_Otros

El fin de una era

Edu Rodríguez @EduRodri1996 27-04-2018

etiquetas:

Nunca es fácil decir adiós a un
ser querido. Alguien que te ha acompañado durante años. Que lo habrá hecho
mejor o peor, pero que siempre ha dado la cara por ti. Se fue Puyol, se fue
Xavi, se va Iniesta y se irá Messi. Se aproxima el fin de una era, el fin del
mejor Barcelona de la historia. No va a ser sencillo.

La vida, aunque no lo parezca,
vuela a un ritmo vertiginoso. Los años pasan y cuando menos te lo esperas, lo
que tanto deseabas ya ha pasado. Ver al Barcelona en la cima es algo a lo que
mi generación se ha acostumbrado, pero que no refleja la realidad. La historia
del club ha estado repleta de momentos difíciles. Que se lo pregunten a
nuestros padres. Para nosotros es inconcebible ganar una Liga en diez años;
ellos lo han vivido. Ellos saben que lo vivido estos diez últimos años es algo
único, algo que siempre soñaron y que difícilmente volverá a ocurrir. Ellos
saben que el futuro deportivo, sobre todo cuando Messi decida colgar las botas,
es más incierto que certero.

Si nos centramos en nuestros
cuatro protagonistas, concluimos que el club no ha sabido manejar la
transición. Cosa, por otro lado, lógica, dada la dimensión de estos jugadores.
Ni se supo encontrarle relevo a Puyol ni a Xavi. Casualidad o no, desde el
adiós del director de orquestra, el Barcelona ha jugado seis partidos lejos del
Camp Nou en eliminatorias de Champions con un paupérrimo balance de una
victoria, un empate y cuatro dolorosas derrotas que quedarán para siempre en la
retina de los culés: Atlético (2-0, 2016), PSG (4-0, 2017), Juventus (3-0,
2017) y Roma (3-0, 2018).

Con Iniesta, el club ha intentado
ser previsor. El fichaje de Coutinho es prueba de ello. La clave del éxito en
esta transición, o al menos una de ellas, residirá en que le dejen espacio al
brasileño para sacar a flote su talento. Compararlos solo haré que
perjudicarle, pues al igual que el Barcelona de Guardiola el recuerdo siempre
rebotará con más fuerza.

El adiós de Messi marcará,
directamente, un antes y un después en la historia del club. El argentino es
aquel jugador capaz de explotar las virtudes de un equipo irregular hasta tal
punto de quedarse a tres puntos de hacer cuatro dobletes consecutivos en
España. Es aquel jugador que ha contribuido decisivamente en la consecución de
siete Ligas y cinco Copas en 10 años. Una auténtica salvajada minimizada por la
travesía por el desierto en la que el club está inmerso en Europa en los
últimos años: una desde 2011.

Puyol, Xavi, Iniesta y Messi
representan la mejor columna vertebral de la historia del Barcelona. Cuatro
jugadores irrepetibles y mil momentos para el recuerdo. Ante su trayectoria,
solo queda darles las gracias. Sin ellos, nada hubiera sido lo mismo. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nunca es fácil decir adiós a un
ser querido. Alguien que te ha acompañado durante años. Que lo habrá hecho
mejor o peor, pero que siempre ha dado la cara por ti. Se fue Puyol, se fue
Xavi, se va Iniesta y se irá Messi. Se aproxima el fin de una era, el fin del
mejor Barcelona de la historia. No va a ser sencillo.

La vida, aunque no lo parezca,
vuela a un ritmo vertiginoso. Los años pasan y cuando menos te lo esperas, lo
que tanto deseabas ya ha pasado. Ver al Barcelona en la cima es algo a lo que
mi generación se ha acostumbrado, pero que no refleja la realidad. La historia
del club ha estado repleta de momentos difíciles. Que se lo pregunten a
nuestros padres. Para nosotros es inconcebible ganar una Liga en diez años;
ellos lo han vivido. Ellos saben que lo vivido estos diez últimos años es algo
único, algo que siempre soñaron y que difícilmente volverá a ocurrir. Ellos
saben que el futuro deportivo, sobre todo cuando Messi decida colgar las botas,
es más incierto que certero.

Si nos centramos en nuestros
cuatro protagonistas, concluimos que el club no ha sabido manejar la
transición. Cosa, por otro lado, lógica, dada la dimensión de estos jugadores.
Ni se supo encontrarle relevo a Puyol ni a Xavi. Casualidad o no, desde el
adiós del director de orquestra, el Barcelona ha jugado seis partidos lejos del
Camp Nou en eliminatorias de Champions con un paupérrimo balance de una
victoria, un empate y cuatro dolorosas derrotas que quedarán para siempre en la
retina de los culés: Atlético (2-0, 2016), PSG (4-0, 2017), Juventus (3-0,
2017) y Roma (3-0, 2018).

Con Iniesta, el club ha intentado
ser previsor. El fichaje de Coutinho es prueba de ello. La clave del éxito en
esta transición, o al menos una de ellas, residirá en que le dejen espacio al
brasileño para sacar a flote su talento. Compararlos solo haré que
perjudicarle, pues al igual que el Barcelona de Guardiola el recuerdo siempre
rebotará con más fuerza.

El adiós de Messi marcará,
directamente, un antes y un después en la historia del club. El argentino es
aquel jugador capaz de explotar las virtudes de un equipo irregular hasta tal
punto de quedarse a tres puntos de hacer cuatro dobletes consecutivos en
España. Es aquel jugador que ha contribuido decisivamente en la consecución de
siete Ligas y cinco Copas en 10 años. Una auténtica salvajada minimizada por la
travesía por el desierto en la que el club está inmerso en Europa en los
últimos años: una desde 2011.

Puyol, Xavi, Iniesta y Messi
representan la mejor columna vertebral de la historia del Barcelona. Cuatro
jugadores irrepetibles y mil momentos para el recuerdo. Ante su trayectoria,
solo queda darles las gracias. Sin ellos, nada hubiera sido lo mismo. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021