_Destacado

El líder de la Resistencia

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 07-01-2020

etiquetas:

timo werner

Hablar de gol y Bundesliga en la actualidad es tener en mente a Robert Lewandowski. El atacante polaco ha ocupado siempre un puesto entre los máximos goleadores de la liga desde su primera temporada completa en la competición, cuando formaba parte del Borussia Dortmund. Y es que, desde entonces, pocos han sido capaces de superar la tiranía del jugador del Bayern de cara a la portería rival. Entre estos osados podemos encontrar a Stefan Kiessling, Alexander Meier y Pierre-Emerick Aubameyang, que son esos delanteros que, estando Lewandowski en la competición, se han llevado el trofeo del cañón.

En la temporada actual, aunque hay muchos y muy buenos delanteros en la categoría, parece que sólo uno es capaz de seguir la estela de Lewy. Uno que, incluso, ha sonado en más de una ocasión, como su heredero, pero, a día de hoy, ni él ha llegado al Allianz Arena, ni Lewandowski se ha ido. Este delantero no es otro que Timo Werner, el líder de la Resistencia, el jugador sobre el que están depositadas las esperanzas de la selección germana, que tras las salidas de gente como Miroslav Klose o Mario Gómez, no ha encontrar un ‘9’ de garantías. Joachim Löw ha probado varias opciones, bien con Werner cerca o para sustituirle. Unos cuantos han pasado y ahí sigue.

A pesar de su juventud (23 años), Timo lleva ya seis temporadas entre los grandes de Alemania. Su llegada a lo más alto llegó de la mano de Bruno Labbadia y, lo que hace su caso más emotivo, en el equipo de su ciudad, el Stuttgart, un club que no se tomó muy bien la salida del joven Werner tras el descenso, para fichar por el ambicioso proyecto de la Red Bull en el este del país germano. Werner estuvo tres años en su casa y, aunque su aventura allí acabó en descenso, contó con minutos, puesto que se perdió solamente siete partidos en las tres temporadas que estuvo. En Stuttgart conocían su potencial e intentaban aprovecharse de ello.

El cambio de casa le otorgó un papel más importante. En Leipzig apostaron por él y, a día de hoy, su estancia en el RBL no peligra en un futuro cercano. El proyecto de Leipzig es económicamente bueno y, en la actualidad, de la mano de Nagelsmann, han dado un paso al frente en la parte deportiva, algo en lo que, desde su debut, no ha dejado de sorprender. Werner se quedó en la primera vuelta con 18 goles, a uno del futbolista bávaro y con siete más que el siguiente. Un abuso. Lewandowski y Werner son unas auténticas bestias y referencias en sus respectivos clubes y, sí a eso le sumas que están rodeados por grandes futbolistas, pues todo hace presagiar que las cifras goleadoras de ambos estarán por las nubes al final de las 34 jornadas.

Pero, ¿de verdad es Timo Werner el candidato número uno a ser el heredero de Lewandowski? Lo es. En números, en calidad. RB Leipzig y Nagelsmann van en serio, jugando sus cartas cada partido y, en esta ocasión, con los grandes cometiendo más errores de los previstos y ellos en lo más alto, la situación es propicia para que mejore. Werner es El Salvador, el hombre que sacará al polaco de lo más alto o luchará para ello. Si las lesiones se lo permiten, no hay nadie como él en la competición. En Dortmund lo intentaron con Paco Alcácer y, aunque los primeros partidos no iba nada mal, el tiempo acabó enterrando al ex del Valencia y colocando a otros arriba, pero Werner y Lewandowski tienen estrella. Son dos futbolistas que ganan partidos. Puede todo un equipo estar mal y una aparición suya solucionar problemas o desatascar un encuentro. Dos jugadores a los que no les cuesta nada hacer dos o más goles en un partido.

No podemos hablar del futuro, porque no tenemos la capacidad para ello. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es hablar sobre lo vivido. Muy pocos, o ninguno, está cerca del polaco. Nadie le tose al tirano de Varsovia en lo que al gol se refiere. Para eso está Timo, un chaval que soñó con estar entre los grandes y, poco a poco, lo llegó a conseguir, dando algún paso más grande que el anterior. Werner fue precoz y, al contrario que otros talentos precoces que se quedan por el camino en muchas ocasiones, la figura del atacante del Leipzig ha ido creciendo cada semana. Tanto, que algunos de los grandes equipos del fútbol europeo han mostrado interés por él en alguna ocasión. Como es lógico. El gol se paga y solo los más grandes se lo pueden permitir, a no ser que tengan gente con visión que les descubra antes de tiempo.

Werner ya no tiene truco. Con él nadie descubriría la pólvora. A sus 23 años se ha convertido en el Luke Skywalker de la Bundesliga, el líder de la Resistencia. El futuro de todo un país que ha aparecido para combatir al malvado de turno, encarnado por Robert Lewandowski, ese delantero que en esta temporada ha ido superando récords. Werner representa el espíritu de aquello que, en su día, representaron los Uwe Seeler, Gerd Müller, Jupp Heynckes, Horst Hrubesch y tantos otros. Ese delantero alemán que durante muchos años lideró el gol en el país. Ahora, con Lewandowski en medio aumentando sus números semana tras semana, Alemania tiene un nuevo héroe, un joven que aterrizó muy temprano y cada año crece. Ese es Timo Werner, la gran esperanza germana que lucha contra el imperio del gol de Robert Lewandowski. Mientras Goliath se mantiene como un gigante despierto, David sigue creciendo día a día y, quién sabe, algún día superará a su gran rival.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hablar de gol y Bundesliga en la actualidad es tener en mente a Robert Lewandowski. El atacante polaco ha ocupado siempre un puesto entre los máximos goleadores de la liga desde su primera temporada completa en la competición, cuando formaba parte del Borussia Dortmund. Y es que, desde entonces, pocos han sido capaces de superar la tiranía del jugador del Bayern de cara a la portería rival. Entre estos osados podemos encontrar a Stefan Kiessling, Alexander Meier y Pierre-Emerick Aubameyang, que son esos delanteros que, estando Lewandowski en la competición, se han llevado el trofeo del cañón.

En la temporada actual, aunque hay muchos y muy buenos delanteros en la categoría, parece que sólo uno es capaz de seguir la estela de Lewy. Uno que, incluso, ha sonado en más de una ocasión, como su heredero, pero, a día de hoy, ni él ha llegado al Allianz Arena, ni Lewandowski se ha ido. Este delantero no es otro que Timo Werner, el líder de la Resistencia, el jugador sobre el que están depositadas las esperanzas de la selección germana, que tras las salidas de gente como Miroslav Klose o Mario Gómez, no ha encontrar un ‘9’ de garantías. Joachim Löw ha probado varias opciones, bien con Werner cerca o para sustituirle. Unos cuantos han pasado y ahí sigue.

A pesar de su juventud (23 años), Timo lleva ya seis temporadas entre los grandes de Alemania. Su llegada a lo más alto llegó de la mano de Bruno Labbadia y, lo que hace su caso más emotivo, en el equipo de su ciudad, el Stuttgart, un club que no se tomó muy bien la salida del joven Werner tras el descenso, para fichar por el ambicioso proyecto de la Red Bull en el este del país germano. Werner estuvo tres años en su casa y, aunque su aventura allí acabó en descenso, contó con minutos, puesto que se perdió solamente siete partidos en las tres temporadas que estuvo. En Stuttgart conocían su potencial e intentaban aprovecharse de ello.

El cambio de casa le otorgó un papel más importante. En Leipzig apostaron por él y, a día de hoy, su estancia en el RBL no peligra en un futuro cercano. El proyecto de Leipzig es económicamente bueno y, en la actualidad, de la mano de Nagelsmann, han dado un paso al frente en la parte deportiva, algo en lo que, desde su debut, no ha dejado de sorprender. Werner se quedó en la primera vuelta con 18 goles, a uno del futbolista bávaro y con siete más que el siguiente. Un abuso. Lewandowski y Werner son unas auténticas bestias y referencias en sus respectivos clubes y, sí a eso le sumas que están rodeados por grandes futbolistas, pues todo hace presagiar que las cifras goleadoras de ambos estarán por las nubes al final de las 34 jornadas.

Pero, ¿de verdad es Timo Werner el candidato número uno a ser el heredero de Lewandowski? Lo es. En números, en calidad. RB Leipzig y Nagelsmann van en serio, jugando sus cartas cada partido y, en esta ocasión, con los grandes cometiendo más errores de los previstos y ellos en lo más alto, la situación es propicia para que mejore. Werner es El Salvador, el hombre que sacará al polaco de lo más alto o luchará para ello. Si las lesiones se lo permiten, no hay nadie como él en la competición. En Dortmund lo intentaron con Paco Alcácer y, aunque los primeros partidos no iba nada mal, el tiempo acabó enterrando al ex del Valencia y colocando a otros arriba, pero Werner y Lewandowski tienen estrella. Son dos futbolistas que ganan partidos. Puede todo un equipo estar mal y una aparición suya solucionar problemas o desatascar un encuentro. Dos jugadores a los que no les cuesta nada hacer dos o más goles en un partido.

No podemos hablar del futuro, porque no tenemos la capacidad para ello. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es hablar sobre lo vivido. Muy pocos, o ninguno, está cerca del polaco. Nadie le tose al tirano de Varsovia en lo que al gol se refiere. Para eso está Timo, un chaval que soñó con estar entre los grandes y, poco a poco, lo llegó a conseguir, dando algún paso más grande que el anterior. Werner fue precoz y, al contrario que otros talentos precoces que se quedan por el camino en muchas ocasiones, la figura del atacante del Leipzig ha ido creciendo cada semana. Tanto, que algunos de los grandes equipos del fútbol europeo han mostrado interés por él en alguna ocasión. Como es lógico. El gol se paga y solo los más grandes se lo pueden permitir, a no ser que tengan gente con visión que les descubra antes de tiempo.

Werner ya no tiene truco. Con él nadie descubriría la pólvora. A sus 23 años se ha convertido en el Luke Skywalker de la Bundesliga, el líder de la Resistencia. El futuro de todo un país que ha aparecido para combatir al malvado de turno, encarnado por Robert Lewandowski, ese delantero que en esta temporada ha ido superando récords. Werner representa el espíritu de aquello que, en su día, representaron los Uwe Seeler, Gerd Müller, Jupp Heynckes, Horst Hrubesch y tantos otros. Ese delantero alemán que durante muchos años lideró el gol en el país. Ahora, con Lewandowski en medio aumentando sus números semana tras semana, Alemania tiene un nuevo héroe, un joven que aterrizó muy temprano y cada año crece. Ese es Timo Werner, la gran esperanza germana que lucha contra el imperio del gol de Robert Lewandowski. Mientras Goliath se mantiene como un gigante despierto, David sigue creciendo día a día y, quién sabe, algún día superará a su gran rival.

etiquetas:

timo werner