_Celta

En Vigo se adelanta por la derecha

El Chacho Coudet llegó a Vigo siendo prácticamente un desconocido para todo el mundo. Poca gente conocía bien su idea de juego, su mentalidad y cómo podía ayudar al Celta. Aun así, decidimos sentarnos y observar. Aunque, como espectadores, no supiésemos qué iba a pasar, daba la sensación de que él estaba completamente convencido de lo que tenía que hacer y, bueno, al final terminó convenciéndonos a nosotros también.

Uno de los puntos fuertes de los que ha dotado al club celeste es una potente banda derecha que, pese a que ya contaba con los nombres, faltaba dotarlos de medios y de un sistema favorable. Nombres como Hugo Mallo, Brais Méndez o Iago Aspas –todos canteranos- llevan años en el club, años en los que han vivido altos y bajos, como todo futbolista. Pero antes de la era Coudet, dos de esos tres parecía que eran peores jugadores de lo que realmente son, y creo que sobra decir quienes pues ‘El Mago de Moaña’ es un caso aparte.

Hugo Mallo, primer capitán del Celta, lleva años demostrando por qué se merece estar donde está. Recientemente se convirtió en el segundo futbolista con más partidos vistiendo la camiseta celeste (393) superando la marca registrada por Atilano Vecino, ex jugador del que destaca lo mucho que le ayudó desde que llegó al Celta. De esta forma, solo le queda por batir la marca del legendario Manolo, ‘El Gran Capitán’ (533 partidos) para convertirse en el jugador con más partidos oficiales de la historia del Celta. Todavía tiene tiempo para lograrlo.

Pero estas cifras quedan a un lado cuando hablamos del aquí y ahora. Lo cierto es que, con Óscar García, el lateral de Marín no estaba mostrando todo su potencial. Quizá por falta de confianza o por falta de sistema, quién sabe. Con Coudet, se da el gusto de incorporarse mucho al ataque, como le gusta. El carácter ofensivo general del equipo le permite que todo el bloque esté volcado arriba, y la falta de un extremo de desborde puro le permite profundizar para colgar centros teledirigidos al área. A veces incluso ejerciendo de interior y penetrando en la zona del pico del área.

A nivel defensivo no se queda atrás pues su corpulencia y poderío físico le ha permitido ganar innumerables duelos en los que, en principio, tendría la partida perdida.

Pero la banda derecha no es solo cosa suya. Otro caso parecido, incluso más exagerado, es el de Brais Méndez. Nacido en Mos y, por supuesto, formado en A Canteira Celeste, su posición natural es de extremo derecho. Tiene una calidad técnica envidiable que le llevó a debutar en 2018 con la selección absoluta. Un partido, un gol, 100% de efectividad. Incluso se llegó a rumorear un posible traspaso al Bayern de Múnich a cambio de 25 millones, el precio de su cláusula. Cuando todo parecía ir bien, su nivel cayó y fue quedando cada vez más diluido. Su importancia en la plantilla bajó y pasó a ser un revulsivo que sacar desde el banquillo para los minutos finales.

Esta visión está muy alejada de lo que es Brais a día de hoy. Un jugador de suma importancia en el 11 titular del Celta, que se entiende muy bien con sus compañeros y que ayuda a Aspas a hacer magia. En labores defensivas trabaja como el que más, retrasando su posición, si hace falta, hasta debajo de los palos.

Brais Méndez frente al Athletic Club. (ImagoImages)

Más arriba, la joya de la corona. Aunque está presente en todas las zonas del campo, Iago Aspas es propenso a caer a banda derecha ya que a su izquierda, aunque generalmente más adelantado, está Santi Mina. Deberíamos solicitar a la RAE que incluyesen más halagos con los que referirnos a Iago pues los que tenemos ahora mismo en la lengua española no son suficientes. Es el alma del equipo, tanto futbolística como psicológicamente. Cuando Denis Suárez se deja caer a la derecha se forma un triángulo maravilloso –Denis, Brais, Iago- en el que habitualmente solo se generan dolores de cabeza para el rival. Entre los tres suman 18 goles y 20 asistencias (12+12 de Iago), sin contar los 4+1 de Hugo Mallo.

Pese a no tener una amplia plantilla, la banda derecha sí cuenta con buena representación en el banquillo. Kevin Vázquez, principal suplente de Mallo, estuvo sin disputar un partido durante meses por culpa de una lesión de gemelo y no debutó con el Chacho hasta el 14 de marzo, frente al Athletic Club (0-0). Pese a llevar meses apartado de los terrenos de juego, completó unos 90 minutos en los que dejó sensaciones muy positivas y la confianza de que, si por cualquier motivo falta Hugo Mallo, Coudet tiene un buen soldado del que valerse.

Y es más, si él no estuviese tampoco sería el fin del mundo pues el lateral derecho del filial, Sergio Carreira (20), es una de las perlas de la cantera. Pieza clave en el equipo de Onésimo, Sergio ya debutó con el primer equipo en un momento de necesidad y cumplió como el que más, encarando sin complejos y no dejándose amedrentar, incluso marcando un gol en el minuto 86 en el empate 1-1 ante el Levante, todavía con Óscar como entrenador.

Sergio Carreira tras anotar el 1-1 frente al Levante. (LaLiga)

En resumen, la banda derecha del Celta es una de las mayores armas con las que cuenta el Chacho Coudet, y la está sabiendo utilizar pues viendo los mapas de calor que representan la actividad ofensiva del Celta, se aprecia en una imagen lo que dicen las 1.000 palabras de este texto.

Nota: con este texto me gustaría reivindicar el trabajo de cantera que ejercen algunos clubes pues todos los jugadores que he mencionado en este artículo se formaron en las categorías inferiores del Celta de Vigo. El fútbol base es el pilar principal sobre el que se sustenta el profesional, por lo que el trabajo y la inversión que llevan a cabo equipos como el Celta, el Barcelona o el Ajax son fundamentales para la continuación de este nuestro deporte.

Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Chacho Coudet llegó a Vigo siendo prácticamente un desconocido para todo el mundo. Poca gente conocía bien su idea de juego, su mentalidad y cómo podía ayudar al Celta. Aun así, decidimos sentarnos y observar. Aunque, como espectadores, no supiésemos qué iba a pasar, daba la sensación de que él estaba completamente convencido de lo que tenía que hacer y, bueno, al final terminó convenciéndonos a nosotros también.

Uno de los puntos fuertes de los que ha dotado al club celeste es una potente banda derecha que, pese a que ya contaba con los nombres, faltaba dotarlos de medios y de un sistema favorable. Nombres como Hugo Mallo, Brais Méndez o Iago Aspas –todos canteranos- llevan años en el club, años en los que han vivido altos y bajos, como todo futbolista. Pero antes de la era Coudet, dos de esos tres parecía que eran peores jugadores de lo que realmente son, y creo que sobra decir quienes pues ‘El Mago de Moaña’ es un caso aparte.

Hugo Mallo, primer capitán del Celta, lleva años demostrando por qué se merece estar donde está. Recientemente se convirtió en el segundo futbolista con más partidos vistiendo la camiseta celeste (393) superando la marca registrada por Atilano Vecino, ex jugador del que destaca lo mucho que le ayudó desde que llegó al Celta. De esta forma, solo le queda por batir la marca del legendario Manolo, ‘El Gran Capitán’ (533 partidos) para convertirse en el jugador con más partidos oficiales de la historia del Celta. Todavía tiene tiempo para lograrlo.

Pero estas cifras quedan a un lado cuando hablamos del aquí y ahora. Lo cierto es que, con Óscar García, el lateral de Marín no estaba mostrando todo su potencial. Quizá por falta de confianza o por falta de sistema, quién sabe. Con Coudet, se da el gusto de incorporarse mucho al ataque, como le gusta. El carácter ofensivo general del equipo le permite que todo el bloque esté volcado arriba, y la falta de un extremo de desborde puro le permite profundizar para colgar centros teledirigidos al área. A veces incluso ejerciendo de interior y penetrando en la zona del pico del área.

A nivel defensivo no se queda atrás pues su corpulencia y poderío físico le ha permitido ganar innumerables duelos en los que, en principio, tendría la partida perdida.

Pero la banda derecha no es solo cosa suya. Otro caso parecido, incluso más exagerado, es el de Brais Méndez. Nacido en Mos y, por supuesto, formado en A Canteira Celeste, su posición natural es de extremo derecho. Tiene una calidad técnica envidiable que le llevó a debutar en 2018 con la selección absoluta. Un partido, un gol, 100% de efectividad. Incluso se llegó a rumorear un posible traspaso al Bayern de Múnich a cambio de 25 millones, el precio de su cláusula. Cuando todo parecía ir bien, su nivel cayó y fue quedando cada vez más diluido. Su importancia en la plantilla bajó y pasó a ser un revulsivo que sacar desde el banquillo para los minutos finales.

Esta visión está muy alejada de lo que es Brais a día de hoy. Un jugador de suma importancia en el 11 titular del Celta, que se entiende muy bien con sus compañeros y que ayuda a Aspas a hacer magia. En labores defensivas trabaja como el que más, retrasando su posición, si hace falta, hasta debajo de los palos.

Brais Méndez frente al Athletic Club. (ImagoImages)

Más arriba, la joya de la corona. Aunque está presente en todas las zonas del campo, Iago Aspas es propenso a caer a banda derecha ya que a su izquierda, aunque generalmente más adelantado, está Santi Mina. Deberíamos solicitar a la RAE que incluyesen más halagos con los que referirnos a Iago pues los que tenemos ahora mismo en la lengua española no son suficientes. Es el alma del equipo, tanto futbolística como psicológicamente. Cuando Denis Suárez se deja caer a la derecha se forma un triángulo maravilloso –Denis, Brais, Iago- en el que habitualmente solo se generan dolores de cabeza para el rival. Entre los tres suman 18 goles y 20 asistencias (12+12 de Iago), sin contar los 4+1 de Hugo Mallo.

Pese a no tener una amplia plantilla, la banda derecha sí cuenta con buena representación en el banquillo. Kevin Vázquez, principal suplente de Mallo, estuvo sin disputar un partido durante meses por culpa de una lesión de gemelo y no debutó con el Chacho hasta el 14 de marzo, frente al Athletic Club (0-0). Pese a llevar meses apartado de los terrenos de juego, completó unos 90 minutos en los que dejó sensaciones muy positivas y la confianza de que, si por cualquier motivo falta Hugo Mallo, Coudet tiene un buen soldado del que valerse.

Y es más, si él no estuviese tampoco sería el fin del mundo pues el lateral derecho del filial, Sergio Carreira (20), es una de las perlas de la cantera. Pieza clave en el equipo de Onésimo, Sergio ya debutó con el primer equipo en un momento de necesidad y cumplió como el que más, encarando sin complejos y no dejándose amedrentar, incluso marcando un gol en el minuto 86 en el empate 1-1 ante el Levante, todavía con Óscar como entrenador.

Sergio Carreira tras anotar el 1-1 frente al Levante. (LaLiga)

En resumen, la banda derecha del Celta es una de las mayores armas con las que cuenta el Chacho Coudet, y la está sabiendo utilizar pues viendo los mapas de calor que representan la actividad ofensiva del Celta, se aprecia en una imagen lo que dicen las 1.000 palabras de este texto.

Nota: con este texto me gustaría reivindicar el trabajo de cantera que ejercen algunos clubes pues todos los jugadores que he mencionado en este artículo se formaron en las categorías inferiores del Celta de Vigo. El fútbol base es el pilar principal sobre el que se sustenta el profesional, por lo que el trabajo y la inversión que llevan a cabo equipos como el Celta, el Barcelona o el Ajax son fundamentales para la continuación de este nuestro deporte.

Imagen de cabecera: ImagoImages

_Celta

Subastadores de niños

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
07-09-2021

_Celta

En Vigo se adelanta por la derecha

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
23-04-2021