_Fórmula 1

El día que Alonso no subió al podio

Abraham Marqués @F1abr 14-11-2019

6 de abril de 2003, Gran Premio de Brasil. La tercera carrera del campeonato se celebró en el circuito de Interlagos. En las dos citas anteriores, Australia y Malasia, el monoplaza ganador fue del equipo McLaren. David Coulthard comenzó la temporada con una victoria en Melbourne y Kimi Räikkönen hizo lo propio en Sepang. Michael Schumacher, recién pentacampeón del mundo, no llegó a sumar ningún podio en ninguno de esos dos Grandes Premios. Tras haber arrasado en la temporada anterior, parecía que el káiser no las tenía todas consigo. La sorpresa de la temporada estaba siendo un joven Fernando Alonso. El español se había convertido en el piloto más joven de la historia en salir desde la pole y en subir al podio en la cita de Malasia.

Para esta temporada, la clasificación cambió su sistema. Pasó a disputarse en dos tandas, ambas a una vuelta. La primera de ellas se celebraba el viernes, donde los pilotos salían a pista en función de su posición en el campeonato. El sábado salían en orden inverso a la posición obtenida en la sesión anterior. Tras poner brevemente en situación el campeonato de 2003, pasemos a hablar del impresionante Gran Premio de Brasil.

Rubens Barrichello salía en la pole en un domingo donde en los instantes previos a la carrera cayó una lluvia torrencial. Esto hizo que la FIA, por motivos de seguridad, permitiera a los equipos cambiar a reglajes de lluvia. Esta modificación estaba prohibida debido a la condición de parque cerrado, en la que no se podía cambiar la configuración del monoplaza tras la sesión de clasificación.

La salida se retrasó 10 minutos debido a la intensa lluvia. Pasado este período de tiempo, comenzaron las 71 vueltas del Gran Premio, pero detrás del coche de seguridad. Este se retiró unas vueltas más tarde se retiró y dio comienzo a una carrera alocada. La lluvia hizo que todos los pilotos sufrieran por mantener su monoplaza en la pista.

A medida que pasaban las vueltas se iban consumando los abandonos. El primero de ellos lo protagonizó Nick Heifeld por una fuga de aceite en la vuelta 8. Entre la vuelta 15 y la 32 hubo ocho abandonos por causas de pilotaje, quedándose fuera de carrera pilotos como Michael Schumacher, Jenson Button o Juan Pablo Montoya.

El punto de inflexión de la carrera llegó en la vuelta 53, cuando lideraba Giancarlo Fisichella, seguido por Kimi Räikkönen y Fernando Alonso. Mark Webber tuvo un accidente en la curva previa a la recta de meta. Su Jaguar perdió tres de los cuatro neumáticos, que quedaron en medio de la pista junto con una gran cantidad de piezas de su monoplaza.

Cuando Fernando Alonso pasó por la curva donde el piloto australiano tuvo su accidente no pudo evitar colisionar con los restos del Jaguar, teniendo lugar un accidente mucho más fuerte. Pat Symonds, director deportivo de Renault, explicó que el español sufrió un primer impacto con una desaceleración de 35 G y un segundo de 60 G. Afortunadamente, la FIA implementó el HANS (Head and Neck Support) al comienzo de la temporada. Este sistema sirve de sujeción para la cabeza y el cuello, protegiéndolos de fuertes impactos como el que sufrió el piloto de Renault.

Tras el accidente de Fernando Alonso, dirección de carrera decidió suspender el Gran Premio. Debido a que se habían disputado el 75% de las vueltas, la FIA tomó la clasificación de dos vueltas antes a la suspensión y repartió la totalidad de los puntos. En un primer momento, se tomó como referencia la vuelta 54, por lo que el resultado de la carrera sería el de la vuelta 52 según la norma. Este adjudicaba la victoria a Räikkönen y el segundo lugar a Fisichella. Posteriormente se demostró que el piloto italiano de Jordan estaba en la vuelta 55 cuando se sacó la bandera roja, por lo que la clasificación cambiaba y el ganador pasaba a ser Giancarlo.

De una manera u otra, el podio estaba compuesto por Fisichella, Räikkönen y Alonso. El español no pudo subir al podio, ya que se encontraba camino del hospital para comprobar que no había sufrido grandes lesiones. La joven promesa española conseguía el segundo podio de su carrera deportiva, pero no pudo subir a él, dejando la inusual imagen de solo dos pilotos en la ceremonia.

En los datos finales de la carrera figuran 10 abandonos. A Mark Webber se le asignó la novena posición y Fernando Alonso consiguió uno de los podios más singulares de su carrera ya que no subió a él. A lo largo de su trayectoria en la Fórmula 1 terminó 97 veces entre los tres primeros tras disputar 312 Grandes Premios. El de Brasil 2003 tendrá un lugar en especial en su memoria ya que, a pesar de no estar en la ceremonia, salió prácticamente ileso de un accidente muy grave, quizás el más fuerte de su carrera.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

6 de abril de 2003, Gran Premio de Brasil. La tercera carrera del campeonato se celebró en el circuito de Interlagos. En las dos citas anteriores, Australia y Malasia, el monoplaza ganador fue del equipo McLaren. David Coulthard comenzó la temporada con una victoria en Melbourne y Kimi Räikkönen hizo lo propio en Sepang. Michael Schumacher, recién pentacampeón del mundo, no llegó a sumar ningún podio en ninguno de esos dos Grandes Premios. Tras haber arrasado en la temporada anterior, parecía que el káiser no las tenía todas consigo. La sorpresa de la temporada estaba siendo un joven Fernando Alonso. El español se había convertido en el piloto más joven de la historia en salir desde la pole y en subir al podio en la cita de Malasia.

Para esta temporada, la clasificación cambió su sistema. Pasó a disputarse en dos tandas, ambas a una vuelta. La primera de ellas se celebraba el viernes, donde los pilotos salían a pista en función de su posición en el campeonato. El sábado salían en orden inverso a la posición obtenida en la sesión anterior. Tras poner brevemente en situación el campeonato de 2003, pasemos a hablar del impresionante Gran Premio de Brasil.

Rubens Barrichello salía en la pole en un domingo donde en los instantes previos a la carrera cayó una lluvia torrencial. Esto hizo que la FIA, por motivos de seguridad, permitiera a los equipos cambiar a reglajes de lluvia. Esta modificación estaba prohibida debido a la condición de parque cerrado, en la que no se podía cambiar la configuración del monoplaza tras la sesión de clasificación.

La salida se retrasó 10 minutos debido a la intensa lluvia. Pasado este período de tiempo, comenzaron las 71 vueltas del Gran Premio, pero detrás del coche de seguridad. Este se retiró unas vueltas más tarde se retiró y dio comienzo a una carrera alocada. La lluvia hizo que todos los pilotos sufrieran por mantener su monoplaza en la pista.

A medida que pasaban las vueltas se iban consumando los abandonos. El primero de ellos lo protagonizó Nick Heifeld por una fuga de aceite en la vuelta 8. Entre la vuelta 15 y la 32 hubo ocho abandonos por causas de pilotaje, quedándose fuera de carrera pilotos como Michael Schumacher, Jenson Button o Juan Pablo Montoya.

El punto de inflexión de la carrera llegó en la vuelta 53, cuando lideraba Giancarlo Fisichella, seguido por Kimi Räikkönen y Fernando Alonso. Mark Webber tuvo un accidente en la curva previa a la recta de meta. Su Jaguar perdió tres de los cuatro neumáticos, que quedaron en medio de la pista junto con una gran cantidad de piezas de su monoplaza.

Cuando Fernando Alonso pasó por la curva donde el piloto australiano tuvo su accidente no pudo evitar colisionar con los restos del Jaguar, teniendo lugar un accidente mucho más fuerte. Pat Symonds, director deportivo de Renault, explicó que el español sufrió un primer impacto con una desaceleración de 35 G y un segundo de 60 G. Afortunadamente, la FIA implementó el HANS (Head and Neck Support) al comienzo de la temporada. Este sistema sirve de sujeción para la cabeza y el cuello, protegiéndolos de fuertes impactos como el que sufrió el piloto de Renault.

Tras el accidente de Fernando Alonso, dirección de carrera decidió suspender el Gran Premio. Debido a que se habían disputado el 75% de las vueltas, la FIA tomó la clasificación de dos vueltas antes a la suspensión y repartió la totalidad de los puntos. En un primer momento, se tomó como referencia la vuelta 54, por lo que el resultado de la carrera sería el de la vuelta 52 según la norma. Este adjudicaba la victoria a Räikkönen y el segundo lugar a Fisichella. Posteriormente se demostró que el piloto italiano de Jordan estaba en la vuelta 55 cuando se sacó la bandera roja, por lo que la clasificación cambiaba y el ganador pasaba a ser Giancarlo.

De una manera u otra, el podio estaba compuesto por Fisichella, Räikkönen y Alonso. El español no pudo subir al podio, ya que se encontraba camino del hospital para comprobar que no había sufrido grandes lesiones. La joven promesa española conseguía el segundo podio de su carrera deportiva, pero no pudo subir a él, dejando la inusual imagen de solo dos pilotos en la ceremonia.

En los datos finales de la carrera figuran 10 abandonos. A Mark Webber se le asignó la novena posición y Fernando Alonso consiguió uno de los podios más singulares de su carrera ya que no subió a él. A lo largo de su trayectoria en la Fórmula 1 terminó 97 veces entre los tres primeros tras disputar 312 Grandes Premios. El de Brasil 2003 tendrá un lugar en especial en su memoria ya que, a pesar de no estar en la ceremonia, salió prácticamente ileso de un accidente muy grave, quizás el más fuerte de su carrera.

_Destacado

Balance de la temporada 2019

Abraham Marqués @F1abr
09-12-2019

_Destacado

Parc Fermé: GP Abu Dhabi

Abraham Marqués @F1abr
02-12-2019