_Destacado

El futuro de Ferrari

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 24-12-2019

Ferrari ha renovado a Charles Leclerc para las próximas cinco temporadas, por lo que vestirá de rojo hasta 2024. El piloto monegasco, que solo lleva un año en la escudería, pasa a ser la clara apuesta de los italianos para las próximas temporadas. Era obvio que en el equipo confían en él, pero con esta renovación ponen de manifiesto que quieren construir una larga y exitosa relación. Ferrari quiere a Leclerc en su monoplaza y Leclerc quiere pilotar para Ferrari.

La Scuderia ya hizo un movimiento algo singular cuando le firmaron para 2019. La tendencia del equipo es contratar pilotos con bastante experiencia en la categoría y con una trayectoria destacada. Se saltaron esta norma no escrita para tener entre sus filas a un piloto de su academia que llevaba varios años maravillando al automovilismo. Y la realidad es que no ha defraudado.

Su primer año ha sido bastante complejo. Ningún piloto quiere ser el escudero de otro, y menos uno con la proyección y el talento de Charles. Esto ha marcado su 2019, en el cual ha estado en una constante lucha por demostrar que él tiene dotes para ser el piloto número 1 de un equipo de la talla de Ferrari.

Sus rifirrafes con Sebastian Vettel no han beneficiado a nadie. Ni al equipo, ni al alemán, ni a él. Todos han salido perdiendo este año con la lucha interna. El monegasco ha caído demasiado en esta pelea y por ello ha perdido opciones de conseguir buenos resultados. Un ejemplo claro lo tenemos en Azerbaiyán, donde la presión por conseguir mejor resultado que Vettel hizo que tuviera un accidente en la segunda ronda de la clasificación en un Gran Premio donde era favorito para la pole.

También es cierto que, si no entraba en esta lucha y aceptaba con cierta sumisión el rol que imponía Ferrari, podría haber caído al papel de segundo piloto al servicio de su compañero.

Esta renovación da un vuelco a su situación respecto a la vivida durante este año con Sebastian. El papel del alemán está en entredicho más allá de 2020. Desde el equipo aseguran que su continuidad no es clara y que dependerá de su papel en las primeras carreras del próximo año. Siguen confiando en el alemán y dejan en sus manos su continuidad. Si consigue recuperarse de estos dos malos años consiguiendo buenos resultados y quiere seguir en el equipo, renovará.

Por su parte, Leclerc tiene la plena confianza del equipo y la renovación lo pone de manifiesto. No era necesaria, a menos a los ojos de los que no conocemos los detalles del contrato, ya que tenía asegurada su continuidad en Ferrari hasta 2021. Con esta ampliación de tres años más, se pone de manifiesto que la intención de la Scuderia es construir un futuro con Leclerc como primer espada.

Este respaldo le dará a Charles más confianza para afrontar la próxima temporada. En más de una ocasión durante 2019 se le vio resignado por sentir que el equipo tenía trato de favor con Sebastian. Tras superar este primer año, parece que la inercia cambiará en el equipo y que será mucho más favorable para el monegasco.

Getty Images

Esto no quiere decir que para 2020 Leclerc sea el primer piloto para Ferrari y Vettel quede relegado al segundo. Lo lógico es que los de Maranello continúen con su discurso de igualdad entre ambos. La diferencia reside en que Charles tendrá la confianza del equipo en forma de contrato hasta 2024 y Vettel tendrá que ganarse su ampliación con buenos resultados sobre la pista.

Si hay una cosa clara es que la renovación de Leclerc es buena casi para todo el mundo. Ferrari tiene talento asegurado para los próximos años, el piloto tiene amarrada su presencia en un equipo puntero y los espectadores podrán disfrutar de todo ello. Ferrari ha mirado al futuro, y quiere construirlo con Leclerc al volante. El piloto no defraudará. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Ferrari ha renovado a Charles Leclerc para las próximas cinco temporadas, por lo que vestirá de rojo hasta 2024. El piloto monegasco, que solo lleva un año en la escudería, pasa a ser la clara apuesta de los italianos para las próximas temporadas. Era obvio que en el equipo confían en él, pero con esta renovación ponen de manifiesto que quieren construir una larga y exitosa relación. Ferrari quiere a Leclerc en su monoplaza y Leclerc quiere pilotar para Ferrari.

La Scuderia ya hizo un movimiento algo singular cuando le firmaron para 2019. La tendencia del equipo es contratar pilotos con bastante experiencia en la categoría y con una trayectoria destacada. Se saltaron esta norma no escrita para tener entre sus filas a un piloto de su academia que llevaba varios años maravillando al automovilismo. Y la realidad es que no ha defraudado.

Su primer año ha sido bastante complejo. Ningún piloto quiere ser el escudero de otro, y menos uno con la proyección y el talento de Charles. Esto ha marcado su 2019, en el cual ha estado en una constante lucha por demostrar que él tiene dotes para ser el piloto número 1 de un equipo de la talla de Ferrari.

Sus rifirrafes con Sebastian Vettel no han beneficiado a nadie. Ni al equipo, ni al alemán, ni a él. Todos han salido perdiendo este año con la lucha interna. El monegasco ha caído demasiado en esta pelea y por ello ha perdido opciones de conseguir buenos resultados. Un ejemplo claro lo tenemos en Azerbaiyán, donde la presión por conseguir mejor resultado que Vettel hizo que tuviera un accidente en la segunda ronda de la clasificación en un Gran Premio donde era favorito para la pole.

También es cierto que, si no entraba en esta lucha y aceptaba con cierta sumisión el rol que imponía Ferrari, podría haber caído al papel de segundo piloto al servicio de su compañero.

Esta renovación da un vuelco a su situación respecto a la vivida durante este año con Sebastian. El papel del alemán está en entredicho más allá de 2020. Desde el equipo aseguran que su continuidad no es clara y que dependerá de su papel en las primeras carreras del próximo año. Siguen confiando en el alemán y dejan en sus manos su continuidad. Si consigue recuperarse de estos dos malos años consiguiendo buenos resultados y quiere seguir en el equipo, renovará.

Por su parte, Leclerc tiene la plena confianza del equipo y la renovación lo pone de manifiesto. No era necesaria, a menos a los ojos de los que no conocemos los detalles del contrato, ya que tenía asegurada su continuidad en Ferrari hasta 2021. Con esta ampliación de tres años más, se pone de manifiesto que la intención de la Scuderia es construir un futuro con Leclerc como primer espada.

Este respaldo le dará a Charles más confianza para afrontar la próxima temporada. En más de una ocasión durante 2019 se le vio resignado por sentir que el equipo tenía trato de favor con Sebastian. Tras superar este primer año, parece que la inercia cambiará en el equipo y que será mucho más favorable para el monegasco.

Getty Images

Esto no quiere decir que para 2020 Leclerc sea el primer piloto para Ferrari y Vettel quede relegado al segundo. Lo lógico es que los de Maranello continúen con su discurso de igualdad entre ambos. La diferencia reside en que Charles tendrá la confianza del equipo en forma de contrato hasta 2024 y Vettel tendrá que ganarse su ampliación con buenos resultados sobre la pista.

Si hay una cosa clara es que la renovación de Leclerc es buena casi para todo el mundo. Ferrari tiene talento asegurado para los próximos años, el piloto tiene amarrada su presencia en un equipo puntero y los espectadores podrán disfrutar de todo ello. Ferrari ha mirado al futuro, y quiere construirlo con Leclerc al volante. El piloto no defraudará. 

_Destacado

Morir en la orilla

Cristina Caparrós @criscaparros
24-07-2020

_Destacado

19 días y 500 noches

Cristina Caparrós @criscaparros
22-07-2020