_NFL

El gran dorsal del football

César Martín @CesarMrtn 27-09-2018

etiquetas:

En el fútbol americano los dorsales
de los jugadores están supeditados a la posición de estos sobre el campo. Por
ejemplo, los quarterbacks pueden llevar entre el 1 y el 19. Dentro de ese
abanico, hay un número que automáticamente se asocia a la figura del QB: el 12.

Muchos de los grandes mariscales de
la década de los setenta lucieron el 12 en sus espaldas, cimentando la mística
de este dorsal.

Joe Namath

La historia de los New York Jets no
puede entenderse sin Broadway Joe.
Namath aterrizó en la Gran Manzana en 1965, cuando los Jets formaban parte de
la AFL, con un contrato de 427.000 dólares por tres años, en ese momento el más
cuantioso del football profesional.

Con él a los mandos, los de Nueva
York llegaron por primera y única vez a la Super Bowl. Fue en la tercera
edición del gran partido, en la que los Jets dieron una de las mayores
sorpresas de la historia del deporte norteamericano derrotando por 16-7 a los Baltimore
Colts de Johnny Unitas. Namath fue elegido MVP de aquel encuentro.

A día de hoy, Broadway Joe sigue siendo el líder histórico de los Jets en yardas
de pase, y su dorsal 12 fue retirado por el conjunto neoyorquino en octubre de
1985.

Terry Bradshaw

Los Pittsburgh Steelers fueron el
gran dominador de la NFL en la década de los setenta. La culpa la tuvieron principalmente
una defensa legendaria (“La Cortina de Acero”) y un quarterback de melena rubia
que respondía al nombre de Terry Bradshaw.

Puede que Bradshaw no se llevara
bien con su entrenador, el mítico Chuck Noll, o que no fuese el QB con las
estadísticas más espectaculares (sólo pasó para más de 300 yardas siete veces
en toda su carrera), pero su físico y su liderazgo en el campo a la hora de la
verdad se tradujeron en cuatro Trofeos Vince Lombardi en las vitrinas de la
franquicia de Pensilvania.

Aunque el 12 de Bradshaw no está
retirado de manera oficial, nadie ha vuelto a llevar ese número en Pittsburgh
desde la retirada del Blonde Bomber
en 1983.

Roger Staubach

La némesis de Terry Bradshaw. Tardó
en asentarse como titular de su equipo, pero una vez lo logró hizo de los
Dallas Cowboys el Equipo de América.
Dos Super Bowls ganadas (y otras dos perdidas ante los Steelers de Bradshaw)
convirtieron a Staubach en el Capitán América y a los texanos en el equipo más
popular del país.

Al igual que los Steelers con
Bradshaw, los Cowboys no han retirado el 12 que lució Staubach en sus once
temporadas en Dallas, pero ningún otro quarterback del equipo texano ha podido
escoger ese número en casi cuarenta años.

Bob Griese

Pensar en los Miami Dolphins y en
un quarterback es pensar en Dan Marino, pero Griese no se queda atrás en
importancia en la historia del equipo de Florida. De hecho, los dos campeonatos
que hay en las vitrinas de los Fins
llegaron con Griese a los mandos del ataque.

Pero por encima de todo, Griese
pasará a la historia como el QB del equipo que en 1972 firmó la única temporada
perfecta de la historia de la NFL: 14-0 en temporada regular y 3-0 en Playoffs.
Por eso se convirtió en el primer jugador de los Dolphins en ver retirado su
número.

Ken Stabler

Un QB al que la historia no ha tratado
todo lo bien que se mereció. Stabler no fue elegido miembro del Salón de la
Fama del Football Profesional hasta 2016, treinta y dos años después de su
retirada… y un año después de su fallecimiento. Un reconocimiento que merecía
en vida.

Stabler fue líder en porcentaje de
pases completados de la NFL en un par de ocasiones, incluyendo su gran 1976.
Aquel año fue nombrado MVP de la liga y llevó a los Oakland Raiders a
conquistar su primera Super Bowl. Al igual que Namath, Stabler todavía mantiene
el liderato histórico de su equipo en yardas de pase (19.078).

Jim Kelly

Kelly es el único hombre sobre la
faz de la Tierra que puede presumir de haber llevado a su equipo (los Buffalo
Bills) a cuatro Super Bowls consecutivas. Desgraciadamente, ninguna de esas
finales terminó en victoria. A pesar de ello el equipo neoyorquino supo valorar
lo conseguido por su quarterback y retiraron su 12 para siempre en 2001. Era la
primera vez que los Bills hacían tal cosa de forma oficial.

Tom Brady

Qué decir sobre Brady que no se
haya dicho ya. Sus cinco Super Bowls, tres MVP y trece Pro Bowl son sólo la
punta del iceberg del palmarés del mejor quarterback de todos los tiempos. Quién
se lo iba a decir cuando en el Draft del 2000 vio salir a 198 jugadores (seis
de ellos, QB) antes que él.

A sus 41 años, TB12 sigue empeñado
en desafiar al paso del tiempo. No es la primera vez que insinúa que quiere
jugar hasta los 45. El objetivo no es otro que convertirse en el primer jugador
de la historia de la NFL con seis anillos de campeón.

Aaron Rodgers

Para muchos, el mejor jugador
actual de la NFL. No son pocos (aficionados, periodistas y jugadores) los que
consideran que Rodgers merece más anillos de los que tiene. De todas formas, tanto
si aumenta su palmarés como si no, el 12 de los Packers es uno de los grandes
de la historia de este deporte.

Rodgers llegó a Green Bay con la
etiqueta de mejor QB de la promoción de 2005. Se pasó tres años a la sobra de
Brett Favre (con el que no se llevó especialmente bien) antes de convertirse en
el líder de los Packers. La Super Bowl ganada en 2011 parecía el inicio de algo
grande, pero la realidad es que desde entonces GB no ha vuelto a pisar una
final de la NFL y la sensación es que de no ser por su quarterback estarían en
la parte media-baja de la liga.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En el fútbol americano los dorsales
de los jugadores están supeditados a la posición de estos sobre el campo. Por
ejemplo, los quarterbacks pueden llevar entre el 1 y el 19. Dentro de ese
abanico, hay un número que automáticamente se asocia a la figura del QB: el 12.

Muchos de los grandes mariscales de
la década de los setenta lucieron el 12 en sus espaldas, cimentando la mística
de este dorsal.

Joe Namath

La historia de los New York Jets no
puede entenderse sin Broadway Joe.
Namath aterrizó en la Gran Manzana en 1965, cuando los Jets formaban parte de
la AFL, con un contrato de 427.000 dólares por tres años, en ese momento el más
cuantioso del football profesional.

Con él a los mandos, los de Nueva
York llegaron por primera y única vez a la Super Bowl. Fue en la tercera
edición del gran partido, en la que los Jets dieron una de las mayores
sorpresas de la historia del deporte norteamericano derrotando por 16-7 a los Baltimore
Colts de Johnny Unitas. Namath fue elegido MVP de aquel encuentro.

A día de hoy, Broadway Joe sigue siendo el líder histórico de los Jets en yardas
de pase, y su dorsal 12 fue retirado por el conjunto neoyorquino en octubre de
1985.

Terry Bradshaw

Los Pittsburgh Steelers fueron el
gran dominador de la NFL en la década de los setenta. La culpa la tuvieron principalmente
una defensa legendaria (“La Cortina de Acero”) y un quarterback de melena rubia
que respondía al nombre de Terry Bradshaw.

Puede que Bradshaw no se llevara
bien con su entrenador, el mítico Chuck Noll, o que no fuese el QB con las
estadísticas más espectaculares (sólo pasó para más de 300 yardas siete veces
en toda su carrera), pero su físico y su liderazgo en el campo a la hora de la
verdad se tradujeron en cuatro Trofeos Vince Lombardi en las vitrinas de la
franquicia de Pensilvania.

Aunque el 12 de Bradshaw no está
retirado de manera oficial, nadie ha vuelto a llevar ese número en Pittsburgh
desde la retirada del Blonde Bomber
en 1983.

Roger Staubach

La némesis de Terry Bradshaw. Tardó
en asentarse como titular de su equipo, pero una vez lo logró hizo de los
Dallas Cowboys el Equipo de América.
Dos Super Bowls ganadas (y otras dos perdidas ante los Steelers de Bradshaw)
convirtieron a Staubach en el Capitán América y a los texanos en el equipo más
popular del país.

Al igual que los Steelers con
Bradshaw, los Cowboys no han retirado el 12 que lució Staubach en sus once
temporadas en Dallas, pero ningún otro quarterback del equipo texano ha podido
escoger ese número en casi cuarenta años.

Bob Griese

Pensar en los Miami Dolphins y en
un quarterback es pensar en Dan Marino, pero Griese no se queda atrás en
importancia en la historia del equipo de Florida. De hecho, los dos campeonatos
que hay en las vitrinas de los Fins
llegaron con Griese a los mandos del ataque.

Pero por encima de todo, Griese
pasará a la historia como el QB del equipo que en 1972 firmó la única temporada
perfecta de la historia de la NFL: 14-0 en temporada regular y 3-0 en Playoffs.
Por eso se convirtió en el primer jugador de los Dolphins en ver retirado su
número.

Ken Stabler

Un QB al que la historia no ha tratado
todo lo bien que se mereció. Stabler no fue elegido miembro del Salón de la
Fama del Football Profesional hasta 2016, treinta y dos años después de su
retirada… y un año después de su fallecimiento. Un reconocimiento que merecía
en vida.

Stabler fue líder en porcentaje de
pases completados de la NFL en un par de ocasiones, incluyendo su gran 1976.
Aquel año fue nombrado MVP de la liga y llevó a los Oakland Raiders a
conquistar su primera Super Bowl. Al igual que Namath, Stabler todavía mantiene
el liderato histórico de su equipo en yardas de pase (19.078).

Jim Kelly

Kelly es el único hombre sobre la
faz de la Tierra que puede presumir de haber llevado a su equipo (los Buffalo
Bills) a cuatro Super Bowls consecutivas. Desgraciadamente, ninguna de esas
finales terminó en victoria. A pesar de ello el equipo neoyorquino supo valorar
lo conseguido por su quarterback y retiraron su 12 para siempre en 2001. Era la
primera vez que los Bills hacían tal cosa de forma oficial.

Tom Brady

Qué decir sobre Brady que no se
haya dicho ya. Sus cinco Super Bowls, tres MVP y trece Pro Bowl son sólo la
punta del iceberg del palmarés del mejor quarterback de todos los tiempos. Quién
se lo iba a decir cuando en el Draft del 2000 vio salir a 198 jugadores (seis
de ellos, QB) antes que él.

A sus 41 años, TB12 sigue empeñado
en desafiar al paso del tiempo. No es la primera vez que insinúa que quiere
jugar hasta los 45. El objetivo no es otro que convertirse en el primer jugador
de la historia de la NFL con seis anillos de campeón.

Aaron Rodgers

Para muchos, el mejor jugador
actual de la NFL. No son pocos (aficionados, periodistas y jugadores) los que
consideran que Rodgers merece más anillos de los que tiene. De todas formas, tanto
si aumenta su palmarés como si no, el 12 de los Packers es uno de los grandes
de la historia de este deporte.

Rodgers llegó a Green Bay con la
etiqueta de mejor QB de la promoción de 2005. Se pasó tres años a la sobra de
Brett Favre (con el que no se llevó especialmente bien) antes de convertirse en
el líder de los Packers. La Super Bowl ganada en 2011 parecía el inicio de algo
grande, pero la realidad es que desde entonces GB no ha vuelto a pisar una
final de la NFL y la sensación es que de no ser por su quarterback estarían en
la parte media-baja de la liga.

etiquetas:

_NFL

Freddie Steinmark: jugar para ganar

Diego G. Argota @Diego21Garcia
10-06-2020

_NFL

Earl Morrall, el mejor suplente de la historia

César Martín @CesarMrtn
08-05-2020