_Fútbol Internacional

Burnley, o cómo no saber mantener una ventaja

Algo le pasa al Burnley a la hora de gestionar su ventaja en el marcador. Es difícil entender cómo un equipo que posee un 2-0 a favor en los primeros 15 minutos, se relaja y acaba encajando una remontada. Así han sido los dos últimos partidos del conjunto dirigido por Sean Dyche, en apenas días.

El pasado miércoles, el club del condado de Lancashire sorprendía a todos marcando dos goles en los primeros ocho minutos en White Hart Lane. Paulinho recortaría distancias poco después para irse al descanso con una renta de un gol a favor para los visitantes. Quizás, el técnico debió ordenar al equipo que se echara atrás, o quizás no. El caso es que en siete minutos tras la reanudación el Tottenham remontó y se puso 4-2 matando el partido y la continuidad del Burnley en la FA Cup.

No es la primera vez que ocurre una remontada así. Hasta ahí todo parecía más o menos normal. Un equipo superior en casa logra dar la vuelta a un resultado muy adverso. Lo raro e inexplicable es que volvió a ocurrir en Turf Moor. El Burnley fue incapaz de defender el resultado nuevamente. Esta vez como local, ante el Crystal Palace, los ‘Clarets’, una vez más, se ponían en tres minutos 2-0. Con todo de cara, y con el apoyo de la grada, parecía imposible que pudieran perder el partido. Sin embargo, acabó ocurriendo, haciendo acto de presencia como una pesadilla ya vivida. Gayle recortaba distancias  a la media de hora de juego y con el gol aparecían los fantasmas del pasado. Otra vez 2-1 al descanso. Sean Dyche seguro que tenía en mente el enfrentamiento ante el Tottenham, pero no pudo evitar presenciar una nueva remontada en contra y como se escapaban tres puntos más que importantes.

Es muy complicado explicar las causas de este fenómeno que padece el Burnley. ¿Es falta de concentración o un exceso de relajación? ¿Se debe quizás a un rápido cansancio o quizás es mala suerte? El entrenador debe tomar medidas y solucionar este problema que comenzó como un error concreto, pero que ha vuelto a ocurrir y muchos temen que se convierta en rutina. El partido frente al Crystal Palace era muy importante, ya que, lograr una victoria ante un rival por el mismo objetivo, como es la permanencia, era vital. El técnico no es el único que debe tomar cartas en el asunto. Los jugadores deben reflexionar y hacerse a la idea de que esto no puede volver a ocurrir.

El Burnley era uno de los focos de cara al descenso, por su estatus de recién ascendido, pero errores de este tipo no ayudan a que su imagen de equipo «inferior» desaparezca.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Algo le pasa al Burnley a la hora de gestionar su ventaja en el marcador. Es difícil entender cómo un equipo que posee un 2-0 a favor en los primeros 15 minutos, se relaja y acaba encajando una remontada. Así han sido los dos últimos partidos del conjunto dirigido por Sean Dyche, en apenas días.

El pasado miércoles, el club del condado de Lancashire sorprendía a todos marcando dos goles en los primeros ocho minutos en White Hart Lane. Paulinho recortaría distancias poco después para irse al descanso con una renta de un gol a favor para los visitantes. Quizás, el técnico debió ordenar al equipo que se echara atrás, o quizás no. El caso es que en siete minutos tras la reanudación el Tottenham remontó y se puso 4-2 matando el partido y la continuidad del Burnley en la FA Cup.

No es la primera vez que ocurre una remontada así. Hasta ahí todo parecía más o menos normal. Un equipo superior en casa logra dar la vuelta a un resultado muy adverso. Lo raro e inexplicable es que volvió a ocurrir en Turf Moor. El Burnley fue incapaz de defender el resultado nuevamente. Esta vez como local, ante el Crystal Palace, los ‘Clarets’, una vez más, se ponían en tres minutos 2-0. Con todo de cara, y con el apoyo de la grada, parecía imposible que pudieran perder el partido. Sin embargo, acabó ocurriendo, haciendo acto de presencia como una pesadilla ya vivida. Gayle recortaba distancias  a la media de hora de juego y con el gol aparecían los fantasmas del pasado. Otra vez 2-1 al descanso. Sean Dyche seguro que tenía en mente el enfrentamiento ante el Tottenham, pero no pudo evitar presenciar una nueva remontada en contra y como se escapaban tres puntos más que importantes.

Es muy complicado explicar las causas de este fenómeno que padece el Burnley. ¿Es falta de concentración o un exceso de relajación? ¿Se debe quizás a un rápido cansancio o quizás es mala suerte? El entrenador debe tomar medidas y solucionar este problema que comenzó como un error concreto, pero que ha vuelto a ocurrir y muchos temen que se convierta en rutina. El partido frente al Crystal Palace era muy importante, ya que, lograr una victoria ante un rival por el mismo objetivo, como es la permanencia, era vital. El técnico no es el único que debe tomar cartas en el asunto. Los jugadores deben reflexionar y hacerse a la idea de que esto no puede volver a ocurrir.

El Burnley era uno de los focos de cara al descenso, por su estatus de recién ascendido, pero errores de este tipo no ayudan a que su imagen de equipo «inferior» desaparezca.

_Fútbol Internacional

Una cita con la historia

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
10-07-2021

_Selecciones

Gracias por todo, Eurocopa

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
09-07-2021