_Otros

Carla Suárez, un ejemplo a seguir

María Ruiz @Mery_1791 14-09-2018

etiquetas:

Constancia. Esfuerzo. Superación. Palabras clave en el día a
día de una Carla Suárez que intenta mejorar y aprender de cada entrenamiento y,
sobre todo, de cada partido. Aunque no son las únicas que la caracterizan. Dada
su entrega cuando sale a la pista, y tras los buenos enfrentamientos que ha
realizado estos últimos meses (ha llegado hasta los cuartos de final en el US
Open y ha sido finalista en el torneo de Coneccticut), la española se merecía
una página más dentro de nuestra sección de deporte femenino.

Constancia diaria. No hay
otra palabra que defina mejor a Carla Suárez: constante. Este adjetivo la
caracteriza a la perfección, ya no solo con sus entrenamientos sino también con
las victorias. Es una tenista constante y hasta que no consigue ganar no cesa
su empeño en ello.

Ambición de ganar tras
haber perdido. Muchos tenistas se desmoralizan tras la eliminación de un
torneo. La canaria, en cambio, siempre ansía el siguiente para poder ganar de
nuevo.

Reencontrarse a sí misma
cada partido. Porque cada vez que disputa un punto se encuentra a sí misma.
Encuentra su juego en los buenos y en los malos golpes. Aunque falle y se
caiga, Carla siempre se levanta.

Lucha constante hasta el
último punto del último juego, y siempre incansable. Incansable porque siempre
busca la victoria hasta el final.

Aspiración a lo más alto.
Quien la sigue la consigue y Carla Suárez lleva este lema a raja tabla. Antes
del US Open consiguió llegar a la final del torneo de Connecticut, su mejor
resultado esta temporada. Aunque no tuvo suerte en ese partido, así como en
muchos otros torneos, la canaria nunca ha bajado los brazos y siempre ha
querido más.

Superación. Esta va ligada
a la ‘aspiración, ya que como hemos dicho, Carla nunca se rinde. Siempre
intenta dar lo mejor de sí misma y superarse en cada partido y contra cada
rival.

Única en su juego. A sus 30
años, y tras toda una vida dedicándose al tenis, la tenista española ha crecido
a modo de errores y aciertos. Golpeo, saque y cabeza. La canaria lo tiene todo
para seguir unos años más en ese top 30 de la WTA.

Agradecida a todas horas
con su público. Con los nuevos espectadores que la apoyan y con los de siempre,
al igual que atenta con la prensa en todo momento.

Responsable porque es una
tenista de nivel y quiere dar el mejor espectáculo en cada punto que juega.

Esfuerzo. Aunque puede ser
también letra de ‘elegancia’ o ‘estilo’. Carla no da por perdida ninguna bola y
ningún punto. En cada juego que pasa, y a pesar de que las fuerzas le flaqueen,
se esfuerza y echa el resto con cada gota de sudor que le recorre por la
frente.

Zhuhai. Evidentemente no
es un adjetivo calificativo ni algo que se le parezca. Es el nombre de un
torneo en el que esperamos que cuando llegue a este a finales de octubre, Carla
haya conseguido algún trofeo porque quien la sigue la consigue y en estos
últimos ha estado muy cerca.

Carla Suárez es constancia, es ambición diaria, es esfuerzo,
lucha y aspiración. Es reencontrarse con ella misma en cada partido, sobre todo
en los momentos de superación. Única, agradecida y responsable. Esperemos verte
levantar un título para antes de que llegue el torneo de Zhuhai, porque ese
trofeo está a punto de caramelo. A la tenista española, todo un ejemplo a
seguir para cualquier deportista, aún le queda mucho por disfrutar y que todos
nosotros sigamos divirtiéndonos con su tenis.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Constancia. Esfuerzo. Superación. Palabras clave en el día a
día de una Carla Suárez que intenta mejorar y aprender de cada entrenamiento y,
sobre todo, de cada partido. Aunque no son las únicas que la caracterizan. Dada
su entrega cuando sale a la pista, y tras los buenos enfrentamientos que ha
realizado estos últimos meses (ha llegado hasta los cuartos de final en el US
Open y ha sido finalista en el torneo de Coneccticut), la española se merecía
una página más dentro de nuestra sección de deporte femenino.

Constancia diaria. No hay
otra palabra que defina mejor a Carla Suárez: constante. Este adjetivo la
caracteriza a la perfección, ya no solo con sus entrenamientos sino también con
las victorias. Es una tenista constante y hasta que no consigue ganar no cesa
su empeño en ello.

Ambición de ganar tras
haber perdido. Muchos tenistas se desmoralizan tras la eliminación de un
torneo. La canaria, en cambio, siempre ansía el siguiente para poder ganar de
nuevo.

Reencontrarse a sí misma
cada partido. Porque cada vez que disputa un punto se encuentra a sí misma.
Encuentra su juego en los buenos y en los malos golpes. Aunque falle y se
caiga, Carla siempre se levanta.

Lucha constante hasta el
último punto del último juego, y siempre incansable. Incansable porque siempre
busca la victoria hasta el final.

Aspiración a lo más alto.
Quien la sigue la consigue y Carla Suárez lleva este lema a raja tabla. Antes
del US Open consiguió llegar a la final del torneo de Connecticut, su mejor
resultado esta temporada. Aunque no tuvo suerte en ese partido, así como en
muchos otros torneos, la canaria nunca ha bajado los brazos y siempre ha
querido más.

Superación. Esta va ligada
a la ‘aspiración, ya que como hemos dicho, Carla nunca se rinde. Siempre
intenta dar lo mejor de sí misma y superarse en cada partido y contra cada
rival.

Única en su juego. A sus 30
años, y tras toda una vida dedicándose al tenis, la tenista española ha crecido
a modo de errores y aciertos. Golpeo, saque y cabeza. La canaria lo tiene todo
para seguir unos años más en ese top 30 de la WTA.

Agradecida a todas horas
con su público. Con los nuevos espectadores que la apoyan y con los de siempre,
al igual que atenta con la prensa en todo momento.

Responsable porque es una
tenista de nivel y quiere dar el mejor espectáculo en cada punto que juega.

Esfuerzo. Aunque puede ser
también letra de ‘elegancia’ o ‘estilo’. Carla no da por perdida ninguna bola y
ningún punto. En cada juego que pasa, y a pesar de que las fuerzas le flaqueen,
se esfuerza y echa el resto con cada gota de sudor que le recorre por la
frente.

Zhuhai. Evidentemente no
es un adjetivo calificativo ni algo que se le parezca. Es el nombre de un
torneo en el que esperamos que cuando llegue a este a finales de octubre, Carla
haya conseguido algún trofeo porque quien la sigue la consigue y en estos
últimos ha estado muy cerca.

Carla Suárez es constancia, es ambición diaria, es esfuerzo,
lucha y aspiración. Es reencontrarse con ella misma en cada partido, sobre todo
en los momentos de superación. Única, agradecida y responsable. Esperemos verte
levantar un título para antes de que llegue el torneo de Zhuhai, porque ese
trofeo está a punto de caramelo. A la tenista española, todo un ejemplo a
seguir para cualquier deportista, aún le queda mucho por disfrutar y que todos
nosotros sigamos divirtiéndonos con su tenis.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021