_FC Barcelona

El 2021 blaugrana

2021 ha sido un año largo para la parroquia culé. El club, sumido en una espiral de mala gestión y duros golpes a nivel deportivo, comenzó la remontada con la elección de Joan Laporta como nuevo presidente, o al menos eso parecía. Con dicha elección todo el mundo pensaba que uno de los problemas que más preocupaba a la afición quedaría resuelto: la renovación del contrato de Leo Messi. Finalmente, no fue así. Debido a los desorbitados salarios generalizados en la plantilla, sumado a la bajada de ingresos provocada por la pandemia, el total de sueldos que percibían los futbolistas estaba muy por encima de lo que el límite salarial impuesto por LaLiga permitía. Ese fue el gran reto del Barcelona en 2021: bajar los salarios para cumplir el fair play financiero.

En ese sentido, la salida de Leo Messi rumbo al PSG alivió notablemente las cuentas del Barça. Una salida que nadie deseaba ni se esperaba, pues la noticia se supo de la noche a la mañana. Otra salida significativa fue la de Antoine Griezmann de regreso al Atlético de Madrid. Otra inesperada baja, aunque seguramente necesaria a nivel económico.

Con esto, el Barça perdió a sus dos mejores atacantes, al menos en cuanto a cifras, lo que provocó una caída en cuando a la producción goleadora del equipo. Este es el momento en el que otros jugadores deben tomar esa responsabilidad, pero sabemos que el gol se tiene o no se tiene, los goles no llegan solo con desearlos o por el escudo que lleves en tu camiseta.

Siendo más positivos, 2021 ha sido el año del comienzo de algo grande. Ha habido varios cambios con el objetivo de empezar un proyecto prácticamente desde cero. Uno de los más significativos ha sido la llegada de Xavi Hernández al banquillo del Camp Nou. Una leyenda del club que siente devoción por el escudo y que, a priori, parece la solución perfecta en base a los objetivos. A nivel personal, Xavi me parece la solución. La idea de crear un proyecto competitivo a medio-largo plazo es lo que necesitaba el club. Resetear y dejarnos de parches temporales. Desde mi humilde opinión también quería hacer mención a Ronald Koeman, una de las leyendas más importantes de la entidad que llegó en un momento más que difícil. La intención siempre fue buena, aunque la gestión no tanto. Terminó yéndose por la puerta de atrás, algo que considero que no merecía. No nos engañemos, fui la persona más feliz del mundo con la llegada de Xavi, pero eso no quita que considere que Koeman no se merecía lo que algunos le hicieron vivir.

Pese al duro momento por el que pasa el club, el Barça cerró el año con una serie de galardones que, aunque no son para el club, significa muchísimo que lo gane un jugador tuyo. Estoy hablando de Pedri, Alexia Putellas y Leo Messi. Pedri recibió el Golden Boy y el Trofeo Kopa; Alexia Putellas el Balón de Oro femenino; y Leo Messi el Balón de Oro masculino que, aunque ahora es jugador de otro club, la primera mitad del año la completó de azulgrana. Una serie de trofeos individuales que tiñeron la gala del Balón de Oro de blaugrana, una alegría para la parroquia culé.

Además, hay que sumar a las cosas positivas las grandiosas actuaciones de la sección femenina del Barça. El equipo femenino, capitaneado por Alexia Putellas, la mejor jugadora del mundo, continúa apisonando a sus rivales con goleadas. Este año lograron completar el triplete de Copa de la Reina, Primera Iberdrola y UEFA Women’s Champions League. Hito histórico para el club y para el fútbol femenino español en general. Con un balance de 21 victorias en 21 partidos, 110 goles a favor y solamente 5 en contra, la presente temporada de las blaugranas está siendo otro escándalo. Los partidos se cuentan por victorias, y el objetivo no es ganar la liga, sino ver si son capaces de lograr el pleno de victorias, el cual la temporada pasada no lograron por un único partido. Qué orgullo poder hablar así de tu propio equipo.

Por último, añadir al balance positivo la aprobación del proyecto Espai Barça, el cual incluye, entre otras cosas, una remodelación faraónica del Camp Nou y sus aledaños. Un proyecto mega ambicioso que choca con la conocida situación económica del club. Los directivos están manos a la obra con el objetivo de financiarlo, aunque como ellos dicen, es un proyecto que se financiará solo gracias al aumento de ingresos que proporcionará.

Muchos cambios en muy poco tiempo. Los culés todavía están asimilando la marcha de Leo Messi y, por otro lado, Pedri se convierte en el mejor jugador joven y Alexia en la mejor jugadora del mundo. Muchas emociones. Lo que sí tengo claro es que 2021 ha sido el principio de algo. Algo que esperemos coloque al club donde pertenece: peleando con los más grandes y luchando cada título hasta el final.

Feliz Navidad a todos y a todas.

Imagen de cabecera: Alexia Putellas

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

2021 ha sido un año largo para la parroquia culé. El club, sumido en una espiral de mala gestión y duros golpes a nivel deportivo, comenzó la remontada con la elección de Joan Laporta como nuevo presidente, o al menos eso parecía. Con dicha elección todo el mundo pensaba que uno de los problemas que más preocupaba a la afición quedaría resuelto: la renovación del contrato de Leo Messi. Finalmente, no fue así. Debido a los desorbitados salarios generalizados en la plantilla, sumado a la bajada de ingresos provocada por la pandemia, el total de sueldos que percibían los futbolistas estaba muy por encima de lo que el límite salarial impuesto por LaLiga permitía. Ese fue el gran reto del Barcelona en 2021: bajar los salarios para cumplir el fair play financiero.

En ese sentido, la salida de Leo Messi rumbo al PSG alivió notablemente las cuentas del Barça. Una salida que nadie deseaba ni se esperaba, pues la noticia se supo de la noche a la mañana. Otra salida significativa fue la de Antoine Griezmann de regreso al Atlético de Madrid. Otra inesperada baja, aunque seguramente necesaria a nivel económico.

Con esto, el Barça perdió a sus dos mejores atacantes, al menos en cuanto a cifras, lo que provocó una caída en cuando a la producción goleadora del equipo. Este es el momento en el que otros jugadores deben tomar esa responsabilidad, pero sabemos que el gol se tiene o no se tiene, los goles no llegan solo con desearlos o por el escudo que lleves en tu camiseta.

Siendo más positivos, 2021 ha sido el año del comienzo de algo grande. Ha habido varios cambios con el objetivo de empezar un proyecto prácticamente desde cero. Uno de los más significativos ha sido la llegada de Xavi Hernández al banquillo del Camp Nou. Una leyenda del club que siente devoción por el escudo y que, a priori, parece la solución perfecta en base a los objetivos. A nivel personal, Xavi me parece la solución. La idea de crear un proyecto competitivo a medio-largo plazo es lo que necesitaba el club. Resetear y dejarnos de parches temporales. Desde mi humilde opinión también quería hacer mención a Ronald Koeman, una de las leyendas más importantes de la entidad que llegó en un momento más que difícil. La intención siempre fue buena, aunque la gestión no tanto. Terminó yéndose por la puerta de atrás, algo que considero que no merecía. No nos engañemos, fui la persona más feliz del mundo con la llegada de Xavi, pero eso no quita que considere que Koeman no se merecía lo que algunos le hicieron vivir.

Pese al duro momento por el que pasa el club, el Barça cerró el año con una serie de galardones que, aunque no son para el club, significa muchísimo que lo gane un jugador tuyo. Estoy hablando de Pedri, Alexia Putellas y Leo Messi. Pedri recibió el Golden Boy y el Trofeo Kopa; Alexia Putellas el Balón de Oro femenino; y Leo Messi el Balón de Oro masculino que, aunque ahora es jugador de otro club, la primera mitad del año la completó de azulgrana. Una serie de trofeos individuales que tiñeron la gala del Balón de Oro de blaugrana, una alegría para la parroquia culé.

Además, hay que sumar a las cosas positivas las grandiosas actuaciones de la sección femenina del Barça. El equipo femenino, capitaneado por Alexia Putellas, la mejor jugadora del mundo, continúa apisonando a sus rivales con goleadas. Este año lograron completar el triplete de Copa de la Reina, Primera Iberdrola y UEFA Women’s Champions League. Hito histórico para el club y para el fútbol femenino español en general. Con un balance de 21 victorias en 21 partidos, 110 goles a favor y solamente 5 en contra, la presente temporada de las blaugranas está siendo otro escándalo. Los partidos se cuentan por victorias, y el objetivo no es ganar la liga, sino ver si son capaces de lograr el pleno de victorias, el cual la temporada pasada no lograron por un único partido. Qué orgullo poder hablar así de tu propio equipo.

Por último, añadir al balance positivo la aprobación del proyecto Espai Barça, el cual incluye, entre otras cosas, una remodelación faraónica del Camp Nou y sus aledaños. Un proyecto mega ambicioso que choca con la conocida situación económica del club. Los directivos están manos a la obra con el objetivo de financiarlo, aunque como ellos dicen, es un proyecto que se financiará solo gracias al aumento de ingresos que proporcionará.

Muchos cambios en muy poco tiempo. Los culés todavía están asimilando la marcha de Leo Messi y, por otro lado, Pedri se convierte en el mejor jugador joven y Alexia en la mejor jugadora del mundo. Muchas emociones. Lo que sí tengo claro es que 2021 ha sido el principio de algo. Algo que esperemos coloque al club donde pertenece: peleando con los más grandes y luchando cada título hasta el final.

Feliz Navidad a todos y a todas.

Imagen de cabecera: Alexia Putellas

_FC Barcelona

De noveno a subcampeón

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
17-05-2022

_FC Barcelona

Barcelona: objetivo cumplido

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
09-05-2022