_NFL

¿Cambiará Trevor Lawrence la historia de los Jacksonville Jaguars?

César Martín @CesarMrtn 30-04-2021

Trevor Lawrence ya es jugador de los Jacksonville Jaguars. Estaba cantado desde que el equipo del norte de Florida aseguró el peor registro de 2020 y el jugador anunció que daba el salto a la NFL. El quarterback más esperado de los últimos años y flamante número 1 del Draft está llamado a ser un punto de inflexión en la poco gloriosa historia de los Jags.

Un equipo sin historia, sin afición y sin mercado

Lawrence no lanzará sus primeros pases como profesional en el lugar más idílico. Los Jaguars son uno de los cuatro equipos de la NFL que todavía nunca ha jugado una Super Bowl, aunque estuvieron cerca en dos ocasiones (llegaron a la final de la AFC en 1996 y 2017). Cayeron de pie en la liga (1995), con cuatro presencias en Playoffs y dos títulos de división en sus cinco primeros años de existencia, pero su andadura en el siglo XXI ha sido una decepción constante: sólo tres temporadas ganadoras en dos décadas.

El público floridano no destaca por la fidelidad hacia sus equipos. El TIAA Bank Field, en 2019, fue de los estadios con peor porcentaje de asistencia. No es sólo que no atraigan para ir a verlos jugar: en redes sociales están a cola en seguidores tanto en Facebook como en Twitter. Esa falta de engagement hace que los Jaguars estén en la pole para un hipotético traslado permanente a Londres, donde todos los años juegan un partido como locales.

Y como ciudad, aunque Jacksonville sea la más poblada de Florida, no tiene el atractivo de Miami. Además, en el Estado soleado los Jags tienen competencia en los históricos Dolphins y en los ahora (gracias a Tom Brady) pujantes Buccaneers.

Lawrence como punto de inflexión

Trevor Lawrence era el número uno más claro desde Andrew Luck en 2012. Con el ex de Clemson, los Jaguars buscan a ese quarterback que cambie para siempre el curso de la franquicia. En la NFL hay un par de casos paradigmáticos: Peyton Manning sacó a los Colts de su letargo post-Johnny Unitas. Y un histórico como los Steelers no eran nadie hasta que draftearon a Terry Bradshaw.

El hype con Lawrence es altísimo. Tiene todos los mimbres para ser un QB de época, pero en la NFL el éxito o fracaso dependen de muchos factores. Habrá que ver qué armas le proporcionarán (receptores y corredores) y cómo le protegerán (línea ofensiva). Y habrá que ver si los Jaguars vuelven a ser un equipo poderoso en defensa como lo fueron en los dos años de Sacksonville.

Desde que Shahid Khan adquirió la franquicia en 2011, esta no ha sido precisamente un ejemplo de buena gestión. En 2021, con nuevo jugador franquicia y nuevo entrenador (Urban Meyer), los Jaguars tienen ante sí la oportunidad de, al fin, construir algo grande. 


Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Trevor Lawrence ya es jugador de los Jacksonville Jaguars. Estaba cantado desde que el equipo del norte de Florida aseguró el peor registro de 2020 y el jugador anunció que daba el salto a la NFL. El quarterback más esperado de los últimos años y flamante número 1 del Draft está llamado a ser un punto de inflexión en la poco gloriosa historia de los Jags.

Un equipo sin historia, sin afición y sin mercado

Lawrence no lanzará sus primeros pases como profesional en el lugar más idílico. Los Jaguars son uno de los cuatro equipos de la NFL que todavía nunca ha jugado una Super Bowl, aunque estuvieron cerca en dos ocasiones (llegaron a la final de la AFC en 1996 y 2017). Cayeron de pie en la liga (1995), con cuatro presencias en Playoffs y dos títulos de división en sus cinco primeros años de existencia, pero su andadura en el siglo XXI ha sido una decepción constante: sólo tres temporadas ganadoras en dos décadas.

El público floridano no destaca por la fidelidad hacia sus equipos. El TIAA Bank Field, en 2019, fue de los estadios con peor porcentaje de asistencia. No es sólo que no atraigan para ir a verlos jugar: en redes sociales están a cola en seguidores tanto en Facebook como en Twitter. Esa falta de engagement hace que los Jaguars estén en la pole para un hipotético traslado permanente a Londres, donde todos los años juegan un partido como locales.

Y como ciudad, aunque Jacksonville sea la más poblada de Florida, no tiene el atractivo de Miami. Además, en el Estado soleado los Jags tienen competencia en los históricos Dolphins y en los ahora (gracias a Tom Brady) pujantes Buccaneers.

Lawrence como punto de inflexión

Trevor Lawrence era el número uno más claro desde Andrew Luck en 2012. Con el ex de Clemson, los Jaguars buscan a ese quarterback que cambie para siempre el curso de la franquicia. En la NFL hay un par de casos paradigmáticos: Peyton Manning sacó a los Colts de su letargo post-Johnny Unitas. Y un histórico como los Steelers no eran nadie hasta que draftearon a Terry Bradshaw.

El hype con Lawrence es altísimo. Tiene todos los mimbres para ser un QB de época, pero en la NFL el éxito o fracaso dependen de muchos factores. Habrá que ver qué armas le proporcionarán (receptores y corredores) y cómo le protegerán (línea ofensiva). Y habrá que ver si los Jaguars vuelven a ser un equipo poderoso en defensa como lo fueron en los dos años de Sacksonville.

Desde que Shahid Khan adquirió la franquicia en 2011, esta no ha sido precisamente un ejemplo de buena gestión. En 2021, con nuevo jugador franquicia y nuevo entrenador (Urban Meyer), los Jaguars tienen ante sí la oportunidad de, al fin, construir algo grande. 


Imagen de cabecera: ImagoImages