_Leganés

Cuatro cosas

David Orenes @david_lrl 11-02-2019

etiquetas:

La Liga está más
apretada que nunca en la parte baja de la tabla. El Huesca, antes hundido, se
ha reenganchado con sus últimas victorias ante rivales directos y está a menos
de un triunfo del Villarreal. Entre el Rayo, el antepenúltimo, y el Espanyol
(12º) solo hay una separación de cinco puntos. Justo por encima de los pericos
respira un Leganés que parece haber encontrado la fórmula para no caer en el
pozo.

Fue el resultado más
sorprendente de la jornada. Un Betis acusado por el desgaste de la Copa visitó
Butarque consciente de que su victoria ante el Atlético le había colocado en
una situación inmejorable para pelear incluso por estar en la próxima Champions
League. Sin embargo, fue arrasado por un ciclón que penalizó cada error
defensivo y que desplegó un fútbol al contraataque prácticamente perfecto. El
Leganés ganó 3-0 y lo contundente del resultado debió servir para que, al
menos, el rival reconociera los méritos de un fútbol totalmente opuesto al
suyo.

Pero no. «Cada uno
usa el estilo que tiene. Al Leganés esta forma de jugar a veces le sale bien y
otras veces mal, por eso están ahí abajo. Tienen que hacer cuatro cosas porque
les puede valer con la permanencia pero si quisieran jugar como lo hacemos
nosotros les costaría». Fueron las palabras de Quique Setién, que sentaron
como un golpe en el estómago en el club pepinero, que cuenta con el decimosexto
presupuesto de la Liga y una plantilla que, por nombres, debería estar peleando
por no descender a Segunda División.

Pero el equipo de
Pellegrino, con sus virtudes y defectos, ya está más cerca de Europa que del
descenso. Esta temporada le ha ganado al Barça y al Real Madrid (y empató con
el Atlético). Desde que arrancó el 2019 cuenta con un jugador, Braithwaite, que
se ha convertido en el fichaje más rentable de todos los que llegaron a España
en el mercado de invierno. Forma junto a En-Nesyri (autor de un hat-trick
frente al Betis) una dupla tan eléctrica como guerrera. Son los delanteros que
necesita un equipo ordenado atrás como el pepinero.

Según Setién, el Leganés
solo sabe hacer cuatro cosas. Con eso le valió para disparar 14 veces y recibir
solo dos de un Betis irreconocible. Le vale para estar a tres puntos del equipo
verdiblanco, que pasa de divertir al espectador en un partido a dormirle en otro
a la velocidad del rayo. En el Betis juegan Canales, Lo Celso, Joaquín o
Bartra. En el Leganés, Óscar, Recio, Vesga o Bustinza. Si eres capaz de ganar a
cualquiera, de someter al quinto clasificado con contundencia y de pelear por
jugar en Europa cuando hace solo unos años ni siquiera sabías lo que era jugar
en Primera División, no es que estés haciendo las cosas bien. Es que estás
brillando con luz propia.

Getafe (5º), Alavés
(7º), Éibar (10º) y por supuesto el Leganés (11º) juegan muy bien al fútbol. Tienen
las ideas claras. Cuando marcan, no dan un paso atrás. Buscan el segundo, y
después el tercero. Cometen pocos errores atrás y te matan al contraataque, a
balón parado y con una presión alta y una intensidad que ya quisieran los
grandes de la Liga. No es que haya que darles mérito, no es que sea una opción
válida para jugar al fútbol. No es que sea efectiva. Es que es maravillosa. Me
encanta cómo juega el Betis, pero también cómo lo hace el Leganés. Dos estilos
opuestos, ambos preciosos cuando se ejecutan a la perfección. Menos cabezas
cuadradas en el fútbol, por favor.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Liga está más
apretada que nunca en la parte baja de la tabla. El Huesca, antes hundido, se
ha reenganchado con sus últimas victorias ante rivales directos y está a menos
de un triunfo del Villarreal. Entre el Rayo, el antepenúltimo, y el Espanyol
(12º) solo hay una separación de cinco puntos. Justo por encima de los pericos
respira un Leganés que parece haber encontrado la fórmula para no caer en el
pozo.

Fue el resultado más
sorprendente de la jornada. Un Betis acusado por el desgaste de la Copa visitó
Butarque consciente de que su victoria ante el Atlético le había colocado en
una situación inmejorable para pelear incluso por estar en la próxima Champions
League. Sin embargo, fue arrasado por un ciclón que penalizó cada error
defensivo y que desplegó un fútbol al contraataque prácticamente perfecto. El
Leganés ganó 3-0 y lo contundente del resultado debió servir para que, al
menos, el rival reconociera los méritos de un fútbol totalmente opuesto al
suyo.

Pero no. «Cada uno
usa el estilo que tiene. Al Leganés esta forma de jugar a veces le sale bien y
otras veces mal, por eso están ahí abajo. Tienen que hacer cuatro cosas porque
les puede valer con la permanencia pero si quisieran jugar como lo hacemos
nosotros les costaría». Fueron las palabras de Quique Setién, que sentaron
como un golpe en el estómago en el club pepinero, que cuenta con el decimosexto
presupuesto de la Liga y una plantilla que, por nombres, debería estar peleando
por no descender a Segunda División.

Pero el equipo de
Pellegrino, con sus virtudes y defectos, ya está más cerca de Europa que del
descenso. Esta temporada le ha ganado al Barça y al Real Madrid (y empató con
el Atlético). Desde que arrancó el 2019 cuenta con un jugador, Braithwaite, que
se ha convertido en el fichaje más rentable de todos los que llegaron a España
en el mercado de invierno. Forma junto a En-Nesyri (autor de un hat-trick
frente al Betis) una dupla tan eléctrica como guerrera. Son los delanteros que
necesita un equipo ordenado atrás como el pepinero.

Según Setién, el Leganés
solo sabe hacer cuatro cosas. Con eso le valió para disparar 14 veces y recibir
solo dos de un Betis irreconocible. Le vale para estar a tres puntos del equipo
verdiblanco, que pasa de divertir al espectador en un partido a dormirle en otro
a la velocidad del rayo. En el Betis juegan Canales, Lo Celso, Joaquín o
Bartra. En el Leganés, Óscar, Recio, Vesga o Bustinza. Si eres capaz de ganar a
cualquiera, de someter al quinto clasificado con contundencia y de pelear por
jugar en Europa cuando hace solo unos años ni siquiera sabías lo que era jugar
en Primera División, no es que estés haciendo las cosas bien. Es que estás
brillando con luz propia.

Getafe (5º), Alavés
(7º), Éibar (10º) y por supuesto el Leganés (11º) juegan muy bien al fútbol. Tienen
las ideas claras. Cuando marcan, no dan un paso atrás. Buscan el segundo, y
después el tercero. Cometen pocos errores atrás y te matan al contraataque, a
balón parado y con una presión alta y una intensidad que ya quisieran los
grandes de la Liga. No es que haya que darles mérito, no es que sea una opción
válida para jugar al fútbol. No es que sea efectiva. Es que es maravillosa. Me
encanta cómo juega el Betis, pero también cómo lo hace el Leganés. Dos estilos
opuestos, ambos preciosos cuando se ejecutan a la perfección. Menos cabezas
cuadradas en el fútbol, por favor.

etiquetas:

_Leganés

Huracán En-Nesyri

Joel Sierra @_JoeLSierra_
26-02-2019

_Leganés

Cuatro cosas

David Orenes @david_lrl
11-02-2019