_Sevilla

El poder de Amadou

José Gavilán @futbol_internac 24-01-2019

etiquetas:

En silencio. Como si no estuviera, a pesar de su imponente físico. Nada determinante en el área rival. Él no será quien acabe las jugadas, ni quien dará un último pase entre líneas para decidir el partido. No, no es él ni lo será. 

El Sevilla Fútbol Club apostó el pasado verano por Ibrahim Amadou realizando un importante desembolso de 14 millones de euros por sus servicios. El futbolista nacido en Douala (Camerún) llevaba dos temporadas y media siendo indiscutible en el Lille ejerciendo de capitán en su último año y alternando su posición entre el centro del campo y la defensa. Dotado para cumplir en ambos lugares, Amadou llamó la atención de la secretaría técnica hispalense por su planta, su actitud, su solvencia y su fiabilidad en el pase. El jugador, nacionalizado francés, demuestra ser inteligente en cada acción jugando fácil y sin complicaciones en la salida de balón. “Dársela al bueno” también es una filosofía óptima que revela la calidad futbolística de nuestro protagonista. 

En Nervión aún no ha encontrado su sitio. De los 20 partidos que ha disputado con la elástica sevillista, Pablo Machín lo ha utilizado en 14 ocasiones como centrocampista y seis como central jugando el partido completo solo en 10 ocasiones. Al técnico soriano le gusta más como pivote defensivo. Ahí, Amadou entiende el juego a la perfección dotando al equipo de un poderío necesario en la medular. Cuando ha ocupado ese lugar, poco se le ha podido reprochar. Solo la sinfonía marcada por Banega-Franco-Sarabia le han impedido jugar más minutos. 

Sin embargo, hemos llegado al tramo más decisivo del curso y los más habituales empiezan a notar las piernas fatigadas y la mente cargada. Con la lesión de Gonalons, la única opción para suplir a Banega pasa por darle más confianza a Amadou. Roque Mesa no ha convencido cuando ha jugado por detrás de los dos volantes y sí se ha mostrado más efectivo cuando ha ocupado el lugar de Sarabia o Franco Vázquez. El canario se siente más cómodo y da valor a sus cualidades mientras otro asumen el peso del inicio de la jugada. 

A Amadou, además, le respaldan las estadísticas. Y es que jugar con el francés implica estar más cerca de la victoria. Fran Martínez (@LaLigaenDirecto) publicó un dato revelador tras la victoria del Sevilla FC ante el FC Barcelona (2-0). Con Amadou sobre el terreno de juego, el conjunto de Pablo Machín solo ha caído derrotado en un 5% de los partidos disputados (13 victorias, 6 empates y 1 derrota). La única vez que perdió fue ante el Athletic de Bilbao en la vuelta de los octavos de final de Copa del Rey. Sin embargo, sin el ex centrocampista del Lille, el Sevilla ha cedido más del 44% de los encuentros (9 victorias, 1 empate y 8 derrotas). El equilibrio tiene nombre propio. El sustituto de Banega se llama Ibrahim Amadou. 


Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En silencio. Como si no estuviera, a pesar de su imponente físico. Nada determinante en el área rival. Él no será quien acabe las jugadas, ni quien dará un último pase entre líneas para decidir el partido. No, no es él ni lo será. 

El Sevilla Fútbol Club apostó el pasado verano por Ibrahim Amadou realizando un importante desembolso de 14 millones de euros por sus servicios. El futbolista nacido en Douala (Camerún) llevaba dos temporadas y media siendo indiscutible en el Lille ejerciendo de capitán en su último año y alternando su posición entre el centro del campo y la defensa. Dotado para cumplir en ambos lugares, Amadou llamó la atención de la secretaría técnica hispalense por su planta, su actitud, su solvencia y su fiabilidad en el pase. El jugador, nacionalizado francés, demuestra ser inteligente en cada acción jugando fácil y sin complicaciones en la salida de balón. “Dársela al bueno” también es una filosofía óptima que revela la calidad futbolística de nuestro protagonista. 

En Nervión aún no ha encontrado su sitio. De los 20 partidos que ha disputado con la elástica sevillista, Pablo Machín lo ha utilizado en 14 ocasiones como centrocampista y seis como central jugando el partido completo solo en 10 ocasiones. Al técnico soriano le gusta más como pivote defensivo. Ahí, Amadou entiende el juego a la perfección dotando al equipo de un poderío necesario en la medular. Cuando ha ocupado ese lugar, poco se le ha podido reprochar. Solo la sinfonía marcada por Banega-Franco-Sarabia le han impedido jugar más minutos. 

Sin embargo, hemos llegado al tramo más decisivo del curso y los más habituales empiezan a notar las piernas fatigadas y la mente cargada. Con la lesión de Gonalons, la única opción para suplir a Banega pasa por darle más confianza a Amadou. Roque Mesa no ha convencido cuando ha jugado por detrás de los dos volantes y sí se ha mostrado más efectivo cuando ha ocupado el lugar de Sarabia o Franco Vázquez. El canario se siente más cómodo y da valor a sus cualidades mientras otro asumen el peso del inicio de la jugada. 

A Amadou, además, le respaldan las estadísticas. Y es que jugar con el francés implica estar más cerca de la victoria. Fran Martínez (@LaLigaenDirecto) publicó un dato revelador tras la victoria del Sevilla FC ante el FC Barcelona (2-0). Con Amadou sobre el terreno de juego, el conjunto de Pablo Machín solo ha caído derrotado en un 5% de los partidos disputados (13 victorias, 6 empates y 1 derrota). La única vez que perdió fue ante el Athletic de Bilbao en la vuelta de los octavos de final de Copa del Rey. Sin embargo, sin el ex centrocampista del Lille, el Sevilla ha cedido más del 44% de los encuentros (9 victorias, 1 empate y 8 derrotas). El equilibrio tiene nombre propio. El sustituto de Banega se llama Ibrahim Amadou. 


etiquetas: