_Inglaterra

El Arsenal no va a descender

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 20-12-2021

etiquetas:

Arsenal Mikel Arteta

Hace no mucho, en los albores de esta Premier League que no sabemos si tendrá que parar por el maldito coronavirus, creíamos que el Arsenal iba a luchar por no descender. Los encuentros del conjunto de Londres estaban rodados y dirigidos por Woody Allen: en muchos momentos la belleza en el juego era indudable, pero el fondo seguía siendo oscuro. El director mezcla sus brillantes diálogos con el drama que esconden sus conclusiones: “Después de la muerte no hay nada”. Los gunners no jugaban mal, pero los sempiternos errores defensivos -que ya parecen marca de la casa- dejaban unos resultados impropios de una entidad así. Todo ha cambiado.

El primer responsable de esta mejoría, además de Mikel Arteta, se llama Aaron Ramsdale. Aquí un servidor debe reconocer que sus actuaciones están muy lejos de lo esperado. Su fichaje sembró muchas dudas. El curso anterior había descendido con el Sheffield United dejando errores para la posteridad. Los londinenses hicieron caso omiso a los que dudaban de su nivel y pagaron una morterada por el inglés. Hoy ya piden que debe ser el primer guardameta para Gareth Southgate. Además, enseña un muy buen toque de balón cuando el equipo saca la pelota desde atrás y eso es clave para el juego que pide su técnico.

Las eternas críticas al Arsenal suelen ir a una zona del equipo: la zaga. Este año, tras ese inicio dubitativo que ya hemos destacado unas líneas más arriba, los defensores no están regalando goles sin parar. El wengerismo siempre trajo consigo un perfil de defensores que sacaban el balón maravillosamente, pero que en el mismo encuentro regalaban goles. La ciclotimia era real. El gasto atrás ha sido exagerado, pero Gabriel, Ben White y Tomiyasu están a gran nivel. En los últimos encuentros hemos visto goles de bella factura: jugadas que arrancan desde Ramsdale y acaban en un gol del delantero de turno. Algunos, los que forman parte de la escuela de Allardyce, pensarán que es un riesgo. El riesgo real es lanzar el balón arriba sin sentido, contestará Arteta.

En ataque este equipo se asemeja a lo de siempre: es imposible acercarse a aquella delantera que poseía al mejor Henry de su carrera, pero los gunners siempre atesoran futbolistas de calidad arriba. Martinelli está de vuelta, Smith-Rowe es muy bueno y Bukayo Saka debe acabar siendo referencia en la selección inglesa. Si algo tengo claro es que el Arsenal no va a descender. Si sigue así puede que incluso acabe jugando la Champions League el año que viene. Arteta sigue callando bocas.

Imagen de cabecera: @Arsenal

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hace no mucho, en los albores de esta Premier League que no sabemos si tendrá que parar por el maldito coronavirus, creíamos que el Arsenal iba a luchar por no descender. Los encuentros del conjunto de Londres estaban rodados y dirigidos por Woody Allen: en muchos momentos la belleza en el juego era indudable, pero el fondo seguía siendo oscuro. El director mezcla sus brillantes diálogos con el drama que esconden sus conclusiones: “Después de la muerte no hay nada”. Los gunners no jugaban mal, pero los sempiternos errores defensivos -que ya parecen marca de la casa- dejaban unos resultados impropios de una entidad así. Todo ha cambiado.

El primer responsable de esta mejoría, además de Mikel Arteta, se llama Aaron Ramsdale. Aquí un servidor debe reconocer que sus actuaciones están muy lejos de lo esperado. Su fichaje sembró muchas dudas. El curso anterior había descendido con el Sheffield United dejando errores para la posteridad. Los londinenses hicieron caso omiso a los que dudaban de su nivel y pagaron una morterada por el inglés. Hoy ya piden que debe ser el primer guardameta para Gareth Southgate. Además, enseña un muy buen toque de balón cuando el equipo saca la pelota desde atrás y eso es clave para el juego que pide su técnico.

Las eternas críticas al Arsenal suelen ir a una zona del equipo: la zaga. Este año, tras ese inicio dubitativo que ya hemos destacado unas líneas más arriba, los defensores no están regalando goles sin parar. El wengerismo siempre trajo consigo un perfil de defensores que sacaban el balón maravillosamente, pero que en el mismo encuentro regalaban goles. La ciclotimia era real. El gasto atrás ha sido exagerado, pero Gabriel, Ben White y Tomiyasu están a gran nivel. En los últimos encuentros hemos visto goles de bella factura: jugadas que arrancan desde Ramsdale y acaban en un gol del delantero de turno. Algunos, los que forman parte de la escuela de Allardyce, pensarán que es un riesgo. El riesgo real es lanzar el balón arriba sin sentido, contestará Arteta.

En ataque este equipo se asemeja a lo de siempre: es imposible acercarse a aquella delantera que poseía al mejor Henry de su carrera, pero los gunners siempre atesoran futbolistas de calidad arriba. Martinelli está de vuelta, Smith-Rowe es muy bueno y Bukayo Saka debe acabar siendo referencia en la selección inglesa. Si algo tengo claro es que el Arsenal no va a descender. Si sigue así puede que incluso acabe jugando la Champions League el año que viene. Arteta sigue callando bocas.

Imagen de cabecera: @Arsenal

etiquetas:

Arsenal Mikel Arteta

_Inglaterra

Posponer

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
24-01-2022

_Inglaterra

Solo podía acabar así

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
17-01-2022