_Otros

El fútbol es libertad

Javier Siñeriz @jsineriz96 09-05-2019

etiquetas:

Creo que no puedo estar más de acuerdo con la frase que da título a este texto. “El fútbol es libertad”, dijo una vez Bob Marley sin saber lo acertado que estaba. Así era el cantante jamaicano, un hombre que vivía para disfrutar y, sobre todo, para ser libre. El próximo sábado se cumplen 38 años de su muerte, la cual acabó de tal manera por sus ideas, ya que él no estaba dispuesto a que le amputaran el dedo del pie. Además, dice la leyenda que los problemas en dicho dedo comenzaron mientras Marley jugaba al fútbol, mientras era libre.

El bueno de Bob Marley no necesita presentación. Icono tremendamente relevante en los 70 y con gran influencia en toda la historia de la música. Muy poca gente no ha escuchado nunca alguna de sus canciones. Su sonrisa permanente, sus ganas de divertirse, de disfrutar y de ser libre son auténticos iconos de vida. Además, la relación que Marley tenía con el fútbol era muy especial. Lo que el músico sentía por este maravilloso deporte era devoción. No es la única figura de la música que siente devoción por el fútbol, pero la diferencia con el resto era que a él no le apasionaba tanto verlo, lo que de verdad amaba era jugarlo.

“Si quieres llegar a conocerme, tendrás que jugar al fútbol contra mí y contra los Wailers” le llegó a decir en una ocasión a un periodista. Esta afirmación de Marley no puede ser más acertada si nos fijamos en todo lo mencionado anteriormente. Cuando él jugaba al fútbol se sentía libre, no tenía una máscara puesta, era él mismo. Por eso, compartir un partido con él era la mejor forma de descubrir cómo era. Esas pachangas que Bob Marley jugaba con su banda eran casi obligatorias durante todas sus giras. De hecho, estas tenían lugar en cualquier momento, incluso poco antes de que comenzara un concierto o poco después de que el mismo terminara.

Aquellos que le vieron jugar afirman que jugaba como delantero centro o como volante creativo, siendo esta última la posición en la que más nos lo podemos imaginar por su forma de ser. Un alma libre, un hombre que se sentía feliz jugando al fútbol no puede ocupar una posición mejor que la de volante creativo. Los jugadores que aparecen por dicha demarcación suelen ser objeto de continuas faltas y patadas, y, según la leyenda, una de esas patadas marcó el inicio del fin.

Dicha leyenda cuenta que una herida que le hicieron jugando al fútbol fue la que acabó derivando en un melanoma que se acabó convirtiendo en metástasis. Es cierto que su religión fue la ‘culpable’ de su muerte, ya que le prohibía amputarse el dedo que tenía afectado. Si lo hubiera hecho quizá se hubiera salvado, pero no fue así, y aquella herida que le hicieron mientras practicaba aquello que le hacía feliz y libre le terminó costando la vida.

Es momento de recordar la frase que da título a este texto, “el fútbol es libertad”. Esa frase, mencionada por Bob Marley hace años, une sobremanera al jamaicano con el fútbol de un equipo que en los últimos meses nos ha maravillado. Sí, estoy hablando de ese Ajax irreverente, atrevido, que no le tiene miedo a nada y libre. El equipo holandés siempre quedará en el recuerdo de todos aquellos que hemos visto esta Champions League pese a su derrota de ayer. Pero, la relación de Marley con el Ajax va más allá, no solo les une una frase que el jamaicano dijo hace años y que se puede identificar con los holandeses.

Lo que también les une es la canción Three Little Birds de Bob Marley. El famoso tema del jamaicano resuena en todo el Johan Cruyff Arena cuando el descanso de los partidos está llegando a su fin. De hecho, en el primer partido de la fase de grupos de esta Champions inolvidable, Ky-Mani Marley, hijo de Bob, estuvo en el coliseo amsterdammer cantando la canción de su padre que los aficionados del Ajax tienen como himno. Esa relación que Marley y el Ajax tienen nunca morirá porque comparten la ideología de que el fútbol es libertad. Además, como consejo, no olvidéis nunca ese verso de Bob Marley que reza: “Cause every little thing gonna be alright”. El propio Marley y el Ajax lo recordarán eternamente.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Creo que no puedo estar más de acuerdo con la frase que da título a este texto. “El fútbol es libertad”, dijo una vez Bob Marley sin saber lo acertado que estaba. Así era el cantante jamaicano, un hombre que vivía para disfrutar y, sobre todo, para ser libre. El próximo sábado se cumplen 38 años de su muerte, la cual acabó de tal manera por sus ideas, ya que él no estaba dispuesto a que le amputaran el dedo del pie. Además, dice la leyenda que los problemas en dicho dedo comenzaron mientras Marley jugaba al fútbol, mientras era libre.

El bueno de Bob Marley no necesita presentación. Icono tremendamente relevante en los 70 y con gran influencia en toda la historia de la música. Muy poca gente no ha escuchado nunca alguna de sus canciones. Su sonrisa permanente, sus ganas de divertirse, de disfrutar y de ser libre son auténticos iconos de vida. Además, la relación que Marley tenía con el fútbol era muy especial. Lo que el músico sentía por este maravilloso deporte era devoción. No es la única figura de la música que siente devoción por el fútbol, pero la diferencia con el resto era que a él no le apasionaba tanto verlo, lo que de verdad amaba era jugarlo.

“Si quieres llegar a conocerme, tendrás que jugar al fútbol contra mí y contra los Wailers” le llegó a decir en una ocasión a un periodista. Esta afirmación de Marley no puede ser más acertada si nos fijamos en todo lo mencionado anteriormente. Cuando él jugaba al fútbol se sentía libre, no tenía una máscara puesta, era él mismo. Por eso, compartir un partido con él era la mejor forma de descubrir cómo era. Esas pachangas que Bob Marley jugaba con su banda eran casi obligatorias durante todas sus giras. De hecho, estas tenían lugar en cualquier momento, incluso poco antes de que comenzara un concierto o poco después de que el mismo terminara.

Aquellos que le vieron jugar afirman que jugaba como delantero centro o como volante creativo, siendo esta última la posición en la que más nos lo podemos imaginar por su forma de ser. Un alma libre, un hombre que se sentía feliz jugando al fútbol no puede ocupar una posición mejor que la de volante creativo. Los jugadores que aparecen por dicha demarcación suelen ser objeto de continuas faltas y patadas, y, según la leyenda, una de esas patadas marcó el inicio del fin.

Dicha leyenda cuenta que una herida que le hicieron jugando al fútbol fue la que acabó derivando en un melanoma que se acabó convirtiendo en metástasis. Es cierto que su religión fue la ‘culpable’ de su muerte, ya que le prohibía amputarse el dedo que tenía afectado. Si lo hubiera hecho quizá se hubiera salvado, pero no fue así, y aquella herida que le hicieron mientras practicaba aquello que le hacía feliz y libre le terminó costando la vida.

Es momento de recordar la frase que da título a este texto, “el fútbol es libertad”. Esa frase, mencionada por Bob Marley hace años, une sobremanera al jamaicano con el fútbol de un equipo que en los últimos meses nos ha maravillado. Sí, estoy hablando de ese Ajax irreverente, atrevido, que no le tiene miedo a nada y libre. El equipo holandés siempre quedará en el recuerdo de todos aquellos que hemos visto esta Champions League pese a su derrota de ayer. Pero, la relación de Marley con el Ajax va más allá, no solo les une una frase que el jamaicano dijo hace años y que se puede identificar con los holandeses.

Lo que también les une es la canción Three Little Birds de Bob Marley. El famoso tema del jamaicano resuena en todo el Johan Cruyff Arena cuando el descanso de los partidos está llegando a su fin. De hecho, en el primer partido de la fase de grupos de esta Champions inolvidable, Ky-Mani Marley, hijo de Bob, estuvo en el coliseo amsterdammer cantando la canción de su padre que los aficionados del Ajax tienen como himno. Esa relación que Marley y el Ajax tienen nunca morirá porque comparten la ideología de que el fútbol es libertad. Además, como consejo, no olvidéis nunca ese verso de Bob Marley que reza: “Cause every little thing gonna be alright”. El propio Marley y el Ajax lo recordarán eternamente.

etiquetas:

_Otros

Aunque solo uno fuera

Borja Pardo @Borja_Pardo
09-06-2020

_Otros

En tiempo de crisis, cantera y recámara

Diego G. Argota @Diego21Garcia
05-05-2020