_Alemania

El último día del año

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 14-05-2019

etiquetas:

Con Hannover 96 y FC Nürnberg ya descendidos y el Stuttgart esperando el rival para la Relegation, ahora solo hace falta descubrir el destino del 50% de los clubes en la temporada 2018-19 en lo que a la Bundesliga se refiere. Hasta seis partidos de los nueve que forman la jornada cada fin de semana tendrán algo importante en juego. Los tres que quedan descolgados son los que implican a los últimos clasificados que ya nombramos al inicio.

Son 90′, sólo un partido para el éxito, el fracaso o el conformismo. Para empezar, aún no se sabe quién es el campeón, algo que en Alemania se había perdido, puesto que el dominio del Bayern era casi incontestable. Aquellos equipos que le plantaban cara, tarde o temprano acaban fallando y dejando pista libre a los bávaros para engordar su palmarés. A los de Kovac les valdría el empate ante el Eintracht para levantar un nuevo título, pero ese empate podría dejar a ‘las Águilas’ sin el acceso directo a la fase de grupos de la Europa League, teniendo que disputar previa de una competición en la que este año fueron la revelación cayendo en la tanda de penaltis en semifinales. Para ello, además del tropiezo de los de Frankfurt, debería darse la victoria de ‘los Lobos’ en su casa ante un FC Augsburg que celebra su permanencia en la máxima categoría alemana durante una temporada más. El futuro de un águila depende de un lobo y viceversa. El deporte, como si de la naturaleza se tratara, dejará a cada uno en su lugar.

El otro invitado de excepción en la disputa por el título es el Mönchengladbach, que retorna a las competiciones europeas después de un par de años de ausencia, pero aún no sabe si será a Champions, el premio gordo, o a la Europa League, el de consolación. El gran dilema. Si el Gladbach falla y el título de la Bundesliga se decide dependiendo de lo que pase en el Allianz Arena, habrá otros que querrán ese premio gordo, el de competir con los grandes clubes del continente. Sobre todos ellos, el Leverkusen, que se la jugará en un mítico terreno como el Olímpico de Berlín ante un rival que quiere despedir a lo grande a alguien que lo ha dado todo por sus colores, como es Pál Dárdai, ex jugador y, a partir del 30 de junio, ex técnico del Hertha BSC.

El puesto de acceso a la Europa League mediante la previa lo ocupa ahora mismo el Wolfsburg, pero, contando con el Eintracht, si pierde y facilita el título del Bayern, se sumará a Hoffenheim y Werder Bremen como posibles candidatos para ese puesto o rascar el acceso directo a la fase de grupos. Nueve equipos, seis partidos, siete plazas en juego y un título de por medio. Hacía tiempo que eso no pasaba. Si bien están por decidirse cuatro de las siete plazas europeas alemanas, el título hacía mucho tiempo que no se hacía de rogar a última hora y eso puede añadir un aliciente más al cierre de la liga.

Y eso que la temporada de los dos primeros clasificados no ha sido la mejor de su historia reciente. Si bien Kovac no ha conseguido adaptarse al club bávaro y darle la imagen esperada (en cuanto al juego, porque podrían conseguir el doblete si puntúan el sábado y ganan la DFB Pokal), Lucien Favre y los suyos desperdiciaron una ventaja que llegó a ser de hasta nueve puntos. Ninguno de los dos ha convencido al 100%. Quizás el BVB, por su contundencia y la aparición de gente como Paco Alcácer y Jadon Sancho, además del regreso de Marco Reus al gran nivel de antaño, daba mejor imagen a los del Signal Iduna Park, pero el Bayern, el club más grande de Alemania en lo que a títulos se refiere, aún sin convencer, logró reducir la gran ventaja que tenía en contra y llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo.

Por abajo está todo el pescado vendido y ninguno de los partidos con los tres últimos afectará a los puestos europeos el sábado, pero habrá hasta seis encuentros en los que habrá en juego algo más que el honor y hay que estar de enhorabuena, porque la Bundesliga hace tiempo que no vivía algo así. No ha pasado mucho tiempo desde aquellas temporadas en las que el Bayern sentenciaba la competición de liga desde abril, o incluso antes. En un año en el que las debilidades bávaras han salido a la luz, el Dortmund ha sabido aprovecharlo pero, aún así, puede que no le llegue para celebrar el título siete años después y deba conformarse con el segundo puesto.

El sábado será el último día del año en la Bundesliga, el día en el que se decida todo. Después de eso, sólo quedará la final de Copa, en la que el RB Leipzig, el rico tapado, disputará el trofeo ante el todopoderoso. Pero eso queda aún lejos. Ahora sólo importan el título de liga, la cuarta plaza de Champions y los puestos de Europa League. Son cuatro puestos para seis equipos a repartirse en seis partidos. El fútbol en estado puro, los transistores encendidos, las aficiones de cada equipo pendientes de varios encuentros a la vez. Así es, siempre, el último día del año.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con Hannover 96 y FC Nürnberg ya descendidos y el Stuttgart esperando el rival para la Relegation, ahora solo hace falta descubrir el destino del 50% de los clubes en la temporada 2018-19 en lo que a la Bundesliga se refiere. Hasta seis partidos de los nueve que forman la jornada cada fin de semana tendrán algo importante en juego. Los tres que quedan descolgados son los que implican a los últimos clasificados que ya nombramos al inicio.

Son 90′, sólo un partido para el éxito, el fracaso o el conformismo. Para empezar, aún no se sabe quién es el campeón, algo que en Alemania se había perdido, puesto que el dominio del Bayern era casi incontestable. Aquellos equipos que le plantaban cara, tarde o temprano acaban fallando y dejando pista libre a los bávaros para engordar su palmarés. A los de Kovac les valdría el empate ante el Eintracht para levantar un nuevo título, pero ese empate podría dejar a ‘las Águilas’ sin el acceso directo a la fase de grupos de la Europa League, teniendo que disputar previa de una competición en la que este año fueron la revelación cayendo en la tanda de penaltis en semifinales. Para ello, además del tropiezo de los de Frankfurt, debería darse la victoria de ‘los Lobos’ en su casa ante un FC Augsburg que celebra su permanencia en la máxima categoría alemana durante una temporada más. El futuro de un águila depende de un lobo y viceversa. El deporte, como si de la naturaleza se tratara, dejará a cada uno en su lugar.

El otro invitado de excepción en la disputa por el título es el Mönchengladbach, que retorna a las competiciones europeas después de un par de años de ausencia, pero aún no sabe si será a Champions, el premio gordo, o a la Europa League, el de consolación. El gran dilema. Si el Gladbach falla y el título de la Bundesliga se decide dependiendo de lo que pase en el Allianz Arena, habrá otros que querrán ese premio gordo, el de competir con los grandes clubes del continente. Sobre todos ellos, el Leverkusen, que se la jugará en un mítico terreno como el Olímpico de Berlín ante un rival que quiere despedir a lo grande a alguien que lo ha dado todo por sus colores, como es Pál Dárdai, ex jugador y, a partir del 30 de junio, ex técnico del Hertha BSC.

El puesto de acceso a la Europa League mediante la previa lo ocupa ahora mismo el Wolfsburg, pero, contando con el Eintracht, si pierde y facilita el título del Bayern, se sumará a Hoffenheim y Werder Bremen como posibles candidatos para ese puesto o rascar el acceso directo a la fase de grupos. Nueve equipos, seis partidos, siete plazas en juego y un título de por medio. Hacía tiempo que eso no pasaba. Si bien están por decidirse cuatro de las siete plazas europeas alemanas, el título hacía mucho tiempo que no se hacía de rogar a última hora y eso puede añadir un aliciente más al cierre de la liga.

Y eso que la temporada de los dos primeros clasificados no ha sido la mejor de su historia reciente. Si bien Kovac no ha conseguido adaptarse al club bávaro y darle la imagen esperada (en cuanto al juego, porque podrían conseguir el doblete si puntúan el sábado y ganan la DFB Pokal), Lucien Favre y los suyos desperdiciaron una ventaja que llegó a ser de hasta nueve puntos. Ninguno de los dos ha convencido al 100%. Quizás el BVB, por su contundencia y la aparición de gente como Paco Alcácer y Jadon Sancho, además del regreso de Marco Reus al gran nivel de antaño, daba mejor imagen a los del Signal Iduna Park, pero el Bayern, el club más grande de Alemania en lo que a títulos se refiere, aún sin convencer, logró reducir la gran ventaja que tenía en contra y llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo.

Por abajo está todo el pescado vendido y ninguno de los partidos con los tres últimos afectará a los puestos europeos el sábado, pero habrá hasta seis encuentros en los que habrá en juego algo más que el honor y hay que estar de enhorabuena, porque la Bundesliga hace tiempo que no vivía algo así. No ha pasado mucho tiempo desde aquellas temporadas en las que el Bayern sentenciaba la competición de liga desde abril, o incluso antes. En un año en el que las debilidades bávaras han salido a la luz, el Dortmund ha sabido aprovecharlo pero, aún así, puede que no le llegue para celebrar el título siete años después y deba conformarse con el segundo puesto.

El sábado será el último día del año en la Bundesliga, el día en el que se decida todo. Después de eso, sólo quedará la final de Copa, en la que el RB Leipzig, el rico tapado, disputará el trofeo ante el todopoderoso. Pero eso queda aún lejos. Ahora sólo importan el título de liga, la cuarta plaza de Champions y los puestos de Europa League. Son cuatro puestos para seis equipos a repartirse en seis partidos. El fútbol en estado puro, los transistores encendidos, las aficiones de cada equipo pendientes de varios encuentros a la vez. Así es, siempre, el último día del año.

etiquetas:

_Alemania

Perdónales, Robert

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
30-11-2021

_Alemania

Dramas y retales

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
23-11-2021