_Baloncesto

El tirador que se echaba de menos

Jordi Cochran @cochran_4 29-11-2018

etiquetas:

“Todo tiempo pasado fue mejor” o eso dicen. Al menos en nuestros recuerdos seguro. Es público y notorio que el Barça de básquet ha pasado por una larga travesía de varias temporadas sin rumbo y sin la competitividad que se exige a un club como el culé. Sin embargo, esta campaña se atisban ciertos aspectos de mejora y una de esas piezas recuerda a un pasado, no tan lejano, pero que tan importante fue. Kyle Kuric ha caído de pie en el Palau Blaugrana. Con su estilo de juego, y sobre todo eficacia anotadora, hace venir a la memoria a uno de los mejores tiradores que ha tenido el conjunto azulgrana, el italiano Gianluca Basile.

Sí. Son palabras mayores. No se puede comparar, ni mucho menos. Sería ponerle demasiada carga a la espalda de Kyle Kuric. A pesar de ello, en el Barça de los últimos años no había ese perfil de jugador, y sobre todo fiable en el tiro lejano, para el que hacerle una serie de bloqueos indirectos consecutivos y pasarle el balón para que se la juegue más allá de 6,75 metros. Kuric es ese hombre.

El norteamericano, tanto en la ACB como en la Euroliga, es el jugador azulgrana que más triples ha intentado y el que mejor porcentaje tiene. En la liga española se acerca casi a un 40% de acierto, mientras que en la máxima competición continental mejora sus registros y se aproxima casi a un 50%. Además, en la ACB es el máximo anotador del Barça y en Euroliga es el segundo, solo por detrás de Ante Tomic.

Sin embargo, la historia de Kyle Kuric no es un camino de rosas. En 2015, cuando tenía 26 años, tuvo que superar un contratiempo que bien podría haberle puesto punto y final a su trayectoria como deportista. En noviembre de ese año le detectaron un tumor cerebral por el que tuvo que ser operado. Además, solo dos días después de la operación, tuvo que volver a ser intervenido para controlar su edema cerebral y la hipertensión que podría ocasionar. El norteamericano aseguró cuando se recuperó unos meses más tarde que “ahora soy un nuevo Kyle, mejor y más fuerte” y que tiene una regla máxima “cuando te pasa algo malo en la vida tienes dos opciones: dejar que te destruya o hacer que te fortalezca”. Está claro qué camino eligió.

Volvió a la cancha y de qué manera. Jugó en el Herbalife Gran Canaria, hizo un año de Erasmus en el Zenit de San Petesburgo y llegó el verano pasado a Barcelona. En momentos de dificultad, en instantes donde la pelota quema y se nota la presión detrás de los jugadores, Kuric es un faro en el ataque del Barça. Un seguro de vida. En casi cada partido, el norteamericano tiene esos segundos de inspiración, esa racha de varias canastas consecutivas. Sin duda, un gran fichaje que ha hecho la entidad culé. 

Para Kuric lo mejor que le podía suceder es hacer recordar a Gianluca Basile para el aficionado azulgrana. Valoramos las cosas, sobre todo cuando no las tenemos. Ese tirador fiable, capaz de ejecutar perfectamente el “catch and shoot”, ha sido un lastre para el Barça. Un lastre por su inexistencia en las últimas temporadas. Sin embargo esa espera ha acabado. Kyle Kuric está opositando muy fuertemente a ser ese tirador que tanto se echaba de menos. 

Foto de cabecera: Página web del Barcelona

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

“Todo tiempo pasado fue mejor” o eso dicen. Al menos en nuestros recuerdos seguro. Es público y notorio que el Barça de básquet ha pasado por una larga travesía de varias temporadas sin rumbo y sin la competitividad que se exige a un club como el culé. Sin embargo, esta campaña se atisban ciertos aspectos de mejora y una de esas piezas recuerda a un pasado, no tan lejano, pero que tan importante fue. Kyle Kuric ha caído de pie en el Palau Blaugrana. Con su estilo de juego, y sobre todo eficacia anotadora, hace venir a la memoria a uno de los mejores tiradores que ha tenido el conjunto azulgrana, el italiano Gianluca Basile.

Sí. Son palabras mayores. No se puede comparar, ni mucho menos. Sería ponerle demasiada carga a la espalda de Kyle Kuric. A pesar de ello, en el Barça de los últimos años no había ese perfil de jugador, y sobre todo fiable en el tiro lejano, para el que hacerle una serie de bloqueos indirectos consecutivos y pasarle el balón para que se la juegue más allá de 6,75 metros. Kuric es ese hombre.

El norteamericano, tanto en la ACB como en la Euroliga, es el jugador azulgrana que más triples ha intentado y el que mejor porcentaje tiene. En la liga española se acerca casi a un 40% de acierto, mientras que en la máxima competición continental mejora sus registros y se aproxima casi a un 50%. Además, en la ACB es el máximo anotador del Barça y en Euroliga es el segundo, solo por detrás de Ante Tomic.

Sin embargo, la historia de Kyle Kuric no es un camino de rosas. En 2015, cuando tenía 26 años, tuvo que superar un contratiempo que bien podría haberle puesto punto y final a su trayectoria como deportista. En noviembre de ese año le detectaron un tumor cerebral por el que tuvo que ser operado. Además, solo dos días después de la operación, tuvo que volver a ser intervenido para controlar su edema cerebral y la hipertensión que podría ocasionar. El norteamericano aseguró cuando se recuperó unos meses más tarde que “ahora soy un nuevo Kyle, mejor y más fuerte” y que tiene una regla máxima “cuando te pasa algo malo en la vida tienes dos opciones: dejar que te destruya o hacer que te fortalezca”. Está claro qué camino eligió.

Volvió a la cancha y de qué manera. Jugó en el Herbalife Gran Canaria, hizo un año de Erasmus en el Zenit de San Petesburgo y llegó el verano pasado a Barcelona. En momentos de dificultad, en instantes donde la pelota quema y se nota la presión detrás de los jugadores, Kuric es un faro en el ataque del Barça. Un seguro de vida. En casi cada partido, el norteamericano tiene esos segundos de inspiración, esa racha de varias canastas consecutivas. Sin duda, un gran fichaje que ha hecho la entidad culé. 

Para Kuric lo mejor que le podía suceder es hacer recordar a Gianluca Basile para el aficionado azulgrana. Valoramos las cosas, sobre todo cuando no las tenemos. Ese tirador fiable, capaz de ejecutar perfectamente el “catch and shoot”, ha sido un lastre para el Barça. Un lastre por su inexistencia en las últimas temporadas. Sin embargo esa espera ha acabado. Kyle Kuric está opositando muy fuertemente a ser ese tirador que tanto se echaba de menos. 

Foto de cabecera: Página web del Barcelona

etiquetas:

_NBA

Los Grizzlies siguen a lo suyo

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
18-01-2022