_Polideportivo

Con el agua al cuello

Sara Giménez @_SaraGimenez 26-11-2020

Laura Ester es campeona de Europa y del Mundo de waterpolo, defiende la portería del CN Sabadell desde hace más de 10 años, lo ha ganado todo con su club, uno de los más laureados. Es internacional con la selección española, pero lamentablemente ella y el resto de jugadoras que conforman la plantilla han sido noticia en los últimos días por lanzar una llamada de socorro. Laura se ha llegado a plantear si tendrá que dejar el deporte porque su club no puede hacer frente a la situación actual por culpa de la pandemia y después de haber tenido que cerrar casi 1 mes las instalaciones al público, es decir, a los socios, una parte vital para sustentar su economía. Para que os hagáis una idea, son uno de los clubes catalanes con más número de socios -más de 25.000-.

Esta catalana de 30 años está apunto de acabar la carrera de Bioquímica y se ha llegado a imaginar si antes de tiempo tendría que salir del agua y buscar trabajo si el club no podía abrir en breve: “Te da por pensar, porque tampoco tienes 20 años. Hubo una semana en la que decíamos si paran a liga y si el club está como está, rompen contrato y te quedas en la calle por así decirlo”.

Una situación crítica que vivió el CN Sabadell ya desde el confinamiento el pasado mes de marzo y que se ha agravado con el toque de queda en Cataluña (hasta las 22h) y con el cierre de las instalaciones deportivas. Una situación que obligó al club a lanzar un mensaje a la desesperada a través de redes sociales bajo el lema “sin agua nos ahogamos”. Lo cierto es que han tenido el agua al cuello, nunca mejor dicho. Parece increíble siendo una de las entidades que más ha invertido en el waterpolo femenino y que ha cosechado un palmarés tan envidiable: 17 ligas, 15 Copas de la Reina, 5 Copas de Europa y 3 Supercopas de Europa. Una auténtica barbaridad.

El lunes pasado las instalaciones de la entidad volvieron a abrir sus puertas después de semanas sin poder hacerlo para los socios. Eso se traduce en el que el club, uno de los más históricos de España ha estado a punto de cerrar definitivamente por falta de recursos económicos. Y aunque ellas nunca han dejado de entrenar (si lo han hecho con menos asiduidad) es una situación similar a la que han tenido que vivir otros clubes, porque tal como cuenta Laura, “si un club tan grande como el Sabadell está así, cómo deben estar los clubes más pequeños”.

Lo que ha sucedido, una situación tan extrema, -que puede volver a pasar- es un toque de atención porque han estado “muchos años luchando para que el waterpolo femenino fuese un poco más profesional, tener un sueldo, poder dedicarnos a ello y llega un momento en el que no sabes si el día de mañana vas a poder dedicarte a ello o no”, todo ello porque el waterpolo no es de los deportes más mediáticos y necesita más recursos para progresar y seguir creciendo. Aunque ha habido una gran respuesta mediática, durante todo este angustioso proceso, les ha faltado apoyo, “no hemos notado ayuda por ninguna parte. Tanto las instituciones como los propios clubes tendrían que haberse unido para ayudarse unos a otros”.

El equipo ha seguido jugando partidos de liga y los ha solventado, pero me parece importante recordar que estamos a las puertas de un 2021 en el que (esperemos) puedan celebrarse los Juegos Olímpicos de Tokio y esto puede afectar también a la selección española, aunque en eso Laura es optimista: “Va a ser un poco extraño porque hay países que pueden estar entrenando en las mejores condiciones, otros que no, otros que podemos ahí mitad y mitad. Puede que una vez llegue el verano se note, pero de momento estamos aprovechando cada momento, cada minuto que nos dejen entrenar porque no sabes si va a ser tu último entrenamiento”.

Esperemos que el CN Sabadell y otros clubes que han estado y están en la misma situación no sean noticia porque las cosas van mal o cuando ya sea demasiado tarde. Y espero poder hablar de nuevo con Laura el próximo verano cuando vuelva de Tokio con la medalla colgada al cuello.

Imagen de cabecera: ED JONES/AFP via Getty Images

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Laura Ester es campeona de Europa y del Mundo de waterpolo, defiende la portería del CN Sabadell desde hace más de 10 años, lo ha ganado todo con su club, uno de los más laureados. Es internacional con la selección española, pero lamentablemente ella y el resto de jugadoras que conforman la plantilla han sido noticia en los últimos días por lanzar una llamada de socorro. Laura se ha llegado a plantear si tendrá que dejar el deporte porque su club no puede hacer frente a la situación actual por culpa de la pandemia y después de haber tenido que cerrar casi 1 mes las instalaciones al público, es decir, a los socios, una parte vital para sustentar su economía. Para que os hagáis una idea, son uno de los clubes catalanes con más número de socios -más de 25.000-.

Esta catalana de 30 años está apunto de acabar la carrera de Bioquímica y se ha llegado a imaginar si antes de tiempo tendría que salir del agua y buscar trabajo si el club no podía abrir en breve: “Te da por pensar, porque tampoco tienes 20 años. Hubo una semana en la que decíamos si paran a liga y si el club está como está, rompen contrato y te quedas en la calle por así decirlo”.

Una situación crítica que vivió el CN Sabadell ya desde el confinamiento el pasado mes de marzo y que se ha agravado con el toque de queda en Cataluña (hasta las 22h) y con el cierre de las instalaciones deportivas. Una situación que obligó al club a lanzar un mensaje a la desesperada a través de redes sociales bajo el lema “sin agua nos ahogamos”. Lo cierto es que han tenido el agua al cuello, nunca mejor dicho. Parece increíble siendo una de las entidades que más ha invertido en el waterpolo femenino y que ha cosechado un palmarés tan envidiable: 17 ligas, 15 Copas de la Reina, 5 Copas de Europa y 3 Supercopas de Europa. Una auténtica barbaridad.

El lunes pasado las instalaciones de la entidad volvieron a abrir sus puertas después de semanas sin poder hacerlo para los socios. Eso se traduce en el que el club, uno de los más históricos de España ha estado a punto de cerrar definitivamente por falta de recursos económicos. Y aunque ellas nunca han dejado de entrenar (si lo han hecho con menos asiduidad) es una situación similar a la que han tenido que vivir otros clubes, porque tal como cuenta Laura, “si un club tan grande como el Sabadell está así, cómo deben estar los clubes más pequeños”.

Lo que ha sucedido, una situación tan extrema, -que puede volver a pasar- es un toque de atención porque han estado “muchos años luchando para que el waterpolo femenino fuese un poco más profesional, tener un sueldo, poder dedicarnos a ello y llega un momento en el que no sabes si el día de mañana vas a poder dedicarte a ello o no”, todo ello porque el waterpolo no es de los deportes más mediáticos y necesita más recursos para progresar y seguir creciendo. Aunque ha habido una gran respuesta mediática, durante todo este angustioso proceso, les ha faltado apoyo, “no hemos notado ayuda por ninguna parte. Tanto las instituciones como los propios clubes tendrían que haberse unido para ayudarse unos a otros”.

El equipo ha seguido jugando partidos de liga y los ha solventado, pero me parece importante recordar que estamos a las puertas de un 2021 en el que (esperemos) puedan celebrarse los Juegos Olímpicos de Tokio y esto puede afectar también a la selección española, aunque en eso Laura es optimista: “Va a ser un poco extraño porque hay países que pueden estar entrenando en las mejores condiciones, otros que no, otros que podemos ahí mitad y mitad. Puede que una vez llegue el verano se note, pero de momento estamos aprovechando cada momento, cada minuto que nos dejen entrenar porque no sabes si va a ser tu último entrenamiento”.

Esperemos que el CN Sabadell y otros clubes que han estado y están en la misma situación no sean noticia porque las cosas van mal o cuando ya sea demasiado tarde. Y espero poder hablar de nuevo con Laura el próximo verano cuando vuelva de Tokio con la medalla colgada al cuello.

Imagen de cabecera: ED JONES/AFP via Getty Images