_Real Madrid

El lado oscuro alemán

Alberto López Frau @alberlopezfrau 27-10-2022

etiquetas:

Real Madrid

El Madrid perdió en Alemania ante un Leipzig que fue superior recordando tiempos pasados en los que las visitas del conjunto blanco a territorio germano eran como un dolor de oído. A lo bueno se acostumbra uno rápido, pero hubo un tiempo no tan lejano como en la galaxia de Star Wars en el que el Imperio alemán sometía sistemáticamente a los Rebeldes Blancos.

El Imperio Contraataca llegó a España en octubre de 1980 y para entonces el Madrid había visitado pocas veces Alemania en una eliminatoria europea, al margen de la final de la Copa de Europa de 1960 ante el Eintracht en Glasgow.

En las semifinales de la temporada 75-76 Real Madrid y Bayern se enfrentaron en las semifinales de la Copa de Europa. Tras empatar a uno en el Bernabéu el día del “Loco del Bernabéu”, un aficionado que propinó un puñetazo al árbitro austriaco Linemayer, el Madrid cayó 2-0 en Múnich en la vuelta, en el último partido europeo como jugador del actual Presidente de Honor, Amancio Amaro.

Los 80 fueron especialmente dolorosos para el Madrid en territorio germano. La imagen de Vicente del Bosque, sentado en una caja plateada de las que cargaban los utileros en la época, en la pista de atletismo del Volkparkstadion de Hamburgo tras ser expulsado en la vuelta de las semifinales de la Copa de Europa 79-80, está grabada a fuego en las páginas más dolorosas del Madrid en la Copa de Europa.

Detrás de Vicente se podía ver el vídeo marcador del estadio que en ese momento reflejaba la derrota del Real Madrid 4-1 con goles de Kaltz, Hrubesch, otra vez Kaltz y otra vez Hrubesch. Entre el lateral de los centros mágicos y el tanque gigantón rubio, aparecía Laurie Cunningham, que con su gol había dado esperanzas al Madrid acortando distancias cuando el marcador iba tan solo 2-0.

El partido acabaría 5-1 con el último tanto de Memering, apeando a un Madrid que traía una ventaja de 2-0 del Bernabéu el día que Pérez García secó a Kevin Keegan. La final de la Copa de Europa ese año se jugaba en el Bernabéu, 14 años después de la última conquista blanca en su competición, ante el Partizán en Bruselas en 1966.

Antes de la secuencia de enfrentamientos con el Bayern entre la segunda mitad de la década de los 80 y hasta final de siglo, recibió otro duro correctivo en la Copa de la UEFA 81-82. Tras ganar en la ida de cuartos de final al Kaiserslautern en el Bernabéu 3-1, la vuelta en Fritz Walter Stadion fue una pesadilla como la encerrona que tejieron Palpatine y Lord Vader a Luke Skywalker y compañía en el planeta helado de Hoth.

El Kaiserslautern de Briegel y Funkel arrasó al Madrid en una noche que marcó ya para siempre a Boskov en el banquillo de Chamartín.

A partir de ahí las visitas a Alemania no siempre fueron exitosas, pero el Madrid ya fue alternando malos partidos allí con otros en el Bernabéu donde le dio la vuelta a las sucesivas eliminatorias. El pisotón de Juanito a Matthäus en el Olímpico, en la ida de las semifinales de la Copa de Europa 86-87, fue el epílogo a una década de sinsabores germanos. A partir de ahí ya hubo de todo. El Buitre y Hugo al año siguiente consiguieron dos goles al final del partido, cuando todo pintaba a un nuevo descalabro bajo la nieve y el hielo muniqués, en la ida de los cuartos de final de la Copa de Europa 87-88 cuando el Bayern ganaba 3-0. En la vuelta, Jankovic y Míchel los hicieron valer con sendos goles y eliminaron al Bayern.

En los 90 y ya en lo sucesivo con la llegada del nuevo siglo,  el Madrid alternó malos partidos en Alemania con otros muy buenos en el Bernabéu, aunque los Elber o Scholl en el Bayern y los Reus y Lewandowski en el Dortmund, siguieron dando algún disgusto serio.

Los años pasan y van quedando atrás esas batallas. Hoy día el Madrid tiene 14 Copas de Europa y Alemania ya no es La Amenaza Fantasma como antaño. Pero siempre es bueno echar la vista atrás para valorar más el presente y tomar las precauciones necesarias cuando llegan derrotas como la que el Leipzig infringió al Madrid. Después de Los Últimos Jedi llegó El Ascenso de Sywalker, pero siempre hay que tener en cuenta la capacidad de reinventarse del lado oscuro de la fuerza alemana.

Imagen de cabecera: @realmadrid

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Madrid perdió en Alemania ante un Leipzig que fue superior recordando tiempos pasados en los que las visitas del conjunto blanco a territorio germano eran como un dolor de oído. A lo bueno se acostumbra uno rápido, pero hubo un tiempo no tan lejano como en la galaxia de Star Wars en el que el Imperio alemán sometía sistemáticamente a los Rebeldes Blancos.

El Imperio Contraataca llegó a España en octubre de 1980 y para entonces el Madrid había visitado pocas veces Alemania en una eliminatoria europea, al margen de la final de la Copa de Europa de 1960 ante el Eintracht en Glasgow.

En las semifinales de la temporada 75-76 Real Madrid y Bayern se enfrentaron en las semifinales de la Copa de Europa. Tras empatar a uno en el Bernabéu el día del “Loco del Bernabéu”, un aficionado que propinó un puñetazo al árbitro austriaco Linemayer, el Madrid cayó 2-0 en Múnich en la vuelta, en el último partido europeo como jugador del actual Presidente de Honor, Amancio Amaro.

Los 80 fueron especialmente dolorosos para el Madrid en territorio germano. La imagen de Vicente del Bosque, sentado en una caja plateada de las que cargaban los utileros en la época, en la pista de atletismo del Volkparkstadion de Hamburgo tras ser expulsado en la vuelta de las semifinales de la Copa de Europa 79-80, está grabada a fuego en las páginas más dolorosas del Madrid en la Copa de Europa.

Detrás de Vicente se podía ver el vídeo marcador del estadio que en ese momento reflejaba la derrota del Real Madrid 4-1 con goles de Kaltz, Hrubesch, otra vez Kaltz y otra vez Hrubesch. Entre el lateral de los centros mágicos y el tanque gigantón rubio, aparecía Laurie Cunningham, que con su gol había dado esperanzas al Madrid acortando distancias cuando el marcador iba tan solo 2-0.

El partido acabaría 5-1 con el último tanto de Memering, apeando a un Madrid que traía una ventaja de 2-0 del Bernabéu el día que Pérez García secó a Kevin Keegan. La final de la Copa de Europa ese año se jugaba en el Bernabéu, 14 años después de la última conquista blanca en su competición, ante el Partizán en Bruselas en 1966.

Antes de la secuencia de enfrentamientos con el Bayern entre la segunda mitad de la década de los 80 y hasta final de siglo, recibió otro duro correctivo en la Copa de la UEFA 81-82. Tras ganar en la ida de cuartos de final al Kaiserslautern en el Bernabéu 3-1, la vuelta en Fritz Walter Stadion fue una pesadilla como la encerrona que tejieron Palpatine y Lord Vader a Luke Skywalker y compañía en el planeta helado de Hoth.

El Kaiserslautern de Briegel y Funkel arrasó al Madrid en una noche que marcó ya para siempre a Boskov en el banquillo de Chamartín.

A partir de ahí las visitas a Alemania no siempre fueron exitosas, pero el Madrid ya fue alternando malos partidos allí con otros en el Bernabéu donde le dio la vuelta a las sucesivas eliminatorias. El pisotón de Juanito a Matthäus en el Olímpico, en la ida de las semifinales de la Copa de Europa 86-87, fue el epílogo a una década de sinsabores germanos. A partir de ahí ya hubo de todo. El Buitre y Hugo al año siguiente consiguieron dos goles al final del partido, cuando todo pintaba a un nuevo descalabro bajo la nieve y el hielo muniqués, en la ida de los cuartos de final de la Copa de Europa 87-88 cuando el Bayern ganaba 3-0. En la vuelta, Jankovic y Míchel los hicieron valer con sendos goles y eliminaron al Bayern.

En los 90 y ya en lo sucesivo con la llegada del nuevo siglo,  el Madrid alternó malos partidos en Alemania con otros muy buenos en el Bernabéu, aunque los Elber o Scholl en el Bayern y los Reus y Lewandowski en el Dortmund, siguieron dando algún disgusto serio.

Los años pasan y van quedando atrás esas batallas. Hoy día el Madrid tiene 14 Copas de Europa y Alemania ya no es La Amenaza Fantasma como antaño. Pero siempre es bueno echar la vista atrás para valorar más el presente y tomar las precauciones necesarias cuando llegan derrotas como la que el Leipzig infringió al Madrid. Después de Los Últimos Jedi llegó El Ascenso de Sywalker, pero siempre hay que tener en cuenta la capacidad de reinventarse del lado oscuro de la fuerza alemana.

Imagen de cabecera: @realmadrid

etiquetas:

Real Madrid

_Real Madrid

El Pajarito vuela alto

Sara Giménez @_SaraGimenez
03-11-2022

_Real Madrid

El lado oscuro alemán

Alberto López Frau @alberlopezfrau
27-10-2022