_Fórmula 1

Contratiempo inesperado en McLaren

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 13-04-2018

etiquetas:

El Gran Premio de Bahréin causó una
fuerte herida en McLaren. A pesar de que tras la carrera salieron como el
tercer equipo con más puntos en el mundial de constructores, hecho más que
destacable, la realidad es que en Woking escoció mucho el gran resultado de
Toro Rosso Honda. Por si esto fuera poco, Honda consiguió su fantástico
resultado -el mejor desde que regresaran a la Fórmula 1 en 2015- en el país de
los máximos accionistas de McLaren.

El equipo inglés dejó de ingresar 100 millones tras romper
con los japoneses, teniendo que pagar a Renault por tener su unidad de
potencia. Con este cambio esperaban dar un salto de calidad, pero ver a Honda
quedar por delante de McLaren con un Toro Rosso ha sido un varapalo muy duro
para McLaren. Una bomba que ha causado mucho daño en el equipo. La prueba más
evidente la vivimos tras la sesión de clasificación. Tras quedar apeados en Q2,
y viendo que un motor Honda iba a salir quinto en la carrera, el equipo convocó
una reunión de urgencia para estudiar lo acontecido.

El rendimiento del MCL33 está dentro de un guion que se
podría haber escrito tras firmar con Renault. Estaba claro que no iban a pasar
de ser el noveno equipo de la parrilla al cuarto por un cambio de motor. El
chasis, como estamos viendo durante esta temporada, no es tan bueno como
decían. Salir décimos, decimosegundos o incluso decimocuartos sería algo normal
viendo el nivel del resto de equipos. Lo que se sale del guion es que Toro
Rosso, monoplaza con un chasis supuestamente peor que el de McLaren, quede muy
por encima de ellos con un motor que tiene un rendimiento mucho más bajo en
teoría.

Estar tres años acusando a Honda de ser el problema de todos
sus males y ver que en la segunda carrera con un equipo filial consiguen un
cuarto puesto es un palo muy serio para la tercera marca más laureada de la
Fórmula 1. Bien es cierto que solo ha sido una carrera, y que los japoneses han
tenido que reemplazar cinco piezas entre sus dos motores tras el Gran Premio de
Australia, pero lo de Baréin fue un severo correctivo para los de Woking.

El devenir del campeonato nos dirá si lo acontecido en el
circuito de Sakhir fue un espejismo o si realmente Toro Rosso Honda tiene nivel
para liderar la zona media de la clasificación. Si algo se saca en cierto tras
esa carrera es que en McLaren han tomado muy buena nota de lo ocurrido y harán
todo lo posible porque esto no vuelva a ocurrir. Porque, de confirmarse que
Honda tiene un motor competitivo, la perspectiva global en torno a la relación
McLaren Honda daría un giro de 180º, dejando en muy mala posición a los de
Woking. Los británicos trabajan para que esto no ocurra. La temporada 2018
dictará sentencia sobre este tema.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Gran Premio de Bahréin causó una
fuerte herida en McLaren. A pesar de que tras la carrera salieron como el
tercer equipo con más puntos en el mundial de constructores, hecho más que
destacable, la realidad es que en Woking escoció mucho el gran resultado de
Toro Rosso Honda. Por si esto fuera poco, Honda consiguió su fantástico
resultado -el mejor desde que regresaran a la Fórmula 1 en 2015- en el país de
los máximos accionistas de McLaren.

El equipo inglés dejó de ingresar 100 millones tras romper
con los japoneses, teniendo que pagar a Renault por tener su unidad de
potencia. Con este cambio esperaban dar un salto de calidad, pero ver a Honda
quedar por delante de McLaren con un Toro Rosso ha sido un varapalo muy duro
para McLaren. Una bomba que ha causado mucho daño en el equipo. La prueba más
evidente la vivimos tras la sesión de clasificación. Tras quedar apeados en Q2,
y viendo que un motor Honda iba a salir quinto en la carrera, el equipo convocó
una reunión de urgencia para estudiar lo acontecido.

El rendimiento del MCL33 está dentro de un guion que se
podría haber escrito tras firmar con Renault. Estaba claro que no iban a pasar
de ser el noveno equipo de la parrilla al cuarto por un cambio de motor. El
chasis, como estamos viendo durante esta temporada, no es tan bueno como
decían. Salir décimos, decimosegundos o incluso decimocuartos sería algo normal
viendo el nivel del resto de equipos. Lo que se sale del guion es que Toro
Rosso, monoplaza con un chasis supuestamente peor que el de McLaren, quede muy
por encima de ellos con un motor que tiene un rendimiento mucho más bajo en
teoría.

Estar tres años acusando a Honda de ser el problema de todos
sus males y ver que en la segunda carrera con un equipo filial consiguen un
cuarto puesto es un palo muy serio para la tercera marca más laureada de la
Fórmula 1. Bien es cierto que solo ha sido una carrera, y que los japoneses han
tenido que reemplazar cinco piezas entre sus dos motores tras el Gran Premio de
Australia, pero lo de Baréin fue un severo correctivo para los de Woking.

El devenir del campeonato nos dirá si lo acontecido en el
circuito de Sakhir fue un espejismo o si realmente Toro Rosso Honda tiene nivel
para liderar la zona media de la clasificación. Si algo se saca en cierto tras
esa carrera es que en McLaren han tomado muy buena nota de lo ocurrido y harán
todo lo posible porque esto no vuelva a ocurrir. Porque, de confirmarse que
Honda tiene un motor competitivo, la perspectiva global en torno a la relación
McLaren Honda daría un giro de 180º, dejando en muy mala posición a los de
Woking. Los británicos trabajan para que esto no ocurra. La temporada 2018
dictará sentencia sobre este tema.

etiquetas:

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022