_Fútbol

¿Dónde están ahora?

Jugadores que todos recuerdan. Grandes ganadores, tipos con carisma, ídolos de barrio que algún día llegaron a jugar delante de 50.000 personas. Han sonado -o jugador- para los grandes clubes del mundo. Y hoy no tenemos noticias de ellos, han desaparecido. Jugadores que han movido millones y millones de euros en traspasos. ¿Qué se ha hecho de ellos? ¿Siguen jugando? Cinco jugadores míticos que, seguramente, no sabrás que han hecho después de triunfar en el mundo del fútbol.

Fábio Coentrão

Es quizás el caso más llamativo de esta lista. El que fuera jugador del Benfica y del Real Madrid entre otros, que vive actualmente en la localidad costera portuguesa de Vila do Conde, se retiró a la temprana edad de 33 años para dedicarse a la pesca. Sí, a la pesca. De jugar delante de medio mundo y ganar dos Champions League a coger un barco, una red, y salir al mar para pescar. Un giro de vida digno de una película. El ex jugador portugués, que llegó al club blanco por 30 millones de euros, se compró su primer barco de pesca cuando era aún jugador del Real Madrid. Coentrão ha comentado en algunos medios que está completamente orgulloso de lo que hace, además de que sigue con una digna tradición familiar.

Óscar

Uno de los grandes talentos brasileños de la última década. Un centrocampista moderno que parecía comerse el mundo a bocados gigantescos. Un jugador que prefirió el peso del dinero antes que triunfar. El talentoso jugador brasileño fichó por el Chelsea en 2012. Desde entonces, Óscar fue pieza fundamental para los ‘blues‘ en el medio del campo. Incluso los londinenses tuvieron que prescindir de todo un jugador como Kevin de Bruyne para no eclipsar la imparable progresión que demostraba Óscar. Y en enero de 2017 el mundo del fútbol recibió una noticia sorprendente: Óscar, después de ser pretendido por los grandes de Europa y con tan solo 25 años, puso rumbo a China a cambio de 80 millones de euros. ¿La razón? El jugador iba a cobrar 400.000€ semanales, unos 20 millones de euros al año. Actualmente, el que fue internacional brasileño sigue en el Shanghai SIPG.

Adriano Leite

Un caso conocido para los amantes del fútbol. El delantero brasileño, que estaba llamado a ser una de las grandes estrellas de la historia, destacó por ser uno de los jugadores más destacados del fútbol desde sus inicios en el Inter de Milán. Una zurda imparable, un regate a lo ‘Ronaldo’, velocidad, potencia… atributos de un ‘elegido de Dios’. Una depresión tras la muerte de su padre provocó la caída al alcoholismo en 2006, hechos que empezaron a truncar su carrera lentamente. Los rumores constantes de tráfico de drogas por parte del jugador y su entorno precipitaron su salida del Inter en 2010 bajo las órdenes de José Mourinho, año en el que se disputó el Mundial de Sudáfrica, del que fue apartado por mal comportamiento. A estos hechos se le suman el disparo accidentado de su arma en un coche, fotografías en las favelas de Brasil con rifles en la mano, peleas… finalmente el jugador anunció su retiro definitivo (se retiró varias veces) a los 34 años en 2016 en el Miami United FC, equipo del que es accionista.

Jackson Martínez

Un joven delantero colombiano la está rompiendo en el Oporto. Un nuevo Falcao. En el Atlético de Madrid se frotaban las manos con la aparición de el sustituto natural de una de sus leyendas. Estaba llamado a ser el nuevo Forlán, el nuevo Agüero, el nuevo Torres, el nuevo Diego Costa, el nuevo Falcao. Pero nunca llegó a ser lo que se esperaba. Ni la mitad. Llegó al Atlético de Madrid en 2015 a cambio de 35 millones de euros y escasos meses más tarde -y a raíz de una lesión-, puso rumbo a China. Debido a las lesiones, Jackson Martínez estuvo hasta 18 meses sin disputar ningún partido oficial. En 2018, jugador y club acuerdan una rescisión de contrato y el colombiano regresa a Portugal para jugar con el Portimonense, donde en dos temporadas anota 10 goles en total hasta su retiro, a los 33 años. Hace poco, el ex delantero dejó unas sorprendentes declaraciones, que tal vez son la clave del fracaso del jugador: «yo tenía una vida de lujuria y gozo de pecados, disfrutaba pecando porque no lo veía así, lo veía normal, como todo el mundo lo hace. Tú no vas a ver a Dios como tu todo hasta que sea lo único que tengas, por eso tomé la decisión de enfocarme en él», admitió. Jackson, desde entonces, se dedica a cantar música religiosa.

André Schürrle

El entonces delantero del Chelsea fue clave para Alemania en su triunfo del Mundial de 2014. De hecho, Schürrle fue el que asistió a Mario Götze en el gol que significaba la victoria de los alemanes ante Argentina en la final. En ese momento, Schürrle tenía 23 años de edad y un futuro increíble por delante. Actualmente tiene 31 y se retiró en 2020 a los 29. En 2015, abandonó el Chelsea para marcharse al Wolfsburgo a cambio de 20 millones de euros. El jugador no logró triunfar y se marchó al Borussia Dortmund en busca de una resurrección, pero no fue así. Posteriormente, el jugador ha declarado que jugando a fútbol no se sentía feliz. Schürrle, desde entonces, anima a anteponer la felicidad alegando que hay cosas más importantes para él, como la familia y un estilo de vida diferente. 

Imagen de cabecera: Fábio Coentrão

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Jugadores que todos recuerdan. Grandes ganadores, tipos con carisma, ídolos de barrio que algún día llegaron a jugar delante de 50.000 personas. Han sonado -o jugador- para los grandes clubes del mundo. Y hoy no tenemos noticias de ellos, han desaparecido. Jugadores que han movido millones y millones de euros en traspasos. ¿Qué se ha hecho de ellos? ¿Siguen jugando? Cinco jugadores míticos que, seguramente, no sabrás que han hecho después de triunfar en el mundo del fútbol.

Fábio Coentrão

Es quizás el caso más llamativo de esta lista. El que fuera jugador del Benfica y del Real Madrid entre otros, que vive actualmente en la localidad costera portuguesa de Vila do Conde, se retiró a la temprana edad de 33 años para dedicarse a la pesca. Sí, a la pesca. De jugar delante de medio mundo y ganar dos Champions League a coger un barco, una red, y salir al mar para pescar. Un giro de vida digno de una película. El ex jugador portugués, que llegó al club blanco por 30 millones de euros, se compró su primer barco de pesca cuando era aún jugador del Real Madrid. Coentrão ha comentado en algunos medios que está completamente orgulloso de lo que hace, además de que sigue con una digna tradición familiar.

Óscar

Uno de los grandes talentos brasileños de la última década. Un centrocampista moderno que parecía comerse el mundo a bocados gigantescos. Un jugador que prefirió el peso del dinero antes que triunfar. El talentoso jugador brasileño fichó por el Chelsea en 2012. Desde entonces, Óscar fue pieza fundamental para los ‘blues‘ en el medio del campo. Incluso los londinenses tuvieron que prescindir de todo un jugador como Kevin de Bruyne para no eclipsar la imparable progresión que demostraba Óscar. Y en enero de 2017 el mundo del fútbol recibió una noticia sorprendente: Óscar, después de ser pretendido por los grandes de Europa y con tan solo 25 años, puso rumbo a China a cambio de 80 millones de euros. ¿La razón? El jugador iba a cobrar 400.000€ semanales, unos 20 millones de euros al año. Actualmente, el que fue internacional brasileño sigue en el Shanghai SIPG.

Adriano Leite

Un caso conocido para los amantes del fútbol. El delantero brasileño, que estaba llamado a ser una de las grandes estrellas de la historia, destacó por ser uno de los jugadores más destacados del fútbol desde sus inicios en el Inter de Milán. Una zurda imparable, un regate a lo ‘Ronaldo’, velocidad, potencia… atributos de un ‘elegido de Dios’. Una depresión tras la muerte de su padre provocó la caída al alcoholismo en 2006, hechos que empezaron a truncar su carrera lentamente. Los rumores constantes de tráfico de drogas por parte del jugador y su entorno precipitaron su salida del Inter en 2010 bajo las órdenes de José Mourinho, año en el que se disputó el Mundial de Sudáfrica, del que fue apartado por mal comportamiento. A estos hechos se le suman el disparo accidentado de su arma en un coche, fotografías en las favelas de Brasil con rifles en la mano, peleas… finalmente el jugador anunció su retiro definitivo (se retiró varias veces) a los 34 años en 2016 en el Miami United FC, equipo del que es accionista.

Jackson Martínez

Un joven delantero colombiano la está rompiendo en el Oporto. Un nuevo Falcao. En el Atlético de Madrid se frotaban las manos con la aparición de el sustituto natural de una de sus leyendas. Estaba llamado a ser el nuevo Forlán, el nuevo Agüero, el nuevo Torres, el nuevo Diego Costa, el nuevo Falcao. Pero nunca llegó a ser lo que se esperaba. Ni la mitad. Llegó al Atlético de Madrid en 2015 a cambio de 35 millones de euros y escasos meses más tarde -y a raíz de una lesión-, puso rumbo a China. Debido a las lesiones, Jackson Martínez estuvo hasta 18 meses sin disputar ningún partido oficial. En 2018, jugador y club acuerdan una rescisión de contrato y el colombiano regresa a Portugal para jugar con el Portimonense, donde en dos temporadas anota 10 goles en total hasta su retiro, a los 33 años. Hace poco, el ex delantero dejó unas sorprendentes declaraciones, que tal vez son la clave del fracaso del jugador: «yo tenía una vida de lujuria y gozo de pecados, disfrutaba pecando porque no lo veía así, lo veía normal, como todo el mundo lo hace. Tú no vas a ver a Dios como tu todo hasta que sea lo único que tengas, por eso tomé la decisión de enfocarme en él», admitió. Jackson, desde entonces, se dedica a cantar música religiosa.

André Schürrle

El entonces delantero del Chelsea fue clave para Alemania en su triunfo del Mundial de 2014. De hecho, Schürrle fue el que asistió a Mario Götze en el gol que significaba la victoria de los alemanes ante Argentina en la final. En ese momento, Schürrle tenía 23 años de edad y un futuro increíble por delante. Actualmente tiene 31 y se retiró en 2020 a los 29. En 2015, abandonó el Chelsea para marcharse al Wolfsburgo a cambio de 20 millones de euros. El jugador no logró triunfar y se marchó al Borussia Dortmund en busca de una resurrección, pero no fue así. Posteriormente, el jugador ha declarado que jugando a fútbol no se sentía feliz. Schürrle, desde entonces, anima a anteponer la felicidad alegando que hay cosas más importantes para él, como la familia y un estilo de vida diferente. 

Imagen de cabecera: Fábio Coentrão