Atlético

article title

El día de la marmota

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

– A veces la gente simplemente muere.

-No hoy. 

Atrapado en el tiempo”, del director Harold Ramis.

Finales del 2017. Han pasado ya seis años desde su llegada. Más de un lustro desde que un hombre cambio la cara a un equipo hundido, demacrado y vulgar. Lo convirtió en un tipo elegante, con poderío y fama. Transformó al hazmerreír en la bestia. Dotó de alma a aquello que no tenía vida. Fue capaz de realizar la mayor metamorfosis que yo recuerdo en el mundo del fútbol. Existirán hitos mayores, pero dudo que con mayor longevidad.

Resulta desconcertante, qué duda cabe, que durante estos seis años siga existiendo una pandemia que aún no entiende nada. Esos que, a vuela pluma, tratan de hundir al hombre de traje negro impoluto. Los que siguen achacándole, desde el minuto cero, exactamente lo mismo que en la actualidad. Aquellos descontentos con que en el jolgorio de una fiesta privada con invitaciones VIP se haya colado el que consideraban tonto del barrio y les haya querido robar el protagonismo. Estamos pues, sin duda, en el día de la marmota.

LEER MÁS: Simeone, en casa rojiblanca

Da igual el año al que hagamos referencia. 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017. Será cuestión de elegir y de aceptar. Diego Pablo Simeone, el protagonista que nos atañe, lleva todo este tiempo viviendo en un mundo en el que por arriba se le elogia y por debajo se le infravalora. Años escuchando que su equipo juega mal, gana sin merecerlo, es violento, tiene suerte. Otras afirmaciones que rozan ya lo surrealista como que tiene el favor de la prensa o del estamento arbitral. Amigos, ¡ríanse!

Este señor argentino ha tenido que aguantar, casi desde que llegó, como le buscan un homónimo que le haga sombra en cuanto gana cinco partidos seguidos con su equipo. Llámese Nuno, Sampaoli o Marcelino. Comparar el recorrido de estos entrenadores con lo que ha pasado el Cholo en el Atlético de Madrid es un insulto en toda regla. Coger a un muerto y hacerlo campeón es algo complicado. Pero zarandear a ese muerto, convertirlo en élite campeona y mantenerlo a ese nivel durante cinco años es algo tan descomunal que me resulta irrisorio siquiera tener que explicarlo.

Y es que en la época que todo el universo fútbol cataloga como la de Leo Messi, Cristiano Ronaldo y sus Barça y Madrid, existe una grieta por la que asoma la patita el Atlético de Madrid de Simeone. Sí, amigos, su Atlético de Madrid. Sólo un ciego o un forofo no puede ver la realidad que tiene ante sus ojos. O quizás el problema venga en que sí lo ven, pero preferirían no verlo. O que no existiera. Seguirán pasando los años, seguirán queriendo “matarle”.

Hablaba del día de la marmota. Y hay una frase en la película “Atrapado en el tiempo” que, sin duda, viene a colación de todo lo que he contado. Con esto termino: “Sobreviví al choque. No sólo volé en pedazos. Me acuchillaron, dispararon, envenenaron, me congelaron, colgaron, electrocutaron y quemaron. Cada mañana me levanto sin un rasguño. Sin una abolladura. Soy inmortal”. 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados