_

El misterioso Conde de Peñaloza y los JJOO de San Luis

Fernando Arrechea @farrechea 21-03-2014

etiquetas:

Fernando ARRECHEA

Fernando ARRECHEA En varios libros sobre los Juegos Olímpicos de San Luis se hace alusión a las gestiones efectuadas ante Coubertin por el conde de Penaloza a favor de la ciudad de Missouri en la carrera por los Juegos de 1904.

En ocasiones se afirma que era un ciudadano francés afincado en Estados Unidos y no parece que fuera esa su nacionalidad, aunque tras investigarlo tampoco podemos afirmarlo con rotundidad.

Henry de Penaloza, conde de Penaloza, era un personaje carismático y atractivo que apareció por San Luis en 1897 y no tardó demasiado en cautivar a la rica heredera de una de las principales familias de la ciudad (Marie Reine Fusz), con la que se casó y tuvo dos hijos (Eugene y Henriette).

En el New York Times del 29 de octubre de 1897 leemos la noticia de su llegada a EE.UU. Se le presenta como un exiliado carlista, el diario El Globo de Madrid del 12 de noviembre de 1897 avala la versión al afirmar que se trata de un "agente provocador de D. Carlos" y cargar duramente contra él.

Pero se conserva una copia de su pasaporte de 1898 en la que Penaloza jura ser ciudadano de los EE.UU. y haber nacido en San Francisco (California) en 1870 y un registro del barco "La Touraine", que procedente de Le Havre llegó a la isla Ellis el 19 de noviembre de 1894, en el que Henry de Penaloza dice ser “ciudadano de EE.UU. nacido en los EE.UU”. Datos que se contradicen con los aportados por sus hijos en el Censo americano de 1930, en el cual declaran que su padre era originario de "Spain".

Tampoco el título de "conde de Peñaloza" parece muy claro ni aparece entre los títulos nobiliarios españoles (carlistas incluidos). Podría tratarse del falso título de "conde de Peñalosa" utilizado por un gobernador de Nuevo México del siglo XVII que, tras caer en desgracia por problemas con la inquisición, se fugó a Francia y les ofreció su colaboración para conquistar territorios del norte de Nueva España.


El censo de 1930, su hijo declara sus orígenes españolas | Archivo

Lo cierto y verdad es que Henry de Penaloza (“count de Penaloza”) fue un personaje importante en el San Luis de 1897 a 1904 y fue el elegido por las autoridades de la ciudad para viajar hasta París en 1901 y presentar a Coubertin sus planes olímpicos. El barón menciona las gestiones de Penaloza (comte de Penaloza) en la Revue Olympique de julio de 1901.

Para su desgracia no pudo disfrutar demasiado del reconocimiento y agradecimiento de su ciudad de adopción ya que, en ese mismo año olímpico de 1904 su esposa solicitó el divorcio acusándole de dilapidar la fortuna familiar e infidelidad. Roto el matrimonio abandona San Luis, en 1906 volvemos a tener noticias de él al ser detenido en un hotel de Nueva York acusado de extender talones sin fondos y robar correo. Le acompaña una nueva condesa (una adolescente francesa). Sus descendientes siguen viviendo en San Luis aunque a él la historia le pierde la vista en estas escandalosas noticias de 1906.

Peñaloza es uno de esos personajes de película que aparecen fugazmente en la historia y después desaparecen dejando tras de sí un rastro de escándalo y misterio.  No sabemos demasiado bien quien era pero gracias a él San Luis pudo organizar en 1904 unos JJOO inicialmente otorgados a Chicago. Los primeros Juegos Olímpicos americanos.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Fernando ARRECHEA En varios libros sobre los Juegos Olímpicos de San Luis se hace alusión a las gestiones efectuadas ante Coubertin por el conde de Penaloza a favor de la ciudad de Missouri en la carrera por los Juegos de 1904.

En ocasiones se afirma que era un ciudadano francés afincado en Estados Unidos y no parece que fuera esa su nacionalidad, aunque tras investigarlo tampoco podemos afirmarlo con rotundidad.

Henry de Penaloza, conde de Penaloza, era un personaje carismático y atractivo que apareció por San Luis en 1897 y no tardó demasiado en cautivar a la rica heredera de una de las principales familias de la ciudad (Marie Reine Fusz), con la que se casó y tuvo dos hijos (Eugene y Henriette).

En el New York Times del 29 de octubre de 1897 leemos la noticia de su llegada a EE.UU. Se le presenta como un exiliado carlista, el diario El Globo de Madrid del 12 de noviembre de 1897 avala la versión al afirmar que se trata de un "agente provocador de D. Carlos" y cargar duramente contra él.

Pero se conserva una copia de su pasaporte de 1898 en la que Penaloza jura ser ciudadano de los EE.UU. y haber nacido en San Francisco (California) en 1870 y un registro del barco "La Touraine", que procedente de Le Havre llegó a la isla Ellis el 19 de noviembre de 1894, en el que Henry de Penaloza dice ser “ciudadano de EE.UU. nacido en los EE.UU”. Datos que se contradicen con los aportados por sus hijos en el Censo americano de 1930, en el cual declaran que su padre era originario de "Spain".

Tampoco el título de "conde de Peñaloza" parece muy claro ni aparece entre los títulos nobiliarios españoles (carlistas incluidos). Podría tratarse del falso título de "conde de Peñalosa" utilizado por un gobernador de Nuevo México del siglo XVII que, tras caer en desgracia por problemas con la inquisición, se fugó a Francia y les ofreció su colaboración para conquistar territorios del norte de Nueva España.


El censo de 1930, su hijo declara sus orígenes españolas | Archivo

Lo cierto y verdad es que Henry de Penaloza (“count de Penaloza”) fue un personaje importante en el San Luis de 1897 a 1904 y fue el elegido por las autoridades de la ciudad para viajar hasta París en 1901 y presentar a Coubertin sus planes olímpicos. El barón menciona las gestiones de Penaloza (comte de Penaloza) en la Revue Olympique de julio de 1901.

Para su desgracia no pudo disfrutar demasiado del reconocimiento y agradecimiento de su ciudad de adopción ya que, en ese mismo año olímpico de 1904 su esposa solicitó el divorcio acusándole de dilapidar la fortuna familiar e infidelidad. Roto el matrimonio abandona San Luis, en 1906 volvemos a tener noticias de él al ser detenido en un hotel de Nueva York acusado de extender talones sin fondos y robar correo. Le acompaña una nueva condesa (una adolescente francesa). Sus descendientes siguen viviendo en San Luis aunque a él la historia le pierde la vista en estas escandalosas noticias de 1906.

Peñaloza es uno de esos personajes de película que aparecen fugazmente en la historia y después desaparecen dejando tras de sí un rastro de escándalo y misterio.  No sabemos demasiado bien quien era pero gracias a él San Luis pudo organizar en 1904 unos JJOO inicialmente otorgados a Chicago. Los primeros Juegos Olímpicos americanos.

etiquetas:

Fernando ARRECHEA

_Destacado Principal

Diario de Tokyo: 5 de agosto

Redacción @SpheraSports
05-08-2021

_Destacado

Diario de Tokyo: 4 de agosto

Redacción @SpheraSports
04-08-2021