_Selección

El adiós de ‘El Guaje’

Javier Siñeriz @jsineriz96 14-11-2019

etiquetas:

David Villa

No hay vuelta atrás. David Villa, ‘El Guaje’, el máximo goleador de la historia de la selección española, se retira. El delantero más trascendente en la historia del fútbol español decide dar un paso al lado porque, como él mismo dice, “prefiero dejar el fútbol antes que el fútbol me deje a mí”. Villa suma en su mochila experiencias en Gijón, Zaragoza, Valencia, Barcelona, Madrid, Melbourne, Nueva York y Kobe. Aunque para él, su mejor momento lo vivió en Johannesburgo.

Nunca una palabra tan extendida en Asturias tuvo tanta repercusión en el resto del mundo como aquella por la que todos conocemos a Villa. ‘El Guaje’ empezó a serlo hace más de 20 años, cuando disfrutaba del fútbol en Mareo, en las categorías inferiores del Sporting de Gijón. Desde entonces, su ascenso fue meteórico. Primero, debutó en el primer equipo rojiblanco y se hizo un hueco. Después, dejó una imagen mítica, aquella en la que mandaba callar a la afición del Carlos Tartiere en un encuentro entre el Real Oviedo y el Sporting de Gijón que quien escribe estas líneas vivió en el estadio.

Su espectacular rendimiento en Segunda División le puso en el escaparate. El Real Zaragoza se hizo con el delantero más prometedor del fútbol español por aquel entonces y Villa no defraudó. En la capital aragonesa consiguió títulos, debutó con la selección y se fue por la puerta grande. Su destino fue Valencia, donde se convirtió en el mejor delantero español del momento.

En el Valencia ‘El Guaje’ explotó de forma definitiva. Metió goles de todos los colores, puso a su equipo en un nivel superior, se asentó de forma definitiva en la selección española y también consiguió títulos. El más distinguido en aquella etapa lo consiguió con la camiseta de la selección española en Viena. Esa Eurocopa 2008 que llevó al fútbol español a lo más alto y en la que Villa fue fundamental con sus goles. Después, justo antes del Mundial 2010, se fue a Barcelona.

Ese año 2010 fue el punto de inflexión en la carrera de ‘El Guaje’. Vivió el momento más feliz de su vida cuando levantó la Copa del Mundo al cielo de Johannesburgo. Sin él, eso nunca habría pasado, sus goles llevaron a España a aquella circunstancia tan bonita. Como campeón del mundo llegó a Barcelona y allí se produjo su explosión definitiva a nivel de títulos. Fue miembro de uno de los mejores equipos españoles de la historia y se convirtió en leyenda. Su marcha del Barça fue complicada, parecía que no tenía más fútbol, pero estábamos equivocados.

Villa firmó por un Atlético de Madrid muy ambicioso. ‘El Guaje’ llegó a un vestuario que era una familia y que en aquella temporada vivió la mejor campaña de la historia reciente del club. Villa fue pieza clave en la sorprendente liga que consiguió el conjunto colchonero y en aquella Champions League que el Atlético estuvo a punto de ganar. Solo estuvo un año en Madrid, pero dejó huella. Entonces comenzó su aventura internacional. Primero Melbourne como trampolín antes de llegar a Nueva York, donde se convirtió en la estrella de la MLS y donde siguió metiendo goles de todos los colores.

El final estaba cerca, todos lo sabíamos. Para terminar, David decidió ir a Kobe con su amigo Andrés Iniesta. ‘El Guaje’ está viviendo un tiempo plácido en Japón, un país tranquilo y con una calidad de vida extraordinaria. Ahí acabará todo. Hay dos posibles fechas, la primera el 21 de diciembre, cuando el Vissel Kobe juega la semifinal de la Copa del Emperador. Si su equipo gana se retirará en la final de esta competición, que se disputará el 1 de enero de 2020. El final está cerca, pero todavía no ha llegado.

‘El Guaje’ ha marcado 366 goles con sus clubes y 59 con la selección española, siendo el máximo goleador de la historia del combinado nacional. Además, suma 98 internacionalidades. Ese último partido con España fue especial. Fue el 2 de septiembre de 2017 contra Italia en el Santiago Bernabéu. David Villa volvió a la selección cuando nadie lo esperaba, cuando estaba jugando en el New York City. ‘El Guaje’ saltó al campo en el minuto 89 de partido. Todo el estadio se puso en pie, incluido quien escribe estas líneas. Él se emocionó, yo me emocioné y todo el Bernabéu se emocionó. De esa manera tan bonita le dijimos adiós a ‘El Guaje’, uno de los mejores delanteros de la historia de nuestro fútbol. Gracias, David. Gracias, Villa. Gracias, ‘Guaje’.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

No hay vuelta atrás. David Villa, ‘El Guaje’, el máximo goleador de la historia de la selección española, se retira. El delantero más trascendente en la historia del fútbol español decide dar un paso al lado porque, como él mismo dice, “prefiero dejar el fútbol antes que el fútbol me deje a mí”. Villa suma en su mochila experiencias en Gijón, Zaragoza, Valencia, Barcelona, Madrid, Melbourne, Nueva York y Kobe. Aunque para él, su mejor momento lo vivió en Johannesburgo.

Nunca una palabra tan extendida en Asturias tuvo tanta repercusión en el resto del mundo como aquella por la que todos conocemos a Villa. ‘El Guaje’ empezó a serlo hace más de 20 años, cuando disfrutaba del fútbol en Mareo, en las categorías inferiores del Sporting de Gijón. Desde entonces, su ascenso fue meteórico. Primero, debutó en el primer equipo rojiblanco y se hizo un hueco. Después, dejó una imagen mítica, aquella en la que mandaba callar a la afición del Carlos Tartiere en un encuentro entre el Real Oviedo y el Sporting de Gijón que quien escribe estas líneas vivió en el estadio.

Su espectacular rendimiento en Segunda División le puso en el escaparate. El Real Zaragoza se hizo con el delantero más prometedor del fútbol español por aquel entonces y Villa no defraudó. En la capital aragonesa consiguió títulos, debutó con la selección y se fue por la puerta grande. Su destino fue Valencia, donde se convirtió en el mejor delantero español del momento.

En el Valencia ‘El Guaje’ explotó de forma definitiva. Metió goles de todos los colores, puso a su equipo en un nivel superior, se asentó de forma definitiva en la selección española y también consiguió títulos. El más distinguido en aquella etapa lo consiguió con la camiseta de la selección española en Viena. Esa Eurocopa 2008 que llevó al fútbol español a lo más alto y en la que Villa fue fundamental con sus goles. Después, justo antes del Mundial 2010, se fue a Barcelona.

Ese año 2010 fue el punto de inflexión en la carrera de ‘El Guaje’. Vivió el momento más feliz de su vida cuando levantó la Copa del Mundo al cielo de Johannesburgo. Sin él, eso nunca habría pasado, sus goles llevaron a España a aquella circunstancia tan bonita. Como campeón del mundo llegó a Barcelona y allí se produjo su explosión definitiva a nivel de títulos. Fue miembro de uno de los mejores equipos españoles de la historia y se convirtió en leyenda. Su marcha del Barça fue complicada, parecía que no tenía más fútbol, pero estábamos equivocados.

Villa firmó por un Atlético de Madrid muy ambicioso. ‘El Guaje’ llegó a un vestuario que era una familia y que en aquella temporada vivió la mejor campaña de la historia reciente del club. Villa fue pieza clave en la sorprendente liga que consiguió el conjunto colchonero y en aquella Champions League que el Atlético estuvo a punto de ganar. Solo estuvo un año en Madrid, pero dejó huella. Entonces comenzó su aventura internacional. Primero Melbourne como trampolín antes de llegar a Nueva York, donde se convirtió en la estrella de la MLS y donde siguió metiendo goles de todos los colores.

El final estaba cerca, todos lo sabíamos. Para terminar, David decidió ir a Kobe con su amigo Andrés Iniesta. ‘El Guaje’ está viviendo un tiempo plácido en Japón, un país tranquilo y con una calidad de vida extraordinaria. Ahí acabará todo. Hay dos posibles fechas, la primera el 21 de diciembre, cuando el Vissel Kobe juega la semifinal de la Copa del Emperador. Si su equipo gana se retirará en la final de esta competición, que se disputará el 1 de enero de 2020. El final está cerca, pero todavía no ha llegado.

‘El Guaje’ ha marcado 366 goles con sus clubes y 59 con la selección española, siendo el máximo goleador de la historia del combinado nacional. Además, suma 98 internacionalidades. Ese último partido con España fue especial. Fue el 2 de septiembre de 2017 contra Italia en el Santiago Bernabéu. David Villa volvió a la selección cuando nadie lo esperaba, cuando estaba jugando en el New York City. ‘El Guaje’ saltó al campo en el minuto 89 de partido. Todo el estadio se puso en pie, incluido quien escribe estas líneas. Él se emocionó, yo me emocioné y todo el Bernabéu se emocionó. De esa manera tan bonita le dijimos adiós a ‘El Guaje’, uno de los mejores delanteros de la historia de nuestro fútbol. Gracias, David. Gracias, Villa. Gracias, ‘Guaje’.

etiquetas:

David Villa

_Selección

Amarilla es

David Orenes @david_lrl
18-11-2019

_Selección

Un as bajo la manga

Joel Sierra @_JoeLSierra_
18-11-2019