_Inglaterra

Conte es el hombre adecuado

Hace no mucho, Antonio Conte se sentó en una rueda de prensa distópica –es difícil aceptar aquellos tiempos en los que los periodistas preguntaban por Zoom– y dijo que si él era un problema para el Tottenham se marchaba. Acababa de llegar y ya estaba amenazando. Muchos se lo tomaron en serio: puede que toda esa gente que creyó al italiano no entiende que la gran mayoría de técnicos tienen varios personajes. Lo que hacen los grandes gestores cuando las cámaras enfocan no tiene nada que ver con la realidad que viven. Conte, más allá de su indudable prestigio, necesita rodar su propia película para poder entender el trabajo al que se enfrenta. Puede que su actuación por aquel entonces fuera de Oscar.

El reto en Londres no era sencillo: tenía que levantar a una entidad en depresión, capaz de haberse plantado hace no mucho en una final de la Champions League pero que, a la vez, no juegan asiduamente la competición de las estrellas. Era un paso atrás en una trayectoria ganadora, repleta de títulos y de trifulcas dignas de Will Smith. Detrás de su estela triunfadora aparece a su espalda el sempiterno discurso de su nula capacidad para cuajar proyectos duraderos. “Siempre quema a los futbolistas”, aseguran los analistas.  

Y si bien es cierto que es complejo imaginarse a Conte durante mucho tiempo con los spurs, su aterrizaje ha acabado cambiando la terrible dinámica que arrastraban. Harry Kane, que firmó un inicio de curso atroz, parece volver a sonreír tras la negativa de la entidad a venderle al Manchester City. Sigue siendo incomprensible que el ariete decidiera en su día firmar un contrato tan largo, sabiendo que él quiere tocar metales antes de retirarse. El próximo verano volverá a hablarse mucho de su futuro. Sin embargo, la continuidad de Conte puede ser el gran argumento para que el delantero de la selección siga un año más.

Cuando llegó me pregunté si el ex de la Juventus era el hombre adecuado para el trabajo requerido. El paso de los meses ya deja claro que su fichaje fue un acierto rotundo, ya que el Tottenham está ahora mismo batallando por jugar la Champions el año que viene. El sistema funciona a la perfección y las dos incorporaciones en invierno, procedentes de la Serie A, se han adaptado bien a la complejidad que tiene la Premier League. Habrá que ver cuál es la posición final de los de la capital de Inglaterra. Que Conte sea el doctor Jekyll o el señor Hyde dependerá de si entra la pelota o no. Así es el fútbol.

Imagen de cabecera: @SpursOfficial

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hace no mucho, Antonio Conte se sentó en una rueda de prensa distópica –es difícil aceptar aquellos tiempos en los que los periodistas preguntaban por Zoom– y dijo que si él era un problema para el Tottenham se marchaba. Acababa de llegar y ya estaba amenazando. Muchos se lo tomaron en serio: puede que toda esa gente que creyó al italiano no entiende que la gran mayoría de técnicos tienen varios personajes. Lo que hacen los grandes gestores cuando las cámaras enfocan no tiene nada que ver con la realidad que viven. Conte, más allá de su indudable prestigio, necesita rodar su propia película para poder entender el trabajo al que se enfrenta. Puede que su actuación por aquel entonces fuera de Oscar.

El reto en Londres no era sencillo: tenía que levantar a una entidad en depresión, capaz de haberse plantado hace no mucho en una final de la Champions League pero que, a la vez, no juegan asiduamente la competición de las estrellas. Era un paso atrás en una trayectoria ganadora, repleta de títulos y de trifulcas dignas de Will Smith. Detrás de su estela triunfadora aparece a su espalda el sempiterno discurso de su nula capacidad para cuajar proyectos duraderos. “Siempre quema a los futbolistas”, aseguran los analistas.  

Y si bien es cierto que es complejo imaginarse a Conte durante mucho tiempo con los spurs, su aterrizaje ha acabado cambiando la terrible dinámica que arrastraban. Harry Kane, que firmó un inicio de curso atroz, parece volver a sonreír tras la negativa de la entidad a venderle al Manchester City. Sigue siendo incomprensible que el ariete decidiera en su día firmar un contrato tan largo, sabiendo que él quiere tocar metales antes de retirarse. El próximo verano volverá a hablarse mucho de su futuro. Sin embargo, la continuidad de Conte puede ser el gran argumento para que el delantero de la selección siga un año más.

Cuando llegó me pregunté si el ex de la Juventus era el hombre adecuado para el trabajo requerido. El paso de los meses ya deja claro que su fichaje fue un acierto rotundo, ya que el Tottenham está ahora mismo batallando por jugar la Champions el año que viene. El sistema funciona a la perfección y las dos incorporaciones en invierno, procedentes de la Serie A, se han adaptado bien a la complejidad que tiene la Premier League. Habrá que ver cuál es la posición final de los de la capital de Inglaterra. Que Conte sea el doctor Jekyll o el señor Hyde dependerá de si entra la pelota o no. Así es el fútbol.

Imagen de cabecera: @SpursOfficial

_Destacado

Malos días para el Manchester City

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
06-02-2023

_Inglaterra

Dyche ‘matagigantes’

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
04-02-2023