Se habla de:

Levante

article title

Y el gato subió a la palmera

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Después del dramático descenso del curso anterior, se llevó a cabo una renovación profunda en el Levante desde la confección de la plantilla hasta los despachos que debían tomar las decisiones en el ámbito del primer equipo, pasando obviamente por el entrenador del primer equipo.

‘Tito’ y Carmelo Del Pozo combinaron a la perfección el conocimiento de la casa y el de la categoría que junto a la confianza absoluta de la directiva (como en la anterior etapa) armaron una plantilla con nuevos jugadores que habían destacado en la categoría junto a un nuevo entrenador, Muñiz, que cumplía con ese requisito también, debían cumplir con el ambicioso y necesario objetivo de que la estadía en la categoría de plata no excediera del año.

Sólo había que echar un vistazo a los rivales por el ascenso para entender que alargar campañas en Segunda, provocan entrar en una dinámica compleja y que dificulta el subir a medio plazo.

Cabe destacar que a pesar del descenso el Levante pudo beneficiarse de las últimas ‘grandes ayudas’ a los descendidos por parte de la Liga y que le presentó en una situación de clara ventaja a la hora de competir por los jugadores que deseaba. Esto explica, por ejemplo, la contratación de Campaña, elegido mejor jugador de la categoría en la temporada pasada y que ha sido también esta un factor diferencial a la hora de certificar el rápido ascenso, al final, los mejores partidos del Levante en esta temporada han venido cuando el 24 se ha adueñado del centro del campo.

Junto al ex del Alcorcón, la figura de Raúl ha sido clave en los momentos en los que el equipo granota no pudo mantener el ritmo de los primeros encuentros: Empezó la temporada en el banquillo pero rápidamente se afianzó en el once y, como contábamos, en los últimos partidos fue de los más destacados en lo positivo, si no el que más y ha conseguido borrar por completo el recuerdo sobre el campo de Keylor Navas y que el no acertar con sus recambios inmediatos fue parte de la condena a Segunda. Hay ganas de ver cómo rinde Raúl ante algunos de los mejores atacantes del mundo.

Delante de Raúl también aparecen ‘aciertos’ en la incorporaciones. La dupla PostigoChema no sólo ha significado otro punto fuerte del equipo en el camino hacia el quinto ascenso a Primera, sino que también han ayudado con goles importantes. También Róber Pier ha dado un alto rendimiento, primero aprovechando la lesión de Chema y después permitiendo a Muñiz una rotación de mucha calidad y hasta la posibilidad de cerrar con tres centrales o, como ante el Oviedo, blindar el centro del campo. Una de las principales tareas de ‘Tito’ será apretar al Depor para conseguir su incorporación, puesto que la cesión con la llegó desde A Coruña no incluía opción de compra.

Natxo Insa y Espinosa, otros nuevos que aportaron mucho aunque de forma más irregular dieron al centro del campo una capacidad de rotación muy buena y de perfiles muy variados manteniendo en el equipo a Verza y Lerma sin olvidar del anteriormente mentado Campaña.

Arriba Roger materializó todo lo que se esperaba de él desde que llegó al primer equipo y, sin hueco, comenzó un interesante y enriquecedor camino de cesión por diferentes equipos de la categoría. Hay que decir que hubo cierta fortuna con sus ausencias en cuanto a que sus sustitutos, Casadesús y después Juan Muñoz, hicieron goles relevantes, pero sí que es cierto que se nota la diferencia entre titulares y reservas en este apartado.

Pero más allá de lo que han aportado los nombres propios, si el Levante ha conseguido de esta forma cumplir el objetivo del ascenso ha sido por la rapidez con la que se ensambló todo: los nuevos al equipo y los que ya estaban a las ideas de Muñiz. Así, hubo un par de tramos diferenciados bien diferenciados en cuanto al juego, con un primer trimestre de temporada con un juego de ritmo alto, de presión y de protagonismo con el balón, en resumen, de dominio de los partidos y otro, después del parón navideño, donde el equipo fue más reactivo y bajó el volumen de las ocasiones de gol, algo que generó ciertas dudas entre los aficionados más susceptibles pero que a nadie le llegó a preocupar después del colchón que se trabajó semanas antes. Pero ambos periodos unidos por la seña de identidad de este equipo,  la carencia de errores que los rivales pudieran aprovechar; quizás por ello en ocasiones pecó de cauto, pero también consiguió desesperar a sus rivales y así encontrar con más facilidad sus puntos débiles.

Ahora queda disfrutar del final del camino, más corto del que pudo haber sido, con la motivación de batir algún que otro récord y sin la ansiedad de los últimos partidos, que también podrían servir para recuperar a jugadores de los que se esperaba más para la causa.
El gato subió a la palmera.

Imagen cabecera: @LevanteUD

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados