_Fórmula 1

Cambios para mejorar la Fórmula 1

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 08-06-2018

etiquetas:

Los Fórmula 1 de 2019 tendrán grandes cambios aerodinámicos.
Aunque a simple vista puedan seguir pareciendo muy similares, se han tocado
varias partes fundamentales en los actuales monoplazas. El cambio en la
normativa se ha hecho con el fin de facilitar los adelantamientos, ese bien tan
codiciado en los últimos años en la categoría. La presunta falta de emoción de
los Grandes Premios se le achaca, casi al 100%, al bajo número de cambios de
posición en pista. Para la próxima temporada se espera que la tendencia en este
aspecto cambie, y para ello se ha decidido modificar ciertas partes de los
Fórmula 1.

El principal problema de la falta de adelantamiento se debe
a que, cuando un monoplaza se encuentra muy cercano al que tiene delante, no
pude mantener la misma velocidad que cuando no tiene a su competidor a pocos
metros. Gran parte de la culpa la tienen los actuales alerones delanteros. Esta
zona del monoplaza posee la aerodinámica más cuidada de todo el conjunto. Un
buen diseño en esta pieza es vital para el correcto funcionamiento del coche.
Los ingenieros lo diseñan para cuando se rueda con aire limpio, es decir, sin
un competidor pocos metros por delante de tu monoplaza. La situación cambia
sustancialmente si se pilota detrás de un adversario, ya que el aire que deja a
su marcha está bastante alterado. Estas fluctuaciones no son nada buenas para
el enfoque del alerón delantero de los Fórmula 1, por lo que la respuesta que
da el monoplaza es peor.

Todo esto se traduce en que, con los actuales alerones
delanteros, es muy difícil poder estar pegado al coche de delante. Si no te
puedes acercar a él, adelantarlo se convierte en una misión imposible. Hay
ingenieros que aseguran que los monoplazas deben de ser 1,5 segundos más
rápidos por vuelta que su rival para poder adelantarlos. Para reducir este
margen se ha escrito la nueva normativa.

En 2019 veremos unos alerones delanteros mucho más simples.
No estarán tan cargados de apéndices aerodinámicos como los actuales.
Obviamente, seguirán respondiendo peor frente a un aire sucio, pero la
diferencia será menor al ser el monoplaza menos dependiente de esta zona.

Aparte del alerón delantero, también se modifican tres zonas
más con un fin similar al anterior: hacer el monoplaza más simple para que,
cuando se encuentre frente a un aire “no favorable”, la pérdida de rendimiento
sea menor. Estos otros sectores son: frenos delanteros, bargeboards y alerón
trasero.

La decisión para los frenos delanteros ha sido la de
eliminar los aletines que poseen en la actualidad. El efecto buscado es el
mismo que el del cambio en el alerón delantero. Visiblemente el cambio será
difícil de notar, pero será significativo en la configuración aerodinámica.

Siguiendo hacia atrás en el monoplaza nos encontramos con
los bargeboards. Se conoce con esta palabra al conjunto de apéndices que se
encuentran delante de la entrada de aire de los pontones. La decisión en esta
sección ha sido reducir su altura y hacerlo algo más anchos.

El cuarto y último cambio se produce en el alerón trasero.
Serán 10 centímetros más anchos, se eliminan las hendiduras horizontales en la
parte superior y el DRS tendrá una mayor abertura. Ampliando dos centímetros
(de 6,5 a 8,5) la altura del canal que deja el DRS en el alerón trasero se
busca reducir la carga en recta para que el monoplaza perseguidor tenga mayor
velocidad punta en recta.

Con estas cuatro modificaciones se quiere conseguir que el
piloto perseguidor pueda estar pegado al de delante sin sufrir demasiado por el
aire sucio. De funcionar la teoría, en 2019 podremos ver a los monoplazas mucho
más cerca en la pista, por lo que se supone que el número de adelantamientos
deberá aumentar.

Este cambio significa una gran remodelación en cuanto al
diseño, por lo que los equipos ya están dedicando parte de sus recursos a modelar
el monoplaza de la próxima campaña. Lo más difícil será encontrar un buen
ajuste para el alerón delantero, una pieza que pierde protagonismo tras muchos
años en los que ha sido de vital importancia.

Es tarea de los equipos aprovechar al máximo los diseños que
presenta el nuevo reglamento. En 2019 veremos si de verdad ha ayudado a mejorar
la competición o si, por el contrario, ha hecho agrandar la diferencia entre
los equipos grandes y los pequeños al tener los primeros más recursos. Pase lo
que pase, el cambio se ha hecho con la intención de mejorar la Fórmula 1.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Los Fórmula 1 de 2019 tendrán grandes cambios aerodinámicos.
Aunque a simple vista puedan seguir pareciendo muy similares, se han tocado
varias partes fundamentales en los actuales monoplazas. El cambio en la
normativa se ha hecho con el fin de facilitar los adelantamientos, ese bien tan
codiciado en los últimos años en la categoría. La presunta falta de emoción de
los Grandes Premios se le achaca, casi al 100%, al bajo número de cambios de
posición en pista. Para la próxima temporada se espera que la tendencia en este
aspecto cambie, y para ello se ha decidido modificar ciertas partes de los
Fórmula 1.

El principal problema de la falta de adelantamiento se debe
a que, cuando un monoplaza se encuentra muy cercano al que tiene delante, no
pude mantener la misma velocidad que cuando no tiene a su competidor a pocos
metros. Gran parte de la culpa la tienen los actuales alerones delanteros. Esta
zona del monoplaza posee la aerodinámica más cuidada de todo el conjunto. Un
buen diseño en esta pieza es vital para el correcto funcionamiento del coche.
Los ingenieros lo diseñan para cuando se rueda con aire limpio, es decir, sin
un competidor pocos metros por delante de tu monoplaza. La situación cambia
sustancialmente si se pilota detrás de un adversario, ya que el aire que deja a
su marcha está bastante alterado. Estas fluctuaciones no son nada buenas para
el enfoque del alerón delantero de los Fórmula 1, por lo que la respuesta que
da el monoplaza es peor.

Todo esto se traduce en que, con los actuales alerones
delanteros, es muy difícil poder estar pegado al coche de delante. Si no te
puedes acercar a él, adelantarlo se convierte en una misión imposible. Hay
ingenieros que aseguran que los monoplazas deben de ser 1,5 segundos más
rápidos por vuelta que su rival para poder adelantarlos. Para reducir este
margen se ha escrito la nueva normativa.

En 2019 veremos unos alerones delanteros mucho más simples.
No estarán tan cargados de apéndices aerodinámicos como los actuales.
Obviamente, seguirán respondiendo peor frente a un aire sucio, pero la
diferencia será menor al ser el monoplaza menos dependiente de esta zona.

Aparte del alerón delantero, también se modifican tres zonas
más con un fin similar al anterior: hacer el monoplaza más simple para que,
cuando se encuentre frente a un aire “no favorable”, la pérdida de rendimiento
sea menor. Estos otros sectores son: frenos delanteros, bargeboards y alerón
trasero.

La decisión para los frenos delanteros ha sido la de
eliminar los aletines que poseen en la actualidad. El efecto buscado es el
mismo que el del cambio en el alerón delantero. Visiblemente el cambio será
difícil de notar, pero será significativo en la configuración aerodinámica.

Siguiendo hacia atrás en el monoplaza nos encontramos con
los bargeboards. Se conoce con esta palabra al conjunto de apéndices que se
encuentran delante de la entrada de aire de los pontones. La decisión en esta
sección ha sido reducir su altura y hacerlo algo más anchos.

El cuarto y último cambio se produce en el alerón trasero.
Serán 10 centímetros más anchos, se eliminan las hendiduras horizontales en la
parte superior y el DRS tendrá una mayor abertura. Ampliando dos centímetros
(de 6,5 a 8,5) la altura del canal que deja el DRS en el alerón trasero se
busca reducir la carga en recta para que el monoplaza perseguidor tenga mayor
velocidad punta en recta.

Con estas cuatro modificaciones se quiere conseguir que el
piloto perseguidor pueda estar pegado al de delante sin sufrir demasiado por el
aire sucio. De funcionar la teoría, en 2019 podremos ver a los monoplazas mucho
más cerca en la pista, por lo que se supone que el número de adelantamientos
deberá aumentar.

Este cambio significa una gran remodelación en cuanto al
diseño, por lo que los equipos ya están dedicando parte de sus recursos a modelar
el monoplaza de la próxima campaña. Lo más difícil será encontrar un buen
ajuste para el alerón delantero, una pieza que pierde protagonismo tras muchos
años en los que ha sido de vital importancia.

Es tarea de los equipos aprovechar al máximo los diseños que
presenta el nuevo reglamento. En 2019 veremos si de verdad ha ayudado a mejorar
la competición o si, por el contrario, ha hecho agrandar la diferencia entre
los equipos grandes y los pequeños al tener los primeros más recursos. Pase lo
que pase, el cambio se ha hecho con la intención de mejorar la Fórmula 1.

etiquetas:

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022