_Alemania

Balance a telón cerrado

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 24-05-2018

etiquetas:

El telón de la temporada para los clubes alemanes ya está
bajado. Con la disputa de la Relegation se completó el cupo de 18 equipos que
formarán parte de la temporada 2018-19 en la Bundesliga. Ahora toca analizar lo
ocurrido durante los nueve meses anteriores, tanto en las competiciones
domésticas como a nivel continental. Para empezar, las trayectorias dispersas
de los dos grandes de la liga, Bayern y Dortmund, puesto que ambos clubes
acabaron cambiando el banquillo en plena competición. Carlo Ancelotti comenzó
con los bávaros, pero la derrota ante el PSG por 3-0 en Champions significó su
salida y la contratación de Jupp Heynckes, que acudió a la llamada de auxilio
de la directiva. En el otro lado, Peter Bosz comenzó muy bien la competición
nacional, pero en Europa se dejó muchos puntos y, cuando el máximo rival
arrancó, la caída del Dortmund fue tremenda. La salida de Bosz se produjo en la
15ª jornada y, ante la sorpresa de todos, fue sustituido por el que, hasta una
semana antes era el técnico del equipo colista, Peter Stöger. Decisión que
pocos entendieron.

Fuera
de los dos grandes, la temporada en liga ha sido muy interesante. El Schalke 04
por fin encontró la regularidad que había perdido en los últimos años y
finalizó segundo en el campeonato, realizando un buenísimo torneo. En el
recuerdo queda el Revierderby que, al descanso, vencía 4-0 el BVB y que los
mineros acabaron remontando hasta llegar al empate. Tedesco fue protagonista
con su equipo y el conjunto de Gelsenkirchen volvió a sonreir. A esos dos
clubes les acompañarán en la próxima Champions el Hoffenheim y el Dortmund, que
dejaron fuera al Leverkusen por diferencia de goles. A los del BayArena les
acompañará en la Europa League el RB Leipzig, que ha tenido una temporada con
altibajos, pero siempre estando entre los primeros puestos, lo que confirma que
lo conseguido la temporada pasada no fue un espejismo y el proyecto sigue firme
y hacia delante. Se quedó a un paso de Europa el Stuttgart que, con una segunda
parte de la temporada al alza, se quedó a dos puntos de pasearse por el viejo
continente en la siguiente edición.

En la
zona baja, tras varios años jugando con fuego, el HSV acabó descendiendo a 2ª
Bundesliga. Y eso que, en el último momento, hubo una reacción que se produjo
más con el corazón que con otra cosa. Descendió también el FC Köln, que no pudo
soportar el jugar tres competiciones en el primer tramo de la campaña, sumando
solo tres empates y una victoria en toda la 1ª vuelta de la competición (la
victoria no llegó hasta la última jornada de esa primera parte de la liga). El
otro que tuvo que sufrir fue el Wolfsburg, que se jugó su continuidad en la
máxima categoría a doble partido contra el Holstein Kiel, eliminatoria de la
que salieron vencedores, por un global de 4-1. Los Lobos jugaron por segundo
año consecutivo la Relegation, lo que significa salvar los muebles en el último
cartucho.

Si
hubiera que hablar de un club revelación ese sería, seguramente, el Eintracht
Frankfurt. Aunque los de Niko Kovac no accedieron a competición europea vía
Bundesliga, las Águilas ocuparon puesto de Champions durante varias jornadas
durante la segunda vuelta. Por suerte, el título copero les dio ese pase,
dejando fuera de las opciones continentales al Stuttgart.

En lo
que a los banquillos se refiere, hasta 17 entrenadores ocuparon, al menos, los
banquillos durante una jornada de la competición. Los cambios más sonados, los
ya mencionados de Bayern y Dortmund. Wolfsburg y HSV, con tres entrenadores,
son los clubes que más cambios hicieron. En el Bayern hubo tres, pero eso se
debió a la jornada de transición en la que Willy Sagnol se ocupó del equipo,
mientras se confirmaba la llegada de Heynckes.

En el
plano individual, hay muchos nombres que destacar. Para empezar, Robert
Lewandowski ha conseguido terminar por 3ª vez como máximo goleador de la liga,
con un total de 29 goles, doblando a los siguientes en la lista, Petersen,
Füllkrug, Volland y Uth. Casualmente, estos cuatro futbolistas sumaron durante
la temporada completa uno (o dos) goles más que Pierre-Emerick Aubameyang, que
abandonó la Bundesliga en el mercado invernal, con destino a la Premier League.
En lo que a asistencias se refiere, el que lideró la tabla final fue Thomas
Müller, pero hubo un nombre que destacó durante toda la temporada en ese
aspecto, que fue Philipp Max. El lateral zurdo del FC Augsburgo era el mejor
asistente de la competición hasta las últimas tres jornadas.

Centrándonos
línea por línea y empezando por la portería, la temporada 2017-18 comenzó con
una noticia algo negativa para el fútbol germano. A mitad de septiembre se
lesionó Manuel Neuer, el portero del Bayern y Die Mannschaft. Ulreich tuvo que
ocupar su lugar y, excepto alguna ocasión suelta, su temporada fue más que
destacable. Pero claro, cuando hay un error, todo se magnifica. Otros nombres a
destacar serían Ralf Fährmann, al frente del Schalke 04, Oliver Baumann, que
lleva años rayando a gran nivel, tanto en Freiburg como en Hoffenheim o el
internacional Bernd Leno, a la sombra de Neuer y ter Stegen en la selección,
pero pieza clave en el Leverkusen, aunque puede que este verano cambie de
aires. Sin ser de los mejor clasificados, merece mención especial Marwin Hitz,
que se ha despedido de su club, el FC Augsburg, ya que será del BVB a partir de
la próxima temporada.

En lo
que a los defensas se refiere, hay dos que han destacado por encima del resto,
en lo que a las estadísticas se refiere. El brasileño Naldo, veterano central
del Schalke 04, fue el defensa con más goles en la temporada (7) y el ya
nombrado Philipp Max, lateral del FC Augsburg, el 2º con más asistencias (12).
A esos dos se les unen dos jóvenes que han entrado en la competición pisando
fuerte. El francés Dayot Upamecano y el lateral internacional Joshua Kimmich
han tenido continuidad y han rendido a gran nivel. No se quedan atrás otros
tantos jugadores. Por ejemplo, Daniel Caligiuri, que, aunque sea un jugador de
centro del campo, en esta temporada ha participado en numerosas ocasiones como
carrilero o, incluso, de lateral, siendo de los mineros más importantes.
También del Schalke 04 es Thilo Kehrer, futbolista que ha escalado en la
cantera minera y que ya es un hombre fijo para Tedesco en la defensa. La
compañía de un veterano como Naldo le ha hecho crecer. Como revelaciones, a
nivel defensivo, hay que destacar dos nombres de los clubes recién ascendidos:
Benjamin Pavard y Salif Sané. La temporada de ambos ha sido tan buena que, les
ha valido el billete para el Mundial de Rusia y, al senegalés, un traspaso al
Schalke 04, un equipo con aspiraciones más altas.

Durante
esta temporada se confirmó que Leon Goretzka dejará este verano Gelsenkirchen y
marchará a Múnich, como ya hiciera en su día Manuel Neuer. El minero se lo ha
ganado. Esta temporada ha sido parte muy importante para el subcampeonato del
equipo dirigido por Tedesco. Pero no es el único jugador del centro del campo
que ha rendido a gran nivel. Los bávaros Javi Martínez y Arturo Vidal, un año
más, también han estado entre los mejores, durante el tiempo que han podido
jugar, sin lesiones o sanciones por medio. Naby Keita, que marchará a Liverpool
en verano, es otro que, en dos temporadas en la máxima categoría, ha demostrado
ser un gran futbolista. Aunque el año del Leipzig no ha sido tan bueno como el
1º, el haberse vuelto a clasificar para competición europea es, en parte,
gracias al equilibrio que el guineano le aporta al equipo. En ataque, el
centrocampista más importante de la temporada en la Bundesliga ha sido, sin
duda, el colombiano James Rodríguez que, a pesar de no haber empezado con buen
pie a las órdenes de Ancelotti, la llegada de Heynckes supuso un empujón y la
explosión del jugador. Thomas Müller también fue de menos a más durante la
temporada. Acabar siendo el mejor asistente de la liga no se consigue con un
chasquido de dedos.

Quitando
a Robert Lewandowski, ha habido otros atacantes cuyo último año en la liga ha
sido más que importante. Nils Petersen, por ejemplo, fue pieza clave en la
permanencia del SC Freiburg y, el acabar siendo el máximo goleador nacional le
valió el billete para la previa de Joachim Löw de cara al Mundial de Rusia. Los
27 goles de la tripleta del Hoffenheim (Uth, Kramaric, Gnabry) ayudaron a que
se confirmara la primera participación de los de Sinsheim en la fase de grupos
de la Champions. El buen aterrizaje en Alemania del argentino Alario, la
consagración de Timo Werner junto a francés Jean-Kevin Augustin, la aportación
de Sandro Wagner como suplente Lewy en el Bayern o el papel de Guido
Burgstaller como referencia atacante del Schalke 04 son dignas de tener en
cuenta.

En lo
que respecta a la DFB Pokal, cuando todo el mundo pensaba que el Bayern de Jupp
Heynckes cerraría con el doblete, fue finalmente el Eintracht Frankfurt, del casualmente
próximo entrenador bávaro, Niko Kovac, el que se llevó el trofeo. Y eso que,
unas semanas atrás, el campeón había vencido con claridad a su rival en la
competición liguera con un contundente 4-1. Kovac y los suyos se impusieron por
1-3 en el estadio Olímpico de Berlín, consiguiendo un nuevo título tras 30 años
de sequía. Hubo un equipo revelación, el SC Paderborn que, siendo equipo de
3.Liga, se plantó en cuartos de final, cayendo eliminado por el Bayern por un
contundente 0-6. Si hablamos de resultados, la eliminación del HSV ante el
modesto Osnabrück, también de 3.Liga, en 1ª ronda, o el FC Augsburgo, que
también cayó a las primeras de cambio, tras ser derrotado por el Magdeburg.

COMPETICIONES
EUROPEAS

A
pesar de que se habían clasificado siete equipos alemanes para las dos
competiciones continentales, la temporada ha sido más bien floja, tanto en
Champions como en Europa League. Por una parte, el Hoffenheim de Julian
Nagelsmann cayó en la previa de la máxima competición, por el Liverpool y, de
la fase de grupos, solo el Bayern, semifinalista, consiguió llegar a los
octavos de final. Tanto RB Leipzig como Borussia Dortmund pasaron a la Europa
League por haber quedado en tercer lugar. Y en la 2ª competición continental
fue el equipo de Leipzig el que más lejos llegó, siendo también semifinalista.

Esta
temporada se vio algo casi inédito para una liga tan potente como la alemana.
Habría que echar la vista muy atrás para ver a todos los representantes
germanos cayendo derrotados en una misma jornada, en competición europea. Pasó,
y fue una consecuencia del pobre nivel, hablando en general, de todos los
equipos a nivel continental durante esta 2017-18.

En la
fase de grupos de la Europa League, ninguno de los tres representantes alemanes
supo dar la talla. Quizás, y parece curioso, el FC Köln, que en liga estaba más
que hundido en la clasificación, sacaba la casta y el honor fuera de las
fronteras alemanas y se quedó a un paso de poder llegar a las eliminatorias. La
victoria por la mínima ante el Arsenal en el RheinEnergieStadion, con gol de
Guirassy y una goleada ante el BATE Borisov, fue lo único que pudo pescar en
dicha fase y, aún en ese caso, tuvo opciones hasta el último momento. Hertha
BSC y Hoffenheim llegaron sin opciones a las últimas jornadas de esa fase, lo
que produjo una gran decepción. Por eso y más, nos encontramos ante,
probablemente, la peor temporada europea de los clubes alemanes en la última
década. Para la próxima tendremos el regreso de dos importantes, el Leverkusen
y el Schalke 04, después de unas ausencias y, como no, al campeón de DFB Pokal,
que viajará por el viejo continente después de algunas temporadas en las que,
incluso, llegó a descender a 2.Bundesliga.

En
fin, se cerró el telón. El teatro de la Bundesliga ha cerrado sus puertas y
ahora toca descansar. En agosto vuelve el espectáculo. Tendremos, de nuevo, más
Bundesliga y DFB Pokal en unos meses, pero, para ello, hay que esperar unos
meses. Ahor toca disfrutar del Mundial, de Die Mannschaft y, luego, ya llegarán
los movimientos y la preparación de la nueva temporada, aunque es verdad que
los equipos ya se están moviendo para ir preparando sus plantillas de cara a
las 2018-19.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El telón de la temporada para los clubes alemanes ya está
bajado. Con la disputa de la Relegation se completó el cupo de 18 equipos que
formarán parte de la temporada 2018-19 en la Bundesliga. Ahora toca analizar lo
ocurrido durante los nueve meses anteriores, tanto en las competiciones
domésticas como a nivel continental. Para empezar, las trayectorias dispersas
de los dos grandes de la liga, Bayern y Dortmund, puesto que ambos clubes
acabaron cambiando el banquillo en plena competición. Carlo Ancelotti comenzó
con los bávaros, pero la derrota ante el PSG por 3-0 en Champions significó su
salida y la contratación de Jupp Heynckes, que acudió a la llamada de auxilio
de la directiva. En el otro lado, Peter Bosz comenzó muy bien la competición
nacional, pero en Europa se dejó muchos puntos y, cuando el máximo rival
arrancó, la caída del Dortmund fue tremenda. La salida de Bosz se produjo en la
15ª jornada y, ante la sorpresa de todos, fue sustituido por el que, hasta una
semana antes era el técnico del equipo colista, Peter Stöger. Decisión que
pocos entendieron.

Fuera
de los dos grandes, la temporada en liga ha sido muy interesante. El Schalke 04
por fin encontró la regularidad que había perdido en los últimos años y
finalizó segundo en el campeonato, realizando un buenísimo torneo. En el
recuerdo queda el Revierderby que, al descanso, vencía 4-0 el BVB y que los
mineros acabaron remontando hasta llegar al empate. Tedesco fue protagonista
con su equipo y el conjunto de Gelsenkirchen volvió a sonreir. A esos dos
clubes les acompañarán en la próxima Champions el Hoffenheim y el Dortmund, que
dejaron fuera al Leverkusen por diferencia de goles. A los del BayArena les
acompañará en la Europa League el RB Leipzig, que ha tenido una temporada con
altibajos, pero siempre estando entre los primeros puestos, lo que confirma que
lo conseguido la temporada pasada no fue un espejismo y el proyecto sigue firme
y hacia delante. Se quedó a un paso de Europa el Stuttgart que, con una segunda
parte de la temporada al alza, se quedó a dos puntos de pasearse por el viejo
continente en la siguiente edición.

En la
zona baja, tras varios años jugando con fuego, el HSV acabó descendiendo a 2ª
Bundesliga. Y eso que, en el último momento, hubo una reacción que se produjo
más con el corazón que con otra cosa. Descendió también el FC Köln, que no pudo
soportar el jugar tres competiciones en el primer tramo de la campaña, sumando
solo tres empates y una victoria en toda la 1ª vuelta de la competición (la
victoria no llegó hasta la última jornada de esa primera parte de la liga). El
otro que tuvo que sufrir fue el Wolfsburg, que se jugó su continuidad en la
máxima categoría a doble partido contra el Holstein Kiel, eliminatoria de la
que salieron vencedores, por un global de 4-1. Los Lobos jugaron por segundo
año consecutivo la Relegation, lo que significa salvar los muebles en el último
cartucho.

Si
hubiera que hablar de un club revelación ese sería, seguramente, el Eintracht
Frankfurt. Aunque los de Niko Kovac no accedieron a competición europea vía
Bundesliga, las Águilas ocuparon puesto de Champions durante varias jornadas
durante la segunda vuelta. Por suerte, el título copero les dio ese pase,
dejando fuera de las opciones continentales al Stuttgart.

En lo
que a los banquillos se refiere, hasta 17 entrenadores ocuparon, al menos, los
banquillos durante una jornada de la competición. Los cambios más sonados, los
ya mencionados de Bayern y Dortmund. Wolfsburg y HSV, con tres entrenadores,
son los clubes que más cambios hicieron. En el Bayern hubo tres, pero eso se
debió a la jornada de transición en la que Willy Sagnol se ocupó del equipo,
mientras se confirmaba la llegada de Heynckes.

En el
plano individual, hay muchos nombres que destacar. Para empezar, Robert
Lewandowski ha conseguido terminar por 3ª vez como máximo goleador de la liga,
con un total de 29 goles, doblando a los siguientes en la lista, Petersen,
Füllkrug, Volland y Uth. Casualmente, estos cuatro futbolistas sumaron durante
la temporada completa uno (o dos) goles más que Pierre-Emerick Aubameyang, que
abandonó la Bundesliga en el mercado invernal, con destino a la Premier League.
En lo que a asistencias se refiere, el que lideró la tabla final fue Thomas
Müller, pero hubo un nombre que destacó durante toda la temporada en ese
aspecto, que fue Philipp Max. El lateral zurdo del FC Augsburgo era el mejor
asistente de la competición hasta las últimas tres jornadas.

Centrándonos
línea por línea y empezando por la portería, la temporada 2017-18 comenzó con
una noticia algo negativa para el fútbol germano. A mitad de septiembre se
lesionó Manuel Neuer, el portero del Bayern y Die Mannschaft. Ulreich tuvo que
ocupar su lugar y, excepto alguna ocasión suelta, su temporada fue más que
destacable. Pero claro, cuando hay un error, todo se magnifica. Otros nombres a
destacar serían Ralf Fährmann, al frente del Schalke 04, Oliver Baumann, que
lleva años rayando a gran nivel, tanto en Freiburg como en Hoffenheim o el
internacional Bernd Leno, a la sombra de Neuer y ter Stegen en la selección,
pero pieza clave en el Leverkusen, aunque puede que este verano cambie de
aires. Sin ser de los mejor clasificados, merece mención especial Marwin Hitz,
que se ha despedido de su club, el FC Augsburg, ya que será del BVB a partir de
la próxima temporada.

En lo
que a los defensas se refiere, hay dos que han destacado por encima del resto,
en lo que a las estadísticas se refiere. El brasileño Naldo, veterano central
del Schalke 04, fue el defensa con más goles en la temporada (7) y el ya
nombrado Philipp Max, lateral del FC Augsburg, el 2º con más asistencias (12).
A esos dos se les unen dos jóvenes que han entrado en la competición pisando
fuerte. El francés Dayot Upamecano y el lateral internacional Joshua Kimmich
han tenido continuidad y han rendido a gran nivel. No se quedan atrás otros
tantos jugadores. Por ejemplo, Daniel Caligiuri, que, aunque sea un jugador de
centro del campo, en esta temporada ha participado en numerosas ocasiones como
carrilero o, incluso, de lateral, siendo de los mineros más importantes.
También del Schalke 04 es Thilo Kehrer, futbolista que ha escalado en la
cantera minera y que ya es un hombre fijo para Tedesco en la defensa. La
compañía de un veterano como Naldo le ha hecho crecer. Como revelaciones, a
nivel defensivo, hay que destacar dos nombres de los clubes recién ascendidos:
Benjamin Pavard y Salif Sané. La temporada de ambos ha sido tan buena que, les
ha valido el billete para el Mundial de Rusia y, al senegalés, un traspaso al
Schalke 04, un equipo con aspiraciones más altas.

Durante
esta temporada se confirmó que Leon Goretzka dejará este verano Gelsenkirchen y
marchará a Múnich, como ya hiciera en su día Manuel Neuer. El minero se lo ha
ganado. Esta temporada ha sido parte muy importante para el subcampeonato del
equipo dirigido por Tedesco. Pero no es el único jugador del centro del campo
que ha rendido a gran nivel. Los bávaros Javi Martínez y Arturo Vidal, un año
más, también han estado entre los mejores, durante el tiempo que han podido
jugar, sin lesiones o sanciones por medio. Naby Keita, que marchará a Liverpool
en verano, es otro que, en dos temporadas en la máxima categoría, ha demostrado
ser un gran futbolista. Aunque el año del Leipzig no ha sido tan bueno como el
1º, el haberse vuelto a clasificar para competición europea es, en parte,
gracias al equilibrio que el guineano le aporta al equipo. En ataque, el
centrocampista más importante de la temporada en la Bundesliga ha sido, sin
duda, el colombiano James Rodríguez que, a pesar de no haber empezado con buen
pie a las órdenes de Ancelotti, la llegada de Heynckes supuso un empujón y la
explosión del jugador. Thomas Müller también fue de menos a más durante la
temporada. Acabar siendo el mejor asistente de la liga no se consigue con un
chasquido de dedos.

Quitando
a Robert Lewandowski, ha habido otros atacantes cuyo último año en la liga ha
sido más que importante. Nils Petersen, por ejemplo, fue pieza clave en la
permanencia del SC Freiburg y, el acabar siendo el máximo goleador nacional le
valió el billete para la previa de Joachim Löw de cara al Mundial de Rusia. Los
27 goles de la tripleta del Hoffenheim (Uth, Kramaric, Gnabry) ayudaron a que
se confirmara la primera participación de los de Sinsheim en la fase de grupos
de la Champions. El buen aterrizaje en Alemania del argentino Alario, la
consagración de Timo Werner junto a francés Jean-Kevin Augustin, la aportación
de Sandro Wagner como suplente Lewy en el Bayern o el papel de Guido
Burgstaller como referencia atacante del Schalke 04 son dignas de tener en
cuenta.

En lo
que respecta a la DFB Pokal, cuando todo el mundo pensaba que el Bayern de Jupp
Heynckes cerraría con el doblete, fue finalmente el Eintracht Frankfurt, del casualmente
próximo entrenador bávaro, Niko Kovac, el que se llevó el trofeo. Y eso que,
unas semanas atrás, el campeón había vencido con claridad a su rival en la
competición liguera con un contundente 4-1. Kovac y los suyos se impusieron por
1-3 en el estadio Olímpico de Berlín, consiguiendo un nuevo título tras 30 años
de sequía. Hubo un equipo revelación, el SC Paderborn que, siendo equipo de
3.Liga, se plantó en cuartos de final, cayendo eliminado por el Bayern por un
contundente 0-6. Si hablamos de resultados, la eliminación del HSV ante el
modesto Osnabrück, también de 3.Liga, en 1ª ronda, o el FC Augsburgo, que
también cayó a las primeras de cambio, tras ser derrotado por el Magdeburg.

COMPETICIONES
EUROPEAS

A
pesar de que se habían clasificado siete equipos alemanes para las dos
competiciones continentales, la temporada ha sido más bien floja, tanto en
Champions como en Europa League. Por una parte, el Hoffenheim de Julian
Nagelsmann cayó en la previa de la máxima competición, por el Liverpool y, de
la fase de grupos, solo el Bayern, semifinalista, consiguió llegar a los
octavos de final. Tanto RB Leipzig como Borussia Dortmund pasaron a la Europa
League por haber quedado en tercer lugar. Y en la 2ª competición continental
fue el equipo de Leipzig el que más lejos llegó, siendo también semifinalista.

Esta
temporada se vio algo casi inédito para una liga tan potente como la alemana.
Habría que echar la vista muy atrás para ver a todos los representantes
germanos cayendo derrotados en una misma jornada, en competición europea. Pasó,
y fue una consecuencia del pobre nivel, hablando en general, de todos los
equipos a nivel continental durante esta 2017-18.

En la
fase de grupos de la Europa League, ninguno de los tres representantes alemanes
supo dar la talla. Quizás, y parece curioso, el FC Köln, que en liga estaba más
que hundido en la clasificación, sacaba la casta y el honor fuera de las
fronteras alemanas y se quedó a un paso de poder llegar a las eliminatorias. La
victoria por la mínima ante el Arsenal en el RheinEnergieStadion, con gol de
Guirassy y una goleada ante el BATE Borisov, fue lo único que pudo pescar en
dicha fase y, aún en ese caso, tuvo opciones hasta el último momento. Hertha
BSC y Hoffenheim llegaron sin opciones a las últimas jornadas de esa fase, lo
que produjo una gran decepción. Por eso y más, nos encontramos ante,
probablemente, la peor temporada europea de los clubes alemanes en la última
década. Para la próxima tendremos el regreso de dos importantes, el Leverkusen
y el Schalke 04, después de unas ausencias y, como no, al campeón de DFB Pokal,
que viajará por el viejo continente después de algunas temporadas en las que,
incluso, llegó a descender a 2.Bundesliga.

En
fin, se cerró el telón. El teatro de la Bundesliga ha cerrado sus puertas y
ahora toca descansar. En agosto vuelve el espectáculo. Tendremos, de nuevo, más
Bundesliga y DFB Pokal en unos meses, pero, para ello, hay que esperar unos
meses. Ahor toca disfrutar del Mundial, de Die Mannschaft y, luego, ya llegarán
los movimientos y la preparación de la nueva temporada, aunque es verdad que
los equipos ya se están moviendo para ir preparando sus plantillas de cara a
las 2018-19.

etiquetas: