_Alemania

Die Mannschaft, un nuevo capítulo

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 19-03-2019

etiquetas:

La Selección Alemana se ha reseteado. Después del fracaso en Rusia 2018 y el descenso en la UEFA Nations League, Joachim Löw ha recibido el respaldo de la DFL para seguir en el cargo, a pesar de que, en muchas ocasiones, se ha hablado de un fin de ciclo por parte de la afición. Lo que ha hecho el seleccionador para intentar arreglarlo y devolver al país la senda del triunfo y el juego sorprendente que encandiló al planeta fútbol en aquel Mundial de Brasil en 2014. En el próximo parón de las competiciones nacionales jugarán primero un amistoso ante Serbia, para poner a prueba a los jugadores y “hacer equipo” antes de que llegue lo serio, que es el partido ante Países Bajos, la selección que levantó la alfombra de las vergüenzas de Alemania en la pasada Nations League.

La nueva regeneración de Löw tuvo lugar unos cuantos días antes de dar la nueva lista de convocados. Había tomado la decisión de no volver a convocar más a tres de los hombres más importantes de Die Mannschaft en la última década, los bávaros Thomas Müller, Mats Hummels y Jerome Boateng. Müller, jugador centenario con el combinado nacional, es uno de esos jugadores que no destaca sobre el resto, pero cuyas estadísticas están siempre ahí y que le han llevado a entrar en el Top 10 de los máximos goleadores de Alemania. Los dos centrales forman parte de la generación que, una década atrás, se proclamó en Suecia campeona del Europeo Sub21. Pero su tiempo ya acabó. Con ellos ya en la treintena, había que darle oportunidad a otros de una nueva hornada, que vienen pisando fuerte en sus clubes. Eso debe aprovecharlo la selección y no viciarse con los mismos nombres durante más años, porque luego pasa lo que pasó con los campeones de Brasil, que acabaron por ser destronados.

Los tres jugadores del Bayern no son las únicas bajas con respecto a la última lista dada por Jögi. La lesión de Julian Draxler dejó fuera de combate al jugador del PSG, algo que puede pasar y que no merece ser destacado, puesto que el futbolista no va por motivos médicos. Pero el que sí sorprende es Jonas Hector. Una sorpresa relativa. Hector se convirtió en uno de los jugadores fetiche de Löw en los últimos años y, aprovechando la gran temporada del FC Köln que le llevó a participar en competición europea, le daba oportunidades, incluso, como titular casi indiscutible. Podría decirse que, en esa selección, era uno de los jugadores con puesto fijo en el XI al no tener, muchas veces, un sustituto de garantías.

Otros que se han quedado fuera son Sebastian Rudy, al que le ha engullido la mala temporada del Schalke 04; y Bernd Leno, que ha sido relevado por un Kevin Trapp que cotiza al alza en el Eintracht Frankfurt, tras su paso por el PSG, con más sombras que luces. El portero de las Águilas regresa al combinado nacional, pero no es el único que retorna. Junto al guardameta, otro que tiene una nueva oportunidad es Marcel Halstenberg, jugador del RB Leipzig, que lleva unos años rindiendo a muy buen nivel y es uno de los que se ha beneficiado de ese cambio generacional que se ha ido gestando los últimos años. El de los toros rojos no estará solo. Lukas Klostermann es uno de los posibles debutantes a los que ha convocado Joachim Löw para estos dos encuentros. El jugador ha ido escalando por las diferentes categorías inferiores del combinado nacional, siendo el pasado mes de noviembre su última aventura con la Sub21. Klostermann es uno de esos jugadores que ha tirado la puerta abajo. El premio le llega dos años después de haber pasado un mal trago, por haberse lesionado el ligamento cruzado. Aquello queda atrás y el lateral diestro del conjunto de Leipzig ha entrado en la selección para quedarse.

Otros dos que han roto la puerta de la selección de los mayores y que tiene pinta de que serán presente y futuro de Die Mannschaft, son Niklas Stark y Maximilian Eggestein. Mientras el del Hertha BSC llega para ocupar el hueco de Hummels o Boateng y se ha ganado en su club el cartel de ser uno de los defensas más prometedores del fútbol germano; Max Eggestein, por su parte, se ha convertido, junto a su hermano Johannes, en las grandes esperanzas del futuro del Werder Bremen y, tras una trayectoria en las categorías inferiores, le llega el momento de integrarse en el equipo de los mayores de la misma manera en la que entró en el primer equipo de Bremen para quedarse.

Alemania es una de las grandes potencias de este deporte tan multitudinario llamado fútbol y, cuando llegan malos tiempos, no queda más remedio que evolucionar, crecer, cambiar. Eso lo sabe perfectamente Joachim Löw y todos los miembros de la DFL, que apuestan por la cantera y trabajan desde abajo el crecimiento de una gran selección que volvió a ser grande tras unos años en los que estaba, pero había dejado de ganar. La llegada de Jögi cambió el espíritu del fútbol alemán y su combinado nacional y, a pesar de los últimos malos resultados, ha centrado en la confianza, como el pilar más importante de su filosofía. Confianza en la cabeza del proyecto y en su idea, aunque a veces no se llegue. Confianza en que, a pesar de los últimos tropiezos, de los nuevos cambios, Alemania siempre está ahí y nunca va a dejar de estarlo. Llega un nuevo reto para Die Mannschaft. Comienza la fase de clasificación para la Eurocopa de 2020, una nueva oportunidad para devolver la ilusión a una afición viciada por los resultados, que tuvo su cuota de grandeza hace cinco años con el 1-7 ante Brasil o el vencer a la Argentina de Messi en la final. Aquello ya es historia y la historia no gana títulos, pero sí respeto.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Selección Alemana se ha reseteado. Después del fracaso en Rusia 2018 y el descenso en la UEFA Nations League, Joachim Löw ha recibido el respaldo de la DFL para seguir en el cargo, a pesar de que, en muchas ocasiones, se ha hablado de un fin de ciclo por parte de la afición. Lo que ha hecho el seleccionador para intentar arreglarlo y devolver al país la senda del triunfo y el juego sorprendente que encandiló al planeta fútbol en aquel Mundial de Brasil en 2014. En el próximo parón de las competiciones nacionales jugarán primero un amistoso ante Serbia, para poner a prueba a los jugadores y “hacer equipo” antes de que llegue lo serio, que es el partido ante Países Bajos, la selección que levantó la alfombra de las vergüenzas de Alemania en la pasada Nations League.

La nueva regeneración de Löw tuvo lugar unos cuantos días antes de dar la nueva lista de convocados. Había tomado la decisión de no volver a convocar más a tres de los hombres más importantes de Die Mannschaft en la última década, los bávaros Thomas Müller, Mats Hummels y Jerome Boateng. Müller, jugador centenario con el combinado nacional, es uno de esos jugadores que no destaca sobre el resto, pero cuyas estadísticas están siempre ahí y que le han llevado a entrar en el Top 10 de los máximos goleadores de Alemania. Los dos centrales forman parte de la generación que, una década atrás, se proclamó en Suecia campeona del Europeo Sub21. Pero su tiempo ya acabó. Con ellos ya en la treintena, había que darle oportunidad a otros de una nueva hornada, que vienen pisando fuerte en sus clubes. Eso debe aprovecharlo la selección y no viciarse con los mismos nombres durante más años, porque luego pasa lo que pasó con los campeones de Brasil, que acabaron por ser destronados.

Los tres jugadores del Bayern no son las únicas bajas con respecto a la última lista dada por Jögi. La lesión de Julian Draxler dejó fuera de combate al jugador del PSG, algo que puede pasar y que no merece ser destacado, puesto que el futbolista no va por motivos médicos. Pero el que sí sorprende es Jonas Hector. Una sorpresa relativa. Hector se convirtió en uno de los jugadores fetiche de Löw en los últimos años y, aprovechando la gran temporada del FC Köln que le llevó a participar en competición europea, le daba oportunidades, incluso, como titular casi indiscutible. Podría decirse que, en esa selección, era uno de los jugadores con puesto fijo en el XI al no tener, muchas veces, un sustituto de garantías.

Otros que se han quedado fuera son Sebastian Rudy, al que le ha engullido la mala temporada del Schalke 04; y Bernd Leno, que ha sido relevado por un Kevin Trapp que cotiza al alza en el Eintracht Frankfurt, tras su paso por el PSG, con más sombras que luces. El portero de las Águilas regresa al combinado nacional, pero no es el único que retorna. Junto al guardameta, otro que tiene una nueva oportunidad es Marcel Halstenberg, jugador del RB Leipzig, que lleva unos años rindiendo a muy buen nivel y es uno de los que se ha beneficiado de ese cambio generacional que se ha ido gestando los últimos años. El de los toros rojos no estará solo. Lukas Klostermann es uno de los posibles debutantes a los que ha convocado Joachim Löw para estos dos encuentros. El jugador ha ido escalando por las diferentes categorías inferiores del combinado nacional, siendo el pasado mes de noviembre su última aventura con la Sub21. Klostermann es uno de esos jugadores que ha tirado la puerta abajo. El premio le llega dos años después de haber pasado un mal trago, por haberse lesionado el ligamento cruzado. Aquello queda atrás y el lateral diestro del conjunto de Leipzig ha entrado en la selección para quedarse.

Otros dos que han roto la puerta de la selección de los mayores y que tiene pinta de que serán presente y futuro de Die Mannschaft, son Niklas Stark y Maximilian Eggestein. Mientras el del Hertha BSC llega para ocupar el hueco de Hummels o Boateng y se ha ganado en su club el cartel de ser uno de los defensas más prometedores del fútbol germano; Max Eggestein, por su parte, se ha convertido, junto a su hermano Johannes, en las grandes esperanzas del futuro del Werder Bremen y, tras una trayectoria en las categorías inferiores, le llega el momento de integrarse en el equipo de los mayores de la misma manera en la que entró en el primer equipo de Bremen para quedarse.

Alemania es una de las grandes potencias de este deporte tan multitudinario llamado fútbol y, cuando llegan malos tiempos, no queda más remedio que evolucionar, crecer, cambiar. Eso lo sabe perfectamente Joachim Löw y todos los miembros de la DFL, que apuestan por la cantera y trabajan desde abajo el crecimiento de una gran selección que volvió a ser grande tras unos años en los que estaba, pero había dejado de ganar. La llegada de Jögi cambió el espíritu del fútbol alemán y su combinado nacional y, a pesar de los últimos malos resultados, ha centrado en la confianza, como el pilar más importante de su filosofía. Confianza en la cabeza del proyecto y en su idea, aunque a veces no se llegue. Confianza en que, a pesar de los últimos tropiezos, de los nuevos cambios, Alemania siempre está ahí y nunca va a dejar de estarlo. Llega un nuevo reto para Die Mannschaft. Comienza la fase de clasificación para la Eurocopa de 2020, una nueva oportunidad para devolver la ilusión a una afición viciada por los resultados, que tuvo su cuota de grandeza hace cinco años con el 1-7 ante Brasil o el vencer a la Argentina de Messi en la final. Aquello ya es historia y la historia no gana títulos, pero sí respeto.

etiquetas:

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022

_Alemania

Callando bocas

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
11-01-2022