_Alemania

El heredero de Firmino

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 06-11-2018

etiquetas:

El poder económico de Dietmar Hopp, presidente del Hoffenheim, podía haber encumbrado al club de Sinsheim a un nivel como el del PSG o el Manchester City, clubes reconocidos por tener dicho poder y gastarlo en grandes estrellas. Sin embargo, como también ocurre con otro club alemán, el RB Leipzig, el Hoffenheim decidió usar ese poder para fortalecer el conjunto desde las raíces y gastarlo en instalaciones, cantera y no a lo loco, para luego sacarle a esos jugadores un mayor rendimiento y buenos traspasos. Comprar bueno, bonito y barato, para aprovecharlo y luego venderlo a mejor precio. Uno de esos casos fue el de Roberto Firmino. El futbolista brasileño fue descubierto gracias a un videojuego por uno de los ojeadores del TSG y se pagaron por él unos cuatro millones al Figueirense, por un chaval que no había cumplido aún los 20 años y que, antes de salir, había ido cedido a otro club. Firmino costó cuatro millones y, cuatro temporadas después, multiplicó su precio diez veces más. El Liverpool se lo llevó a  Anfield por 41 millones.

Ese verano en el que se marchó ‘Bobby’, el Hoffenheim ya había puesto sus ojos en otra perla brasileña de 19 años, como en su día Firmino, que llegaría con la intención de causar el mismo efecto de su predecesor. Joelinton llegó, de puntillas. Tanto, que en ese primer año tan solo disputó un minuto con el primer equipo, en un partido ante el Schalke 04, sustituyendo a Jonathan Schmid, en el que, obviamente, no tuvo mayor trascendencia. Llegaba el verano y en Sinsheim había mucho movimiento. Como no tenía sitio, la decisión del club, con Nagelsmann en el banquillo, fue la de ceder al delantero y a otro brasileño, Felipe Pires, al fútbol austriaco. Tanto Felipe como Joelinton se marcharon por dos temporadas a Austria Viena y Rapid respectivamente, para coger minutos y foguearse en el fútbol europeo.

Los dos futbolistas cumplieron y regresaron el pasado verano y, hasta el último día de mercado, se especuló con una nueva salida para ambos. Sin embargo, Julian Nagelsmann decidió que se quedaran y así, poder contar con ellos. Si bien Felipe Pires aún no ha tenido opciones de jugar, el que ha estallado y se ha hecho con un hueco en el primer equipo es Joelinton, dando un muy buen rendimiento al club en este inicio de temporada. El futbolista de Aliança lleva 10 goles en 15 partidos, siendo uno de los hombres fijos de la última temporada de Nagelsmann. La espera tuvo su recompensa con minutos y, esos minutos, han dado como rendimiento, goles y asistencias. Un futbolista completo que ha hecho olvidar a gente como Serge Gnabry, vital en su año de cesión desde Múnich.

Su carta de presentación al fútbol europeo no pudo ser mejor. Joelinton salía de inicio junto a Adam Szalai en la delantera de los de Sinsheim en la DFB Pokal, en el campo del Kaiserslautern. El delantero brasileño abrió el marcador, hizo un hat-trick y, además, asistió a Joshua Brenet en el último gol del encuentro. Si había alguna duda sobre su nueva salida o no, aquella tarde se disipó cualquier rumor y acabaría quedándose en tierras alemanas, al abrigo de un club que apuesta por la sangre joven, sin miedo y con el convencimiento de que, en los cinco años que duraría su contrato, en algún momento tendría la oportunidad de recrearse y mostrar el buen nivel gracias al que le llevaron a Alemania.

Meses después de su reincorporación al club, y con el recuerdo de Roberto Firmino en la memoria, hay que decir que, en lo que a números se refiere, Joelinton ha mejorado las cifras del actual jugador del Liverpool y eso es una buena noticia para todos. Aunque son jugadores de características algo diferentes, la velocidad y la capacidad goleadora es algo que les une. Sus orígenes, sus inicios en Alemania y, como se espera, un futuro igual de importante para Joelinton que el que tuvo Firmino. Eso se verá con el tiempo, pero al entrenador no le ha temblado el pulso, le ha dado cuerda al jugador y él ha respondido a muy buen nivel, algo que necesitaba el Hoffenheim, que este año anda compitiendo entre los grandes. Que mejor que la Champions League para mostrar al planeta fútbol un jugador como él, la actual referencia ofensiva de Nagelsmann.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El poder económico de Dietmar Hopp, presidente del Hoffenheim, podía haber encumbrado al club de Sinsheim a un nivel como el del PSG o el Manchester City, clubes reconocidos por tener dicho poder y gastarlo en grandes estrellas. Sin embargo, como también ocurre con otro club alemán, el RB Leipzig, el Hoffenheim decidió usar ese poder para fortalecer el conjunto desde las raíces y gastarlo en instalaciones, cantera y no a lo loco, para luego sacarle a esos jugadores un mayor rendimiento y buenos traspasos. Comprar bueno, bonito y barato, para aprovecharlo y luego venderlo a mejor precio. Uno de esos casos fue el de Roberto Firmino. El futbolista brasileño fue descubierto gracias a un videojuego por uno de los ojeadores del TSG y se pagaron por él unos cuatro millones al Figueirense, por un chaval que no había cumplido aún los 20 años y que, antes de salir, había ido cedido a otro club. Firmino costó cuatro millones y, cuatro temporadas después, multiplicó su precio diez veces más. El Liverpool se lo llevó a  Anfield por 41 millones.

Ese verano en el que se marchó ‘Bobby’, el Hoffenheim ya había puesto sus ojos en otra perla brasileña de 19 años, como en su día Firmino, que llegaría con la intención de causar el mismo efecto de su predecesor. Joelinton llegó, de puntillas. Tanto, que en ese primer año tan solo disputó un minuto con el primer equipo, en un partido ante el Schalke 04, sustituyendo a Jonathan Schmid, en el que, obviamente, no tuvo mayor trascendencia. Llegaba el verano y en Sinsheim había mucho movimiento. Como no tenía sitio, la decisión del club, con Nagelsmann en el banquillo, fue la de ceder al delantero y a otro brasileño, Felipe Pires, al fútbol austriaco. Tanto Felipe como Joelinton se marcharon por dos temporadas a Austria Viena y Rapid respectivamente, para coger minutos y foguearse en el fútbol europeo.

Los dos futbolistas cumplieron y regresaron el pasado verano y, hasta el último día de mercado, se especuló con una nueva salida para ambos. Sin embargo, Julian Nagelsmann decidió que se quedaran y así, poder contar con ellos. Si bien Felipe Pires aún no ha tenido opciones de jugar, el que ha estallado y se ha hecho con un hueco en el primer equipo es Joelinton, dando un muy buen rendimiento al club en este inicio de temporada. El futbolista de Aliança lleva 10 goles en 15 partidos, siendo uno de los hombres fijos de la última temporada de Nagelsmann. La espera tuvo su recompensa con minutos y, esos minutos, han dado como rendimiento, goles y asistencias. Un futbolista completo que ha hecho olvidar a gente como Serge Gnabry, vital en su año de cesión desde Múnich.

Su carta de presentación al fútbol europeo no pudo ser mejor. Joelinton salía de inicio junto a Adam Szalai en la delantera de los de Sinsheim en la DFB Pokal, en el campo del Kaiserslautern. El delantero brasileño abrió el marcador, hizo un hat-trick y, además, asistió a Joshua Brenet en el último gol del encuentro. Si había alguna duda sobre su nueva salida o no, aquella tarde se disipó cualquier rumor y acabaría quedándose en tierras alemanas, al abrigo de un club que apuesta por la sangre joven, sin miedo y con el convencimiento de que, en los cinco años que duraría su contrato, en algún momento tendría la oportunidad de recrearse y mostrar el buen nivel gracias al que le llevaron a Alemania.

Meses después de su reincorporación al club, y con el recuerdo de Roberto Firmino en la memoria, hay que decir que, en lo que a números se refiere, Joelinton ha mejorado las cifras del actual jugador del Liverpool y eso es una buena noticia para todos. Aunque son jugadores de características algo diferentes, la velocidad y la capacidad goleadora es algo que les une. Sus orígenes, sus inicios en Alemania y, como se espera, un futuro igual de importante para Joelinton que el que tuvo Firmino. Eso se verá con el tiempo, pero al entrenador no le ha temblado el pulso, le ha dado cuerda al jugador y él ha respondido a muy buen nivel, algo que necesitaba el Hoffenheim, que este año anda compitiendo entre los grandes. Que mejor que la Champions League para mostrar al planeta fútbol un jugador como él, la actual referencia ofensiva de Nagelsmann.

etiquetas:

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022

_Alemania

Callando bocas

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
11-01-2022