_Tenis

Entrevista a María José Martínez

Alejandro Pérez @aperezgom 06-06-2018

etiquetas:

En 2014 la vida de María José
Martínez (Yecla, 1982) cambió para siempre. Se apartó (le ayudaron las
lesiones) del tenis y fue madre. Pero la forma de dejar el circuito profesional
no fue la imaginada. Volvió centrada en el circuito de dobles. Haciendo pareja
con la eslovena Andeja Klepac. Y en 2017 volvió al equipo de Fed Cup.

Ser madre en un circuito como la
WTA y compaginar ambas facetas. Ese extraordinario reto es al que se enfrenta
desde hace tres temporadas María José Martínez. La de Yecla se sienta con
Sphera Sports en la Caja Mágica para hablar de su maternidad y su visión actual
de la vida y el tenis. Y las prioridades.

P. Madrid es la principal parada del circuito WTA en España. En la
capital ha jugado con cinco parejas diferentes en dobles. ¿Algún motivo?

R. He tenido varias parejas, pero también es cierto que mi carrera
tiene 21 años. Soy de las que más aguanta con la pareja. He jugado aquí con
Nuria Llagostera, ahora con Andreja Klepac, con Gabriela Dabrowski entre otras
y sí es cierto que no es fácil aguantar la pareja, pero soy de las que mas
aguanta. En realidad, en dobles si ves las parejas ha habido parejas que se han
partido y separado así que yo me considero fiel”.

P. Hablemos de su temporada: tres finales, cuatro semifinales, dos
cuartos de final ¿Cómo la valora?

R. Hemos conseguido encontrar la constancia sin tener los altibajos
que teníamos la pasada temporada. A la vista está de los resultados. Sólo se
nos resiste el título porque van tres finales.

P. Sobre su actual pareja, la eslovena Andreja Klepac, ¿Qué destacaría
de ella en la pista?

R. Lo fundamental es llevarte bien con tu pareja dentro y fuera de
la pista. En el momento en que una siente algo, comunicarlo, para no ir
reprimiendo lo que sentimos. Ir sacándolas para que la otra se dé cuenta y
compenetrarnos muchísimo mejor. Nos complementamos bien. Y lo hacemos bien
porque ella tiene un juego agresivo y con mucha fuerza y yo soy mejor delante
en la red e intento hacer más filigranas. Ese variado nos hace mejor pareja.

P. En 2017 volvió al equipo de Copa Federación tras seis años ausente.
Este 2018, con nueva capitana a los mandos, ¿Cómo analiza este 2018 y la nueva
capitanía de Anabel Medina?

R. Anabel como capitana está haciendo un muy buen trabajo. Tuvimos
mala suerte en Italia, lo tuvimos prácticamente ganado y se nos acabó escapando
por los pelos.

P. ¿Lo cerca que se estuvo de subir deja ver que la posibilidad de
estar en el Grupo Mundial I es real?

R. De hecho, estamos en segunda, pero a final de año sabremos si en
primera división habrá 16 equipos o no (pendientes del posible cambio que se
vote en agosto en la ITF).

P. También le quería preguntar por Georgina García, la nueva integrante
del equipo, con quien usted jugó los dobles.

R. Es un poco más novel en Fed Cup, pero con mucho potencial. Tiene
un saque tremendo y en cuanto se consolide un poquito más, encuentre la madurez
y esa constancia es una jugadora que dará que hablar bastante.

P. Hablemos a nivel general de su carrera deportiva. Una carrera marcada,
sin duda, por el parón para ser madre. ¿Cómo fue todo ese proceso?

R. Nunca descarté el volver a jugar al tenis. Siempre lo dejé entre
paréntesis. Mi último año antes de ser mamá me despedí por una lesión y fue un poco
amargo. Quería hacer un final diferente tras una vida entera dedicada a este
deporte. No ha sido fácil recuperar la forma. Tras un embarazo y un año parada.
Si que estuve activa durante el embarazo haciendo otras cosas y otros trabajos,
pero no es lo mismo que ponerte a competir o entrenar. Cuando mi hija tenía cuatro
o cinco meses ya sí que empecé poco a poco. Recuperar la forma me costó, pero las
ganas pueden con todo y lo estoy disfrutando desde otra perspectiva y valorando
más las cosas importantes.

P. La maternidad cambia la perspectiva de las cosas y relativiza todo.
¿Mentalmente cómo lo maneja?

R. La madurez y la veteranía son un grado en la pista. Relativizas
mucho más y empiezas a saber lo que realmente es importante y lo que no. Ahora
lo disfruto mucho más porque es lo que me gusta y lo que he hecho toda la vida.
Con mi marido y mi hija, trabajar en lo que te gusta que te aplaudan por ello y
estando con tu familia, ¿Qué más puedes pedir?

P. ¿Cómo se organizan?

R. Al final te adaptas. Lo llevamos con total naturalidad. Es un
componente más del equipo. Tienes horarios y rutinas que se hacen bien en casa,
pero en torneos es más complicado.

P. Los torneos les pondrán todas las facilidades del mundo imagino

R. Lo que faltaría un poquito es que hubiera servicio de guardería
en más sitios. Ahora muchas jugadoras han sido madre y han vuelto: Vika Azarenka,
Serena Williams, Kateryna Bondarenko o Tatjana María. Y sobre todo en los
torneos mixtos más. hay muchísimos niños y sería algo para tener en cuenta.

P. Entre las jugadoras que tras ser madre han vuelto a la pista.
¿Hablan entre ustedes sobre ello?

R. De hecho, todas las que tenemos niñas hablamos más de mamás que
de tenis. Yo te dejo a mi hija y luego tú a la tuya. Tenemos buena relación e
intentamos compaginarnos. Es bueno que los críos vean mundo, viajen y disfruten.

P. Antes de ser madre alcanzó su mejor ranking en dobles, la número 4.
Tras la maternidad y su regreso, ¿Qué importancia le da ahora a este aspecto
del tenis?

R. Este año tenía un objetivo de ganar un torneo importante, hace
mucha ilusión y nunca he ganado uno grande. Pero al final el tema clasificación
es un número y creo que si haces las cosas bien el ranking llega. Lo que menos
me obsesiona es eso.

P. Como veterana en el circuito, la opción de la retirada ¿La contempla
más a corto o a largo plazo?

R. Cada vez está más cerca. Le quiero dar otro hermano a mi hija.
Voy a hacer 36 años, da igual que le de un hermano con 37, 38 o 39. No me va a
ir de uno o dos años más. Voy año a año, disfrutando. Este año me he
comprometido a jugar y el año que viene probablemente también por la temporada
que estamos teniendo. El objetivo no lo veo súper lejos pero tampoco inmediato
ni cerca.

P. Los cuadros de dobles en cada torneo siempre tienen un trato más
secundario, en pistas exteriores y con los horarios ¿Cómo lo valora?

R. Nos gustaría tener en algún momento más protagonistas, pero
entendemos que el protagonismo lo tienen única y exclusivamente los
protagonistas. Pero a medida que se acercan las rondas finales van haciendo más
caso y nos meten en pistas principales.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En 2014 la vida de María José
Martínez (Yecla, 1982) cambió para siempre. Se apartó (le ayudaron las
lesiones) del tenis y fue madre. Pero la forma de dejar el circuito profesional
no fue la imaginada. Volvió centrada en el circuito de dobles. Haciendo pareja
con la eslovena Andeja Klepac. Y en 2017 volvió al equipo de Fed Cup.

Ser madre en un circuito como la
WTA y compaginar ambas facetas. Ese extraordinario reto es al que se enfrenta
desde hace tres temporadas María José Martínez. La de Yecla se sienta con
Sphera Sports en la Caja Mágica para hablar de su maternidad y su visión actual
de la vida y el tenis. Y las prioridades.

P. Madrid es la principal parada del circuito WTA en España. En la
capital ha jugado con cinco parejas diferentes en dobles. ¿Algún motivo?

R. He tenido varias parejas, pero también es cierto que mi carrera
tiene 21 años. Soy de las que más aguanta con la pareja. He jugado aquí con
Nuria Llagostera, ahora con Andreja Klepac, con Gabriela Dabrowski entre otras
y sí es cierto que no es fácil aguantar la pareja, pero soy de las que mas
aguanta. En realidad, en dobles si ves las parejas ha habido parejas que se han
partido y separado así que yo me considero fiel”.

P. Hablemos de su temporada: tres finales, cuatro semifinales, dos
cuartos de final ¿Cómo la valora?

R. Hemos conseguido encontrar la constancia sin tener los altibajos
que teníamos la pasada temporada. A la vista está de los resultados. Sólo se
nos resiste el título porque van tres finales.

P. Sobre su actual pareja, la eslovena Andreja Klepac, ¿Qué destacaría
de ella en la pista?

R. Lo fundamental es llevarte bien con tu pareja dentro y fuera de
la pista. En el momento en que una siente algo, comunicarlo, para no ir
reprimiendo lo que sentimos. Ir sacándolas para que la otra se dé cuenta y
compenetrarnos muchísimo mejor. Nos complementamos bien. Y lo hacemos bien
porque ella tiene un juego agresivo y con mucha fuerza y yo soy mejor delante
en la red e intento hacer más filigranas. Ese variado nos hace mejor pareja.

P. En 2017 volvió al equipo de Copa Federación tras seis años ausente.
Este 2018, con nueva capitana a los mandos, ¿Cómo analiza este 2018 y la nueva
capitanía de Anabel Medina?

R. Anabel como capitana está haciendo un muy buen trabajo. Tuvimos
mala suerte en Italia, lo tuvimos prácticamente ganado y se nos acabó escapando
por los pelos.

P. ¿Lo cerca que se estuvo de subir deja ver que la posibilidad de
estar en el Grupo Mundial I es real?

R. De hecho, estamos en segunda, pero a final de año sabremos si en
primera división habrá 16 equipos o no (pendientes del posible cambio que se
vote en agosto en la ITF).

P. También le quería preguntar por Georgina García, la nueva integrante
del equipo, con quien usted jugó los dobles.

R. Es un poco más novel en Fed Cup, pero con mucho potencial. Tiene
un saque tremendo y en cuanto se consolide un poquito más, encuentre la madurez
y esa constancia es una jugadora que dará que hablar bastante.

P. Hablemos a nivel general de su carrera deportiva. Una carrera marcada,
sin duda, por el parón para ser madre. ¿Cómo fue todo ese proceso?

R. Nunca descarté el volver a jugar al tenis. Siempre lo dejé entre
paréntesis. Mi último año antes de ser mamá me despedí por una lesión y fue un poco
amargo. Quería hacer un final diferente tras una vida entera dedicada a este
deporte. No ha sido fácil recuperar la forma. Tras un embarazo y un año parada.
Si que estuve activa durante el embarazo haciendo otras cosas y otros trabajos,
pero no es lo mismo que ponerte a competir o entrenar. Cuando mi hija tenía cuatro
o cinco meses ya sí que empecé poco a poco. Recuperar la forma me costó, pero las
ganas pueden con todo y lo estoy disfrutando desde otra perspectiva y valorando
más las cosas importantes.

P. La maternidad cambia la perspectiva de las cosas y relativiza todo.
¿Mentalmente cómo lo maneja?

R. La madurez y la veteranía son un grado en la pista. Relativizas
mucho más y empiezas a saber lo que realmente es importante y lo que no. Ahora
lo disfruto mucho más porque es lo que me gusta y lo que he hecho toda la vida.
Con mi marido y mi hija, trabajar en lo que te gusta que te aplaudan por ello y
estando con tu familia, ¿Qué más puedes pedir?

P. ¿Cómo se organizan?

R. Al final te adaptas. Lo llevamos con total naturalidad. Es un
componente más del equipo. Tienes horarios y rutinas que se hacen bien en casa,
pero en torneos es más complicado.

P. Los torneos les pondrán todas las facilidades del mundo imagino

R. Lo que faltaría un poquito es que hubiera servicio de guardería
en más sitios. Ahora muchas jugadoras han sido madre y han vuelto: Vika Azarenka,
Serena Williams, Kateryna Bondarenko o Tatjana María. Y sobre todo en los
torneos mixtos más. hay muchísimos niños y sería algo para tener en cuenta.

P. Entre las jugadoras que tras ser madre han vuelto a la pista.
¿Hablan entre ustedes sobre ello?

R. De hecho, todas las que tenemos niñas hablamos más de mamás que
de tenis. Yo te dejo a mi hija y luego tú a la tuya. Tenemos buena relación e
intentamos compaginarnos. Es bueno que los críos vean mundo, viajen y disfruten.

P. Antes de ser madre alcanzó su mejor ranking en dobles, la número 4.
Tras la maternidad y su regreso, ¿Qué importancia le da ahora a este aspecto
del tenis?

R. Este año tenía un objetivo de ganar un torneo importante, hace
mucha ilusión y nunca he ganado uno grande. Pero al final el tema clasificación
es un número y creo que si haces las cosas bien el ranking llega. Lo que menos
me obsesiona es eso.

P. Como veterana en el circuito, la opción de la retirada ¿La contempla
más a corto o a largo plazo?

R. Cada vez está más cerca. Le quiero dar otro hermano a mi hija.
Voy a hacer 36 años, da igual que le de un hermano con 37, 38 o 39. No me va a
ir de uno o dos años más. Voy año a año, disfrutando. Este año me he
comprometido a jugar y el año que viene probablemente también por la temporada
que estamos teniendo. El objetivo no lo veo súper lejos pero tampoco inmediato
ni cerca.

P. Los cuadros de dobles en cada torneo siempre tienen un trato más
secundario, en pistas exteriores y con los horarios ¿Cómo lo valora?

R. Nos gustaría tener en algún momento más protagonistas, pero
entendemos que el protagonismo lo tienen única y exclusivamente los
protagonistas. Pero a medida que se acercan las rondas finales van haciendo más
caso y nos meten en pistas principales.

etiquetas:

_Destacado

Una reflexión con la radiografía completa

Alejandro Pérez @aperezgom
02-12-2021

_Tenis

Un año histórico para Paula Badosa

Redacción @SpheraSports
30-11-2021