_Fútbol Internacional

El goleador desconocido e inesperado

Diego G. Argota @DiegoGArgota21 18-12-2020

Cuando Steven Gerrard llegó al Glasgow Rangers para afrontar su primera etapa como técnico, se encontró con una disputa interna en el seno del club. El capitán Lee Wallace, que había portado el brazalete durante cuatro temporadas, estaba suspendido de empleo y sueldo por altercados con el anterior entrenador. Con la vacante de líder libre, a la leyenda del Liverpool le bastaron un par de entrenamientos para elegir al que iba a llevar la voz cantante sobre el césped, el lateral derecho James Tavernier. Un jugador al que hoy compara con los mejores con los que ha jugado y que, desde el lateral, encabeza la lista de goleadores y asistentes de Escocia esta campaña.

Formado en las canteras del Leeds United y del Newcastle, James Tavernier fue siempre un lateral con demasiada vocación ofensiva y serias lagunas en la retaguardia como para asentarse en el fútbol de nivel. Por eso, en los seis años que estuvo como profesional en Newcastle, nunca pudo ganarse un puesto, como tampoco en ninguno de los clubes para los que jugó en calidad de cedido. Tavernier aterrizó en Newcastle en 2008 con 16 años después de haber estado desde los 9 en la academia del Leeds. Ni los descensos de las urracas ni su mal deambular por la Premier League permitieron regularidad a un lateral que llegó a debutar en Premier League, pero que acabó acumulando seis cesiones a seis equipos distintos en apenas cinco años. Gateshead, Carlisle, Sheffield Wednesdey, MK Dons, Shrewsbury, Rotherham… Ni en Championship ni en League One Tavernier pudo hacerse un sitio indiscutible. Por eso, en 2014, el Newcastle decidió liberarse de él, camino de un Wigan que lo acabó cediendo otra vez a la tercera categoría del fútbol inglés.

Cuando en 2015 el Glasgow Rangers, entonces aún en Segunda por su descenso administrativo, acometió su fichaje, sonaba como el final de intento de carrera deportiva a alto nivel. Si el fútbol en Escocia es de perfil bajo, en su segunda categoría ya… Pero el equipo azul de Glasgow ha supuesto todo lo contrario para el lateral inglés, un destino donde ha demostrado su mejor nivel y donde, cinco años y medio después y cerca de la treintena, su nombre suena para ocupar la banda derecha de algunos equipos de la Premier.

Y es que, en estas últimas cinco temporadas, Tavernier ha sacado una faceta que nadie se esperaba para un lateral. 62 goles y 86 asistencias, unas cifras que ya quisieran muchos delanteros o mediapuntas de cualquier categoría, el ex del Newcastle ha contribuido en casi 150 goles en este lustro, lo que le da una cifra de cerca de 30 goles producidos por temporada. Además de unos cuantos centros, que, terminando en la red, no lo han hecho gracias a un compañero, sino a un rival acabando en un autogol que a Tavernier no le computa en las estadísticas.

Y no, no es que Tavernier tenga la vitola de lateral y juegue como extremo, como sucedía en sus inicios con la reconversión de Gareth Bale o como le pasó el curso anterior al argelino del Niza Atal. Tampoco que el Rangers juegue con carrileros largos. Simplemente, Tavernier se aprovecha de su prodigioso físico para atacar sin parar en un equipo que es claramente dominador de sus duelos. Luce su buen disparo a media distancia para sumar tantos a su cuenta particular y aprovecha que tiene un guante en la pierna derecha para sacar córners, meter balones al área, poner en la escuadra libres directos y ejecutar con frialdad penaltis. Por si fuera poco, cuando es él quien se acerca a las inmediaciones del portero rival, suele ser un peligro aéreo porque entra con absolutamente todo al remate.

Mucho se ha cuestionado sobre el nivel de la Liga Escocesa y con razón. No es normal, por mucha evolución que haya tenido, que un jugador que apenas fue capaz de asentarse en League One hoy sea, y desde una posición tan determinada, el agitador absoluto del campeonato. Pero su mentor, Gerrard, que algún que otro partido ha jugado, no cree que la evolución de Tavernier tenga que ver con el nivel general de su entorno. “He jugado con Kyle Walker, con Finnan o Glenn Johnson, por nombrar algunos, y os puedo asegurar que el nivel de James Tavernier es como el de ellos”.

Por lo pronto, y ante la negativa de Inglaterra a convocarle y sus posibilidades para jugar a las órdenes de un Southgate que cuenta con Walker, Trippier o Trent Alexander-Arnold, entre otros, Escocia ha solicitado a las instituciones pertinentes que intenten nacionalizarle para jugar con ellos. El Newcastle, que lleva años sufriendo un drama en sus costados, ya se plantea si el retorno de un chico al que la afición siempre tuvo mucho cariño y que parecía involucrado con el club sería una posibilidad e incluso el Tottenham ha dado un toque en Glasgow para saber la situación de su estrella.

James Tavernier ha jugado 26 partidos esta temporada y ha metido 16 goles y ha dado 12 asistencias. No solo Escocia ha probado su don para el gol, sino que en Europa también ha dejado algún que otro caramelo. En los nueve partidos de Europa League que ha jugado esta campaña ha metido cinco goles y ha dado cuatro asistencias, a equipos importantes de la competición como Benfica, Galatasary o Standard Lieja. Es, a la vez, líder de goles y líder de asistencias en esta temporada de la Liga de Escocia. Un jugador diferencial desde el lateral que lidera al Glasgow Rangers con firmeza al título de Liga, 10 años después, para acabar con casi un decenio de tiranía del eterno rival, el Celtic.

Imagen de cabecera: Ian MacNicol/Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cuando Steven Gerrard llegó al Glasgow Rangers para afrontar su primera etapa como técnico, se encontró con una disputa interna en el seno del club. El capitán Lee Wallace, que había portado el brazalete durante cuatro temporadas, estaba suspendido de empleo y sueldo por altercados con el anterior entrenador. Con la vacante de líder libre, a la leyenda del Liverpool le bastaron un par de entrenamientos para elegir al que iba a llevar la voz cantante sobre el césped, el lateral derecho James Tavernier. Un jugador al que hoy compara con los mejores con los que ha jugado y que, desde el lateral, encabeza la lista de goleadores y asistentes de Escocia esta campaña.

Formado en las canteras del Leeds United y del Newcastle, James Tavernier fue siempre un lateral con demasiada vocación ofensiva y serias lagunas en la retaguardia como para asentarse en el fútbol de nivel. Por eso, en los seis años que estuvo como profesional en Newcastle, nunca pudo ganarse un puesto, como tampoco en ninguno de los clubes para los que jugó en calidad de cedido. Tavernier aterrizó en Newcastle en 2008 con 16 años después de haber estado desde los 9 en la academia del Leeds. Ni los descensos de las urracas ni su mal deambular por la Premier League permitieron regularidad a un lateral que llegó a debutar en Premier League, pero que acabó acumulando seis cesiones a seis equipos distintos en apenas cinco años. Gateshead, Carlisle, Sheffield Wednesdey, MK Dons, Shrewsbury, Rotherham… Ni en Championship ni en League One Tavernier pudo hacerse un sitio indiscutible. Por eso, en 2014, el Newcastle decidió liberarse de él, camino de un Wigan que lo acabó cediendo otra vez a la tercera categoría del fútbol inglés.

Cuando en 2015 el Glasgow Rangers, entonces aún en Segunda por su descenso administrativo, acometió su fichaje, sonaba como el final de intento de carrera deportiva a alto nivel. Si el fútbol en Escocia es de perfil bajo, en su segunda categoría ya… Pero el equipo azul de Glasgow ha supuesto todo lo contrario para el lateral inglés, un destino donde ha demostrado su mejor nivel y donde, cinco años y medio después y cerca de la treintena, su nombre suena para ocupar la banda derecha de algunos equipos de la Premier.

Y es que, en estas últimas cinco temporadas, Tavernier ha sacado una faceta que nadie se esperaba para un lateral. 62 goles y 86 asistencias, unas cifras que ya quisieran muchos delanteros o mediapuntas de cualquier categoría, el ex del Newcastle ha contribuido en casi 150 goles en este lustro, lo que le da una cifra de cerca de 30 goles producidos por temporada. Además de unos cuantos centros, que, terminando en la red, no lo han hecho gracias a un compañero, sino a un rival acabando en un autogol que a Tavernier no le computa en las estadísticas.

Y no, no es que Tavernier tenga la vitola de lateral y juegue como extremo, como sucedía en sus inicios con la reconversión de Gareth Bale o como le pasó el curso anterior al argelino del Niza Atal. Tampoco que el Rangers juegue con carrileros largos. Simplemente, Tavernier se aprovecha de su prodigioso físico para atacar sin parar en un equipo que es claramente dominador de sus duelos. Luce su buen disparo a media distancia para sumar tantos a su cuenta particular y aprovecha que tiene un guante en la pierna derecha para sacar córners, meter balones al área, poner en la escuadra libres directos y ejecutar con frialdad penaltis. Por si fuera poco, cuando es él quien se acerca a las inmediaciones del portero rival, suele ser un peligro aéreo porque entra con absolutamente todo al remate.

Mucho se ha cuestionado sobre el nivel de la Liga Escocesa y con razón. No es normal, por mucha evolución que haya tenido, que un jugador que apenas fue capaz de asentarse en League One hoy sea, y desde una posición tan determinada, el agitador absoluto del campeonato. Pero su mentor, Gerrard, que algún que otro partido ha jugado, no cree que la evolución de Tavernier tenga que ver con el nivel general de su entorno. “He jugado con Kyle Walker, con Finnan o Glenn Johnson, por nombrar algunos, y os puedo asegurar que el nivel de James Tavernier es como el de ellos”.

Por lo pronto, y ante la negativa de Inglaterra a convocarle y sus posibilidades para jugar a las órdenes de un Southgate que cuenta con Walker, Trippier o Trent Alexander-Arnold, entre otros, Escocia ha solicitado a las instituciones pertinentes que intenten nacionalizarle para jugar con ellos. El Newcastle, que lleva años sufriendo un drama en sus costados, ya se plantea si el retorno de un chico al que la afición siempre tuvo mucho cariño y que parecía involucrado con el club sería una posibilidad e incluso el Tottenham ha dado un toque en Glasgow para saber la situación de su estrella.

James Tavernier ha jugado 26 partidos esta temporada y ha metido 16 goles y ha dado 12 asistencias. No solo Escocia ha probado su don para el gol, sino que en Europa también ha dejado algún que otro caramelo. En los nueve partidos de Europa League que ha jugado esta campaña ha metido cinco goles y ha dado cuatro asistencias, a equipos importantes de la competición como Benfica, Galatasary o Standard Lieja. Es, a la vez, líder de goles y líder de asistencias en esta temporada de la Liga de Escocia. Un jugador diferencial desde el lateral que lidera al Glasgow Rangers con firmeza al título de Liga, 10 años después, para acabar con casi un decenio de tiranía del eterno rival, el Celtic.

Imagen de cabecera: Ian MacNicol/Getty Images

_Destacado

Malos días para el Manchester City

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
06-02-2023

_Inglaterra

Dyche ‘matagigantes’

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
04-02-2023