_Atlético

Cuentas pendientes: el ogro del Liverpool va de rojiblanco

19 títulos de Liga y más de 30 de Copa le contemplan. En Europa, solo Real Madrid y Milan le superan en número de entorchados. El Liverpool, temible, ha recuperado sus mejores días desde la llegada de Klopp a Anfield, pero aún tiene una china en el zapato que se le atraganta cada vez que los sorteos deciden cruzarlos: el Atlético de Madrid.

Solo se han enfrentado en seis ocasiones en su historia, todas en época reciente, pero el saldo siempre ha salido a favor de los colchoneros. A saber, el Atlético dejó en la cuneta a los Reds en semifinales de la Europa League en 2010 y eso desequilibró la balanza. La victoria por la mínima del Atlético en casa en la ida sirvió para que, en la prórroga, el gol de Forlán decidiera que los rojiblancos eran el equipo merecedor de pasar a una final que luego ganarían. Fue aquella la única ocasión en la que el Liverpool se ha impuesto al Atleti, con un amargo regusto para los ingleses que vieron una victoria convertida en eliminación.

Dos años antes, en grupos de Champions League, sendos empates a uno habían servido para levantar el ánimo de un Atlético que necesitaba volver a la grandeza. Se trataba de la primera vez que los rojiblancos jugaban Champions en más de 10 años y lo hacían ante un Liverpool que presentaba una historia reciente inspiradora. En las últimas cuatro ediciones, había ganado una, había perdido otra en la final y había llegado a semifinales en otra. Era uno de los rivales temibles de Europa que, además, tenía a un Fernando Torres (lesionado, no jugó) que se enfrentaba al equipo de su vida y que venía de darle la Eurocopa a España y que un mes más tarde sería elegido como tercer mejor jugador del mundo.

Pero si hay un cruce que más haya dolido a los ingleses fue el que les enfrentó en octavos de final de la edición 2019-2020. Entonces, el Liverpool llegaba como el claro favorito. No solo al cruce directo, sino al título. Los de Anfield llegaban tras ser el equipo más en forma de todo el panorama mundial. Eran los vigentes campeones de Champions y habían sumado 103 de los últimos 105 puntos posibles en Premier League. No perdían en casa desde septiembre de 2018 (44 partidos) y tenían la Premier League ya en el bolsillo al llevarle 24 puntos de ventaja al City en febrero. No había rival, pero fue al revés. Un solitario gol de Saúl en la ida, en el Metropolitano, puso en ventaja a los rojiblancos y calcó el escenario vivido casi 10 años antes en Europa League.

Los aficionados rojiblancos viajaron cuando en Madrid ya había recomendación de no abandonar la capital, sin saber si iban a poder entrar al país o al campo inglés. Y el Atlético de Madrid destrozó la mística de uno de los estadios con más historia del mundo en una narración de hechos épica. Diego Costa volvía de una lesión y era titular por primera vez en cuatro meses, pero tenía restricción de minutos y Morata, todo lo contrario. Lesionado, decidió ir con la expedición para jugar, como mucho 15 minutos. El hispanobrasileño se retiró tocado y el hoy jugador de la Juve salió en la prórroga, tuvo tiempo de poner la puntilla con una única carrera con la que se lesionó para dos meses más.

Entre medias, Marcos Llorente labró su futuro como futbolista. Sin confianza ni en Real Madrid ni Atleti como mediocentro, encontró en posiciones avanzadas su demarcación y en Anfield se ganó el derecho a permanecer en un Atlético del que parecía tener un pie fuera para acabar siendo posteriormente diferencial. Dos goles que se salieron de todo el libreto conocido por el futbolista que le catapultaron al jugador que es hoy.

Aquel partido, además, supuso que el Liverpool entrase en barrena. Dejó de ganar más partidos de los que ganó. Perdió 12, empató 11 y ganó 21 de los siguientes 44 que disputó, suponiendo que la 2020-2021 fuera una temporada difícil en la que nunca tuvieron opciones a ganar ningún título e incluso dificultades para estar arriba en Premier, donde solo un buen sprint final les hizo clasificar para Champions League.

La eliminatoria supuso el peor momento de Klopp en Liverpool. Si bien, antes del duelo todo eran halagos al Atlético y a Simeone (de hecho, se saludaron efusivamente saltando hombro con hombro antes del partido), después, el alemán viró su mira y criticó el plan de juego del argentino, suponiendo que la prensa se le echara encima al considerarle mal perdedor y que leyendas del club como Gerrard o Carragher le dieran un pequeño tirón de orejas.

Hoy es el Atlético el que tiene mayor necesidad de victoria. Dos partidos seguidos que decantarán la balanza y de los que el Atlético deberá sacar un buen rédito para seguir adelante en Champions en un grupo dificilísimo. El Liverpool vuelve a llegar en forma, tras arrollar a Milan y Oporto y estar invicto en Premier League, con un Salah que vive uno de los mejores momentos de su carrera replicando goles maradonianos cada domingo. El Atlético, haciendo la goma, no se despega de la cabeza en LaLiga, pero está dejando mayores dudas en todas las facetas del juego y saca los partidos adelante con más sufrimiento del debido. Primero en el Metropolitano y luego en Anfield, Simeone y Klopp vuelven a verse las caras. Atleti y Liverpool van a escribir una nueva página y los ingleses llegan con sed de venganza y cuentas pendientes.

Imagen de cabecera: Getty

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

19 títulos de Liga y más de 30 de Copa le contemplan. En Europa, solo Real Madrid y Milan le superan en número de entorchados. El Liverpool, temible, ha recuperado sus mejores días desde la llegada de Klopp a Anfield, pero aún tiene una china en el zapato que se le atraganta cada vez que los sorteos deciden cruzarlos: el Atlético de Madrid.

Solo se han enfrentado en seis ocasiones en su historia, todas en época reciente, pero el saldo siempre ha salido a favor de los colchoneros. A saber, el Atlético dejó en la cuneta a los Reds en semifinales de la Europa League en 2010 y eso desequilibró la balanza. La victoria por la mínima del Atlético en casa en la ida sirvió para que, en la prórroga, el gol de Forlán decidiera que los rojiblancos eran el equipo merecedor de pasar a una final que luego ganarían. Fue aquella la única ocasión en la que el Liverpool se ha impuesto al Atleti, con un amargo regusto para los ingleses que vieron una victoria convertida en eliminación.

Dos años antes, en grupos de Champions League, sendos empates a uno habían servido para levantar el ánimo de un Atlético que necesitaba volver a la grandeza. Se trataba de la primera vez que los rojiblancos jugaban Champions en más de 10 años y lo hacían ante un Liverpool que presentaba una historia reciente inspiradora. En las últimas cuatro ediciones, había ganado una, había perdido otra en la final y había llegado a semifinales en otra. Era uno de los rivales temibles de Europa que, además, tenía a un Fernando Torres (lesionado, no jugó) que se enfrentaba al equipo de su vida y que venía de darle la Eurocopa a España y que un mes más tarde sería elegido como tercer mejor jugador del mundo.

Pero si hay un cruce que más haya dolido a los ingleses fue el que les enfrentó en octavos de final de la edición 2019-2020. Entonces, el Liverpool llegaba como el claro favorito. No solo al cruce directo, sino al título. Los de Anfield llegaban tras ser el equipo más en forma de todo el panorama mundial. Eran los vigentes campeones de Champions y habían sumado 103 de los últimos 105 puntos posibles en Premier League. No perdían en casa desde septiembre de 2018 (44 partidos) y tenían la Premier League ya en el bolsillo al llevarle 24 puntos de ventaja al City en febrero. No había rival, pero fue al revés. Un solitario gol de Saúl en la ida, en el Metropolitano, puso en ventaja a los rojiblancos y calcó el escenario vivido casi 10 años antes en Europa League.

Los aficionados rojiblancos viajaron cuando en Madrid ya había recomendación de no abandonar la capital, sin saber si iban a poder entrar al país o al campo inglés. Y el Atlético de Madrid destrozó la mística de uno de los estadios con más historia del mundo en una narración de hechos épica. Diego Costa volvía de una lesión y era titular por primera vez en cuatro meses, pero tenía restricción de minutos y Morata, todo lo contrario. Lesionado, decidió ir con la expedición para jugar, como mucho 15 minutos. El hispanobrasileño se retiró tocado y el hoy jugador de la Juve salió en la prórroga, tuvo tiempo de poner la puntilla con una única carrera con la que se lesionó para dos meses más.

Entre medias, Marcos Llorente labró su futuro como futbolista. Sin confianza ni en Real Madrid ni Atleti como mediocentro, encontró en posiciones avanzadas su demarcación y en Anfield se ganó el derecho a permanecer en un Atlético del que parecía tener un pie fuera para acabar siendo posteriormente diferencial. Dos goles que se salieron de todo el libreto conocido por el futbolista que le catapultaron al jugador que es hoy.

Aquel partido, además, supuso que el Liverpool entrase en barrena. Dejó de ganar más partidos de los que ganó. Perdió 12, empató 11 y ganó 21 de los siguientes 44 que disputó, suponiendo que la 2020-2021 fuera una temporada difícil en la que nunca tuvieron opciones a ganar ningún título e incluso dificultades para estar arriba en Premier, donde solo un buen sprint final les hizo clasificar para Champions League.

La eliminatoria supuso el peor momento de Klopp en Liverpool. Si bien, antes del duelo todo eran halagos al Atlético y a Simeone (de hecho, se saludaron efusivamente saltando hombro con hombro antes del partido), después, el alemán viró su mira y criticó el plan de juego del argentino, suponiendo que la prensa se le echara encima al considerarle mal perdedor y que leyendas del club como Gerrard o Carragher le dieran un pequeño tirón de orejas.

Hoy es el Atlético el que tiene mayor necesidad de victoria. Dos partidos seguidos que decantarán la balanza y de los que el Atlético deberá sacar un buen rédito para seguir adelante en Champions en un grupo dificilísimo. El Liverpool vuelve a llegar en forma, tras arrollar a Milan y Oporto y estar invicto en Premier League, con un Salah que vive uno de los mejores momentos de su carrera replicando goles maradonianos cada domingo. El Atlético, haciendo la goma, no se despega de la cabeza en LaLiga, pero está dejando mayores dudas en todas las facetas del juego y saca los partidos adelante con más sufrimiento del debido. Primero en el Metropolitano y luego en Anfield, Simeone y Klopp vuelven a verse las caras. Atleti y Liverpool van a escribir una nueva página y los ingleses llegan con sed de venganza y cuentas pendientes.

Imagen de cabecera: Getty