_Fútbol Internacional

El ascenso de Adeyemi

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 13-10-2021

El fútbol alemán es una fábrica de talento constante y, ahora, con la llegada de ‘Hansi’ Flick al cargo de seleccionador, los nuevos valores crecen en protagonismo y van adquiriendo un papel más responsable dentro de la selección nacional, como lo hacen ya en sus clubes. Uno de ellos es Karim Adeyemi, un futbolista con un origen muy particular. De padre nigeriano y madre rumana, Karim nació en Múnich y empezó su camino en el fútbol en el TSV Forstenried, club representativo de un distrito muniqués. Poco duró en aquel club pequeño y, muy pronto, llamó la atención del club más grande de la ciudad, el Bayern, que lo incorporó a sus categorías inferiores.

En el Bayern, Adeyemi estuvo solo dos años. El club le rechazó por no ser tan disciplinado, con 10 años de edad. Aquel chaval había dejado el club de su ciudad, en el que siempre había soñado jugar. Tuvo que coger otro camino y se marchó al Unterhaching, otro club muniqués que actualmente tiene a su primer equipo en Regionalliga. Allí llegó hasta la categoría juvenil, un año después de que el RB Salzburg se hiciera con el título de la UEFA Youth League. El campeón austriaco le fichó y comenzó alternando la competición continental juvenil con partidos en la Segunda División austriaca, en el FC Liefering, club que ejerce de filial del equipo austriaco de Red Bull desde 2012. También tuvo apariciones con el primer equipo, tanto en competición nacional como en Europa League, donde pudo debutar en febrero de 2020, precisamente en Alemania, frente al Eintracht Frankfurt, sustituyendo al actual jugador del Arminia Bielefeld, Masaya Okugawa.

En Austria demostraba su desparpajo y calidad mientras sumaba minutos y goles. Un futbolista rápido, muy habilidoso y determinante en el área rival. Su ídolo era Arjen Robben. A él quería parecerse. Sus números y actuaciones esta temporada están colocando, por fin, a Karim en el panorama fútbol. Días como el del Sevilla en Champions, en el que volvió loca a la defensa del conjunto de Julen Lopetegui, pusieron al jugador en el foco de los grandes clubes, con los que ya se le ha relacionado. Bayern, Dortmund, RB Leipzig o Liverpool, incluso FC Barcelona, se han vinculado a Adeyemi en los últimos tiempos.

Si todo transcurre dentro de la normalidad, el destino de Adeyemi está en Leipzig. Sin embargo, con él podría pasar lo mismo que con Haaland, que eligió Dortmund al salir de Austria. El regreso al Bayern es una opción más que viable. Como ya comenté antes, él es muniqués y ya estuvo con los bávaros siendo niño, aunque su salida no fuera del todo agradable. Ahora, más maduro, aquello está olvidado y la aspiradora del Allianz Arena podría hacerse con su fichaje y así ser incluido en la plantilla más importante de Alemania, una de las mejores del mundo. El verdadero escaparate. Pero el Bayern no lo va a tener fácil. El tercer club alemán en desear contar con Adeyemi es el Dortmund, casualmente, con mayor interés si Haaland abandona el club, aunque existe una posibilidad de que coincidan, algo que no ocurrió en Salzburgo. La opción Premier, avalada por Jürgen Klopp, también es apetecible, pero allí la competencia es complicada. Si saliera alguno de los tres de arriba las opciones crecerían.

Todo va avanzando muy rápido, pero así es el fútbol actualmente. Muchos jóvenes salen a la luz y consiguen mantenerse en la élite. Adeyemi tiene condiciones para ello y un margen de mejora grande. Dentro de un terreno de juego se le ve disfrutando, como cualquier chaval de su edad que juega con y contra los mejores. Si a eso le sumas la confianza de un entrenador, pues tienes ahí la fórmula para, al menos, luchar por el éxito. Matthias Jaissle y Flick tienen plena confianza en él. Uno lo tiene ya de titular o jugador estrella y, el otro, ha contado con él en sus primeras convocatorias como seleccionador. ¿Tendrá la confianza de Flick influencia en la decisión sobre su futuro? El futuro de Adeyemi podría estar ligado al de Haaland o Lewandowski. Incluso, junto a ellos. Hablar a estas alturas sobre lo que pasará en invierno o el próximo verano es disparar al aire. Lo que está claro es que ahora se le puede disfrutar en el mejor torneo de fútbol a nivel de clubes. Sus goles, sus regates, el no tener miedo al ir contra un rival, la velocidad… Cuando hay materia prima y buena cabeza, todo fluye y el aficionado disfruta, a no ser que seas su rival.

Imagen de cabecera: Karim Adeyemi

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El fútbol alemán es una fábrica de talento constante y, ahora, con la llegada de ‘Hansi’ Flick al cargo de seleccionador, los nuevos valores crecen en protagonismo y van adquiriendo un papel más responsable dentro de la selección nacional, como lo hacen ya en sus clubes. Uno de ellos es Karim Adeyemi, un futbolista con un origen muy particular. De padre nigeriano y madre rumana, Karim nació en Múnich y empezó su camino en el fútbol en el TSV Forstenried, club representativo de un distrito muniqués. Poco duró en aquel club pequeño y, muy pronto, llamó la atención del club más grande de la ciudad, el Bayern, que lo incorporó a sus categorías inferiores.

En el Bayern, Adeyemi estuvo solo dos años. El club le rechazó por no ser tan disciplinado, con 10 años de edad. Aquel chaval había dejado el club de su ciudad, en el que siempre había soñado jugar. Tuvo que coger otro camino y se marchó al Unterhaching, otro club muniqués que actualmente tiene a su primer equipo en Regionalliga. Allí llegó hasta la categoría juvenil, un año después de que el RB Salzburg se hiciera con el título de la UEFA Youth League. El campeón austriaco le fichó y comenzó alternando la competición continental juvenil con partidos en la Segunda División austriaca, en el FC Liefering, club que ejerce de filial del equipo austriaco de Red Bull desde 2012. También tuvo apariciones con el primer equipo, tanto en competición nacional como en Europa League, donde pudo debutar en febrero de 2020, precisamente en Alemania, frente al Eintracht Frankfurt, sustituyendo al actual jugador del Arminia Bielefeld, Masaya Okugawa.

En Austria demostraba su desparpajo y calidad mientras sumaba minutos y goles. Un futbolista rápido, muy habilidoso y determinante en el área rival. Su ídolo era Arjen Robben. A él quería parecerse. Sus números y actuaciones esta temporada están colocando, por fin, a Karim en el panorama fútbol. Días como el del Sevilla en Champions, en el que volvió loca a la defensa del conjunto de Julen Lopetegui, pusieron al jugador en el foco de los grandes clubes, con los que ya se le ha relacionado. Bayern, Dortmund, RB Leipzig o Liverpool, incluso FC Barcelona, se han vinculado a Adeyemi en los últimos tiempos.

Si todo transcurre dentro de la normalidad, el destino de Adeyemi está en Leipzig. Sin embargo, con él podría pasar lo mismo que con Haaland, que eligió Dortmund al salir de Austria. El regreso al Bayern es una opción más que viable. Como ya comenté antes, él es muniqués y ya estuvo con los bávaros siendo niño, aunque su salida no fuera del todo agradable. Ahora, más maduro, aquello está olvidado y la aspiradora del Allianz Arena podría hacerse con su fichaje y así ser incluido en la plantilla más importante de Alemania, una de las mejores del mundo. El verdadero escaparate. Pero el Bayern no lo va a tener fácil. El tercer club alemán en desear contar con Adeyemi es el Dortmund, casualmente, con mayor interés si Haaland abandona el club, aunque existe una posibilidad de que coincidan, algo que no ocurrió en Salzburgo. La opción Premier, avalada por Jürgen Klopp, también es apetecible, pero allí la competencia es complicada. Si saliera alguno de los tres de arriba las opciones crecerían.

Todo va avanzando muy rápido, pero así es el fútbol actualmente. Muchos jóvenes salen a la luz y consiguen mantenerse en la élite. Adeyemi tiene condiciones para ello y un margen de mejora grande. Dentro de un terreno de juego se le ve disfrutando, como cualquier chaval de su edad que juega con y contra los mejores. Si a eso le sumas la confianza de un entrenador, pues tienes ahí la fórmula para, al menos, luchar por el éxito. Matthias Jaissle y Flick tienen plena confianza en él. Uno lo tiene ya de titular o jugador estrella y, el otro, ha contado con él en sus primeras convocatorias como seleccionador. ¿Tendrá la confianza de Flick influencia en la decisión sobre su futuro? El futuro de Adeyemi podría estar ligado al de Haaland o Lewandowski. Incluso, junto a ellos. Hablar a estas alturas sobre lo que pasará en invierno o el próximo verano es disparar al aire. Lo que está claro es que ahora se le puede disfrutar en el mejor torneo de fútbol a nivel de clubes. Sus goles, sus regates, el no tener miedo al ir contra un rival, la velocidad… Cuando hay materia prima y buena cabeza, todo fluye y el aficionado disfruta, a no ser que seas su rival.

Imagen de cabecera: Karim Adeyemi

_Atlético

Griezmann: en las buenas y en las malas

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
20-10-2021

_Inglaterra

El Sunderland sigue sufriendo

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
19-10-2021