_Otros

ATP, es todo cuestión de sensaciones

Gonzalo de Melo @gonzalodemelo 18-03-2014

etiquetas:

Gonzalo DE MELO

Gonzalo DE MELOLo sabemos. Nadal cayó sorprendentemente ante un aún más sorprendente Dolgopolov; Djokovic ganó y le recortó puntos; y Federer, siempre Federer, volvió a ser aquel que nos maravilló hace una década, pero con 32 años en sus piernas, ágiles, en una mente que vuelve a ser ganadora y en una muñeca privilegiada.

A pesar de los pesares, y aunque Djokovic ganó en Indian Wells, el serbio no fue él. No fue él hasta mediados del segundo set de la final, abrumado por un Federer reciclado de un 2013 para el olvido. Dudas en un inicio de temporada que, no obstante, le hacen aún más fuerte; si ni al 100% de sus capacidades es capaz de ganar otro Masters 1000, ¿de qué será capaz cuando esté entonado?

Y Federer, sin levantar el trofeo, refuerza la teoría de que aún puede seguir compitiendo con los mejores. El suizo desempolvó su antiguo ABC, el del saque que te puede colocar un ace con un segundo servicio, el de la derecha demoledora y, sobre todo, el del pez que se mueve en el agua de la red. Pero hace tiempo que Roger no es un pez, sino que es el mayor de los tiburones.

Implacable y atrevido, se atrevió a subir incluso cuando restaba. Él, que vio en Sampras aquello del saque-volea, acuñó el resto-volea. Y funcionaba, sobre todo en el primer set.

California nos deja también las malas sensaciones de tres Top 10 como Murray, Tsonga o Berdych; la agradable sorpresa de un invitado que no había sido llamado a la fiesta como Benneteau, ya tan lejos de las últimas rondas en las grandes citas; el ‘retorno’ de John Isner y la derrota de Wawrinka ante Kevin Anderson, el único tenista africano del Top 100.

Sensaciones. Detalles. Pistas. Puntos de partida, de seguimiento o de inflexión. Todos saben que se empieza a acercar el tramo decisivo de la temporada, ese abril-julio en el que se deciden muchos de los puntos del año.

Y hay quien tiene las espadas y las raquetas afiladas, quien debe cambiarlas y quien sabe que no tiene que dejar al escudero fiel que le ha acompañado durante toda su carrera; que se lo digan a Djokovic y a Marian Vajda. Campeones. Juntos. Una vez más.

[Sigue toda la actualidad del tenis en @ATPSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Gonzalo DE MELOLo sabemos. Nadal cayó sorprendentemente ante un aún más sorprendente Dolgopolov; Djokovic ganó y le recortó puntos; y Federer, siempre Federer, volvió a ser aquel que nos maravilló hace una década, pero con 32 años en sus piernas, ágiles, en una mente que vuelve a ser ganadora y en una muñeca privilegiada.

A pesar de los pesares, y aunque Djokovic ganó en Indian Wells, el serbio no fue él. No fue él hasta mediados del segundo set de la final, abrumado por un Federer reciclado de un 2013 para el olvido. Dudas en un inicio de temporada que, no obstante, le hacen aún más fuerte; si ni al 100% de sus capacidades es capaz de ganar otro Masters 1000, ¿de qué será capaz cuando esté entonado?

Y Federer, sin levantar el trofeo, refuerza la teoría de que aún puede seguir compitiendo con los mejores. El suizo desempolvó su antiguo ABC, el del saque que te puede colocar un ace con un segundo servicio, el de la derecha demoledora y, sobre todo, el del pez que se mueve en el agua de la red. Pero hace tiempo que Roger no es un pez, sino que es el mayor de los tiburones.

Implacable y atrevido, se atrevió a subir incluso cuando restaba. Él, que vio en Sampras aquello del saque-volea, acuñó el resto-volea. Y funcionaba, sobre todo en el primer set.

California nos deja también las malas sensaciones de tres Top 10 como Murray, Tsonga o Berdych; la agradable sorpresa de un invitado que no había sido llamado a la fiesta como Benneteau, ya tan lejos de las últimas rondas en las grandes citas; el ‘retorno’ de John Isner y la derrota de Wawrinka ante Kevin Anderson, el único tenista africano del Top 100.

Sensaciones. Detalles. Pistas. Puntos de partida, de seguimiento o de inflexión. Todos saben que se empieza a acercar el tramo decisivo de la temporada, ese abril-julio en el que se deciden muchos de los puntos del año.

Y hay quien tiene las espadas y las raquetas afiladas, quien debe cambiarlas y quien sabe que no tiene que dejar al escudero fiel que le ha acompañado durante toda su carrera; que se lo digan a Djokovic y a Marian Vajda. Campeones. Juntos. Una vez más.

[Sigue toda la actualidad del tenis en @ATPSphera]

etiquetas:

Gonzalo DE MELO

_Otros

Jordan Larsson, el hijo del Rey de Reyes

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
28-05-2021

_Otros

The Breakfast

Redacción @SpheraSports
18-05-2021