_Otros

Ausencias y explicaciones

Edu Rodríguez @EduRodri1996 07-06-2018

etiquetas:

Ser seleccionador puede parecer
sencillo pero no lo es. La presión de un país en el que todo el mundo tiene una
opinión distinta sobre quién debe y quién no ir hace que cualquier elección sea
(prácticamente) considerada errónea. Si la jugada te sale bien y ganas, la
gente olvida; si pierdes, en cambio, más de uno y dos te echarán en cara haber decidido
A o B. La personalidad es el precio a pagar de uno de los retos más bonitos que
ofrece el fútbol.

Como todo Mundial, el de Rusia
2018 no está exento de sorpresas. El torneo no ha empezado y ya tenemos el lío
montado. La baja más sonada ha sido la de Leroy Sané con Alemania. Según
Joachim Low, se debe estrictamente a motivos deportivos (doblar posiciones).
Una explicación que suena más a tapadera que a otra cosa. La ausencia de Sané
se debe a un cúmulo de factores, entre los cuáles efectivamente está lo
deportivo, pero también lo extra deportivo.

Futbolísticamente hablando, el
Sané del City NO es el Sané de Alemania. Si bien en el equipo inglés se ha
convertido en una pieza diferencial, siendo el segundo máximo asistente en las
cinco grandes ligas europeas, en el conjunto alemán no ha marcado en 12
encuentros y solo ha asistido en una ocasión. Además, él se siente más cómodo
jugando por banda izquierda, posición en la que Draxler y Reus cuentan con la
confianza absoluta del seleccionador.

En el ámbito extra deportivo, el
diario alemán Bild señaló que la falta de madurez, la poca implicación, una
actitud incorrecta y su egocentrismo –antepuso una operación estética a
participar en la Confederaciones- han influido en la decisión. Dicho esto, no
cabe duda de que prescindir de Sané, ya sea como simple revulsivo, es una decisión
arriesgada que puede condicionar al equipo en el tramo final del torneo.

Otra de las grandes ausencias en
la cita mundialista será la del centrocampista de la Roma Nainggolan. Acorde a
Roberto Martínez, se debe a motivos estrictamente tácticos. Aún así, por su
forma de ser, con la intensidad con la que juega cada partido, podría haber
sido una pieza resolutoria en el banquillo. ¿Por qué prescindir de alguien que
puede aportarte algo diferente? La razón seguramente sea que Roberto Martínez
ha preferido salvaguardar la convivencia del grupo.

A ausencias como las de Sané y
Nainggolan, seguramente las dos más inesperadas, se suman las de Icardi,
Ibrahimovic, Benzema, Morata, Payet, Rabiot, Bartra o Laporte, entre muchos
otros. Una muestra evidente de que los seleccionadores no siempre eligen a los
mejores de cada momento; a veces, prefieren aquellos que llevan más tiempo
yendo, que suman en el bienestar colectivo y que rinden a la altura de las
circunstancias.  Ser seleccionador no es
sencillo y acertar es prácticamente imposible, pero pocos retos son más
atractivos en el mundo del fútbol. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Ser seleccionador puede parecer
sencillo pero no lo es. La presión de un país en el que todo el mundo tiene una
opinión distinta sobre quién debe y quién no ir hace que cualquier elección sea
(prácticamente) considerada errónea. Si la jugada te sale bien y ganas, la
gente olvida; si pierdes, en cambio, más de uno y dos te echarán en cara haber decidido
A o B. La personalidad es el precio a pagar de uno de los retos más bonitos que
ofrece el fútbol.

Como todo Mundial, el de Rusia
2018 no está exento de sorpresas. El torneo no ha empezado y ya tenemos el lío
montado. La baja más sonada ha sido la de Leroy Sané con Alemania. Según
Joachim Low, se debe estrictamente a motivos deportivos (doblar posiciones).
Una explicación que suena más a tapadera que a otra cosa. La ausencia de Sané
se debe a un cúmulo de factores, entre los cuáles efectivamente está lo
deportivo, pero también lo extra deportivo.

Futbolísticamente hablando, el
Sané del City NO es el Sané de Alemania. Si bien en el equipo inglés se ha
convertido en una pieza diferencial, siendo el segundo máximo asistente en las
cinco grandes ligas europeas, en el conjunto alemán no ha marcado en 12
encuentros y solo ha asistido en una ocasión. Además, él se siente más cómodo
jugando por banda izquierda, posición en la que Draxler y Reus cuentan con la
confianza absoluta del seleccionador.

En el ámbito extra deportivo, el
diario alemán Bild señaló que la falta de madurez, la poca implicación, una
actitud incorrecta y su egocentrismo –antepuso una operación estética a
participar en la Confederaciones- han influido en la decisión. Dicho esto, no
cabe duda de que prescindir de Sané, ya sea como simple revulsivo, es una decisión
arriesgada que puede condicionar al equipo en el tramo final del torneo.

Otra de las grandes ausencias en
la cita mundialista será la del centrocampista de la Roma Nainggolan. Acorde a
Roberto Martínez, se debe a motivos estrictamente tácticos. Aún así, por su
forma de ser, con la intensidad con la que juega cada partido, podría haber
sido una pieza resolutoria en el banquillo. ¿Por qué prescindir de alguien que
puede aportarte algo diferente? La razón seguramente sea que Roberto Martínez
ha preferido salvaguardar la convivencia del grupo.

A ausencias como las de Sané y
Nainggolan, seguramente las dos más inesperadas, se suman las de Icardi,
Ibrahimovic, Benzema, Morata, Payet, Rabiot, Bartra o Laporte, entre muchos
otros. Una muestra evidente de que los seleccionadores no siempre eligen a los
mejores de cada momento; a veces, prefieren aquellos que llevan más tiempo
yendo, que suman en el bienestar colectivo y que rinden a la altura de las
circunstancias.  Ser seleccionador no es
sencillo y acertar es prácticamente imposible, pero pocos retos son más
atractivos en el mundo del fútbol. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021