_Destacado

El mercado invernal de la Bundesliga

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 04-02-2020

etiquetas:

Bundesliga

Enero, el mes de las segundas oportunidades. El momento en el que los clubes intentan enmendar, con cambios de cromos, los errores cometidos durante la primera mitad de la temporada. Jugadores que no cuentan, se marchan y otros llegan, prestados o con intención de quedarse. En ocasiones, como ha sucedido en esta ocasión, algunos deciden cerrar la puerta de entrada, bien porque las cosas marchan mejor de lo previsto, o porque no ha habido opción alguna para reforzar, aunque suele ser esto último algo poco probable. Solo Borussia Mönchengladbach y SC Freiburg no han incorporado a nadie. Un equipo que está luchando por el título y otro que, hecho para no bajar, se ha encontrado en la zona media alta desde el inicio de campaña.

¿Cuáles han sido los mejores movimientos de entrada en la Bundesliga en este invierno? Haciéndonos esa pregunta, hay dos nombres que sobresalen sobre el resto: Erling Braut Haaland y Dani Olmo. El noruego, la gran sensación de la segunda mitad del 2019 en el viejo continente, sonó para clubes ingleses y, cuando nadie lo esperaba, acabó haciéndose oficial su incorporación al Borussia Dortmund, por unos 20 millones. Muchos aficionados de grandes clubes se tiraron de los pelos al ver lo barato que costó el jugador y el rendimiento que ha dado en partido y medio que ha jugado con los borussers, puesto que ha marcado, nada más y nada menos, que siete tantos.

El español, ex del Dinamo Zagreb, también tenía novias. Estuvo cerca del AC Milan, tanto, que se decía que ya lo tenía firmado. El FC Barcelona, club del que salió en su día rumbo a Croacia, también le tentó. Pero Olmo eligió Leipzig, un conjunto que ficha a gente joven, que luego revaloriza dándoles protagonismo. De allí se fue Diego Demme, uno de los supervivientes que quedaban aún de la estancia del conjunto de la Red Bull en la 3.Liga. Demme llegó a la cima con los toros rojos e, incluso, llegó a ser internacional absoluto. Ahora comienza una nueva aventura en Nápoles.

Vistos los dos movimientos más importantes del mercado alemán, toca ahora analizar el resto. El Bayern incorporó a un inédito Álvaro Odriozola, sin minutos en el Madrid de Zidane, para cubrir las posiciones defensivas, lastradas por las lesiones. Su llegada, entre otras cosas, libera a Kimmich de posiciones defensivas y lo pasa al centro del campo. El español competirá con Pavard o Alphonso Davies para ocupar una u otra banda. Llamativa es la incursión en el mercado del Hertha BSC que, en una temporada más bien discreta y con la llegada al banquillo de Jürgen Klinsmann, decidieron tirar la casa por la ventana y convertirse en el equipo que más gastó, fichando a Santiago Ascacíbar, Matheus Cunha, Krzysztof Piatek y Lucas Tousart, aunque este último finalmente no llegará hasta junio, algo poco entendible, puesto que la necesidad es la de salir de la zona baja con garantías.

Otro fichaje que destacó en los clubes alemanes fue la llegada de Exequiel Palacios a Leverkusen. El ex de River Plate llegó en enero, pero se había confirmado semanas antes. Un futbolista que da el salto a Europa tras hacer grandes cosas con River y ahora buscará hacerse un hueco junto a Demirbay, Baumgartlinger y Aránguiz. En el Schalke 04, a pesar de que esta temporada ha mejorado mucho el equipo, de la mano de David Wagner, sigue sufriendo de un problema endémico en las últimas temporadas, la falta de gol de sus delanteros. Para ello, llegó Michael Gregoritsch, cedido desde Augsburgo, saliendo Mark Uth rumbo a Colonia. Pero la de Gregoritsch no fue la única incorporación minera, puesto que se hicieron con la cesión de Todibo, que contaba con muchas novias y finalmente escogió Gelsenkirchen para tener los minutos con los que no contaba en Barcelona.

Otro movimiento que llama la atención es el del Union Berlin, que consiguió la cesión de Yunus Malli, un futbolista de mucha calidad pero que ha ido perdiendo su sitio en el Wolfsburg. Otro jugador más con experiencia para el “hermano pequeño” de la capital. El Hoffenheim, que siempre suele hacer fichajes más que interesantes, incorporó a Munas Dabbur, cuya participación en Sevilla se veía solo en la competición europea. Tanto Dabbur como Malli son de esos jugadores que ven enero como la llegada de una segunda oportunidad.

Estos son, quizás, los movimientos más destacados del mercado de la Bundesliga, que en total se ha gastado unos 199 millones de euros y ha recibido unos 86 millones. La máxima categoría del fútbol germano está siempre entre las mejores en estos temas, como una de las grandes ligas que es. No debería sorprender la llegada de algunos, tanto como la salida de gente como Paco Alcácer, Diego Demme o Ondrej Duda. El ex del BVB regresó a España porque Lucien Favre no contaba con él; Demme tenía la ilusión de ir a Nápoles y su club la capacidad de cubrir su salida; por último, Duda se marchó rumbo a Norwich siendo el jugador con más calidad de un equipo necesitado, con la única intención de poder afrontar económicamente la llegada de nuevos refuerzos.

Ahora toca demostrar la confianza sobre el césped. Los recién llegados deben adaptarse cuanto antes a sus nuevos equipos, para entrar en los partidos. Algunos, como Haaland, como ya dijimos, lo están aprovechando al máximo. Otros, en cambio, irán entrando poco a poco. Así es el mercado, que nunca deja de sorprender.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Enero, el mes de las segundas oportunidades. El momento en el que los clubes intentan enmendar, con cambios de cromos, los errores cometidos durante la primera mitad de la temporada. Jugadores que no cuentan, se marchan y otros llegan, prestados o con intención de quedarse. En ocasiones, como ha sucedido en esta ocasión, algunos deciden cerrar la puerta de entrada, bien porque las cosas marchan mejor de lo previsto, o porque no ha habido opción alguna para reforzar, aunque suele ser esto último algo poco probable. Solo Borussia Mönchengladbach y SC Freiburg no han incorporado a nadie. Un equipo que está luchando por el título y otro que, hecho para no bajar, se ha encontrado en la zona media alta desde el inicio de campaña.

¿Cuáles han sido los mejores movimientos de entrada en la Bundesliga en este invierno? Haciéndonos esa pregunta, hay dos nombres que sobresalen sobre el resto: Erling Braut Haaland y Dani Olmo. El noruego, la gran sensación de la segunda mitad del 2019 en el viejo continente, sonó para clubes ingleses y, cuando nadie lo esperaba, acabó haciéndose oficial su incorporación al Borussia Dortmund, por unos 20 millones. Muchos aficionados de grandes clubes se tiraron de los pelos al ver lo barato que costó el jugador y el rendimiento que ha dado en partido y medio que ha jugado con los borussers, puesto que ha marcado, nada más y nada menos, que siete tantos.

El español, ex del Dinamo Zagreb, también tenía novias. Estuvo cerca del AC Milan, tanto, que se decía que ya lo tenía firmado. El FC Barcelona, club del que salió en su día rumbo a Croacia, también le tentó. Pero Olmo eligió Leipzig, un conjunto que ficha a gente joven, que luego revaloriza dándoles protagonismo. De allí se fue Diego Demme, uno de los supervivientes que quedaban aún de la estancia del conjunto de la Red Bull en la 3.Liga. Demme llegó a la cima con los toros rojos e, incluso, llegó a ser internacional absoluto. Ahora comienza una nueva aventura en Nápoles.

Vistos los dos movimientos más importantes del mercado alemán, toca ahora analizar el resto. El Bayern incorporó a un inédito Álvaro Odriozola, sin minutos en el Madrid de Zidane, para cubrir las posiciones defensivas, lastradas por las lesiones. Su llegada, entre otras cosas, libera a Kimmich de posiciones defensivas y lo pasa al centro del campo. El español competirá con Pavard o Alphonso Davies para ocupar una u otra banda. Llamativa es la incursión en el mercado del Hertha BSC que, en una temporada más bien discreta y con la llegada al banquillo de Jürgen Klinsmann, decidieron tirar la casa por la ventana y convertirse en el equipo que más gastó, fichando a Santiago Ascacíbar, Matheus Cunha, Krzysztof Piatek y Lucas Tousart, aunque este último finalmente no llegará hasta junio, algo poco entendible, puesto que la necesidad es la de salir de la zona baja con garantías.

Otro fichaje que destacó en los clubes alemanes fue la llegada de Exequiel Palacios a Leverkusen. El ex de River Plate llegó en enero, pero se había confirmado semanas antes. Un futbolista que da el salto a Europa tras hacer grandes cosas con River y ahora buscará hacerse un hueco junto a Demirbay, Baumgartlinger y Aránguiz. En el Schalke 04, a pesar de que esta temporada ha mejorado mucho el equipo, de la mano de David Wagner, sigue sufriendo de un problema endémico en las últimas temporadas, la falta de gol de sus delanteros. Para ello, llegó Michael Gregoritsch, cedido desde Augsburgo, saliendo Mark Uth rumbo a Colonia. Pero la de Gregoritsch no fue la única incorporación minera, puesto que se hicieron con la cesión de Todibo, que contaba con muchas novias y finalmente escogió Gelsenkirchen para tener los minutos con los que no contaba en Barcelona.

Otro movimiento que llama la atención es el del Union Berlin, que consiguió la cesión de Yunus Malli, un futbolista de mucha calidad pero que ha ido perdiendo su sitio en el Wolfsburg. Otro jugador más con experiencia para el “hermano pequeño” de la capital. El Hoffenheim, que siempre suele hacer fichajes más que interesantes, incorporó a Munas Dabbur, cuya participación en Sevilla se veía solo en la competición europea. Tanto Dabbur como Malli son de esos jugadores que ven enero como la llegada de una segunda oportunidad.

Estos son, quizás, los movimientos más destacados del mercado de la Bundesliga, que en total se ha gastado unos 199 millones de euros y ha recibido unos 86 millones. La máxima categoría del fútbol germano está siempre entre las mejores en estos temas, como una de las grandes ligas que es. No debería sorprender la llegada de algunos, tanto como la salida de gente como Paco Alcácer, Diego Demme o Ondrej Duda. El ex del BVB regresó a España porque Lucien Favre no contaba con él; Demme tenía la ilusión de ir a Nápoles y su club la capacidad de cubrir su salida; por último, Duda se marchó rumbo a Norwich siendo el jugador con más calidad de un equipo necesitado, con la única intención de poder afrontar económicamente la llegada de nuevos refuerzos.

Ahora toca demostrar la confianza sobre el césped. Los recién llegados deben adaptarse cuanto antes a sus nuevos equipos, para entrar en los partidos. Algunos, como Haaland, como ya dijimos, lo están aprovechando al máximo. Otros, en cambio, irán entrando poco a poco. Así es el mercado, que nunca deja de sorprender.

etiquetas:

Bundesliga

_Destacado

Así era el Catania del Papu

Michele Tossani @MicheleTossani
21-02-2020

_Destacado

Peke se hace grande

David Orenes @david_lrl
21-02-2020