_Real Madrid

Despedirse en el Bernabéu

David Orenes @david_lrl 22-02-2019

etiquetas:

Solo hay una cosa más difícil que ser jugador del Real Madrid: Retirarse en el Real Madrid. A lo largo de la historia, los mejores jugadores del mundo han pasado por el club merengue, algunos batiendo récords de partidos y goles y ganando numerosos títulos en la cúspide de su carrera. Sin embargo, por unas razones u otras, casi ninguno acaba despidiéndose del fútbol en el Santiago Bernabéu.

Alfredo Di Stéfano, que jugó diez años en el Madrid ganando ocho Ligas y cinco Copas de Europa, dejando un legado imborrable y convirtiéndose en el mejor jugador del club en el siglo XX, se marchó al Espanyol dos temporadas para dar sus últimos coletazos en el fútbol. Míchel y Butragueño, figuras visibles de la mítica Quinta del Buitre, acabaron sus carreras en el Atlético Celaya mexicano. Fernando Hierro, líder de un equipo que ganó tres Champions en cinco años, tuvo que marcharse a Catar y más tarde a la Premier League cuanto todavía le quedaba mucho fútbol que dar.

Casos recientes hay muchos. Roberto Carlos jugó 11 temporadas en el Madrid antes de fichar por el Fenerbahçe. Iker Casillas, 16 antes de irse al Porto entre lágrimas. Las mismas que un Raúl González que siguió a un nivel espectacular en el Schalke 04 antes de jugar en Catar y en la NASL estadounidense. El de Cristiano es el último caso de jugador franquicia que decide irse del Madrid tras un largo periodo en el club. Batió casi todos los récords, ganó cuatro Champions en cinco años, aseguró que su sueño era retirarse en el Madrid… Nueve años después de su llegada decidió marcharse a Turín.

De las grandes leyendas del club, Zinedine Zidane (2006) fue la última que se retiró vestido de blanco, en un Santiago Bernabéu que le ovacionó de forma atronadora. Claro que la retirada del francés fue más bien prematura (con 34 años lideró a la selección gala hasta al subcampeonato mundial el mismo verano que colgó las botas). Es evidente que el fútbol europeo está cada vez menos preparado para retener a sus cracks de por vida. Retiros dorados en China, Estados Unidos, Japón o Catar son demasiado jugosos para los futbolistas, que prefieren dar un último espaldarazo a sus cuentas antes que decir adiós en el equipo de tus sueños. Xavi e Iniesta en el Barça o Fernando Torres y ahora Godín en el Atlético son ejemplos claros. El Madrid no es el único.

Así pues, que Luka Modric vaya a renovar hasta 2021, cuando tenga casi 36 años, invita a pensar en una cierta probabilidad de que el croata, madridista desde 2012, acabe sus días de fútbol vestido de blanco. Es la intención de todas las partes, pero en este deporte nunca se sabe. Marcelo lleva 13 años en el Madrid y suena con fuerza para dejar el club en verano, y Sergio Ramos (14 años) siempre ha dicho que quiere retirarse en el Sevilla, aunque los desagradables recibimientos del Pizjuán pueden hacerle cambiar de parecer.

En dos años puede pasar de todo, pero sería bonito. Junto a Cristiano, ha sido el jugador más importante del Madrid en la última década y con 33 años sigue siendo insustituible (como pudimos ver ante el Girona). A poco que le respeten las lesiones puede seguir siendo el eje en el que se sostiene un equipo cada año más debilitado. Puskas, Gento, Pirri, Sanchís, Camacho… Luka puede unirse a una lista privilegiada, y dejar el fútbol con todos los honores en el estadio que le aplaude y vitorea como el mejor del planeta. Ojalá.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Solo hay una cosa más difícil que ser jugador del Real Madrid: Retirarse en el Real Madrid. A lo largo de la historia, los mejores jugadores del mundo han pasado por el club merengue, algunos batiendo récords de partidos y goles y ganando numerosos títulos en la cúspide de su carrera. Sin embargo, por unas razones u otras, casi ninguno acaba despidiéndose del fútbol en el Santiago Bernabéu.

Alfredo Di Stéfano, que jugó diez años en el Madrid ganando ocho Ligas y cinco Copas de Europa, dejando un legado imborrable y convirtiéndose en el mejor jugador del club en el siglo XX, se marchó al Espanyol dos temporadas para dar sus últimos coletazos en el fútbol. Míchel y Butragueño, figuras visibles de la mítica Quinta del Buitre, acabaron sus carreras en el Atlético Celaya mexicano. Fernando Hierro, líder de un equipo que ganó tres Champions en cinco años, tuvo que marcharse a Catar y más tarde a la Premier League cuanto todavía le quedaba mucho fútbol que dar.

Casos recientes hay muchos. Roberto Carlos jugó 11 temporadas en el Madrid antes de fichar por el Fenerbahçe. Iker Casillas, 16 antes de irse al Porto entre lágrimas. Las mismas que un Raúl González que siguió a un nivel espectacular en el Schalke 04 antes de jugar en Catar y en la NASL estadounidense. El de Cristiano es el último caso de jugador franquicia que decide irse del Madrid tras un largo periodo en el club. Batió casi todos los récords, ganó cuatro Champions en cinco años, aseguró que su sueño era retirarse en el Madrid… Nueve años después de su llegada decidió marcharse a Turín.

De las grandes leyendas del club, Zinedine Zidane (2006) fue la última que se retiró vestido de blanco, en un Santiago Bernabéu que le ovacionó de forma atronadora. Claro que la retirada del francés fue más bien prematura (con 34 años lideró a la selección gala hasta al subcampeonato mundial el mismo verano que colgó las botas). Es evidente que el fútbol europeo está cada vez menos preparado para retener a sus cracks de por vida. Retiros dorados en China, Estados Unidos, Japón o Catar son demasiado jugosos para los futbolistas, que prefieren dar un último espaldarazo a sus cuentas antes que decir adiós en el equipo de tus sueños. Xavi e Iniesta en el Barça o Fernando Torres y ahora Godín en el Atlético son ejemplos claros. El Madrid no es el único.

Así pues, que Luka Modric vaya a renovar hasta 2021, cuando tenga casi 36 años, invita a pensar en una cierta probabilidad de que el croata, madridista desde 2012, acabe sus días de fútbol vestido de blanco. Es la intención de todas las partes, pero en este deporte nunca se sabe. Marcelo lleva 13 años en el Madrid y suena con fuerza para dejar el club en verano, y Sergio Ramos (14 años) siempre ha dicho que quiere retirarse en el Sevilla, aunque los desagradables recibimientos del Pizjuán pueden hacerle cambiar de parecer.

En dos años puede pasar de todo, pero sería bonito. Junto a Cristiano, ha sido el jugador más importante del Madrid en la última década y con 33 años sigue siendo insustituible (como pudimos ver ante el Girona). A poco que le respeten las lesiones puede seguir siendo el eje en el que se sostiene un equipo cada año más debilitado. Puskas, Gento, Pirri, Sanchís, Camacho… Luka puede unirse a una lista privilegiada, y dejar el fútbol con todos los honores en el estadio que le aplaude y vitorea como el mejor del planeta. Ojalá.

etiquetas:

_Real Madrid

Vinicius sigue igual

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
29-11-2021

_Real Madrid

El motor alemán del juego blanco

Alberto López Frau @alberlopezfrau
29-11-2021