
que somos capaces, en una de nuestras peores versiones, de hacerle al planeta.

Imaginad, si en tan poco tiempo saqué 100kgs de
plásticos, ¿qué podríamos llegar a limpiar entre todos si en cada salida a la
naturaleza lleváramos una bolsa y recogiéramos los residuos?

¿Hiciste alguna preparación
física para llevar a cabo el proyecto?

Realmente no hice preparación específica para este
tipo de actividad. Tengo la suerte de poder estar constantemente arriba y abajo
en la montaña o en la naturaleza, lo que me lleva a poder contar con una buena
forma física. Puedo correr una maratón de montaña, a día de hoy, de manera
bastante decente, en cualquier momento del año.

Entre entrenamientos corriendo, o últimamente
trabajando en el Refugio de La Feixa, que está a más de 2100 metros de altura,
donde haces tareas de leñador, arrastras trineos para aprovisionar la despensa
o llenar los depósitos de agua del refugio y demás, pues va sumando poco a
poco, potencia muscular. Es como un Centro de Alto Rendimiento en el que,
además, atiendes a los excursionistas.

¿Qué es todo lo que necesita
Juan Dual para hacer este recorrido?

En realidad, lo único que se necesitan son las ganas.
Tanto para realizar este recorrido, como para cualquier cosa del día a día, son
ganas. Luego, es necesario un buen equipo detrás con el que poder llevarlo a
cabo. Tanto comunicativo, como para ser equipado materialmente y sumergirme en
una aventura tan seria como es el cuidado, de manera directa, de la naturaleza.

Cuento con un equipazo formado por Merrell, Camp Base
y la distribuidora de Saxx Underwear y Mountain Hardwear llamada Somos
Deportistas. A ellos, se les suman Olympus Spain o Más Que Plus, que apuestan
desde hace tiempo por proyectos como los que voy proponiéndoles y las aventuras
que están por llegar, que mientras se escriben estas líneas, están siendo
cocinadas o ya son una realidad por venir.

Son un equipo humano increíble, sin los que compartir
aventuras con todos vosotros sería realmente complicado, y es algo que jamás
podré agradecer completamente, toda su apuesta. Además, siempre que hay una
oportunidad, se suman ellos mismos a participar de las aventuras.

Entre todos dan alas, literalmente, y rienda suelta a
las cosas más increíbles que puedo llegar a idear. Desde la Patagonia hasta el
Río Ebro.

Siempre firmas tus
publicaciones junto al hashtag #NoLoPienses. ¿Juan Dual piensa? ¿Piensa al
tomar las decisiones de aceptar nuevos retos?
 

Juan Dual piensa. Lo hace de manera rápida y teniendo
en cuenta las experiencias previas que tiene en su haber. Poco a poco, se va
convirtiendo en un aprendizaje que permite hacer que las cosas sean fáciles de
idear y llevar a cabo. Lecturas de mapas, situaciones que puedan plantearse
como porteos de un kayak, fuera del agua para evitar presas, tipos de calzado
para una carrera o preparación de una mochila para una actividad específica.

Luego está la parte real en la que te enfrentas a los
elementos y en la que todo lo que estaba ideado, pasa a un segundo plano. Te
enfrentas a ti mismo, a momentos y a una realidad que se encarga de desafiarte
constantemente y te hace crecer. Pasas miedo y aprendes de ellos al exponerte
de manera controlada, siempre que se pueda. Te emocionas con lo que tienes
alrededor y ello te lleva a querer un poco más, cada vez, al plantear un nuevo
reto, una nueva propuesta.

Cada vez que nos ponemos a pensar mucho las cosas,
empiezan a aparecer los miedos, los qué dirán, las posibles excusas para
no llevar a cabo aquello que queremos realizar y a la larga, puede ser que nos
hayamos perdido realizar una de las cosas que sean más increíbles y potentes de
nuestras vidas. Qué responsabilidad, ¿no?

etiquetas: