_Destacado

El Colonia mira hacia arriba

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 25-02-2020

etiquetas:

FC Köln

A Colonia le hacía falta un revulsivo, porque su inicio de competición en la Bundesliga tras el regreso a la categoría estaba siendo muy flojo. Beierlorzer no daba con la tecla y al equipo le costaba sumar. Cuando se llegó al último parón por fechas de selecciones, allá por el mes de noviembre, habían conseguido solo siete puntos en la tabla, gracias a dos victorias y un empate en unos once encuentros, siendo el segundo peor equipo de la liga. En aquel parón, tras una derrota en casa ante el Hoffenheim, el equipo decidió hacer un cambio. Entraron en el club Horst Heldt, como director deportivo y Markus Gisdol como entrenador. Pocos días después, Beierlorzer se hizo cargo del banquillo del Mainz 05, un rival directo del FC Köln, algo que solo se entiende a largo plazo.

Heldt y Gisdol cogieron el mando deportivo del club y, en poco tiempo, el rumbo cambió. Si con Beierlorzer sumaron 7 puntos de 33 posibles, el rendimiento con Gisdol es de 19 puntos de 36. De estar desahuciado al inicio, a mirar la clasificación de manera tranquila, a 9 puntos del descenso, dejando a tres equipos por debajo, entre ellos y el descenso. Ahora el ambiente es otro. A pesar de que con el nuevo técnico han sido goleados por RB Leipzig (4-1), Borussia Dortmund (5-1) y Bayern (1-4), además de caer en el campo del Union Berlin (2-0), sí pudo vencer a Leverkusen (2-0), Eintracht Frankfurt (2-4), Wolfsburg (3-1) y SC Freiburg (4-0), resultados que, quizás, en la racha negativa del primer tercio de la competición nunca se hubieran dado.

Lo último ha sido conquistar el Olímpico de Berlín ganando por 0-5, con Jhon Córdoba, Mark Uth y Florian Kainz como grandes protagonistas. Llama poderosamente la atención el caso de Uth, que llegó de Gelsenkirchen para buscar minutos y reencontrarse con el gol que se le negó durante su estancia en el equipo minero, al menos, el ser la referencia que le llevó a ser el ‘9’ de Joachim Löw cuando la selección estaba pasando un momento de transición, aunque su apuesta fue algo ocasional. Junto a Uth, otros nombres como los ya mencionados Córdoba y Kainz han sido partícipes directos en la mejoría del equipo, o la aportación en ataque de Sebastiaan Bornauw, que ha sumado tres goles desde el cambio en el banquillo.

Tras un inicio complicado, la ciudad de Colonia por fin sonríe. Esa que reunió a gran parte de su afición en la catedral a principios de la temporada para pedir, a una sola voz, que el equipo tuviera un buen año. Esa petición tardó en hacer efecto y aún no hay nada conseguido, pero el club se ha tomado en serio el dicho de «año nuevo, vida nueva». Gisdol y Heldt quieren devolver al FC Köln a luchar por objetivos importantes como participar en competiciones europeas. No en vano, Colonia es la sede del primer campeón de la era Bundesliga en Alemania, hasta tres veces campeón alemán y cuatro veces de Copa. Un histórico que hace nada estaba disputando competición europea, pero que en los últimos tiempos ha estado pocas veces entre los primeros puestos.

Queda el último tercio de la competición, la parte decisiva para los clubes. En Colonia saben que ahora están cerca de la permanencia, pero no se pueden dormir, porque aún les queda un calendario duro. Lo que está claro es que el tren ya cogió una velocidad normal, sin encontrar muchos obstáculos por el camino. Antes costaba sacar los partidos y, ahora, al menos se compiten, sea cual sea el rival. Colonia ahora sonríe, porque hace tres meses lloraba y sin consuelo. Todo eso se lo debe a Gisdol y Heldt, los dos hombres que han cambiado la cara del equipo, uno para sacarlo del pozo y, el otro, para iniciar un nuevo proyecto que les devuelva la grandeza de otras décadas. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

A Colonia le hacía falta un revulsivo, porque su inicio de competición en la Bundesliga tras el regreso a la categoría estaba siendo muy flojo. Beierlorzer no daba con la tecla y al equipo le costaba sumar. Cuando se llegó al último parón por fechas de selecciones, allá por el mes de noviembre, habían conseguido solo siete puntos en la tabla, gracias a dos victorias y un empate en unos once encuentros, siendo el segundo peor equipo de la liga. En aquel parón, tras una derrota en casa ante el Hoffenheim, el equipo decidió hacer un cambio. Entraron en el club Horst Heldt, como director deportivo y Markus Gisdol como entrenador. Pocos días después, Beierlorzer se hizo cargo del banquillo del Mainz 05, un rival directo del FC Köln, algo que solo se entiende a largo plazo.

Heldt y Gisdol cogieron el mando deportivo del club y, en poco tiempo, el rumbo cambió. Si con Beierlorzer sumaron 7 puntos de 33 posibles, el rendimiento con Gisdol es de 19 puntos de 36. De estar desahuciado al inicio, a mirar la clasificación de manera tranquila, a 9 puntos del descenso, dejando a tres equipos por debajo, entre ellos y el descenso. Ahora el ambiente es otro. A pesar de que con el nuevo técnico han sido goleados por RB Leipzig (4-1), Borussia Dortmund (5-1) y Bayern (1-4), además de caer en el campo del Union Berlin (2-0), sí pudo vencer a Leverkusen (2-0), Eintracht Frankfurt (2-4), Wolfsburg (3-1) y SC Freiburg (4-0), resultados que, quizás, en la racha negativa del primer tercio de la competición nunca se hubieran dado.

Lo último ha sido conquistar el Olímpico de Berlín ganando por 0-5, con Jhon Córdoba, Mark Uth y Florian Kainz como grandes protagonistas. Llama poderosamente la atención el caso de Uth, que llegó de Gelsenkirchen para buscar minutos y reencontrarse con el gol que se le negó durante su estancia en el equipo minero, al menos, el ser la referencia que le llevó a ser el ‘9’ de Joachim Löw cuando la selección estaba pasando un momento de transición, aunque su apuesta fue algo ocasional. Junto a Uth, otros nombres como los ya mencionados Córdoba y Kainz han sido partícipes directos en la mejoría del equipo, o la aportación en ataque de Sebastiaan Bornauw, que ha sumado tres goles desde el cambio en el banquillo.

Tras un inicio complicado, la ciudad de Colonia por fin sonríe. Esa que reunió a gran parte de su afición en la catedral a principios de la temporada para pedir, a una sola voz, que el equipo tuviera un buen año. Esa petición tardó en hacer efecto y aún no hay nada conseguido, pero el club se ha tomado en serio el dicho de «año nuevo, vida nueva». Gisdol y Heldt quieren devolver al FC Köln a luchar por objetivos importantes como participar en competiciones europeas. No en vano, Colonia es la sede del primer campeón de la era Bundesliga en Alemania, hasta tres veces campeón alemán y cuatro veces de Copa. Un histórico que hace nada estaba disputando competición europea, pero que en los últimos tiempos ha estado pocas veces entre los primeros puestos.

Queda el último tercio de la competición, la parte decisiva para los clubes. En Colonia saben que ahora están cerca de la permanencia, pero no se pueden dormir, porque aún les queda un calendario duro. Lo que está claro es que el tren ya cogió una velocidad normal, sin encontrar muchos obstáculos por el camino. Antes costaba sacar los partidos y, ahora, al menos se compiten, sea cual sea el rival. Colonia ahora sonríe, porque hace tres meses lloraba y sin consuelo. Todo eso se lo debe a Gisdol y Heldt, los dos hombres que han cambiado la cara del equipo, uno para sacarlo del pozo y, el otro, para iniciar un nuevo proyecto que les devuelva la grandeza de otras décadas. 

etiquetas:

FC Köln