_Tokyo 2020

El récord de Michael Johnson que pulverizó Van Niekerk

Era uno de esos récords que parecía que nunca iban a ser batidos por nadie. Ocurrió en Sevilla, en el estadio de La Cartuja, en agosto de 1999. Michael Johnson, un hombre que solo se dedicaba a romper récords sobre el tartán, corrió los 400 metros lisos con un tiempo increíble: 43.18.

Un récord que parecía inalcanzable, de otro mundo, hasta que apareció el sudáfrica Wayde Van Niekerk. Con solo 24 años, en el estadio olímpico de Botafogo en Rio de Janeiro, lo hizo saltar por los aires. Una carrera increíble en la que rebajó la marca en 15 centésimas, dejándolo en unos estratosféricos 43.03 segundos.

Un velocista, ya campeón mundial en Pekín 2015, que puede dominar una época. De hecho, hace unos meses ya superó unas marcas fantásticos: en marzo se conviritió en el primer hombre en la historia que ha bajado de 10 segundos en los 100 metros; de 20″ en los 200 metros; y de 44″ en los 400 metros. Ahora con récord del mundo incluído.

 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Era uno de esos récords que parecía que nunca iban a ser batidos por nadie. Ocurrió en Sevilla, en el estadio de La Cartuja, en agosto de 1999. Michael Johnson, un hombre que solo se dedicaba a romper récords sobre el tartán, corrió los 400 metros lisos con un tiempo increíble: 43.18.

Un récord que parecía inalcanzable, de otro mundo, hasta que apareció el sudáfrica Wayde Van Niekerk. Con solo 24 años, en el estadio olímpico de Botafogo en Rio de Janeiro, lo hizo saltar por los aires. Una carrera increíble en la que rebajó la marca en 15 centésimas, dejándolo en unos estratosféricos 43.03 segundos.

Un velocista, ya campeón mundial en Pekín 2015, que puede dominar una época. De hecho, hace unos meses ya superó unas marcas fantásticos: en marzo se conviritió en el primer hombre en la historia que ha bajado de 10 segundos en los 100 metros; de 20″ en los 200 metros; y de 44″ en los 400 metros. Ahora con récord del mundo incluído.