_Fórmula 1

Balance final de temporada (parte II)

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 10-12-2018

etiquetas:

Continuamos con el balance de final de temporada con esta
segunda y última publicación. Tras analizar la semana pasada la temporada de
Hamilton, Vettel, Mercedes, Ferrari y Red Bull y la introducción del halo,
pasamos a reflexionar sobre otros aspectos a destacar que nos ha dejado la
temporada 2018. Son los siguientes:

Sin sitio para Alonso

Fernando pone punto y aparte en su carrera en Fórmula 1 tras
otro año en el que su monoplaza ha vuelto a estar muy por debajo del nivel al
que es capaz de pilotar el español. Tras cuatro años de malos resultados con
McLaren, el bicampeón del mundo decide dejar de lado la categoría para luchar
por ganar en otras competiciones del automovilismo. Actualmente, ningún equipo
puntero de la Fórmula 1 tiene sitio para él, por lo que su mejor vía era tomar
este camino. No cierra la puerta a un regreso, aunque es muy complicado que
esto ocurra. Lo mejor que hace es buscar otros retos. Perder más años luchando
por entrar entre los diez primeros no tenía sentido.

Leclerc promete

Venía pisando fuerte de Fórmula 2 y el joven piloto
monegasco no ha defraudado en su primera temporada en Fórmula 1. Comenzó algo
flojo, pero en cuanto se adaptó a su Sauber demostró que está hecho con madera
de campeón. En clasificación ha llevado a su monoplaza a puestos mucho más
altos de los que podía aspirar. En carrera solo hace falta mirar a sus números:
ha conseguido cuatro veces más puntos que su compañero. La oportunidad en
Ferrari la tiene más que merecida.

Haas desaprovecha su potencial

Tenían monoplaza para ser el cuarto equipo de forma holgada
y no lo han conseguido. Tanto los pilotos como el equipo han estado muy por
debajo del nivel esperado. Malas estrategias, pilotajes bastante deficientes,
descalificaciones y declaraciones polémicas han sido las acciones más
destacadas de los americanos este año. Deben trabajar en todo esto para 2019 si
no quieren volver a fracasar. Tienen una buena estructura, les falta aprovechar
sus recursos.

Verstappen, de menos a más

La temporada la comenzó de la peor manera posible, con
maniobras polémicas cada fin de semana. La gran promesa de la categoría empezó
a entrar en una espiral de fallos de la que parecía que iba a ser difícil que
saliera. Su estilo agresivo le llevó a incidentes que podía haber evitado si hubiera sido un poco más prudente. El holandés consiguió cambiar la dinámica
cuando la temporada se acercaba a su ecuador y a partir de ese momento no ha
habido quién le pare. Ha sumado 10 podios en las últimas 15 carreras con su Red
Bull. Necesita calmarse un poco y coger la calculadora, pero un año más vuelve
a demostrar que es un piloto capaz de ganar campeonatos.

Año tranquilo para Honda

Tras tres años nefastos con McLaren, los japoneses han
tenido una temporada con menos presión trabajando con Toro Rosso. Desde el
minuto uno el objetivo estaba claro: desarrollar un motor competitivo para Red
Bull en 2019. Al igual que con los de Woking, la meta es muy alta, pero el
tener al filial de Red Bull como banco de pruebas les ha servido para no ser el
punto de todas las miradas. Como en años atrás, han sido el equipo que más
veces ha tenido que reemplazar piezas de su unidad de potencia, pero al hacerlo
en un equipo que solo aspira a estar en mitad de la tabla les ha quitado la
presión mediática a la que estaban sometidos con McLaren. Las esperanzas son
buenas, pero su verdadera prueba será con Red Bull en 2019. Necesitan mejorar mucho
en invierno porque están bastante por detrás de Mercedes y Ferrari.

Renault hace a medias sus deberes

Han conseguido arrebatarle la cuarta plaza a Force India,
pero dejan un sabor agridulce. Desde que regresaron a la categoría en 2016 van
en ascenso en el mundial de constructores: 9º en 2016, 6º en 2017 y 4º en 2018.
A pesar de que cada año van mejor, no termina de convencer su proyecto para
poder luchar por el campeonato a corto plazo. El motor Renault está bastante
por detrás del de Mercedes y Ferrari y el chasis francés tiene carencias. Avanzan,
de esto no hay duda, pero deberán mejorar su ritmo si quieren luchar por los
primeros puestos.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Continuamos con el balance de final de temporada con esta
segunda y última publicación. Tras analizar la semana pasada la temporada de
Hamilton, Vettel, Mercedes, Ferrari y Red Bull y la introducción del halo,
pasamos a reflexionar sobre otros aspectos a destacar que nos ha dejado la
temporada 2018. Son los siguientes:

Sin sitio para Alonso

Fernando pone punto y aparte en su carrera en Fórmula 1 tras
otro año en el que su monoplaza ha vuelto a estar muy por debajo del nivel al
que es capaz de pilotar el español. Tras cuatro años de malos resultados con
McLaren, el bicampeón del mundo decide dejar de lado la categoría para luchar
por ganar en otras competiciones del automovilismo. Actualmente, ningún equipo
puntero de la Fórmula 1 tiene sitio para él, por lo que su mejor vía era tomar
este camino. No cierra la puerta a un regreso, aunque es muy complicado que
esto ocurra. Lo mejor que hace es buscar otros retos. Perder más años luchando
por entrar entre los diez primeros no tenía sentido.

Leclerc promete

Venía pisando fuerte de Fórmula 2 y el joven piloto
monegasco no ha defraudado en su primera temporada en Fórmula 1. Comenzó algo
flojo, pero en cuanto se adaptó a su Sauber demostró que está hecho con madera
de campeón. En clasificación ha llevado a su monoplaza a puestos mucho más
altos de los que podía aspirar. En carrera solo hace falta mirar a sus números:
ha conseguido cuatro veces más puntos que su compañero. La oportunidad en
Ferrari la tiene más que merecida.

Haas desaprovecha su potencial

Tenían monoplaza para ser el cuarto equipo de forma holgada
y no lo han conseguido. Tanto los pilotos como el equipo han estado muy por
debajo del nivel esperado. Malas estrategias, pilotajes bastante deficientes,
descalificaciones y declaraciones polémicas han sido las acciones más
destacadas de los americanos este año. Deben trabajar en todo esto para 2019 si
no quieren volver a fracasar. Tienen una buena estructura, les falta aprovechar
sus recursos.

Verstappen, de menos a más

La temporada la comenzó de la peor manera posible, con
maniobras polémicas cada fin de semana. La gran promesa de la categoría empezó
a entrar en una espiral de fallos de la que parecía que iba a ser difícil que
saliera. Su estilo agresivo le llevó a incidentes que podía haber evitado si hubiera sido un poco más prudente. El holandés consiguió cambiar la dinámica
cuando la temporada se acercaba a su ecuador y a partir de ese momento no ha
habido quién le pare. Ha sumado 10 podios en las últimas 15 carreras con su Red
Bull. Necesita calmarse un poco y coger la calculadora, pero un año más vuelve
a demostrar que es un piloto capaz de ganar campeonatos.

Año tranquilo para Honda

Tras tres años nefastos con McLaren, los japoneses han
tenido una temporada con menos presión trabajando con Toro Rosso. Desde el
minuto uno el objetivo estaba claro: desarrollar un motor competitivo para Red
Bull en 2019. Al igual que con los de Woking, la meta es muy alta, pero el
tener al filial de Red Bull como banco de pruebas les ha servido para no ser el
punto de todas las miradas. Como en años atrás, han sido el equipo que más
veces ha tenido que reemplazar piezas de su unidad de potencia, pero al hacerlo
en un equipo que solo aspira a estar en mitad de la tabla les ha quitado la
presión mediática a la que estaban sometidos con McLaren. Las esperanzas son
buenas, pero su verdadera prueba será con Red Bull en 2019. Necesitan mejorar mucho
en invierno porque están bastante por detrás de Mercedes y Ferrari.

Renault hace a medias sus deberes

Han conseguido arrebatarle la cuarta plaza a Force India,
pero dejan un sabor agridulce. Desde que regresaron a la categoría en 2016 van
en ascenso en el mundial de constructores: 9º en 2016, 6º en 2017 y 4º en 2018.
A pesar de que cada año van mejor, no termina de convencer su proyecto para
poder luchar por el campeonato a corto plazo. El motor Renault está bastante
por detrás del de Mercedes y Ferrari y el chasis francés tiene carencias. Avanzan,
de esto no hay duda, pero deberán mejorar su ritmo si quieren luchar por los
primeros puestos.

etiquetas:

_Fórmula 1

Un invierno demasiado largo

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
24-01-2022

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022