_Baloncesto

El Real Madrid conquista la ACB

El Real Madrid de baloncesto conquistó ayer su ACB número 36. No es poca cosa. Fue un trofeo especial ya que los blancos superaron muchas adversidades para llegar hasta aquí: un mal inicio de curso y el infarto de Pablo Laso en plena final de la ACB. Por suerte, el técnico de los campeones estuvo presente en las gradas del Palacio de los Deportes. «El equipo ha estado increíble. Nos han pasado muchas cosas, ha sido todo muy difícil y aun así hemos llegado a todas las finales. Hay una cosa que no dejaremos de hacer: competir. No sé si nos puede pasar algo más. Yo estoy muy bien y estoy muy feliz por el equipo. Es un premio también para el staff. Sabíamos que en casa no podíamos perder tras hacer dos partidos en Barcelona muy buenos», dijo Laso.

Los de la capital, que no tenían el factor cancha, aprovecharon su primera victoria en el inicio de la serie para hacerse fuerte en su cancha. Walter Tavares, imparable en muchos momentos de la final, fue el MVP. «He entrenado muchísimo para mejorar en ataque. Era mi objetivo porque sabía que, con defensa, podía jugar en cualquier sitio, pero teniendo algo en ataque me ayudaría mucho», aseguró el de Cabo Verde. Anotó 25 puntos y cogió 13 rebotes. Terminó con 41 de valoración. Chus Mateo, el ayudante de Laso, alzó el trofeo de campeón: fue un premio merecido por su gran trayectoria en los banquillos.

Imagen de cabecera: @RMBaloncesto

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Real Madrid de baloncesto conquistó ayer su ACB número 36. No es poca cosa. Fue un trofeo especial ya que los blancos superaron muchas adversidades para llegar hasta aquí: un mal inicio de curso y el infarto de Pablo Laso en plena final de la ACB. Por suerte, el técnico de los campeones estuvo presente en las gradas del Palacio de los Deportes. «El equipo ha estado increíble. Nos han pasado muchas cosas, ha sido todo muy difícil y aun así hemos llegado a todas las finales. Hay una cosa que no dejaremos de hacer: competir. No sé si nos puede pasar algo más. Yo estoy muy bien y estoy muy feliz por el equipo. Es un premio también para el staff. Sabíamos que en casa no podíamos perder tras hacer dos partidos en Barcelona muy buenos», dijo Laso.

Los de la capital, que no tenían el factor cancha, aprovecharon su primera victoria en el inicio de la serie para hacerse fuerte en su cancha. Walter Tavares, imparable en muchos momentos de la final, fue el MVP. «He entrenado muchísimo para mejorar en ataque. Era mi objetivo porque sabía que, con defensa, podía jugar en cualquier sitio, pero teniendo algo en ataque me ayudaría mucho», aseguró el de Cabo Verde. Anotó 25 puntos y cogió 13 rebotes. Terminó con 41 de valoración. Chus Mateo, el ayudante de Laso, alzó el trofeo de campeón: fue un premio merecido por su gran trayectoria en los banquillos.

Imagen de cabecera: @RMBaloncesto