_Otros

Cancellara cumple sin ser el más fuerte en Flandes

Enrique Julián Gómez @EnriqueJulian23 06-04-2014

etiquetas:

Enrique JULIÁN

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Era el gran favorito y cumplió con todos los pronósticos que le daban como vencedor en De Ronde van Vlaanderen, en el Tour de Flandes, el segundo monumento del año y uno de los días más esperados por el mundo ciclista. Sin embargo, al contrario de lo que suele ser habitual en él, no demostró ser el más fuerte. Pero su inteligencia al administrar sus fuerzas, el respeto que le tuvieron sus rivales a su teórica superioridad y una pizca de inocencia, además de las decepcionantes actuaciones de los otros dos 'gallos', permitieron a Cancellara vencer su tercer Tour de Flandes.

Con esta victoria, segunda consecutiva tras la del año pasado en solitario y unida a su primera en 2010, Fabian Cancellara alcanza con tres triunfos Tom Boonen, Johann Museuuw, Achiel Buysse, Eric Leman y Fiorenzo Magni como los ciclistas que más veces han vencido el monumento 'flandrien'.

La locomotora suiza realizó el que sería el movimiento decisivo en el último paso por Oude-Kwaremont, que se ha convertido en el juez de la carrera tras el cambio de recorrido de hace dos años. A 16 kilómetros de meta saltó del grupo de favoritos, con solo Sep Vanmarcke, a quien venció en el velódromo de Roubaix en 2013, a su rueda. Sagan no se movió y volvió a decepcionar en un Monumento -y van…- para quedar decimosexto. El equipo OPQS, el conjunto más fuerte de la carrera -contaban con tres gallos, Boonen, Stybar y Terpstra- confirmó una táctica nefasta. Ninguno de sus hombres, además de mal colocados, se movió ante el ataque de Cancellara, una decisión perdedora.

Otro hombre de OPQS, el gigante Stijn Vandenbergh estaba por delante junto a Van Avermaet. Ambos habían saltado del grupo de favoritos a falta de una treintena de kilómetros, tras la selección producida por los pasos por Koppenberg y Taaienberg, y en cabeza se mantendrían hasta que Cancellara y Vanmarcke les alcanzaran durante y después del Paterberg, última cota del día, para conformar el cuarteto definitivo. En OPQS deberían haberse dado cuenta de que Vandenbergh, buen rodador y pero pésimo finalizador por sus características, no era suficiente. El movimiento de Terpstra, precedido de otro sorprendente de Kristoff en busca de dar caza desesperada a los líderes sería en vano.

En la resolución de la carrera, Cancellara dejó hacer a Vanmarcke, que se mostró tan fresco como poco inteligente conduciendo al suizo, mientras Van Avermaet se fundía tras su esfuerzo anterior en la fuga con Vandenbergh, que no le dio ni un relevo y apuraba sus últimas opciones con su única posibilidad, sorprender desde lejos. Además, ante un ganador nato como Cancellara, sus tres acompañantes tienen experiencia en perder finales similares: Vanmarcke con el propio Cancellara en Roubaix 2013; Van Avermaet con Stannard en Omloop 2014; y Vandenbergh con Paolini en Omloop 2013. El caso es que Cancellara lanzó el sprint por el centro y batió sin problemas a los tres belgas, Van Avermaet, Vanmarcke y Vandenbergh en este orden. Por detrás llegarían Kristoff y Terpstra más descolgados Boonen, Thomas, Leukemans y Langeveld para completar el Top-10.

En definitiva, Cancellara no demostró ser el más fuerte pero sí el más inteligente para vencer. Sus compañeros de fuga le siguieron el juego y salieron escaldados. Sagan decepcionó de nuevo y OPQS volvió a perder en los adoquines pese a su evidente superioridad. Por lo demás, Kristoff y Degenkolb demostraron piernas para tenerles en cuenta en otras ediciones, además de destacar la presencia en el grupo de favoritos de Minard -otro del AG2R- y Leukemans y el buen papel de Dries Devenys. Pero bueno, París-Roubaix llega en una semana. Otra historia. O no.

[Sigue toda la actualidad del ciclismo en @CiclismoSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Era el gran favorito y cumplió con todos los pronósticos que le daban como vencedor en De Ronde van Vlaanderen, en el Tour de Flandes, el segundo monumento del año y uno de los días más esperados por el mundo ciclista. Sin embargo, al contrario de lo que suele ser habitual en él, no demostró ser el más fuerte. Pero su inteligencia al administrar sus fuerzas, el respeto que le tuvieron sus rivales a su teórica superioridad y una pizca de inocencia, además de las decepcionantes actuaciones de los otros dos 'gallos', permitieron a Cancellara vencer su tercer Tour de Flandes.

Con esta victoria, segunda consecutiva tras la del año pasado en solitario y unida a su primera en 2010, Fabian Cancellara alcanza con tres triunfos Tom Boonen, Johann Museuuw, Achiel Buysse, Eric Leman y Fiorenzo Magni como los ciclistas que más veces han vencido el monumento 'flandrien'.

La locomotora suiza realizó el que sería el movimiento decisivo en el último paso por Oude-Kwaremont, que se ha convertido en el juez de la carrera tras el cambio de recorrido de hace dos años. A 16 kilómetros de meta saltó del grupo de favoritos, con solo Sep Vanmarcke, a quien venció en el velódromo de Roubaix en 2013, a su rueda. Sagan no se movió y volvió a decepcionar en un Monumento -y van…- para quedar decimosexto. El equipo OPQS, el conjunto más fuerte de la carrera -contaban con tres gallos, Boonen, Stybar y Terpstra- confirmó una táctica nefasta. Ninguno de sus hombres, además de mal colocados, se movió ante el ataque de Cancellara, una decisión perdedora.

Otro hombre de OPQS, el gigante Stijn Vandenbergh estaba por delante junto a Van Avermaet. Ambos habían saltado del grupo de favoritos a falta de una treintena de kilómetros, tras la selección producida por los pasos por Koppenberg y Taaienberg, y en cabeza se mantendrían hasta que Cancellara y Vanmarcke les alcanzaran durante y después del Paterberg, última cota del día, para conformar el cuarteto definitivo. En OPQS deberían haberse dado cuenta de que Vandenbergh, buen rodador y pero pésimo finalizador por sus características, no era suficiente. El movimiento de Terpstra, precedido de otro sorprendente de Kristoff en busca de dar caza desesperada a los líderes sería en vano.

En la resolución de la carrera, Cancellara dejó hacer a Vanmarcke, que se mostró tan fresco como poco inteligente conduciendo al suizo, mientras Van Avermaet se fundía tras su esfuerzo anterior en la fuga con Vandenbergh, que no le dio ni un relevo y apuraba sus últimas opciones con su única posibilidad, sorprender desde lejos. Además, ante un ganador nato como Cancellara, sus tres acompañantes tienen experiencia en perder finales similares: Vanmarcke con el propio Cancellara en Roubaix 2013; Van Avermaet con Stannard en Omloop 2014; y Vandenbergh con Paolini en Omloop 2013. El caso es que Cancellara lanzó el sprint por el centro y batió sin problemas a los tres belgas, Van Avermaet, Vanmarcke y Vandenbergh en este orden. Por detrás llegarían Kristoff y Terpstra más descolgados Boonen, Thomas, Leukemans y Langeveld para completar el Top-10.

En definitiva, Cancellara no demostró ser el más fuerte pero sí el más inteligente para vencer. Sus compañeros de fuga le siguieron el juego y salieron escaldados. Sagan decepcionó de nuevo y OPQS volvió a perder en los adoquines pese a su evidente superioridad. Por lo demás, Kristoff y Degenkolb demostraron piernas para tenerles en cuenta en otras ediciones, además de destacar la presencia en el grupo de favoritos de Minard -otro del AG2R- y Leukemans y el buen papel de Dries Devenys. Pero bueno, París-Roubaix llega en una semana. Otra historia. O no.

[Sigue toda la actualidad del ciclismo en @CiclismoSphera]

etiquetas:

Enrique JULIÁN