_Fútbol femenino

Be like Alexia

Albert Artasona @albertartasona 16-09-2021

¿Qué sería de nosotros sin nuestros ídolos? Todos hemos tenido alguno durante nuestra niñez, una época en la que éramos fácilmente impresionables, y en la que cualquier hazaña de algún personaje mediático nos hacía idolatrarlo hasta el punto de querer parecernos a él. Daba igual si era alguien de carne y hueso o no, si estaba sacado de un cómic o de la vida real, lo importante era que nos había llegado al alma con sus acciones y que deseábamos con todas nuestras fuerzas poder realizar sus mismas proezas.

El mundo del deporte está plagado de este tipo de referentes. Y es que siendo ya algo más adultos, conscientes de que aquellos personajes que vuelan con una capa no son reales y por lo tanto no merecen tanta admiración, solemos fijar nuestra atención en los deportistas de élite, que con sus gestas al alcance de muy pocos nos demuestran lo cerca que están de ser verdaderos superhéroes. Un servidor supera ya la cuarentena, con lo que alguno de mis ídolos de niñez puede sonar a chino para las generaciones más recientes, pero otros en cambio soportan el paso de los años de manera envidiable, siendo reconocidos y venerado incluso por aquellos que no los han visto en acción, como es el caso de Michael Jordan.

A principios de los 90 era imposible no admirar al dorsal 23 de los Chicago Bulls. Los encuentros de la NBA se veían a cuentagotas en nuestro país, pero éramos perfectamente conscientes de las hazañas de Jordan, por lo que en cualquier partidito entre niños todos queríamos encarnar al bueno de Michael. El marketing, por supuesto, también tenía mucho que ver en ello. Recuerdo perfectamente un anuncio de tv de una conocida marca de bebida isotónica que, acompañado de una música tremendamente pegadiza, nos animaba a todos a querer ser como Mike. “Be like Mike” rezaba el slogan principal, y “Be like Mike” es lo que todos teníamos en la cabeza.

Pero volvamos al presente. Volvamos a nuestros días, donde los niños y niñas de esta generación también se fijan en los y las deportistas que cosechan éxitos en la actualidad. Y aquí nos encontramos con un abanico de posibilidades mucho más plural que el de hace 30 años. El auge del fútbol femenino en España está permitiendo a chicos y chicas de todas las edades tomar nuevos ídolos a los que emular, y esta vez no tienen por qué ser exclusivamente hombres. Es un hecho; el mejor equipo del continente forma parte de la liga de nuestro país, y la mejor jugadora de Europa muestra su calidad semana tras semana en los estadios de la Primera Iberdrola, motivos estos más que suficientes para que los más pequeños quieran ser como ella en un futuro.

La Champions conquistada por el Barça y el MVP europeo obtenido por Alexia Putellas son hazañas de las que no solo deben sentirse orgullosos los aficionados azulgranas. Representa un triunfo del fútbol femenino español en su conjunto, y como tal, debe servir para que todo seguidor del futfem en nuestro país pueda sacar pecho. Pero la de Mollet del Vallés no se ha convertido en un referente de la noche a la mañana, no ha sido una gala UEFA la que ha puesto su nombre en la mente de todos. Para muchos Alexia ya reinaba en el panorama futbolístico nacional antes de ser nombrada como la mejor del continente, quizás ahora lo hace con su corona y con todos los honores, pero el hecho de haber sido premiada es tan solo la guinda a una brillante trayectoria de muchos años.

La ex de RCD Espanyol y Levante UD aterrizaba en Can Barça en la campaña 2012/13. No era la primera vez que vestía la camiseta azulgrana, puesto que ya había formado parte del club en un breve paso por las categorías inferiores. Desde entonces y hasta día de hoy, hemos sido testigos de su progresión a nivel individual, una progresión que ha ido de la mano con la de la sección femenina del FC Barcelona. Alexia ha crecido hasta límites estratosféricos, el Barça también. Los nombres han ido yendo y viniendo, tal es así que de aquella plantilla de 9 años atrás tan solo sobreviven la propia Alexia y la inconmensurable Melanie Serrano, de modo que nadie puede negarle el sentimiento de haber recorrido este camino desde el punto de partida.

Alexia Putellas Segura, que acaba de ampliar su contrato con la entidad culé hasta 2024, empieza a cosechar números de récord. Con tan solo 27 años ya es la cuarta futbolista que ha disputado más partidos oficiales como azulgrana y la segunda máxima goleadora de la historia del club. Tuvo el honor de anotar el primer tanto del femenino en el Estadi Johan Cruyff y de hacer lo mismo en el histórico encuentro que enfrentó a Barça y Espanyol en el Camp Nou. En resumen, todo un referente dentro y también fuera del campo, donde acumula cerca de 500.000 seguidores en redes sociales.

Hace 30 años todos queríamos ser como Michael Jordan. Nos imaginábamos con el 23 a la espalda y poniendo patas arriba el United Center de Chicago. A día de hoy muchas niñas han elegido ya a su referente, y en este caso no han necesitado fijar su punto de mira en la otra punta del planeta, han optado por una opción más cercana, más humilde pero igual de atractiva; quieren parecerse a la mejor jugadora de Europa. Para nosotros solo valía aquel “Be like Mike”, y ahora, tres décadas después, el “Be like Alexia” empieza a iluminar a toda una generación.

Imagen: Alexia Putellas (@alexiaputellas)

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: Alexia Putellas (@alexiaputellas)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

¿Qué sería de nosotros sin nuestros ídolos? Todos hemos tenido alguno durante nuestra niñez, una época en la que éramos fácilmente impresionables, y en la que cualquier hazaña de algún personaje mediático nos hacía idolatrarlo hasta el punto de querer parecernos a él. Daba igual si era alguien de carne y hueso o no, si estaba sacado de un cómic o de la vida real, lo importante era que nos había llegado al alma con sus acciones y que deseábamos con todas nuestras fuerzas poder realizar sus mismas proezas.

El mundo del deporte está plagado de este tipo de referentes. Y es que siendo ya algo más adultos, conscientes de que aquellos personajes que vuelan con una capa no son reales y por lo tanto no merecen tanta admiración, solemos fijar nuestra atención en los deportistas de élite, que con sus gestas al alcance de muy pocos nos demuestran lo cerca que están de ser verdaderos superhéroes. Un servidor supera ya la cuarentena, con lo que alguno de mis ídolos de niñez puede sonar a chino para las generaciones más recientes, pero otros en cambio soportan el paso de los años de manera envidiable, siendo reconocidos y venerado incluso por aquellos que no los han visto en acción, como es el caso de Michael Jordan.

A principios de los 90 era imposible no admirar al dorsal 23 de los Chicago Bulls. Los encuentros de la NBA se veían a cuentagotas en nuestro país, pero éramos perfectamente conscientes de las hazañas de Jordan, por lo que en cualquier partidito entre niños todos queríamos encarnar al bueno de Michael. El marketing, por supuesto, también tenía mucho que ver en ello. Recuerdo perfectamente un anuncio de tv de una conocida marca de bebida isotónica que, acompañado de una música tremendamente pegadiza, nos animaba a todos a querer ser como Mike. “Be like Mike” rezaba el slogan principal, y “Be like Mike” es lo que todos teníamos en la cabeza.

Pero volvamos al presente. Volvamos a nuestros días, donde los niños y niñas de esta generación también se fijan en los y las deportistas que cosechan éxitos en la actualidad. Y aquí nos encontramos con un abanico de posibilidades mucho más plural que el de hace 30 años. El auge del fútbol femenino en España está permitiendo a chicos y chicas de todas las edades tomar nuevos ídolos a los que emular, y esta vez no tienen por qué ser exclusivamente hombres. Es un hecho; el mejor equipo del continente forma parte de la liga de nuestro país, y la mejor jugadora de Europa muestra su calidad semana tras semana en los estadios de la Primera Iberdrola, motivos estos más que suficientes para que los más pequeños quieran ser como ella en un futuro.

La Champions conquistada por el Barça y el MVP europeo obtenido por Alexia Putellas son hazañas de las que no solo deben sentirse orgullosos los aficionados azulgranas. Representa un triunfo del fútbol femenino español en su conjunto, y como tal, debe servir para que todo seguidor del futfem en nuestro país pueda sacar pecho. Pero la de Mollet del Vallés no se ha convertido en un referente de la noche a la mañana, no ha sido una gala UEFA la que ha puesto su nombre en la mente de todos. Para muchos Alexia ya reinaba en el panorama futbolístico nacional antes de ser nombrada como la mejor del continente, quizás ahora lo hace con su corona y con todos los honores, pero el hecho de haber sido premiada es tan solo la guinda a una brillante trayectoria de muchos años.

La ex de RCD Espanyol y Levante UD aterrizaba en Can Barça en la campaña 2012/13. No era la primera vez que vestía la camiseta azulgrana, puesto que ya había formado parte del club en un breve paso por las categorías inferiores. Desde entonces y hasta día de hoy, hemos sido testigos de su progresión a nivel individual, una progresión que ha ido de la mano con la de la sección femenina del FC Barcelona. Alexia ha crecido hasta límites estratosféricos, el Barça también. Los nombres han ido yendo y viniendo, tal es así que de aquella plantilla de 9 años atrás tan solo sobreviven la propia Alexia y la inconmensurable Melanie Serrano, de modo que nadie puede negarle el sentimiento de haber recorrido este camino desde el punto de partida.

Alexia Putellas Segura, que acaba de ampliar su contrato con la entidad culé hasta 2024, empieza a cosechar números de récord. Con tan solo 27 años ya es la cuarta futbolista que ha disputado más partidos oficiales como azulgrana y la segunda máxima goleadora de la historia del club. Tuvo el honor de anotar el primer tanto del femenino en el Estadi Johan Cruyff y de hacer lo mismo en el histórico encuentro que enfrentó a Barça y Espanyol en el Camp Nou. En resumen, todo un referente dentro y también fuera del campo, donde acumula cerca de 500.000 seguidores en redes sociales.

Hace 30 años todos queríamos ser como Michael Jordan. Nos imaginábamos con el 23 a la espalda y poniendo patas arriba el United Center de Chicago. A día de hoy muchas niñas han elegido ya a su referente, y en este caso no han necesitado fijar su punto de mira en la otra punta del planeta, han optado por una opción más cercana, más humilde pero igual de atractiva; quieren parecerse a la mejor jugadora de Europa. Para nosotros solo valía aquel “Be like Mike”, y ahora, tres décadas después, el “Be like Alexia” empieza a iluminar a toda una generación.

Imagen: Alexia Putellas (@alexiaputellas)

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: Alexia Putellas (@alexiaputellas)