_Otros

El día que el fútbol dio la espalda a Vaclik

José Gavilán @futbol_internac 06-09-2018

etiquetas:

Tomas Vaclik ha sido una de las grandes incorporaciones del Sevilla Fútbol Club en el mercado estival. Me atrevería a decir que la mejor. El checo ha cambiado por completo las sensaciones que transmitía la portería del conjunto hispalense a lo largo de la última temporada. A sus 29 años, Vaclik vive el mejor momento de su carrera. Pero no siempre fue así.

Llamado a ser el sucesor de Peter Cech en su país mientras demostraba en las categorías inferiores de la República Checa que se trataba de un guardameta con un futuro asegurado. En julio de 2011, el actual portero del Sevilla tuvo la oportunidad de abandonar la segunda división de su país para emprender una nueva etapa en la Eredivisie. Tras llegar a un acuerdo económico, el De Graafschap estaba dispuesto a dar continuidad a la carrera de la joven promesa checa firmándolo para las tres próximas temporadas.

Pero todo se truncó. Con el jugador en los Países Bajos, el club decidió dar marcha atrás a la operación por ‘objeciones durante la inspección’, según rezaba el comunicado oficial. La vida futbolística de Tomas Vaclik pudo dar cambiar de la noche a la mañana. La luz de su proyección se apagó por un momento. No encontraba explicación a lo que estaba pasando. Aquella temporada lo había jugado prácticamente todo con su club, el Viktoria Zizkov.

Pero la vida siempre ofrece segundas oportunidades. Por ello, el propio Viktoria Zizkov admitió la vuelta de quien había sido su estrella y pieza fundamental para conseguir el ascenso a la primera división de la República Checa. Apenas 6 meses después, el Sparta de Praga se hizo con los servicios de un portero que volvía a soñar con coger el testigo de mejor guardameta de la historia de la de su país.

Siete años después de que el fútbol le diese la espalda a Tomas Vaclik, el Sevilla llamó a su puerta. La élite del fútbol europeo le esperaba con los brazos abiertos. Y al portero aceptó el reto sin dudarlo.

Lejos de evidenciar problemas de adaptación o dificultades con el idioma, el checo se ha ganado la confianza de sus compañeros y de la afición con pocas semanas de competición. Y no es para menos. Reflejos, buen posicionamiento, velocidad para achicar espacios, seguro en los balones aéreos y sobre todo, sensación de tranquilidad. Tanto, que ha dado por finalizada la crisis profunda por la que pasaba la portería de Nervión.

En 2016, Peter Cech se retiró de la selección siendo el futbolista con más internacionalidades de la República Checa. En Sevilla juega su sucesor, aquel que con 21 años fue rechazado por los médicos de un club holandés que pudo truncar por completo la trayectoria de uno de los porteros más destacados de la actual liga. Vaclik siempre fue consciente de sus posibilidades mostrándose positivo ante las adversidades y ahora el fútbol, le devuelve la sonrisa.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tomas Vaclik ha sido una de las grandes incorporaciones del Sevilla Fútbol Club en el mercado estival. Me atrevería a decir que la mejor. El checo ha cambiado por completo las sensaciones que transmitía la portería del conjunto hispalense a lo largo de la última temporada. A sus 29 años, Vaclik vive el mejor momento de su carrera. Pero no siempre fue así.

Llamado a ser el sucesor de Peter Cech en su país mientras demostraba en las categorías inferiores de la República Checa que se trataba de un guardameta con un futuro asegurado. En julio de 2011, el actual portero del Sevilla tuvo la oportunidad de abandonar la segunda división de su país para emprender una nueva etapa en la Eredivisie. Tras llegar a un acuerdo económico, el De Graafschap estaba dispuesto a dar continuidad a la carrera de la joven promesa checa firmándolo para las tres próximas temporadas.

Pero todo se truncó. Con el jugador en los Países Bajos, el club decidió dar marcha atrás a la operación por ‘objeciones durante la inspección’, según rezaba el comunicado oficial. La vida futbolística de Tomas Vaclik pudo dar cambiar de la noche a la mañana. La luz de su proyección se apagó por un momento. No encontraba explicación a lo que estaba pasando. Aquella temporada lo había jugado prácticamente todo con su club, el Viktoria Zizkov.

Pero la vida siempre ofrece segundas oportunidades. Por ello, el propio Viktoria Zizkov admitió la vuelta de quien había sido su estrella y pieza fundamental para conseguir el ascenso a la primera división de la República Checa. Apenas 6 meses después, el Sparta de Praga se hizo con los servicios de un portero que volvía a soñar con coger el testigo de mejor guardameta de la historia de la de su país.

Siete años después de que el fútbol le diese la espalda a Tomas Vaclik, el Sevilla llamó a su puerta. La élite del fútbol europeo le esperaba con los brazos abiertos. Y al portero aceptó el reto sin dudarlo.

Lejos de evidenciar problemas de adaptación o dificultades con el idioma, el checo se ha ganado la confianza de sus compañeros y de la afición con pocas semanas de competición. Y no es para menos. Reflejos, buen posicionamiento, velocidad para achicar espacios, seguro en los balones aéreos y sobre todo, sensación de tranquilidad. Tanto, que ha dado por finalizada la crisis profunda por la que pasaba la portería de Nervión.

En 2016, Peter Cech se retiró de la selección siendo el futbolista con más internacionalidades de la República Checa. En Sevilla juega su sucesor, aquel que con 21 años fue rechazado por los médicos de un club holandés que pudo truncar por completo la trayectoria de uno de los porteros más destacados de la actual liga. Vaclik siempre fue consciente de sus posibilidades mostrándose positivo ante las adversidades y ahora el fútbol, le devuelve la sonrisa.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021