_Inglaterra

Capitán Azpilicueta

Raúl del Prado @RauldelPradoRod 26-03-2021

etiquetas:

Azpilicueta Chelsea

Capitán: “Persona que encabeza una tropa. Persona que manda un barco. Cabeza de un equipo deportivo”. Todas estas acepciones se atribuyen a la palabra capitán. Alguien que se pone al frente de un grupo de soldados y es el primero en afrontar la batalla. Alguien que se sitúa en la parte más alta de la cubierta de una fragata para desde allí dirigir a la tripulación. Alguien que sale el primero del vestuario antes del comienzo del partido, con un brazalete en el brazo para que todo el mundo sepa quién manda en el equipo.

Si tuviera que elegir a un valiente para poner en sus manos los destinos de la tropa, del barco y del equipo de fútbol, tendría que ser alguien con experiencia, liderazgo, aptitud, sacrificio, actitud, esfuerzo, compromiso. Muchas cualidades para una sola persona. Pues sí, pero es lo que se requiere si quieres un buen capitán. Y el primero que me viene a la cabeza es César Azpilicueta. El capitán Azpilicueta.

Creo que le viene de cuna. A lo mejor le pusieron nombre de emperador romano porque sus padres ya se imaginaban que el niño iba a tener madera de líder. Supongo que en el colegio los compañeros le elegirían delegado de la clase. El primer campeonato de Europa que jugó, en Luxemburgo-2006 cuando aún no había cumplido los 17 años, César Azpilicueta fue el capitán de la selección. Y ahora que se ha hecho mayor -va camino de cumplir los 32 en agosto- es el capitán de su equipo, el Chelsea. Es como si Azpilicueta hubiera sido capitán toda su vida.

Aparte de todas las cualidades enumeradas anteriormente, hacen falta otras muchas más cosas para ser un buen capitán. Hay que tener un carácter afable. Hay que saber ganarse a la gente. Hay que saber contar un chiste o gastar una broma en el momento adecuado. Hay que ser serio cuando hay que ponerse serio. Y hay que ser responsable. Muy responsable.

A Azpilicueta se le puede aplicar aquello de que al césar lo que es del césar, no sólo en honor a su nombre. Reúne todo lo dicho. El capitán no es sólo el que porta el brazalete. Tiene que ser capitán dentro y fuera del campo. Dentro, para intermediar entre dos compañeros que no se ponían de acuerdo en quién iba a lanzar un penalti. Llegar, agarrar el balón y dárselo a uno de ellos para acabar con el tema. Tú, lo tiras tú, decidió Azpilicueta. Y fuera, para guardar el dinero de las multas de todos que servirá para la comida de equipo al final del campeonato, dar algún que otro toque de atención al compañero que se descuide un poco, y para servir cons-tan-te-men-te de ejemplo.

Estoy esperando el día en que leeré un titular que diga algo así como “Azpilicueta se pone de portero y para un penalti”. Se puede ser capitán de un equipo de fútbol y jugar en una sola posición. Por supuesto. Lo que pasa es que, menos de portero, a Azpilicueta le he visto jugar prácticamente de todo. Y siempre cumpliendo más que de sobra con su papel, por eso de portero pararía el penalti.

En aquel campeonato de Europa sub-17 era el extremo derecho. Con el 7 a la espalda, un jugador ofensivo, con buen regate y buena técnica para impulsar el balón desde la banda al área rival generando ocasiones de gol. Un año después, 2007 en Austria, se proclamó campeón de Europa sub-19 jugando primero de medio derecho, un partido de media punta y la final contra Grecia de medio centro, al tener que ocupar el lugar del sancionado Javi Martínez.

Con 19 años empezó a destacar en Primera División en la demarcación de lateral derecho en el club de su tierra, el Atlético Osasuna. Defendió ese puesto en un Mundial sub-20 y dos Europeos sub-21. En el segundo de éstos, ya como jugador fichado por el Olympique de Marsella, el lateral derecho titular fue el barcelonista Montoya y Azpilicueta jugó un total de 8 minutos en cinco partidos. No tuvo ni un mal gesto, ni una mala cara. Al revés, siempre una sonrisa. El capitán dentro del campo fue Javi Martínez. Fuera hubo un comandante, un tal César Azpilicueta, que también dirigió las operaciones para que España fuera campeona de Europa sub-21 en Dinamarca-2011.

Participó en los Juegos Olímpicos de Londres y con la selección Absoluta ha estado en la Copa Confederaciones, un Mundial y una Eurocopa. Al Chelsea llegó con 23 años y en su primera temporada ganó la Europa League. En la segunda se lesiona Ashley Cole y a Azpilicueta le toca jugar de lateral izquierdo. Un capitán se adapta a lo que sea, le hace frente a todo y ese año el navarro del Chelsea fue elegido por sus compañeros mejor jugador del equipo.

El general Mourinho fue el que le cambió de banda, que no de bando, y luego dijo: “Con once Azpilicuetas podríamos ganar la Champions”. Explicó que en el fútbol no sólo cuenta el talento puro, que también hay que tener en cuenta el carácter y la personalidad, dos cosas que tiene Azpilicueta.

José Mourinho y César Azpilicueta charlan en el Etihad Stadium – Imagen: Imago

Por eso mismo, que el brazalete del Chelsea recayera en su brazo sólo era cuestión de tiempo. Un español capitán de un equipo inglés. Normal, si conquistó su segundo título de la Premier League jugando todos los minutos de todos los partidos del campeonato. No se bajó del barco ni por tarjetas. Antonio Conte, el entrenador que no le dio ni un respiro, no dijo una frase tan categórica como la de Mourinho, pero sí una muy clarificadora: Es alguien muy completo y un tipo fabuloso que siempre es muy positivo”.

Su actual entrenador, el alemán Tuchel, no ha dicho nada así, digamos contundente, sobre Azpilicueta. Acaba de aterrizar en el Chelsea y de momento parece ser más de hechos que de palabras. Le ha puesto de titular desde el minuto 1 y ha confiado en él como uno de sus defensas centrales en una línea de tres. Por cierto, ¿quién marcó el primer gol de los ‘Blues’ con el nuevo entrenador Tuchel? El capitán. ¿Y quién es el capitán? Azpilicueta.

El Chelsea ha eliminado al Atlético de Madrid en octavos de la Champions demostrando una gran solidez defensiva. Ahí está, como pieza clave, César Azpilicueta. Y si Mourinho dijo que once Azpilicuetas podrían ganar la Champions… El Chelsea cuenta con uno; el mejor, el auténtico, el capitán Azpilicueta.


Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Capitán: “Persona que encabeza una tropa. Persona que manda un barco. Cabeza de un equipo deportivo”. Todas estas acepciones se atribuyen a la palabra capitán. Alguien que se pone al frente de un grupo de soldados y es el primero en afrontar la batalla. Alguien que se sitúa en la parte más alta de la cubierta de una fragata para desde allí dirigir a la tripulación. Alguien que sale el primero del vestuario antes del comienzo del partido, con un brazalete en el brazo para que todo el mundo sepa quién manda en el equipo.

Si tuviera que elegir a un valiente para poner en sus manos los destinos de la tropa, del barco y del equipo de fútbol, tendría que ser alguien con experiencia, liderazgo, aptitud, sacrificio, actitud, esfuerzo, compromiso. Muchas cualidades para una sola persona. Pues sí, pero es lo que se requiere si quieres un buen capitán. Y el primero que me viene a la cabeza es César Azpilicueta. El capitán Azpilicueta.

Creo que le viene de cuna. A lo mejor le pusieron nombre de emperador romano porque sus padres ya se imaginaban que el niño iba a tener madera de líder. Supongo que en el colegio los compañeros le elegirían delegado de la clase. El primer campeonato de Europa que jugó, en Luxemburgo-2006 cuando aún no había cumplido los 17 años, César Azpilicueta fue el capitán de la selección. Y ahora que se ha hecho mayor -va camino de cumplir los 32 en agosto- es el capitán de su equipo, el Chelsea. Es como si Azpilicueta hubiera sido capitán toda su vida.

Aparte de todas las cualidades enumeradas anteriormente, hacen falta otras muchas más cosas para ser un buen capitán. Hay que tener un carácter afable. Hay que saber ganarse a la gente. Hay que saber contar un chiste o gastar una broma en el momento adecuado. Hay que ser serio cuando hay que ponerse serio. Y hay que ser responsable. Muy responsable.

A Azpilicueta se le puede aplicar aquello de que al césar lo que es del césar, no sólo en honor a su nombre. Reúne todo lo dicho. El capitán no es sólo el que porta el brazalete. Tiene que ser capitán dentro y fuera del campo. Dentro, para intermediar entre dos compañeros que no se ponían de acuerdo en quién iba a lanzar un penalti. Llegar, agarrar el balón y dárselo a uno de ellos para acabar con el tema. Tú, lo tiras tú, decidió Azpilicueta. Y fuera, para guardar el dinero de las multas de todos que servirá para la comida de equipo al final del campeonato, dar algún que otro toque de atención al compañero que se descuide un poco, y para servir cons-tan-te-men-te de ejemplo.

Estoy esperando el día en que leeré un titular que diga algo así como “Azpilicueta se pone de portero y para un penalti”. Se puede ser capitán de un equipo de fútbol y jugar en una sola posición. Por supuesto. Lo que pasa es que, menos de portero, a Azpilicueta le he visto jugar prácticamente de todo. Y siempre cumpliendo más que de sobra con su papel, por eso de portero pararía el penalti.

En aquel campeonato de Europa sub-17 era el extremo derecho. Con el 7 a la espalda, un jugador ofensivo, con buen regate y buena técnica para impulsar el balón desde la banda al área rival generando ocasiones de gol. Un año después, 2007 en Austria, se proclamó campeón de Europa sub-19 jugando primero de medio derecho, un partido de media punta y la final contra Grecia de medio centro, al tener que ocupar el lugar del sancionado Javi Martínez.

Con 19 años empezó a destacar en Primera División en la demarcación de lateral derecho en el club de su tierra, el Atlético Osasuna. Defendió ese puesto en un Mundial sub-20 y dos Europeos sub-21. En el segundo de éstos, ya como jugador fichado por el Olympique de Marsella, el lateral derecho titular fue el barcelonista Montoya y Azpilicueta jugó un total de 8 minutos en cinco partidos. No tuvo ni un mal gesto, ni una mala cara. Al revés, siempre una sonrisa. El capitán dentro del campo fue Javi Martínez. Fuera hubo un comandante, un tal César Azpilicueta, que también dirigió las operaciones para que España fuera campeona de Europa sub-21 en Dinamarca-2011.

Participó en los Juegos Olímpicos de Londres y con la selección Absoluta ha estado en la Copa Confederaciones, un Mundial y una Eurocopa. Al Chelsea llegó con 23 años y en su primera temporada ganó la Europa League. En la segunda se lesiona Ashley Cole y a Azpilicueta le toca jugar de lateral izquierdo. Un capitán se adapta a lo que sea, le hace frente a todo y ese año el navarro del Chelsea fue elegido por sus compañeros mejor jugador del equipo.

El general Mourinho fue el que le cambió de banda, que no de bando, y luego dijo: “Con once Azpilicuetas podríamos ganar la Champions”. Explicó que en el fútbol no sólo cuenta el talento puro, que también hay que tener en cuenta el carácter y la personalidad, dos cosas que tiene Azpilicueta.

José Mourinho y César Azpilicueta charlan en el Etihad Stadium – Imagen: Imago

Por eso mismo, que el brazalete del Chelsea recayera en su brazo sólo era cuestión de tiempo. Un español capitán de un equipo inglés. Normal, si conquistó su segundo título de la Premier League jugando todos los minutos de todos los partidos del campeonato. No se bajó del barco ni por tarjetas. Antonio Conte, el entrenador que no le dio ni un respiro, no dijo una frase tan categórica como la de Mourinho, pero sí una muy clarificadora: Es alguien muy completo y un tipo fabuloso que siempre es muy positivo”.

Su actual entrenador, el alemán Tuchel, no ha dicho nada así, digamos contundente, sobre Azpilicueta. Acaba de aterrizar en el Chelsea y de momento parece ser más de hechos que de palabras. Le ha puesto de titular desde el minuto 1 y ha confiado en él como uno de sus defensas centrales en una línea de tres. Por cierto, ¿quién marcó el primer gol de los ‘Blues’ con el nuevo entrenador Tuchel? El capitán. ¿Y quién es el capitán? Azpilicueta.

El Chelsea ha eliminado al Atlético de Madrid en octavos de la Champions demostrando una gran solidez defensiva. Ahí está, como pieza clave, César Azpilicueta. Y si Mourinho dijo que once Azpilicuetas podrían ganar la Champions… El Chelsea cuenta con uno; el mejor, el auténtico, el capitán Azpilicueta.


Imagen de cabecera: ImagoImages

etiquetas:

Azpilicueta Chelsea

_Destacado

Las dudas de Harry Kane

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
18-05-2021